Inicio Conciertos Crónica Concierto LORDI + AMSET – Madrid

LORDI + AMSET – Madrid

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION





Documento sin título

Viernes 15 de abril de 2005 – Sála Copérnico Nova – Madrid

Fue una pena que en Madrid coincidieran el mismo día el concierto de DOKKEN en la sala Aqualung con el de LORDI y AMSET en Copérnico Nova (antigua Revolver) porque posiblemente son conciertos a los que hubiera ido la misma gente. Yo pensé en un principio en pasar a ver al amigo Don Dokken y compañía pero entre que ya les había visto el año pasado, que el concierto de LORDI prometía mucho y sobre todo que, inevitablemente, llevaba dos semanas escuchando LORDI sin parar y estaba hechizado por la grotesca magia de estos 5 locos fineses, me decidí a verles a ellos y creo que acerté.

Para quienes no les conozcáis, decirles que LORDI son una banda con una estética tipo película de terror de serie-B a lo Gwar (¿os acordáis de los americanos?) pero infinitamente más interesantes musicalmente. De primeras es lógico pensar que hacen una música brutita pero nada más lejos de la realidad pues su estilo es un hard/heavy muy pegadizo y potente que nada tiene que envidiar a bandas míticas como ALICE COOPER, TWISTED SISTER o los propios KISS con los que, no equivocadamente, se les empieza a comparar poco a poco… y todo esto que predican musical y estéticamente en discos, fotos, web y demás es exactamente lo que ofrecen en directo. Salen vestidos igual, musicalmente suenan de maravilla, con un feeling de lujo y te dejan con la sensación de que has visto algo diferente y muy especial en escena.

Bueno, y tras la intro vamos con el concierto en sí. Decir que la sala estaba muy, muy vacía (a lo mejor éramos 100 personas) y eso es algo que no entendí porque, vale, tocaba DOKKEN pero es que no hubo ni un solo cartel por Madrid, casi ninguna información en medios y prácticamente nula publicidad entre la gente. Ellos se lo perdieron…

Según entré a la sala me encontré con un escenario completamente montado a modo de casa vieja de peli mala de terror con unos pilares de “piedra” con las letras de LORDI labradas (que luego se iluminarían en un efecto bastante curioso con el escenario apagado) a ambos lados del escenario, con una batería encerrada en una especie de jaula (“cómo en los viejos tiempos”) y con varios elementos distribuidos por el escenario que recordaban a algo parecido a un circo de los horrores… muy bien ambientado y 100% efectivo, vamos. También había un curioso trono en el centro que pertenecía a la escenografía de AMSET pero que le daba un punto al escenario muy, muy curioso… También muy poca gente pero eso es algo que poco a poco se fue paliando a fuerza de actitud, buen rollo y ganas de disfrutar de algo único.

Sobre AMSET tengo que decir que me sorprendieron muy positivamente. Es cierto que con el segundo disco no había tenido la oportunidad de verles en directo y lo único que tenía eran referencias para todos los gustos. Bueno, pues mi opinión es que cada vez lo hacen mejor, suenan infinitamente más maduros y compactos, cada miembro ha mejorado muchísimo en su papel tanto de instrumentista como de músico en escena y lo cierto es que el espectáculo que ofrecen está a la altura de muchas bandas con muchísimo más nombre. A lo mejor suena exagerado pero es que esas ropas y elementos escénicos nos las traen MOTLEY CRUE o WASP en una sala y se nos caen los “güevos” al suelo… pero a veces somos tan obcecados en que algo es malo y ridículo por cojones (cuando no es así) que no nos damos cuenta del curro y la mejoría palpable de esta banda (al menos en directo que en disco sigo diciendo que me convencen menos).

Destacar la actitud de un Richi cada vez más metido en su papel de frontman y “animador del cotarro” que no paró de moverse y animar a todo el mundo a cantar y bailar, lo bueno que es el guitarrista Junior a sus 18 añitos recién cumplidos (no viene al caso pero hablando del tema con un amigo en el momento nos acordamos de Rowan Robertson, aquel jovenzuelo que toco con Dio en la época de “Lock up the wolves”… ¿qué habrá sido de él?), y la actitud en escena del bajista Javi que me parece el más macarra de los 4 y me encanta verle golpeando su bajo y gesticulando sin parar.

Tuvieron una media hora-cuarenta minutos para demostrarle a un público, que en general no había ido a verles a ellos que son un valor joven cada vez más a tener en cuenta en directo y, además, creo que se ganaron el respeto de muchos que todavía les consideran una banda de niñatos consentidos. Centraron el concierto en su segundo trabajo “Katarsis” olvidándose casi por completo del primer disco que, seré un bicho raro, pero me gusta mucho más que el segundo. Entre las canciones que tocaron me gustaron una pegadiza “Llanto de almas”, la más conocida “Ciudad del mal”, una potente “Amset” (donde Richi hizo el “numerito” de echarse sangre por encima que queda, cuanto menos, muy efectivo), “Necronomicon” para abrir el bis (casi exclusivo recuerdo a su primer trabajo) o la última “Asquerosamente joven” que dedicaron a los jóvenes que tienen que luchar por conseguir muchas cosas… entre otras que les dejen entrar a las salas a disfrutar de cultura (de hecho, en la misma puerta pude observar como a dos chavales no les dejaban entrar al concierto “sólo” por ser menores de 18 años).

Buena nota de mi parte para ellos y a seguir mejorando y haciendo las cosas bien. Ellos saben que el toque moderno que imprimen a veces a su sonido no nos convence a los que ya tenemos alguna cana pero en directo se lo curran cada vez más y eso merece un reconocimiento público.

Y una vez terminó AMSET, fue curioso como todo el mundo se arremolinó al frente del escenario para ver lo que daba de sí en directo esta banda tan peculiar. Como dije antes, en directo salen vestidos exactamente igual que en las fotos. El cantante LORDI (protagonista inevitable también en escena) me recuerda al malo de “Los inmortales” con una armadura llena de calaveras y elementos malévolos de todo tipo. Al principio además, sale ataviado con una cabeza de lobo con la piel colgando a modo de sombrero y capa realmente espectacular… y con el micrófono de hacha completa el disfraz en escena. El guitarrista Amen sale vestido de momia y a mi me recuerda mucho al Eddie del “Powerslave”. En escena es el más activo después de LORDI ya que no para de moverse y hacer poses hardroqueras que le daban un punto supercurioso con el disfraz que llevaba.

El bajista Kalma es el que es un esqueleto propiamente dicho a modo de monstruito de “Las historias de la cripta”. Además sale vestido de cuero y cadenas y es un puntazo verle moverse y corear vestido de “zombi motero” como a él le gusta denominarse. El batería Kita sale vestido a modo de cucaracha-Alien del infierno y es posiblemente el más limitado técnicamente pero también el más entusiasta de los 5 porque no para de animar en escena en ningún momento. Para el final dejo a la teclista Enary, con varios kilos de más con respecto a las fotos, pero sin duda uno de los elementos más importantes para que el sonido de LORDI tengo ese punto melódico y ambiental que es santo y seña de la banda. Sale vestida como una valkiria-amazona fantasma y también da mucho juego en escena. Para el que no se haya enterado que mire las fotos que acompañan al reportaje, jaja.

Bueno, y del concierto decir que sonó de maravilla, que absolutamente todo el mundo no paró de cantar, bailar y corear todos los temas (impresionante de verdad la reacción del público ante la música y el espectáculo que nos estaban ofreciendo LORDI) y que la banda es un cañonazo en escena. Pese a lo difícil que debe ser tocar con esos disfraces, lo hacen todos (menos lo comentado con respecto al batería) a un nivel muy alto sin descuidar en ningún momento el elemento musical en favor del estético como yo me temía que podía pasar (afortunadamente me equivoqué). Además, me dio la impresión de que ellos también disfrutan mucho en escena y eso es un elemento imprescindible para que el concierto fuera redondo.

Sólo tienen dos discos y, cómo es lógico, se centraron en ellos sin ofrecernos ninguna versión como sí hacen otras veces (un técnico de sonido suyo nos comentó a la salida que de vez en cuando tocan una de ALICE COOPER y/o ACCEPT). El concierto comenzó con “Bring it on” (como en su último trabajo “The monster show”, recopilatorio de sus dos primeros discos “normales”) con todo el mundo coreando el estribillo y cada parte de la canción que da pie a ello. Con “Rock the hell out of you” el ambiente ya estaba caldeadísimo y aquello iba por muy buen camino. A “Blood red sandman” (¿escuela musical de King Diamond?) le siguió el magnético medio tiempo “Children of the night” (una de mis favoritas sin duda) donde LORDI sacó una curiosa calavera que se le iluminaban los ojos… rojos, por supuesto. En “Wake the snake” sacaron una caja de madera con humo y de donde LORDI sacó una especie de sierra mecánica-picadora que salpicaba… agua, las cosas como son, jeje, pero que aún así daba un efecto muy curioso. “Pet the destroyer” y “Get heavy” siguieron con el punto más roquero y potente que predominaba hasta que “My heaven is your hell”, la genial y 100% ALICE COOPER, “Forshaken fashion dolls” y la pegadiza “Devil is a loser” (con “esparcimiento” de alas, como en el vídeo incluido por parte de LORDI) pusieron el punto más hardroquero y bailón de la noche (era curiosísimo ver a Amen bailando en estos temas y luego haciendo coros sin mover la boca aparentemente porque el disfraz no lo permite). Tras esto se retiraron y ya nos olíamos que el concierto iba a ser corto pero extrañamente no oí ni una queja sino simplemente frases expectantes de “a ver qué viene ahora”.

Volvieron con LORDI ataviado con una máscara a lo “Gladiator” con “Biomechanic man” para cerrar con la más conocida “Would you love a monsterman” donde absolutamente todo el mundo cantó el estribillo a voz en grito. Se hizo corto pero por una vez le tengo que dar la razón a Silver en aquello de que “los conciertos demasiado largos son muy aburridos”… es que con el calor que tienen que pasar debajo de esos trajes es totalmente comprensible que no hagan shows más largos. Lo cierto es que un par de canciones más e incluso alguna versión habrían redondeado un concierto que aún así fue muy bueno, tremendamente intenso y muy, muy bailón y divertido (detalle que cada vez se puede decir menos sobre todo en los directos de bandas nuevas).

Al final fue casi una hora de hard rock/heavy/rock n´roll que por momentos recordaba a KISS, luego a TWISTED SISTER, MOTORHEAD, WASP, MOTLEY CRUE o ALICE COOPER… pero que, al final, te dabas cuenta de que sólo eran unos alumnos aventajados de todos estos que, tanto en estudio como en directo, cada vez tienen más claro a lo que quieren llegar.

Gran banda, fantástico concierto y una pena que hubiera tan poca gente disfrutando algo de lo que, seguramente, muchos años después recordemos con la frase de “¿te acuerdas la primera que LORDI tocó en Madrid, en esa sala tan pequeña y con cuatro gatos? Creo no equivocarme en afirmar que la próxima vez que vengan ya no será en una sala pequeña ni quizás con el buen rollo y ambiente “entre amigos” del que disfrutamos esta vez. Por eso me encanta saber que yo estuve en un concierto que fue un lujazo y que, quizás, se convierta en histórico en algunos años… eso sí, ya puestos, para la próxima vez quiero verles en un escenario grande y con la pirotecnia que llevan habitualmente para que definitivamente nos convenzan de que ya han llegado.

¿Serán la próxima banda grande?, el tiempo lo dirá pero tienen todas las papeletas para ello… y al que no se lo crea que se ponga delante de LORDI y se lo diga a la cara, jaja. Lo dicho, conciertazo en todos los sentidos de los que ya casi no se ven… hasta que vuelva ALICE COOPER, por supuesto, o KISS se decidan a visitarnos. La música ha vuelto a ser gamberra, teatral y divertida y es un placer constatarlo viendo a una banda como LORDI en directo.

Texto: David Esquitinodavid_esquitino@rafabasa.com
www.rafabasa.com y “Corsarios del metal”
(Domingo de 22:00 a 24:00 en Radio Enlace, 107.5 fm y www.radioenlace.org)

Fotos: Tyrson

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.