Inicio Lanzamientos A-Z KRISIUN – Works of Carnage

KRISIUN – Works of Carnage

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Aquí tenemos el nuevo ataque sónico de mano de
una formación proveniente de Sao Paulo… para que veáis que en
Brasil no sólo hay fútbol . Esta banda es una formación
que remonta sus orígenes a 1989 y que ha publicado hasta la fecha cinco
(espacio para esa rima feliz) discos pese contar con diversas maquetas anteriores
como “Evil Age” (1991) o “Curse of the Evil One” (1993).
No obstante, no fue hasta la marcha de Altemir Souza -anterior guitarrista
y compositor de la banda en su formación original- y la incursión
de Mauricio Nogueira cuando el grupo consiguió registrar en un formato
y unas condiciones “dignas” el famoso “Unmerciful Order”.
Un EP de 8 temas autoproducido y financiado por ellos mismos que les llevó
a obtener una fama algo más glamurosa y que poco a poco les llevaría
a ocupar el lugar que habitan hoy día. La banda más popular de
Metal extremo proveniente de Brasil junto a Sepultura.

Su estilo es bastante escaso en cuanto a piedad se refiere.
Riffs cortantes e intrínsecos de gran velocidad con una gran habilidad
técnica por encima de la media. Nuevamente nos hallamos frente a unos
de esos grupos que no sabes cómo cojones pueden hacer tanto ruido sólo
siendo tres miembros. Sus raíces son bien conocidas. Para Alex Camargo
fueron el “Show no Mercy” de Slayer (tienen algún cover suyo
como el “Silent Scream”) y el “Altars of Mandes” de
Morbid Angel sus dos grandes pilares de influencia desde sus inicios y pese
haber fluctuado por varios vaivenes musicales a lo largo de los años,
su sonido sigue siendo igual de malvado y repelente. Culpa, en gran medida,
por parte de estos hermanos que no se puede decir que lo hayan tenido fácil
en su vida para llegar donde están. Tras la edición de este primer
trabajo propiamente serio de la formación, el grupo comenzó a
crecer y crecer en fuentes alternativas y no tan alternativas de prensa especializada
debido, en parte, por una gran calidad en unos directos apabullantes. No pasó
mucho tiempo más hasta la llegada de su primer álbum “Black
Force Domain”. Un disco que vio la luz en 1995 y que supuso su fichaje
por un sello importante como es Gun Records así como su primera gira
hacia el viejo continente. Desde entonces han ido haciéndose más
y más populares compartiendo escenario con bandas de la talla de Borknagar,
Kreator, Dimmu Borgir o Cradle of Filth.

Sí, sí, lo que tú quieras Dani pero…
¿este qué tal? No os asustéis, lo único realmente
reprochable que veo en el disco es la duración: 31 minutos y 56 segundos
en un intento de vencer todo record casuístico precoz. Hasta ahora encabezado
por las sesiones “lo-bueno-si-breve-dos-veces-bueno” en directo
de Vader. Si su último disco “Ageless Venomous” (por cierto,
único disco metálico en el Top Best of 2001 de la revista Rolling
Stone) os dejo un poco impasivos dada su elaboración y complejidad, aquí
tenéis algo más digestivo que os ayudará a combatir el
estreñimiento. No los invites a tu fiesta de cumpleaños. “Works
of Carnage” es una nueva apología a la velocidad, a la rabia y
la fuerza con la que siempre han simpatizado estos borregos en su libro de estilo.
Lo sé. KRISIUN nunca fue un grupo de innovar en demasía
pero cabe reconocer que lo que hacen suena como tiene que sonar. Un Death Metal
crudo producido en el estudio canadiense (j0j0j0j0 como las tiendas de campaña)
de un Pierre Remillard al que ya vimos trabajar con anterioridad en formaciones
como los jóvenes Cryptopsy, Kataklysm o Gorguts entre otros. Sonido claro
y directo aunque un poco carente de pegada y fuerza como el logrado en el “Conquerors
of Armaggeddon” gracias a la ayuda inestimable del todopoderoso Eric Rutan
(Hate Eternal, ex – Morbid Angel, Alas, Ripping Corpse). Producción un
poco “añeja” si se me permite la expresión aunque
con un balance algo más cabal que el patente en “Ageless Venomous”.
La voz del señor Camargo continúa brutal y clara a la vez, ciertamente
inteligible. Los tres instrumentos se distinguen con claridad y ese doble bombo
resulta apabullante al trote de un Max Kolesne pletórico y alumno aventajado
del mismísimo Pete “The Man with Twelve Arms” Sandoval. No
temáis por ello no obstante. Este disco es algo menos evidente, en cuanto
a influencias se refiere- que su anterior lanzamiento. Que por cierto, fue bastante
criticado por ese aspecto. Por lo que respecta al tema intros, el resultado
es aprobado. Sonidos extraños y molestos -quizás demasiado
estridentes- son el vermut y postre al que ya nos han invitado esta gente. Ten
cuidado… ¡el próximo plato puedes ser tú!

“Thorns of Thunder” es una balada (j0j0j0j0 ¿cuela?)
que no desearías ni a la hija del exorcista (contorsionista de nivel,
ideadora del spider-walk como el cordobés lo fuere del salto de la rana
y gran amante de la postura del perrito). Esto es, caña extrema con un
sonido de caja de auténtica ametralladora (me gustaría saber que
ejercicio de brazo hace este hombre para mantener 240 bpms en las manos y tocar
temas de casi 4 minutos de duración. ¿será el mismo que
el mío de autoayuda solteril?). Riffs afilados con diversos parones acompañados
de un plato chino estruendoso y explosivo. Atención al punteo porque,
tal y como nos adelantaba el mismo Alex (Camargo) en una reciente entrevista,
no hay intención de adherir un cuarto integrante en directo. ¿¡Cómo
se lo hará para poder hacer las rítmicas y los solos a la vez?!
Próximo episodio en tu casa.

“Murderer” es una apología al curro pa sacar
pelas en verano de esta gente y aspirante a próximo videoclip de la banda.
Un tema algo más pesado que el anterior en el que la banda nos deleita
con un excelente juego de picking que algunos ponen a la altura de trabajos
como el “The Key” de los Nocturnus. Desde luego ese riff en 5/4
del principio es genial y el punteo final también -solo inclusive-.

“Ethereal World” es un tema de dos minutos y veinte
segundos de duración en el que no cabe más espacio para la brutalidad.
Un tema más directo que los anteriores con una melodía algo simplona
pero muy directa en el que nuevamente podremos apreciar la sincronía
con la que estos monstruos hacen sonar guitarra y batería. Sin duda este
tema tiene bastantes posibilidades de caer en directo.

“Works of Carnage” es el cuarto corte que da nombre
al disco y de qué manera. Un tema exquisito con una genial entrada melódica,
sin ser empalagosa, y cañera. La caña no se demora en excesividad
y los primeros punteos tampoco. Alcanzados los dos minutos el tema desemboca
en una parte tenebrosa y decadente pero con un final “feliz”. Excelente
tema sin duda. Posee el puesto que merece.

“Slaughtering Void” suena complejo y veloz al mismo
tiempo. Unos riffs bastante raros, sobretodo en la parte de la estrofa, que
juegan con algunos cambios de tiempo sin llegar a hacerse empalagoso perdido
por caminos del lucimiento personal. Tres minutos intensos y elaborados algo
más en la onda de su anterior trabajo.

“Scourged Centuries” bautiza una canción
rápida y “alegre” -con perdón- que se vale de
los sonidos más agudos del mástil para dar un toque menos denso
al plástico. Uno de los temas más cortos del disco también.

Todos al suelo!!! Llega “War Ritual”!!! Un tema
paranoico del grupo que pretende emular un campo de batalla o algo así,
con los propios instrumentos. Una caja que hace de ametralladora, un bajo simulando
explosiones y un cúmulo de ruidos variopintos que resultan curiosos poco
después de haber traspasado la frontera de este “Works of Carnage”.

“Wolfen Tyranny” resulta un corte interesante y
con un riff principal de una filosofía similar al patente en su segundo
tema “Murderer”. Un pequeño juego con los tiempos y a continuación
¿qué? Pos otro himno al demonio con unos punteos que huelen a
Slayer a tres pueblos vista. Composición machacona donde las haya con
una armonía final en las guitarras que nuevamente me lleva a preguntarme
cómo cojones van a hacer esto en directo siendo solamente tres 😕

Nos acercamos al final con un “Sentinel of the Fallen”
algo apagado. Un tema que da el pego en un disco como este pero que no resalta
demasiado. Uno de los tracks más descartables sin duda.

Llega el momento de adentrarnos en estas “Shadows”
a las que nos invitan los brasileños. Lo que encontraréis aquí
será un punteo bastante lírico sobre una atmósfera oscura
que podría servir como banda sonora a algún film de serie “B”
incluso.

Tras el sendero oscuro llega el momento karaoke. Una nueva
versión del requetesobado “In League with Satan” de Venom
ejecutado, como no, con gran maestría y atino. Uno de los clásicos
favoritos de este trío calavera que sirve como preludio de una outro
insufrible que sólo hace bulto y ruido. ¿No os recuerda a la prueba
médica auditiva para obtener el permiso de conducir? Pésimo.

Esto es KRISIUN señores, hablando en
plata. Me muero de ganas de verlos en su gira por aquí Europa, Ásia
y Sudamérica a principios del año que viene así como en
ese DVD maravilloso que editarán en breve. Un buen trabajo aunque bastante
escaso de tiempo y de producción mejorable. Sobretodo teniendo en cuenta
el bagaje y la envergadura de la formación. Dejemos ver como nos quitan
el mal de boca en directo. Uno de los mejores lanzamientos del año en
su género pese andar un poco de capa caída en la cosecha. No defrauda
pero sabe a poco.

Daniel Rubio (Era del Metal)