Inicio Lanzamientos A-Z BARILARI – Barilari

BARILARI – Barilari

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Su imagen es característica, con ese flequillo cortado a hachazos que
en su día (ahora, evidentemente, no) nos recordaba al Bruce Dickinson
de mediados de los ochenta, y su voz, todo un estandarte y prodigio del Hard
& Heavy cantado en español, con esos tonos agudos y su carga emotiva,
nos ganó cuando allá por 1990 el guitarrista Walter Giardino lo
enroló en Rata Blanca para dar forma a su obra maestra: “Magos,
Espadas y Rosas”. Entonces, Adrián Barilari se
dio a conocer en medio mundo con álbumes de la talla del susodicho; “Guerrero
del Arco Iris” o el mini Lp “El Libro Oculto” (amén
de un directo en Buenos Aires bastante flojo, todo hay que decirlo). Más
tarde, la Rata y su vocalista más emblemático corrieron por túneles
diferentes y, junto al que fuese compañero en estos, Hugo Bistolfi (teclados),
conformó un proyecto más orientado al Hard Melódico y AOR
llamado Alianza (¡de qué me sonará este nombre, je, je!)
sin mucha repercusión, aunque con un disco realmente prodigioso como
era aquel “Sueños del Mundo”. La historia reciente nos ha
devuelto a Rata Blanca con A. Barilari de nuevo al frente y,
sorprendentemente, al vocalista con disco en solitario bajo el brazo.

Este disco se empezó a fraguar antes de la reunión
de los de Giardino, e incluso uno de los temas está rescatado del tributo
que se hizo desde Argentina a Rata Blanca en 2001: el clásico “La
Leyenda del Hada y el Mago”, con Giardino a las guitarras. El resto del
disco tiene su propia historia: rodeado de músicos de primer nivel de
la escena Heavy Metal europea como los Nightwish Emppu Vuorinen (guitarra),
Sami Vänskä (bajo), Jukka Nevalainen (batería) o el teclista
Jens Johansson (Stratovarius, ex Yngwie Malmsteen, etc.). Además, colaboran
Gonzalo Ledesma (Broken Heart) y Daniel Telis, que ya tocase en Alianza, a las
guitarras. Casi todos ellos, además de grabar sus respectivos instrumentos,
han aportado un granito de arena a la composición de los temas.

Canciones que recuerdan a una mezcla de ese estilo onda Rainbow
de la Rata (no en vano han grabado una versión del clásico Stargazer
del “Rising” de los de Blackmore, adaptada al español y de
brillante resultado) y la otra cara, más melódica, que en su día
encarnase el proyecto llamado Alianza. De esta guisa, nos encontramos, en el
primer grupo, cortes veloces como “Amo de la Oscuridad” y “Principio
y Fin”, en una vena clásica de la buena, y más acelerada,
etapa de Rata Blanca o bien”La Gran Victoria”, que parece rescatado
de las sesiones de composición del último trabajo de los de Buenos
Aires, “El Camino del Fuego”. Por otro lado, si alguien ha escuchado
a Alianza, reconocerá su legado en rebanadas sonoras de la calidad de
“Trae tu Amor”, posiblemente la más AOR; la soberbia “Y
las Sombras Quedarán Atrás”, con una introducción
impactante a cargo de Johansson y los cellos de Mico Susitaival y Sampo Korkeata
(que colaboran a lo largo y ancho del Cd) que recuerda a “El Último
Round” de Alianza; o bien “Lenguas de Fuego”, de estribillo
pegadizo y “Dueño de un sueño”, un portento del Hard
Rock directo, de ritmo contundentes y a la vez rebosante de melodía y
sentimiento y todo un alegato a favor de la lucha por nuestras ideas.

Si algo más hay que añadir es que se ha grabado
por separado en diferentes estudios de la geografía mundial y producido
por los mismos músicos, mezclado por Mikko Karmila y masterizado por
Mika Jussila en los afamados ya Finnvox Studios de Finlandia. El sonido y producción,
como puedes imaginar, son soberbios, y no le pondría un doce sobre diez
porque la balada “Verte Sonreír” me parece algo floja, demasiado
empalagosa y sin nada de fuerza. El resto, impresionante catálogo de
Power Metal melódico, Hard Rock tradicional y AOR perfectamente racionado.
Un disco soberbio (no se nota que me gusta, ¿verdad?), sí señor:
Señor Barilari, claro.

Juanma Martínez