0
IRON MAIDEN - Sábado 14 de Julio de 2018 - Wanda Metropolitano Stadium
RESURRECTION FEST 2018 - Días 11, 12, 13 y 14 de Julio - Viveiro, Galicia
LEYENDAS DEL ROCK 2018
IRON MAIDEN - Sábado 14 de Julio de 2018 - Wanda Metropolitano Stadium
RESURRECTION FEST 2018 - Días 11, 12, 13 y 14 de Julio - Viveiro, Galicia
LEYENDAS DEL ROCK 2018
IRON MAIDEN - Sábado 14 de Julio de 2018 - Wanda Metropolitano Stadium
RESURRECTION FEST 2018 - Días 11, 12, 13 y 14 de Julio - Viveiro, Galicia
LEYENDAS DEL ROCK 2018




Documento sin título


ALGUNOS SUEÑOS SÍ SE CUMPLEN

Creo que todos teníamos claro antes de empezar el festival, quien era el grupo del METALWÄY , la razón para ir a Gernika y el motivo para que no te importase el dinero de la entrada, los kilómetro de desplazamiento, la paliza de tres días… Por otro lado, alguna gente me había dicho antes del festival: “pero sí ese grupo es del paleol&iacutico”, “se han reunido sólo por dinero”, “sí esas canciones ya las toca UDO”, “con la de bandas nuevas y buenas que hay y tú te vas a ver a unos abuelos”… Bueno, pues mi ” metal heart ” tenía muy buenas sensaciones desde el principio y sabía que mis ACCEPT de toda la vida no me iban a fallar e iba a ser un concierto realmente especial como efectivamente lo fue al final: sin duda el mejor y más emotivo del festival.

¿Están viejos?, no, son más experimentados. ¿Esas canciones ya las toca UDO?, sí y no pero evidentemente no es lo mismo. ¿Hay bandas nuevas que les puedan hacer sombra después de ver el concierto?, reflexión al canto: ¿qué va a pasar cuando ACCEPT , JUDAS, MAIDEN, BARÓN ROJO y demás ya no estén ahí?… que el dios del rock nos pille confesados…

Había terminado WASP con un concierto de impresión y a modo de unos teloneros de lujo de los teutones (no sé, fijaros que tontería pero me lo tomé así) y de las primeras filas no se movió nadie y desde atrás se notaba como el recinto se llenaba todavía un poquito más que lo que hubo con WASP (que ya estuvo hasta arriba). Acababa el festival de la mejor manera posible y nadie se quería perder aquel concierto histórico… y es que lo más probable es que éste haya sido un concierto único e irrepetible y si alguien se lo perdió se esté tirando de los pelos toda su vida (más o menos como me pasó a mí con los KISS en el 97, jeje).

Bueno, y tras el conciertazo de WASP y el pertinente cambio de equipo, prueba de sonido y demás, todo el mundo se preparó para lo que venía encima, doce años después y con el aura de leyenda viva intacta: ¡ ACCEPT !. Era impresionante ver las caras de felicidad de la gente y el murmullo que se generó cuando se apagaron las luces. De repente, allí vemos a un “abuelillo” canoso (el señor Herman Frank) y un tío calvo (su eminencia y comandante en jefe Wolf Hoffman) con sendas guitarras blancas de flecha (modelo ACCEPT de toda la vida, por supuesto), un “jovenzuelo” bajista (el risueño Peter Baltes) con los rizos al viento y una sonrisa perenne, un batería con cresta de mohicano (el trotamundos Stefan Schwarzmann y que ya estuvo con ACCEPT a mediados de los 90) pero que era el único sustituto posible, a mi modo de ver, ante la ausencia de Stefan Kauffman (ya sabéis que tiene problemas de espalda y no puede tocar la batería desde hace muchos años) y por supuesto, un abuelete pequeñín y entrañable con voz de cuervo (el eterno niño rebelde y malhumorado Udo Dirkschneider) que aparece con una chupa de cuero con galones de general para abrir la caja de Pandora y dejar escapar todos los recuerdos, sueños, melodías y canciones que se iban a entremezclar con nuestras sonrisas, coros, bailes y cánticos durante todo el concierto.

El clásico “Starlight” del “Breaker” fue el pistoletazo de salida para seguir con un “Living for tonight” que puso ahora sí de verdad a botar a todo el mundo al ritmo de esas guitarras melódicas 100% ACCEPT y una de las canciones más “bailonas” de su discografía. Desde el principio ya habíamos comprobado que esto no es sólo una vuelta por dinero… o al menos que ellos en directo no actúan como tal sino que disfrutan enormemente del concierto: Herman Frank no paró de sonreír ni un momento, Wolf estuvo todo el concierto ofreciéndonos sus clásicos movimientos de piernas de un lado a otro, tocando esas melodías que todos tenemos grabadas a sangre y fuego en el corazón metálico y bromeando con UDO y el resto de sus compañeros, Peter Baltes tampoco dejó de sonreír y fue quizás el que más activo estuvo de cara el público mientras que Stefan le pegó a la batería con muchas, muchas ganas y la verdad es que le dio una fuerza inusitada a la banda en directo. ¿Y UDO?, pues como siempre, simpático y cascarrabias a la vez, haciéndonos corear los temas y cantando algo peor que antaño (lógicamente) pero con todo el feeling y la fuerza intacta.

Seguían cayendo clásicos y entre el público no se oían más que gritos de satisfacción, melenas al viento, “bailecitos”, algún pogo con las canciones más cañeras (esto nunca me ha gustado pero bueno, estábamos viendo a ACCEPT y es normal que las emociones se desataran). “London leatherboys”, ” Metal heart ” (uoh, uoh, uoh, oh, uoh, oh, oh…!) y “Flash rockin´man” fueron las siguientes en caer con un sonido magnifico (realmente un 10 para el sonido del concierto de ACCEPT ), nítido, potente, melódico, al volumen perfecto y sobre todo muy, muy ochentero (joder, pues va a ser que sí se puede sacar ese sonido a estas alturas, ¿no?) y una actitud tanto de banda como de público de auténtico lujo y es que estábamos viendo a ACCEPT y ellos estaban tocando en España y eso para los buenos músicos siempre es especial.

Con “Breaker” volvieron a pisar el acelerador y ya no sabía si estaba bailando, si los pies me iban por su cuenta, si se me iba a caer el cuello de un momento a otro o si mi voz iba a aguantar un estribillo más. Entonces Peter se quedó en el escenario para ofrecernos un breve sólo de bajo, sencillo pero 100% efectivo… y corto que es el punto de este tipo de cosas (DiMaio, aprende de los que saben, hombre). En un momento apareció el resto de la banda para acompañarle desde el fondo del escenario y es que este fue también uno de los puntos clave del concierto ya que aquí el protagonista era ACCEPT y no un músico individual. Me explico: todos tuvieron su punto de protagonismo pero era genial ver como el resto de músicos no se iba del escenario mientras alguien hacía su sólo o UDO hablaba con nosotros o lo que fuera, sino que permanecían en segundo plano como una banda y la verdad es que fue un detalle que me encantó porque, al menos en Gernika, no hubo egos ni protagonismos innecesarios sino una banda demostrando tanto musical como personalmente lo que es y significa el heavy metal (y lo siento por los fans pero KORN y demás pero eso es “otra cosa”).

Las dos siguientes fueron realmente especiales para mí y es que “Head over heels” (con ese punto “melódico” en la voz de UDO) y sobre todo “Neon knigths” siempre han sido dos de mis preferidas. Además, yo creo que no muchos esperábamos la segunda y la verdad es que entre el público se disfrutó muchísimo este medio tiempo que cerraba magistralmente la primera cara de “Restless and wild” hace ya algunos añitos, jeje.

Después, Wolf nos demostró porque con UDO en solitario las canciones de ACCEPT no suenan igual y es que el punto melódico, ochentero y cargado de feeling de la guitarra de Wolf Hoffman es algo que nadie ha conseguido imitar. Fue un solo de guitarra corto pero nada de virguerías ni de rollos virtuosos sino melodía, armónicos y mucho feeling antes de dar paso a otro cañonazo que puso aquello de nuevo patas arriba a ritmo de “Restless and wild” empalmada con “Son of a bitch”, otra de las más macarras de la discografía clásica de ACCEPT con un UDO desatado y todo el mundo coreando aquello de “(…)son of a bitch, kiss my ass, son a bith, tinoninonino, son of a bitch, you asshole (…)”. Seguimos con el punto directo que había tomado el concierto con “Up to the limit” y, tras una breve parada, nos ofrecen dos de los mejores temas que venían en el incomprendido “Russian roulette”, último disco de la etapa clásica de la banda. Es normal que la gente se parara un poco en estas… pero hay que salirse un poco de los clásicos a veces, hombre, y conocer temazos como “Tv war” y “Monsterman” que sonaron de maravilla.

Uno de los momentos especiales de la noche vino con “Love child” de “Metal heart” y es que tenemos que reconocer que en directo son los temas más melódicos los que más buen rollo dan y con los que más bailamos… ¿o no? Las guitarras seguían sonando muy potentes y clásicas y la voz de UDO sin fallar… mientras Peter y Stefan le seguian dando caña y ritmo desde atrás para que aquello siguiera siendo especial y no decayera ni por un segundo. Tras esto, UDO nos pide que cantemos varias veces la intro “típica” del “Fast as a shark” para romper el ambiente con el grito inicial de uno de sus temas bandera. Reconozco que a mi esta me ha acabado cansando un poco por típica pero es que este tipo de canciones en directo siempre cobran otra dimensión y se disfrutan como si fuera la primera vez que las oyes.

Con ella terminaron pero todavía quedaban los bises en forma de fin de fiesta con los clásicos “Princess of the dawn” y “Balls to the walls”, ambas muy alargadas para que la gente coreara, cantara estribillos y demás pero la verdad que no se hizo largo y pesado en absoluto sino que todos lo vimos como una manera de que no llegara el fin del concierto aunque acabara definitivamente con nuestras gargantas, fuerzas, piernas… ¡Ah!, y supongo que todos visteis a Ripper y la gente de Beyond Fear y WASP observando desde un lado del escenario, cantando, haciendo fotos y disfrutando de los maestros durante la última parte del concierto (y es que al final todos estos han sido heavies y por mucho que evolucionen, cambien y demás, los clásicos lo son para todos y seguro que fue un placer para ellos también poder ver a unos de ídolos cara a cara y sobre todo dando lecciones de cómo se debe actuar, sonar y demás sobre un escenario).

Y nada, de repente el sueño se desvaneció, ACCEPT ya no estaban en el escenario, los clásicos no sonaban y todo el cansancio que se había olvidado durante casi dos horas se nos echó encima de repente. Se acababa el METALWÄY pero al menos ya habíamos visto a ACCEPT y por supuesto que la experiencia había sido especial… y es que vuelvo a la reflexión, ¿en unos años, quien les va a sustituir?

Bueno, bueno, no pensemos todavía en ello y quedémonos con las guitarras dobladas, la imagen de los músicos en primera línea en esos movimientos tan típicos de ACCEPT de mover el cuerpo de un lado a otro al ritmo de la música, los coros de las canciones, las sonrisas y ganas de los músicos, la clase de Wolf, la fuerza de Stefan y de Peter, la voz de UDO y el ritmo y buen rollo de Herman… y sobre todo el hecho de haber podido cantar esas canciones en directo y de haber visto una banda que superaba en mucho la edad media del resto del cartel (menos Lemmy, Bifford y muy pocos más) pero que evidentemente demostró porqué eran, son y serán leyenda siempre.

Por supuesto que podemos decir que media horita más de clásicos hubiera sido genial, que podía haber caído algún tema de la segunda etapa de la banda (sobre todo del genial “Objection overruled”), que nos hubiera gustado ver a Wolf con pelo e incluso que UDO con traje de militar hubiera estado más propio pero todo esto son minucias después del concierto histórico que tuvimos ocasión de presenciar. Además, como lo más probable es que esta reunión se acabé en cuanto termine la gira y cada uno vuelva a sus ocupaciones habituales (Wolf a su carrera de fotógrafo, UDO con su carrera en solitario, Stefan a por su siguiente banda conocida…), los que estuvimos en el concierto debemos estar orgullosos de decir que “nosotros hemos visto a ACCEPT reunidos”… los que no fuisteis de verdad que os perdisteis algo grande, grande.

Bueno, estoy acabando la crítica y todavía tengo los pelos de punta, ese escalofrío que te viene de dentro sólo escuchando canciones muy concretas y sobre todo esa sonrisilla tonta que se queda después de haber experimentado algo especial. En fin, creo no equivocarme ni exagerar si digo que fue el concierto del METALWÄY y sobre todo el mejor broche de oro para una edición de este festival que cumplió con la mayoría de expectativas generadas y que esperemos que tenga continuidad en la misma línea de este 2005. Nos vemos el año que viene… esperemos que con un cartel tan bueno como en la edición de este. ¡Un saludo a todos a ritmo de “Midnight mover” y “Screaming for a love bite”… aunque no tocaran mis dos favoritas, leñe!

David Esquitinodavid_esquitino@rafabasa.com
www.rafabasa.com y “Corsarios del metal”
(Domingo de 22:00 a 24:00 en Radio Enlace, 107.5 fm y www.radioenlace.org)

Fotos: Hèctor Prat y Ángel Ruiz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Compartir
Artículo anteriorMETALWAY – Crónica y fotos de APOCALYPTICA, RUNNING WILD y WASP.
Artículo siguienteMETALWAY – Resumen Final…

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Los comentarios que incluyan insultos o faltas de respeto no serán admitidos por la Dirección de RafaBasa.com.