Inicio Conciertos Crónica y fotos de SEPULTURA + SACRED REICH + CROWBAR en Barcelona

Crónica y fotos de SEPULTURA + SACRED REICH + CROWBAR en Barcelona

8

 

SEPULTURA

+ SACRED REICH + CROWBAR

Sábado 12 de Noviembre de 2022 – Sala Razzmatazz 2 – Barcelona

Hay formaciones que consiguen crear un vinculo especial con algunas de las ciudades que visitan en sus giras. Y sin duda la relación entre SEPULTURA y Barcelona ha sido siempre especial y viene de mucho tiempo atrás, concretamente desde que unos emergentes jovenzuelos brasileños eligieron la Sala Zeleste de la Ciudad Condal para grabar el mítico home video “Under Siege (Live in Barcelona)”. Muchas han sido sus visitas desde entonces y, como no podía ser de otra forma, la gira de presentación de su nueva obra de estudio  “Quadra” recalaba en la sala 2 del Razzmatazz colgando el cartel de “Sold Out”.

Además como soporte para su reencuentro con la audiencia de la capital catalana SEPULTURA contarían con el apoyo de dos bandas clásicas dentro de la escena metalera americana. Los elegidos para dar el pistoletazo de salida a la velada eran ni más ni menos que CROWBAR , quienes arribaban desde Luisiana para presentar algunas de las composiciones de su más reciente entrega “Zero And Below”, brindándonos la oportunidad de deleitarnos con esos riffs pétreos y rompe cervicales que siempre les han caracterizado. Mientras que para completar el atractivo cartel de esta tarde/noche de sábado  contaríamos con la presencia de unos viejos conocidos como son SACRED REICH, quienes ya acompañaron a los brasileños en la gira que sirvió para la grabación del mencionado “Under Siege”. Aunque lejos de tirar de nostalgia, los chicos que capitanea el carismático Phil Rind nos ofrecieron un show de abrasivo thrash metal apostando por un repertorio en el que tuvieron mucho protagonismo  los cortes de “Awakening”.

No fue una sorpresa. Estaba claro que las huestes que capitanea Kirk Windstein, no llegaban a la cita con la audiencia de la capital catalana para ejercer como meros comparsas de SACRED REICH y SEPULTURA . Y es que la formación de Luisiana se ha ganado los galones, amén de gozar de una excelente reputación como banda de directo. Salieron con un escenario tenuemente iluminado, en el que apenas podíamos distinguir la silueta de los músicos e intuir esas largas barbas que se han convertido en una seña de identidad casi tan característica como los riffs petreos y los tempos crujientes y recios que desplegaron en cortes como la inicial “High Rate Extinction”, brindándonos  así una carta de presentación que dejaba claro que su pasado es casi tan importante como su  presente, y es que la banda americana ha influido a un montón de formaciones  a lo largo de su longeva trayectoria.

Pero por si alguien pensaba que el cuarteto solo había llegado dispuesto a asolarnos con la rotunda densidad de sus riffs, no podía estar más equivocado. Ya que durante su descarga también tuvimos ocasión de castigarnos las cervicales acompañando los pasajes más rápidos de la aplastante “Conquering”, con la que seguían mirando al pasado. Sin renunciar en ningún momento a los afilados y acuchillantes riffs, la banda proseguiría su presentación dando pie para que el personal participase durante “I Feel The Burning Sun”, brindándonos la excusa perfecta para que  siguiéramos revolcándonos  por sus pantanosas ambientaciones.

Pese a la pose de tipos serios y duros, CROWBAR supieron  estrechar lazos con una audiencia que conectó con ellos y que se fue animando a medida que iba avanzando el show, y la mejor prueba fue ver la efusiva acogida que disfrutó la novedosa “Bleeding From Every Hole”, que comandada por unas líneas de bajo devastadoras a punto estuvo de destrozarnos los tímpanos. Las atmósferas más opresivas y tortuosas se encargarían de impregnar “To Build a Mountain”. Mientras que la elegida para brindarnos ese dinamismo roquero que también poseen los americanos fue la eléctrica “The Cemetary Angels”, que hacia mover al cada vez más numeroso público.

Una nueva mirada sobre “Zero And Below” serviría como excusa para espetarnos sin miramientos los densos y fantasmagóricos riffs de  “Chemical Godz”, permitiéndonos saborear la pura esencia sabbathica que siempre ha estado presente en su propuesta. El contraste entre el presente y el pasado se haría patente cuando el cuarteto atacó  una celebradísima “All I Had (I Gave)”, que acabó recabando una rotunda ovación. Acto seguido serían las gruesas y monolíticas guitarras de “Planet Collide”, las encargadas de flanquearnos el paso hacia una recta final que fue coronada por la inevitable “Like Broken Glass”.

A la altura de su fama. Los incombustibles CROWBAR fueron los encargados de abrir la velada brindándonos un show de lo más compacto y arrollador, con un repertorio variado y en el que tuvimos ocasión no solo de escuchar nuevos temas sino también de repasar algunos cortes que les han acompañado en las últimas décadas.

Con la sala ya prácticamente llena era el momento de que SACRED REICH irrumpieran en escena para castigarnos inmisericordemente con una buena ración de thrash metal “old school” conveniente salpicado de letras comprometidas e incisivas. Incomprensiblemente la banda que capitanea Phil Rind no llegó a alcanzar en su momento el estatus que sin duda merecía, afortunadamente parece que actualmente están consiguiendo recuperar algo del terreno perdido gracias a la pegada de sus directos, ya que personalmente pienso que su última entrega “Divide & Conquer”, pese a no ser un mal trabajo, no puede sostener la comparación con obras míticas como “Ignorance” y “The American Way”.

En cualquier caso, y a diferencia de lo que sucediera con la descarga del cuarteto de Luisiana, SACRED REICH apostaron por incluir una fuerte representación de su última entrega prepandémica en su repertorio, ya que incluyeron hasta cinco cortes de “Awakening”. Respaldándose en la inmediatez de sus estribillos y en la rotundidad de sus aplastantes riffs el combo de Phoenix nos ponía a todos en movimiento con “Divide & Conquer”, una rotunda proclama que propició que las primeras filas se apresuraran a levantar los puños para cantar su repetitivo estribillo junto a Phil Rind. Tras haber roto el hielo tocaba echar por primera vez la vista atrás, y para ello que mejor que confiar en la pegada de uno de sus himnos más celebrados y conocidos como es el siempre efectivo “The American Way”.

Una de las pocas pegas que se puede poner a la descarga de SACRED REICH , es que al igual que ya sucediera en algunas de sus anteriores visitas, su frontman se prodigó en exceso en unas charlas excesivamente farragosas, con mucha reivindicación y  carga política. Sin embargo, la mayoría del personal estaba más por la labor de thrashear que no de prestar atención a los discursos de Rind. La elegida para contemporizar el fulgurante arranque de los americanos tras la primera charla de la noche fue otra de las nuevas, la crujiente “Manifest Reality”. Mientras que la que destrozó más de una cervical de los presentes con sus rotundos y aplastantes cambios de ritmo fue “Who’s To Blame”, que les servía para volver a hacer escala en su segunda entrega de estudio “The American Way”.

Tan directos como certeros, SACRED REICH proseguirían con su paseo militar repartiendo estopa incansablemente, dando buena cuenta de los redobles marciales que servían como apertura para  “Killing Machine”. Su repaso del ya mencionado “Awakening”, continuó  con los flamantes fraseos del corte que presta título al álbum. Mientras que la elegida para poner el punto y seguido a una tripleta de verdadero infarto fue la rasposa y noventera “Independent”, que provocó que nuevamente el personal volviera a alzar los puños al aire cada vez que tocaba corear  su fulgurante estribillo.

Una postrera  mirada sobre su último redondo nos abocaría sobre el más melódico, -aunque igualmente  contundente-, “Salvation”. Para dejar que el broche definitivo lo pusieran dos viejas favoritas como son “Death Squad”, que convertía, una vez más, los aledaños del escenario en un desparramo total, y la imprescindible “Surf Nicaragua”. No hubo tiempo para más, SACRED REICH dejaron al público satisfecho. Tiraron de galones y oficio para sacar  músculo. Aunque pienso que unos speech’s más cortos hubieran dado más agilidad al show, y además  les habría dado tiempo de tocar algún tema más.

Desde que se rompiera la formación clásica de SEPULTURA a finales de 1996 , y más concretamente desde que Andreas Kisser tomara las riendas de la formación brasileña tras la salida de Igor Cavalera, lo cierto es que el cuarteto de Belo Horizonte ha luchado por no ser prisionero de su glorioso pasado. Y aunque no lo ha borrado de un plumazo, si miramos su repertorio de esta gira podremos comprobar que no hay entre los elegidos para sonar en sus conciertos ningún tema de sus tres primeros largos, y solo un par de guiños al grandioso “Arise”. Sea como fuera sus seguidores en tierras catalanas respondieron a la llamada, así que  pocos minutos antes de que la banda pisara el escenario en el recinto no  cabía  ni un alfiler.

Con la gente apretándose en las primeras mientras sonaba a través del P. A., el inmortal clásico de Black Sabbath “War Pigs” se consumieron los minutos previos a que la banda irrumpiera en escena. Precedidos de un “Policia” que sonó enlatado, el cuarteto se plantaba sobre el escenario  para espetarnos a modo de bienvenida un descomunal “Isolation”, que nos dejaba con el grandullón Derrick Green posicionado en el centro del escenario y moviéndose con su peculiar estilo pugilístico mientras la mayoría de las miradas se centraban en la figura del carismático Andreas Kisser, que en muchos momentos del show hizo las funciones de segundo frontman, espoleando y animando al personal incansablemente.

No tardaría en llegar el primer gran momento de la noche  cuando el cuarteto comandado por la sección rítmica que desde hace años conforman  el incombustible Paulo Jr. y esa máquina percusiva que es Eloy Casagrande nos introdujo de lleno en un “Territory”, que convertido en la primera mirada a su material noventero ponía literalmente el recinto patas arriba, haciendo retumbar los cimientos del local. Al igual que sucedió en la descarga de SACRED REICH, las composiciones del último trabajo de estudio de los brasileños ,“Quadra”, tuvieron un protagonismo destacado. Así que tras recordarnos que la banda ha estado  casi dos años sin tocar en directo,  la segunda de las seis nuevas composiciones  que interpretaron fue “Means To An End”, desplegando  ese arsenal percusivo que se ha convertido en una de las señas de identidad. Sin aparcar el material de su obra de 2020 la despiadada crítica contra el sistema continuaría durante “Capital Enslavement”.

El primer cambio de registro, abocándonoslo hacia tesituras más densas y pantanosas, llegaría durante el tema que prestaba título a su obra de 2011, “Kairos”, que ralentizaba mínimamente el tempo del show permitiéndonos recobrar el aliento de cara a darlo todo durante el siguiente trallazo de la noche, que fue ni más ni menos que el incendiario “Propaganda”, siendo  la excusa perfecta para volver a hacer escala en su aclamado “Chaos A.D.”. Sí, la banda siempre se ha mojado en temas políticos, pero tampoco han faltado los dardos envenenados contra la destrucción del medio ambiente. Así que no faltó en el repertorio de esta noche “Guardians Of Eath”, con un Andreas Kisser  absolutamente titánico, ahora sí, ejerciendo como líder indiscutible del cuarteto para acabar arrancando una cerrada ovación de un personal, que estaba ya completamente entregado y que aclamó en diferentes ocasiones a lo largo de la velada a la formación brasileña.

Las ambientaciones más atmosféricas y etéreas se encargarían de dar un toque oscuro y mistérico a “Last Time”. Pero sin duda otro de los momentos de la noche llegaría justo a continuación, con una química perfecta entre  banda y público a la hora de conformar una desgarradora y agresiva versión del desquiciante  “Cut-Throat”, que fue la elegida  para ser la primera representación del álbum que marcó el punto y final de la formación clásica de los brasileños: “Roots”. Más atrás todavía en el tiempo, -y para provocar el  deleite de sus incondicionales más thrashers y “old school”-, nos transportó “Dead Embryonic Cells”, que a la postre fue una  de las que más movió al personal para finalizar con la audiencia aclamando, una vez más, a los brasileños.

Los desarrollos más densos y el tempo más cadencioso  de “Machine Messiah”, darían pie a que Andreas  Kisser nos mostrara su habilidad a la hora de jugar con las melodías mientras Derrick Green dejaba a un lado su faceta más visceral y corrosiva. Pero esa aparente calma no tardaría en enturbiarse cuando tras pasarnos a cuchillo en la segunda mitad del corte que daba título a su obra de 2017 llegó el momento de volver a su etapa más clásica con “Infected Voice”,  para acto seguido dejar paso a un “Agony Of Defeat”, que acabó destrozándonos los tímpanos con su estruendoso final. Después de esto la música cesó durante casi quince minutos,  y es que parece que la mesa de sonido acabó empapada ya que alguien derramó líquido sobre ella.

El parón fue largo, quizás demasiado. De hecho alguien de la organización subió al escenario para anunciar que el concierto había finalizado. Pero por empeño de la propia banda y tras unos minutos, que como digo se hicieron eternos, SEPULTURA regresaron  sobre las tablas para rematar definitivamente la velada. El sonido no fue tan bueno como había sido hasta el mencionado incidente, pero lo cierto es que el empuje de la banda y la pasión de sus incondicionales  sirvieron para que la sala se viniera abajo con el tándem que  conformaron dos himnos imprescindibles como son “Refuse/Resist” y “Arise”.

Un nuevo recuerdo al controvertido álbum “Roots”, serviría para hacernos mover al ritmo del  contagioso “Ratamahatta”. Mientras que el colofón definitivo corrió por cuenta de otro de los imprescindibles de su obra de 1996: el icónico  “Roots Bloody Roots”, que dejaba al personal saltando para poner la rúbrica definitiva a una intensa velada. Al final baño de masas para unos SEPULTURA   que agradecieron el apoyo y la paciencia de un público que disfrutó al máximo y que nuevamente volvió a sentirse especial con la accidentada y arrolladora descarga del combo brasileño.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

DEBLER EPERNIA - Gira 2022
DARK EMBRACE - Hueso producciones
Marcos Nieto - Second Chances
NURCRY - Alma Libre
TWILIGHT  - Sign Of The Times
IRON MADIDEN
KIVENTS

8 COMENTARIOS

  1. Alguien del público tiró un vaso y jodio el concierto… Dónde fue que un nota empezo a tirar macetas medio llenas de cerveza por hacer la gracia y le vino un tipo de poco menos dos metros cuadrados y le dijo «o paras o te fostio»? era un festi y joder! mano de santo, el capullo de turno nunca más se supo que momento más glorioso, de graciosillo del grupo rata de dos patas a culebra ponsoñosa en cero coma.

  2. Al margen de la putada de Bcn me quede con las ganas de verlos en Madrid, desde que se fue Max nunca he escuchado nada de lo que han hecho pero este último disco tiene 3 ó 4 temas que son un 10 y el cantante lo hace de p.m. me olvido de que son SEPULTURA y me he encontrado un grupazo del carajo. En algún momento hay que superar el trauma y seguir adelante.

    • 26 años con el trauma…..
      Mi trauma es doble, el día del último concierto vivía a 5 minutos andando de la Brixton Academy, y no fui por una visita que tenía y pensé…..vivo en Londres, ya volverán.

      A la semana siguiente en la portada del Keerang, Sepultura splits up….anda que no me tiré de los pelos

    • El trauma se alivia cuando te das cuenta que Sepultura ya eran una basura antes de que se fuera Max, o qué? ahora resulta que el Roots es una obra maestra del metal?

      Los últimos dos o tres discos de Sepultura están bastante bien.

  3. Pues comparto tu opinión totalmente , hay que pasar página ya de una vez de los hermanos Cavalera , está formación con Green al frente lleva ya unos cuantos años y unos cuantos discos y el último no está nada mal , yo no los he visto nunca y no por falta de ganas ní a Cavalera con cualquiera de sus proyectos , pero sinceramente por lo que he podido ver en Youtube Cavalera está totalmente fuera de forma tanto físicamente que parece el tío que va a explotar como vocalmente , yo ahora mismo iría antes a ver a Sepultura que a cualquiera de los proyectos de Max ……. Un saludo

    • Si has pasado página eso incluye ir a ver a los hermanos en esta gira especial que de momento siguen creo, sin ser lo que eran les he visto dos veces la primera me dejó algo frio y la segunda me gustó más, no esta tan mal Max digamos que da el pego. Yo tampoco he seguido los tantos proyectos, ni el principal siquiera, me llamó la atención lo que ha cambiado su voz en disco después de mil años sin oirlo. Al final se cansan de no tener tanto exito y tienen que volver a las raices, lo mismo pasa con fear factory y Cazares.

  4. A mi al principio los primeros discos de Soulfy me parecieron la ostia , de echo los tengo todos , eran por decirlo de alguna manera la continuación lógica que no hizo sepultura del Roots , eran muy en esa onda muy cañeros y muy tribales y molaban mucho , ya te digo que nunca he visto ni a Sepultura ni a Max Cavalera por mil razones , baso mi opinión por lo que he visto por YouTube , hablando de Cazares , creo que ahora forma parte también como guitarrista en Soulfy , vaya tela , como salten mucho los dos hunden el escenario jjjjjjjj , bromas aparte , no se , lo que he visto en Youtube no me convence nada ….. Y Fear Factory , otra banda que me gusta mucho y tampoco he visto , por cierto , se sabe ya quién va a ser el nuevo cantante ??? …… Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor, danos tu nombre