Inicio Conciertos Crónica y fotos de CRADLE OF FILTH + ALCEST + NARAKA en...

Crónica y fotos de CRADLE OF FILTH + ALCEST + NARAKA en Madrid

3

 

CRADLE OF FILTH

+ ALCEST + NARAKA

Sábado 22 de Octubre de 2022 – Sala La Paqui – Madrid

Fin de semana con gran oferta de conciertos en la capital, y una vez más, tocaba elegir. La Paqui (antigua Sala But) fue mi opción, y ya al llegar a la sala se notaba cierto buen ambiente, siendo sábado y con la actuación de una de las bandas inglesas que más ruido han hecho en los últimos 30 años, que no son otros que CRADLE OF FILTH, acompañados por ALCEST los también franceses NARAKA.

Por supuesto, llegamos temprano a la sala, pudimos echar un vistazo al intocable merchandise, y ahí salieron a escena la tercera banda nombrada, que con un solo disco en el mercado de nombre In Tenebris y habiendo trabajado junto a gente como Logan Mader (ONCE HUMAN, ex- MACHINE HEAD, ex- SOULFLY, productor de múltiples bandas), comenzaron su show con el tema que abre su único disco, "Cursed", y la sorpresa fue mayúscula.

 La banda practica un metal moderno con tintes thrash, death con ciertas tonalidades más dark, algún sampler… pero con mucha maestría, convicción y un sonido sensacional desde el inicio.

Casi todo el peso del concierto se lo lleva un expresivo Théodore Rondeau, siendo una especie de Phil Anselmo de los avernos con treinta años menos, y una actitud perfecta para la propuesta de la que hacen uso…caras de "malote", pose amenazante y una gran voz gutural que se mantuvo muy bien durante todo el concierto, sin demasiadas variaciones. Siguiendo el orden del disco, "The Black" tiene ese toque más industrial en su riff principal, muy parecido a lo que podemos escuchar en bandas como Once Human del propio Mader, pero siempre virando hacia formas más oscuras casi death. Una base rítmica realmente atronadora, buena imagen y actitud y buena puesta en escena…los franceses van en la dirección correcta.

Para "Darkbringer" ya nos habíamos adaptado a su sonido, y para entrar en detalles, resaltar la limpieza en el trabajo de Jean-Philippe Porteux, su guitarrista, quien es preciso, jugando muy bien con afinaciones bajas en su instrumento, especialmente en los detalles de las variaciones del oscuro tema (con teclados sampleados), que en algún momento entra en formas más blackers, como en los punteos de mitad de la composición, que también cuenta con algún guiño sinfónico. No pudimos adivinar que "Mother of Shadows", que en estudio es mucho más sinfónico y atmosférico, sería el camino hacia el final con "The Great Darkness". Un inicio cargado de mucho groove, desarolla hacia formas mucho más convencionales dentro del death metal, echando el cierre a un show corto, pero intenso y cargado de muchas ganas, calidad y unos temas que hablan por sí solos.

Lo de los también franceses ALCEST es digno de estudio, pues fue salir a escena con el único refuerzo de la portada de su último disco de 2019, Spiritual Instinct, reflejado en las pantallas, y observar como gran parte del público de la sala, ya con una buena entrada, no quitó ojo (ni oído) de lo que empezó a sonar desde el escenario, lo cual quiere decir que una buena porción de público venía a ver su espectáculo, seguramente, casi en exclusiva…deducción que hago máxime teniendo en cuenta la distancia musical que les "separa" de la banda principal del cartel, haciendo enorgullecerte de observar la tolerancia del público metalero hacia cualquier rama, y eso solo se traduce en riqueza musical y cultural.

Te pueden gustar por igual ALCEST que CRADLE OF FILTH, alucinando con los dos, y aunque posiblemente hubiesen obtenido más atención junto a otras bandas como Sólstafir, Katatonia o Anathema, por poner algunos ejemplos a bote pronto, creo que sirvieron para representar esa calma que siempre debe haber antes de una tempestad.

Llamadlo como os dé la gana, post-black metal si os apetece, pero lo que genera la banda de Neige y Winterhalter no creo que tenga muchos precedentes, con una atmósfera, feeling y ambientación muy exclusivo, cargado de técnica y con mucho respeto hacia su propia música. No era la primera vez que venían a Madrid, de hecho, recuerdo varias visitas de ALCEST a la capital, pero esta, con una discografía tan sólida como la suya, y ya con un nombre casi sagrado en la actualidad, me generaba expectación. Fue empezar a sonar "Les Jardins de Minuit" y sentir un aura especial de concentración por toda la sala, aunque creo que la voz de Neige no se escuchaba lo suficiente.

Cierto es que en muy poco tiempo el sonido se niveló, y las reverberaciones de las profundas guitarras, los coros, bajo y batería, sonaron tan intensas como ya harían durante el resto del show. Alucinante el talento vocal e interpretativo que el vocalista y multiinstrumentista es capaz de usar en cada uno de sus temas. Su último disco siguió siendo protagonista en "Protection", que sigue cautivando, generando el cierre de ojos de muchos, para, simplemente, dejarse llevar por la música…los cambios sonoros, los excepcionales coros, y esas bases más ligadas al metal extremo, que aquí no inquietan, generan cierto olor a una paz rodeada de un caos controlado, casi como cuando entras a un habitáculo con incienso recién quemado.

Si hay un tema de Spiritual Instinct que todo el mundo conoce, ese es "Shappire", mucho más accesible, menos enrevesado, pero igualmente cargado de sentimiento nostálgico, sensibilidad musical y destreza con los instrumentos. “Écailles de Lune Part 2” nos hace viajar en el tiempo once años atrás, cuando el black metal estaba más presente en su música, pudiendo recordarnos a Immortal, Borknagar e incluso, yéndonos hacia terrenos más comerciales y alejados del black, a unos actuales Tribulation. Intensidad embriagadora.

Me encantaron cada una de las intervenciones de Zero, tanto vocales, como su trabajo a la guitarra, y no puedo negar que hubo momentos para todo durante el tiempo que estuvieron encima de las tablas…una montaña rusa de emociones.

Volvimos a 2012 con "Autre Temps" y Les Voyages de L’ame", saboreando, una vez más, las mieles de lo más ambiental de la noche, que igual nos presentó a los ALCEST más agresivos, que a los más intensos, con pasajes que casi parecen un mantra, mientras que el ying y el yang hace su aparición a través de Kodarma y su "Oiseaux de Proie", que incluso cuenta con una parte más acelerada de batería que le da un carácter más técnico si cabe a la banda, para terminar el trance con "Délivrance", única representación de Shelter, dejándonos diez minutos reflexivos, cargados de musicalidad, multitud de texturas y un final apoteósico, casi chill, seguido de una merecida ovación ensordecedora, momento en el que cualquiera que obviase que había público exclusivo para ALCEST, comprobó que la banda es una de las nuevas apuestas para el futuro, que como corroboramos en la Sala La Paqui, es un éxito ya presente.

Uno de los alicientes por los que me decidí a ver a CRADLE OF FILTH en esta ocasión, era el comprobar como funcionaba la banda actual tras tres discazos consecutivos como Hammer of the Witches, Cryptoriana y el más reciente Existence is Futile.

Siempre seguí a los ingleses, y admito que dejé de ir a sus conciertos tras varias decepciones a pesar de seguir comprando sus discos y disfrutándolos a tope en estudio…no obstante, también debo decir que, por mucho que nos pesase en su día la marcha de alguien tan emblemático y de peso en la banda como Paul Allender, fue justamente la responsable de un renacimiento de la mejor cara de la banda, que además, se ha traducido en una mejora en sus apariciones en directo, en las que la banda actual ya se ha ganado buena fama, y que servidor ya tenía ganas de ver. Qué mejor manera de comprobarlo, que hacerlo en la gira de un disco de la calidad de Existence is Futile, y en una sala en la que el sonido, iluminación y ambiente estaba siendo inmejorable.

El cambio de escenario duró más de lo habitual, que sumó, a los dos esqueletos de cabeza reducida  que ya lucían a ambos lados de la parte frontal, detalles como el micro de formas demoníacas, el teclado también decorado y una "pecera" que envolvía la batería en la parte trasera…detalle que me encantó, porque se evitó con ello ese sonido que sale directo del instrumento, que de forma generalizada se mezcla con el que sale por el equipo de la sala, haciendo que muchos conciertos suenen a ensayo. Muy buena maniobra para asegurarse un sonido de calidad.

Obviamente, el logotipo de la banda en formato gigante iluminado en la pantalla trasera, completaba un atrezo nada recargado pero vistoso, que fue perfecto para la acogida de la banda tras la intro "The Fate of the World on Our Shoulders", que fue cálida y muy acogedora para ellos…la gente cogió con muchas ganas "Existential Terror" de su último trabajo. Un nuevo himno con el que Dani Filth puede engordar su personal lista de éxitos, que, ataviado con uno de sus trajes maléficos habituales (que más tarde cambiaría por una chaqueta menos aparatosa), se rodeó en el escenario de la espectacular banda que ahora le acompaña. Y mi sorpresa fue inmensa porque todos y cada uno de los elementos que fallaron en las actuaciones que había presenciado de la banda hasta la fecha, aquí no estaban presentes.

El teclado se escucha a la perfección, la batería es una apisonadora, y las guitarras, además de fieles al tema original, suenan de escándalo…Dani Filh, un punto y aparte, pues cuesta creer que con su edad sea capaz de mantener (y mejorar) cada uno de los gritos, tonos y guturales de cuantos ha grabado. Un impresionante frontman, vocalista y músico el que nos topamos en La Paqui esta noche. Marek Smerda, que ya lleva en la banda desde el 2014, salió caracterizado como si de Pinhead de Hellraiser se tratase, y no paró de dirigirse al público, posar y dar una lección de sobriedad y buen hacer a las seis cuerdas, acompañado de un preciso Donny Burbage.

Buen dúo guitarrero que lo bordaron, como también lo hizo Zoe Marie Federoff a los teclados, quien hizo un extraordinario trabajo tanto como corista, como en sus partes solistas…calzarse los zapatos de gente como Sarah Jezebel Deva no es tarea fácil, pero Zoe ha alcanzado el mayor nivel, tanto vocal como en su faceta de instrumentista.

Ni que decir que Martin Skaroupa a la batería también logró llevar el show a otro nivel, incluso en las pocas partes que tuvo que representar del gran Nick Barker. Creo que la banda, como el buen vino, ha mejorado su propuesta en directo, y la ha profesionalizado al máximo. Hay pequeños fogonazos y chispas en el frontal del escenario…pero aquí solo importa la intensidad de unos temas que llegaron a su cénit con "Nocturnal Supremacy".

Se nota que todo lo que venga de la etapa comprendida entre su debut y Midian, causa un efecto especial en la gente, y los mosh pit no tardaron en aparecer, teniendo incluso que ser balsa para más de un fan que decidió que las manos de las primeras filas les moviese por la sala. Los agudos imposibles de Dani suenan perfectos, y los teclados de Zoe generan más tensión, atmósfera y ambiente…el sonido, sin ser del todo perfecto, era lo suficientemente notable como para permitir que no decayese el concierto en ningún momento.

Curiosa es la cabida que tuvieron los primeros discos al inicio del show, en esta ocasión con un alucinante "Summer Dying Fast" de The Principle of Evil Made Flesh, con unas guitarras asesinas, una batería que nos hacía retumbar el pecho y un Dani en plenas facultades. Por supuesto, fue motivo más que suficiente para enloquecer aún más a las primeras filas. Y aunque nunca entendí las críticas que Thornography tuvieron en su año de edición, es más que evidente, que es un sentimiento hacia el álbum totalmente obsoleto, porque "I  Am the Torn" tuvo una calidísima acogida por parte del personal, no menor, por cierto, que uno de los nuevos favoritos de la banda como es "Crawling King Chaos"…¡como suenan las nuevas canciones!. Cada cambio, cada riff…todo súper medido para impresionar al respetable, consiguiéndolo, por supuesto.

Hablando de la aceptación actual de Thornography, lo mismo ocurrió con Nymphetamine, cayendo en el set de esta noche su máxima representante, es decir, una "Nymphetamine Fix" que disfrutamos como locos, con un espectacular trabajo a las voces por parte de Zoe, una vez más, para entrar en el tramo más intenso de la noche iniciado con "A Gothic Romance (Red Roses for the Devil’s Whore)" de su emblemático y clasico Dusk…and Her Embrace, para descargar una inesperada y casi enfermiza "Scorched Earth Erotica", una de las favoritas de servidor, contenida en aquel enorme cd de rarezas, Bitter Suites to Succubi, y que esta noche haría las delicias de los seguidores que nos agolpábamos llenando gran parte de la capacidad de La Paqui… y lo más alucinante, es el observar como, cuando muchos se hubiesen quedado sin voz a la segunda canción, Mr.Filth mantiene la suya al 100%, algo que no conseguía en su etapa dorada. Tampoco esperábamos uno de los últimos cortes de su última obra cerca del final, pero "Us, Dark, Invincible" queda de maravilla. El estribillo y dinámica del tema, sumados a la gran interpretación de la banda, lo convierten en un hit absoluto, que deberían en próximas giras.

Cuando empieza a sonar el interludio "Venus in Fear", algo se nos remueve por dentro…"si viene algo a continuación de Cruelty and the Beast, la sala se viene abajo", pensé. Suenan los primeros riffs de "Desire in Violent Overture" y la locura se desata, no habiendo escuchado este tema tan bien interpretado en directo jamás…¡locura!. Un viaje en el tiempo, una marca de por vida para muchos…aquella etapa nos trae grandes recuerdos, pero "Necromantic Fantasies" de su "Existence" no desentona y nos hace gozar de nuevo, aunque con cierta sospecha de que a esto, no le queda demasiado.

Pero no nos iban a dejar sin dos himnos incontestables como "Gilded Cunt", generando el mayor mosh de todo el concierto, y la más accesible pero inamovible "Her Ghost in the Fog" del extraordinario Midian, dejándome a mi y a cada uno de los seguidores, con la boca abierta. La banda salió a saludar efusiva, Dani con una sonrisa en la cara, sabiendo que su noche había sido un completo éxito, la cual despidieron entre aplausos, griterío y gentío pidiendo más.

A partir de ahora, prometo no faltar a las citas de los "nuevos" Cradle, que sacaron la espina que tenía clavada hace años, sin dejar cicatriz. Un conciertazo de esos que no se olvidan, y que aseguran que el futuro de la banda está a salvo si siguen mostrando lo que vimos en Madrid.

Texto: José Rojo

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

CONCEPTION - LAST TOUR
SARATOGA - Gira 2023
DELALMA - Delalma
Z LIVE FESTIVAL 2023
LEGION GIRA 2023
ABSOLOM - La Era Del Caos
DARK EMBRACE - Hueso producciones
KIVENTS

3 COMENTARIOS

  1. Muy grandes Alcest. Los he visto dos veces, la anterior en el Madrid is the dark. En directo crean una atmósfera especial y muy personal que te atrapa, lo que quieren transmitir lo consiguen.
    Cradle también me sorprendieron gratamente, buen sonido y Dani dándolo todo con esos registros imposibles.

    • A mi también. Cradle son de las pocas bandas que me gustaría ver en este momento y más con los discos que están sacando y su buen estado. A ver si les dura. Además, supongo que tampoco costará mucha pasta.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor, danos tu nombre