Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de DEF LEPPARD – Diamond Star Halos

Critica del CD de DEF LEPPARD – Diamond Star Halos

24

 

DEF LEPPARD – Diamond Star Halos

Discográfica: Universal Music

Siete años, el mayor lapso de tiempo entre lanzamientos, es el tiempo que dista desde su anterior entrega homónima y este “Diamond Star Halos”. Pese a ello la alineación del combo de Sheffield se ha mantenido inalterable con Joe Elliott a las voces, Phil Collen y Vivian Campbell a las guitarras junto a la sección rítmica que conforman el bajista Rick Savage y el batería Rick Allen. Tampoco han cambiado de productor, ya que nuevamente han vuelto a compartir estas tareas con Ronan McHugh, con quien llevan trabajando desde “Yeah!” de 2006.

Quizás la principal novedad, -y obligados por la situación pandémica que hemos vivido en los últimos años-, es que la grabación del disco ha sido totalmente diferente para ellos . Según explicó el propio vocalista la grabación se inició el día que confinaron al Viejo Continente, con lo que los planes inicialmente previstos se vieron drásticamente  truncados, optando por grabar el álbum de “forma remota”. Sea como sea esta duodécima entrega de estudio y quinta de lo que llevamos de siglo XXI está compuesta por quince nuevas composiciones en las que los británicos se muestran como una banda madura, que ha evolucionado y que lejos de seguir anclados en una fórmula cerrada y que vivió su momento de gloria a mediados y finales de los ochenta, -como sucede con algunas formaciones coetáneas-, se dejan impregnar por los aromas de las sonoridades más contemporáneas y sofisticadas, dándole un toque de frescura y originalidad a una propuesta que innegablemente sigue teniendo un trasfondo y alma netamente roquera.

Pese a todo lo anteriormente expuesto, no esperes encontrar grandes sorpresas en esta nueva entrega del quinteto  de Sheffield, para eso ya tuvieron sus “pequeños deslices” a mediados de los noventa y principios de este tercer milenio. Sea como sea su sello, ese rock de guante blanco, comercial, sofisticado  y accesible, aunque actualmente no viva su mejor momento sigue teniendo su público, y los británicos hace tiempo que tienen claro los pilares sobre los que debe cimentarse su fórmula ganadora. Tal vez las guitarras ya no suenen tan enérgicas y vivaces como en épocas pretéritas, pero estribillos como los de la inicial “Take What You Want”, aunque en unas tonalidades más bajas de Joe Elliott, siguen quedándose grabados a fuego en tu mente, ya que poseen un gancho indudable gracias en gran medida a esos característicos y cuidados coros. Y es que las guitarras que nos brinda el  tándem Collen/Campbell siguen mostrando  mordiente roquera, sobre todo en esas partes solistas en las que uno puede seguir reconociendo la influencia de Brian May. DEF LEPPARD hace tiempo que pueden ser considerados unos clásicos del hard rock, así que el ritmo percusivo que invita a mover las caderas de “Kick”, suena precisamente a eso: a indiscutible single, a rock clásico y de estadio, con melodías altamente adictivas, -deudoras de T-Rex-, junto a unos estribillos convincentes y totalmente coreables.

Aunque no me ha parecido tan inspirada como algunos de los clásicos contenidos en “Adrenalize”, creo que en “Fire It Up”, han intentado repetir la fórmula que ya utilizarán en temas como “Make Love Like A Man”, aunque apoyándose más en la electrónica, dándole mucho protagonismo a los coros sobre un ritmo constante que se verá coronado por otro estribillo que invita a ser coreado con el puño en alto. Hace ya tiempo que Elliott y sus compañeros sobrepasaron las barreras del hard rock, de modo que podríamos decir que son una banda para todos los públicos, para escuchar en el coche con toda la familia. Así que el dueto que se han marcado con la vocalista y violinista Alison Krauss durante “This Guitar” servirá para aunar el alma roquera y el espíritu country completando una resultona balada que en mi opinión peca de sonar excesivamente edulcorada.

El rock generalista, el que gusta a roqueros y también al seguidor de la música en general, impregnará de lleno “SOS Emercency”, que estará  dominado por  unas guitarras potentes y luminosas junto a unos coros marca de la casa y un estribillo construido sobre una estructura que ya hemos escuchado en muchas ocasiones en los discos de la formación británica para acabar redondeando un corte que, aunque sin emocionar, gustará a sus incondicionales. Algo más original y apoyada sobre una sección rítmica que suena más orgánica nos encontramos con  “Liquid Dust”, un medio tiempo de sinuosas melodías  que romperá la tónica que estaba llevando el álbum, ya que es una pieza con una ambientación etérea, casi diría que a medio camino entre Bowie y los Aerosmith de la época del “Nine Lives”.

Solapándose con la melodía del corte anterior arranca “U Rock Me”, una composición que poco a poco irá creciendo hasta explotar definitivamente con la fuerza y la garra de una guitarra  netamente roquera y la llegada de un estribillo que parece diseñado para ser coreado en grandes recintos. El piano y los arreglos de cuerda se encargarán de conferir una ambientación casi cinematográfica a la balada “Goodbye For Good This Time”, permitiendo que Joe Elliott saque el mayor partido posible a sus registros más graves, sonando cálido y emotivo a la vez, mientras los coros de sus compañeros y la elegancia de un punteo acústico se encargarán de darle la réplica.

El registro de Elliott se impondrá a las guitarras durante las estrofas de “All We Need”, para dejar que durante la parte solista, y sobre todo en la forma de tratar los coros, la banda vuelva a reivindicarse como discípulos aventajados de Queen. Algo más ecléctico y sofisticado suena “Open Your Eyes”, incorporando unos coros en tesituras más bajas junto a una sección rítmica más preponderante y casi funkera.

El rock en incontables ocasiones ha sido sinónimo de diversión, y esa vena más marchosa, desenfadada y hasta, porque no decirlo, bailable, con el bajo de Rick Savage marcando el tempo, es lo que nos vamos a encontrar en “Gimme A Kiss”, un corte directo, sencillo pero altamente eficaz con gancho y un estribillo facilón y totalmente adictivo. ¿Que más se puede pedir? La vuelta sobre las tesituras baladísticas llegara de manos de la intimista “Angels (Can´t Help You Now)”, con una ambientación lacrimógena y unos arreglos vocales en forma de coral susurrante que le confieren  un aire nostálgico.

Las tesituras más relajadas, que invitan al recogimiento y a escuchar el tema a media luz sentado tranquilamente, se mantendrán a lo largo de su segunda colaboración con Alison Krauss, aunque a lo largo de “Lifeless”, será el registro de Elliot “el que mande” con la artista americana dedicándose a la segunda voz. En definitiva un medio tiempo que se deja escuchar bien y que en el que, una vez más, destacan los pasajes solistas a cargo de las seis cuerdas.

La simbiosis perfecta entre elementos electrónicos, guitarrazos roqueros, buenos estribillos y suculentos retazos poperos la encontramos en “Unbreakable”. Mientras para poner el colofón al disco los británicos parecen haber querido echar la vista atrás ya que el riff conductor de “From Here To Eternity” desprende un aroma muy familiar, a clásico de Zeppelin, siendo el tema más intenso musicalmente del álbum, con Joe Elliott, aquí sí, utilizando algunas tonalidades más altas, incluso doblando algunas voces, para que el corte asuma una mayores cuotas de dramatismo junto a  su  fantástico solo bluesero.

Han pasado siete años desde su anterior entrega  homónima, mucho tiempo y con una pandemia de por medio, y si aquel significaba un retorno a los esquemas más clásicos y reconocibles del sonido LEPPARD, aunque empapado de las sonoridades propias del siglo XXI, este “Diamond Star Halos” nos presenta a una banda que mira hacia delante y que ha impregnado su propuesta de unos aromas más contemporáneos. El resultado en mi opinión es un disco menos hard roquero pero que conserva su esencia y su personalidad, aunque incluye composiciones  más accesibles y que perfectamente podrán sonar en las emisoras roqueras americanas. Creo que ya plasmé esta reflexión a lo largo de la review, pero realmente creo que es la que define este nuevo trabajo de los Sheffield. Y es que “Diamond Star Halos”,  contiene música para ser escuchada en compañía de toda la familia. En definitiva, música para todos los públicos.

Alfonso Díaz

Lista de Temas:

  1. Take What You Want
  2. Kick
  3. Fire It Up
  4. This Guitar [feat. Alison Krauss]
  5. SOS Emergency
  6. Liquid Dust
  7. U Rok Mi
  8. Goodbye For Good This Time
  9. All We Need
  10. Open Your Eyes
  11. Gimme A Kiss
  12. Angels (Can’t Help You Now)
  13. Lifeless [feat. Alison Krauss]
  14. Unbreakable
  15. From Here To Eternity

 

 

LEGION
KIVENTS
ALGARROBA ROCK 2022
ROCK GUITAR EXPERIENCE
NURCRY - Sin Temer Al Sol

24 COMENTARIOS

  1. Luego nos quejamos de que nuestros hijos escuchan reggaeton….
    «Música para toda la familia» dices, pues a mis hijas y a mi pareja les ha parecido en tostón y no son para nada rockeras o heavys.
    Con discos como este y con críticas de discos «tan amables» y condescendientes como esta ¡Tienen toda la razón!!
    Que porque sean Def leppard tampoco pasa nada por decir que el disco es muy blandito o que es demasiado tranquilo y que salvo los dos primeros temas y el quinto, el resto es soporífero.

    Como voy a defender a def leppard (o cualquier otro grupo de rock) que hacen un pop blandengue tan descaradamente, aunque la verdad es que no sorprenden pues ya venían haciéndolo con discos como «slang», «X», y gran parte del contenido de los últimos discos, (el anterior tenía «sus momentos buenos») pero esque en este… buf, ni para dormir al perro.
    Si Def creen tanto en su disco A ver si tienen bemoles de tocar todo el disco en su gira con poison y motley crue por Europa, verás tú qué bien les va…

    Menos mal que «el rock NO está muerto» y quedan muchos grupos nuevos y antiguos que aún dan la talla.

    Aupa el rock y el metal!!

    • Las revistas on-line se alimentan de la publicidad que contratan las discográficas. Luego, cuando estas les mandan un disco, no les queda más remedio que hablar bien de él.

      Todavía me acuerdo del último de Obús, es tan malo que no se lo ha comprado nadie y por contra le dedicaron piropos como: «heavy del bueno» o «las guitarras suena como Judas Priest». Y este es solo un ejemplo.

      Digamos que las críticas, poco o nada razonables, son el precio que tenemos que pagar. Por lo demás, todo son ventajas respecto a cuando salían en papel: no hay que desembolsar, se actualizan continuamente, entre nosotros podemos charlar a cerca de cada grupo, etc.

  2. Flojo, flojo. Pop rock ideal para poner en el coche si vas con gente a la que no le gusta el rock por lo inofensivo que es. Demasiadas baladas y medio tiempos aburridos.

    Mucho hablar y discutir de que nuestros grupos no son los mismos que cuando tenían 20 años, pero éstos se llevan la palma. No levantan cabeza desde que nos dejó Steve Clark. Pero mal no les tiene que ir, porque ni intentan revertir la situación.

  3. Personalmente Def Leppard es un grupo que nunca me ha gustado nada pero decir que ahora se han vuelto blandos y comerciales da la sensación como de que hace 30 años fueran la cúspide de la dureza y lo extremo. Al escuchar cosas de Hysteria y Pyromania no me parecen un grupo demasiado alejado del pop.

  4. Si Def Leppard no fuesen conocidos, este disco pasaría totalmente desapercibido. Siendo lo que han sido, lo convierte en un disco todavía peor. El que quiera engañarse, que se engañe pero no hay más cera que la que arde (o en este caso, que la que ya no arde). Esta banda ha perdido cualquier atisbo de lo que fueron antaño…y no es cosa de este disco. Llevan más de 30 años, no ya viviendo de rentas, sino del cuento. Una pena porque para mí este grupo fue muy importante.

  5. Mucho ponen por defecto que es muy blando como si eso fuera en contra de la calidad… A mí personalmente no me ha gustado porque no me ha transmitido nada. Ahora bien, se agradece que se hayan molestado en tratar bien el producto y en sacar videoclips de calidad, que lo de grabarse en la azotea con el móvil… dice mucho de ellos.

  6. Otro disco aburrido y olvidable de los Leppard y van… .Todas las bandas pasan por etapas flojas pero lo de esta gente no tiene nombre. Llevan 30 años sin sacar nada remarcable y la formación es prácticamente la misma que grabó, por ejemplo, Hysteria. Sólo falta Steve Clark, Por lo visto,Clark era el que tenía talento compositivo y el resto, buenos músicos y poco más.

  7. No me ha parecido tan malo como han comentado muchos por aquí, pero la verdad es que está lejos de ser un discazo, tiene demasiado relleno y pocos temas memorables. El anterior LP fue mejor. Aún con todo, le doy un 6/10 porque, en general, considero que cumple con lo que se espera del grupo a estas alturas.

  8. Vi a Def Leppard por primera vez en el 93 en la gira del «Adrenalize»… (Buff 18 años tenía, cuánto tiempo), en el 96 («Slang») y en el cociertazo que se marcaron hace 8 o 9 años con Europe y Whitesnake. En Barcelona todos ellos. Siempre les he tenido un gran cariño y aunque no he seguido a pies juntillas su discografía, especialmente la más reciente, ayer recibí este ….. discazo. Sí, señores, lo disfruté como un enano dos veces del tirón y hoy repetiré.

    Claro está que no es «Hysteria», joer ni por asomo, ni hay un «Love Bites» ni un «Animal» en el álbum pero echamos mierda a los grupos muy fácilmente. También crecen, evolucionan, también se les agotan las ideas y los de Sheffield no creo que sea un grupo que se conforme haciendo basura. Los veo perfeccionistas en su forma de trabajar los discos y en directo ni qué decir, rezuma elegancia… Y se sienten cómodos en lo que hacen. Le pongo un 10 (subjetivamente por supuesto) por lo que me ha hecho disfrutar el álbum, y así de ancho me quedo.

    Amén y mucha Hysteria