Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de RUNNING WILD – Blood On Blood

Critica del CD de RUNNING WILD – Blood On Blood

27

 

 

RUNNING WILD – Blood On Blood

Discográfica: Steamhammer / SPV

Puntuación Popular

(5 votos) 7.6/10
RUNNING WILD - Blood On Blood

Es curiosa la vida, hace unos días pude preparar la crítica de los alumnos BLAZON STONE que por cierto me pareció un gran disco, y ahora me toca dar mi opinión sobre el maestro Rock N’ Rolf(voz, guitarras), que junto a  Peter Jordan (guitarras), Ole Hempelmann (bajo) y  Michael Wolpers (batería) constituyen la actual encarnación de la banda alemana.

No es ningún secreto que aunque su último disco "Rapid Foray" mejoró lo escuchado en sus últimos años, estaba muy lejos de lo que nos ofrecían en los ochenta y noventa. También es verdad que no es lo mismo hacer un disco con veinte, treinta, o cuarenta años, y hacerlo entrado en los sesenta como es el caso. Un buen síntoma es que han vuelto a recuperar a su "mascota" ADRIAN, como dando a entender una vuelta a sus orígenes, en una portada que sin ser una maravilla si es bastante aceptable. Y ¿¿qué podemos esperar de los diez temas que incluye?? , eso lo podréis comprobar leyendo las siguientes líneas.

Retumban los cañones para dar la bienvenida al tema título "Blood On Blood" que empieza con unas acertadas y festivas guitarras que junto a la batería que por cierto, suena exactamente igual a sus anteriores últimos redondos, conforman la base rítmica donde el amigo Rolf con su característica voz nos lleva ante un estribillo que es realmente pegadizo y que cuenta con unos trabajados coros de apoyo. También destacar unos dignos solos/melodía que dominan la zona instrumental para contribuir a redondear un buen inicio del trabajo.

"Wings Of Fire" tiene unas guitarras realmente potentes y que recuerdan mucho a la vieja época, y que de seguro harán que muevas el cuello a su compás. Pero también cuenta con un cuidado estribillo que cuenta con unas llamativas dobles voces en su background. Pero aunque todo esto está muy bien, lo que realmente me ha cautivado es el solo y las armonías a doble guitarra que se pueden escuchar en sus segundos instrumentales, y que me han hecho retornar a su época dorada. Sin duda de lo mejor que ha compuesto el señor Kasparek en los últimos años.

Tras esta grata sorpresa me dispongo a escuchar " Say Your Prayers" que es más macarra, con una buena pared guitarrera que junto a la "robótica" batería y un bajo algo más presente son los instrumentos que dotan de base rítmica a una pieza bastante discreta aunque no mala, y en la que su elemento más llamativo es un estupendo solo. No se sale para nada de lo ya ofrecido en sus últimos redondos, es un tema digno pero no brillante.

"Diamonds & Pearls" sí que comienza con "esas" guitarras que todos amamos, y que son fundamentales para el devenir de la composición, que junto a una batería algo más impactante y un bajo muy en segundo plano, se constituyen en el colchón sobre el que se sustenta una adictiva y brillante parte central, que vuelve a contar con unas muy efectivas voces de apoyo. No es comentar nada nuevo si digo que el corte tiene un gran solo que contribuye profundamente al excelente acabado del que disfruta esta pieza. En mi opinión es otra de las "perlas" con las que cuenta el larga duración. Fue su primer single y en mi opinión un gran acierto.

Acto seguido suena en mis cascos "Wild & Free" que es una de las canciones clásicas y directas que siempre incluyen esta gente en sus plásticos. Tiene un riff de guitarra ya escuchado mil veces en otros de sus discos, pero eso no lo hace menos efectivo, y que junto un estribillo conciso pero que puede dar mucho juego en directo, conforman el esqueleto musical de un tema que como digo te va a sonar mucho a otros cortes de su discografía. No es de lo mejor de este "Blood On Blood" pero tampoco de lo peor.

"Crossing The Blades" es de las canciones largas del opus, con cerca de seis minutos de duración, comienza con unas guitarras acústicas de fondo y una guitarra solista, que dan paso a una de las mejores melodías del cd, y que nos lleva ante uno de los más mágicos estribillos compuestos por estos alemanes en la última década, dado que es realmente épico e hímnico. Por cierto todo el trabajo instrumental es de sobresaliente, con unas adictivas armonías y dibujos a doble guitarra que están dentro de lo más cañero y brillante que nos ha ofrecido Rolf en mucho tiempo. En mi opinión es una joya de canción y uno de los varios puntos fuertes con los que cuenta el LP.

Siendo irregular la verdad es que contiene varias canciones realmente buenas, pero "One Night, One Day" no es una de ellas. El amigo Kasparek siempre ha sido un gran fan de KISS y siempre mete algún tema "festivo" como le gusta llamarlos, que siempre son los que menos me gustan, y este caso no es la excepción que confirma la regla. Canción realmente soporífera, y de las que en mi caso directamente paso cuando quiero escuchar las que realmente me interesan. La verdad es que lo único que salvo es el solo y las armonías de sus segundos instrumentales. De lo peor del disco.

Tras este fiasco, puedo disfrutar de otro tema muy disfrutable y accesible como es "The Shellback" que fue el segundo single y en la que vuelve a lo que mejor se le da hacer, heavy clásico y pegadizo. Las primeras notas simplemente me producen escalofríos en la espalda porque me recuerdan mucho a la introducción del tema que da título a mi disco favorito de ellos "Black Hand Inn". Aunque posteriormente no tienen nada que ver, pero sigue existiendo ese aire pirata y cañero que caracterizaba a la canción antes mencionada. Igualmente la letra remite a esa gran composición. Por cierto, en este caso puedo disfrutar de otro de los estribillos estrella del compacto, dado que es bombástico y grandioso. Pero también es de recibo el mencionar las excelentes melodías/armonías/solo que adornan su extensa y memorable zona instrumental, y que cristalizan en otro de los mejores cortes que contiene este disfrutable "Blood On Blood".

Y de uno de los mejores y más vibrantes momentos del disco, pasamos a uno de los más discretos, pues llega la segunda canción "festiva" del plástico titulada "Wild, Wild Nights" que es de lejos lo más flojo del mismo, y que recuerda mucho a sus "adorados" KISS pero algo más metalizados. También es verdad que esto ya es cuestión de gustos, pero a mí este tipo de canciones me sobran totalmente.

Pero he aquí la canción más extensa de todo el cd, con más de diez minutos de duración, "The Iron Times (1618 – 1648)" En la que ya da una idea de que nuestro amigo  Rock’n’ Rolf quiere terminar a lo grande, y desde luego lo consigue, porque esto es épico no, lo siguiente. Como siempre ocurre en este tipo de composiciones marca de la casa, las guitarras acústicas dan paso rápidamente a las potentes y muy recargadas dobles guitarras que son el principal soporte para la voz de su frontman, que nos va relatando una historia épica y grandiosa y que tiene de nuevo una de las más inspiradas y dramáticas partes centrales de los últimos tiempos, capaz de competir sin problemas con sus composiciones más gloriosas. Sinceramente no me esperaba una canción tan apabullante por su parte, y que por sí sola, ya  merece mucho la pena el pensar en adquirir el disco. Es una pena que esta sobresaliente canción no tenga una batería mucho más técnica y contundente, porque le hubiera venido muy bien.

 Ya para terminar, comentar que pese a que este trabajo sea algo irregular y tenga tres o cuatro temas totalmente olvidables, no desmerece en absoluto al resto de temas que lo componen, siendo de lo más inspirado y sobresaliente que ha compuesto esta leyenda del metal alemán en muchísimo tiempo, y me parece bastante superior a su último y simplemente aceptable álbum. La producción salvo la batería que no me gusta nada, es medianamente decente, quizás para el próximo se curren mucho más ese apartado o eso espero, porque suena totalmente artificial. Si te gusta el metal alemán y sobre todo esta banda, para mi es compra segura, y más comparado con sus más recientes obras, de las que se salvan dos o tres temas.

Bruno Molina

Lista de Temas:

  1. Blood On Blood
  2. Wings Of Fire
  3. Say Your Prayers
  4. Diamonds & Pearls
  5. Wild & Free
  6. Crossing The Blades
  7. One Night, One Day
  8. The Shellback
  9. Wild, Wild Nights
  10. The Iron Times (1618 – 1648)    

                               

      

AZRAEL - GIRA 2022
BLOODHUNTER - GIRA 2022
HEAVY METAL HEART 2022 SPAIN
NURCRY - Sin Temer Al Sol
RRS PROMO - BARON ROJO - BILBAO-BARACELONA
GUADAÑA
XTASY
INDRID - De Dagas y Silencios
METAL PARADISE 2022
ROCK GUITAR EXPERIENCE
AGENCIA - AREA51METAL
KIVENTS

27 COMENTARIOS

  1. Sin ser un gran seguidor de Running Wild (me quedé allá por el Rivalry), he de decir que ya su anterior disco hizo que retomase mi interés por ellos. Y éste, aún más. Me ha gustado mucho, con algunos temazos, como Diamonds and Pearls y The Iron Times, y no tantas desechables como dice la crítica, según mi opinión. Un saludo.

  2. Pues para mí,un más que notable disco de Running Wild.De lo mejorcito en mucho tiempo.No se me hace pesado ni largo,todo lo contrario,todas las canciones tienen algo que me engancha.Sí que es verdad que alguna que otra es un poco más floja que el resto,pero no malas.Me encanta el tema título para abrir el disco,y esa joyita que es “The iron times” con esas melodías guitarreras.Ojalá que los veamos pronto por aquí.Solo los vi una vez y hace muchos años,aunque tal y como está la situación,me parece que nos vamos a pasar otro año en blanco en cuanto a conciertos.De momento,la primera en la frente con Accept

  3. El disco realmente me gustó muchísimo. Hace días que lo estoy escuchando y lo disfruto a lo grande. Por supuesto que no llega a ser uno de sus clásicos, pero hay canciones que perfectamente encajarían en algunas de las obras maestras de Running Wild, como “Blood on Blood”, “Diamonds & Pearls”, “The Shellback”, y por supesto “The Iron Times (1618 – 1648)” que me pareció maravillosa.

    Sin dudarlo puedo decir lo mismo que dije acerca del último disco de Grave Digger: de lo mejor que sacaron en las últimas dos décadas. Se siente nuevamente un aire fresco. Es como estar parado en la proa del barco pirata una vez más y ser salpicado por las olas que generan las gloriosas tempestades como las de antaño. Ya con Rolf Kasparek en sus 60’s y llegando casi a 4 décadas desde que izó la bandera del Jolly Roger por primera vez, me alegra mucho que aún pueda sacar un disco como este.

    Y tengo que remarcar lo de The Iron Times (1618 – 1648) otra vez. Que manera de cerrar el disco!!!

      • joder, pues me van ustedes a perdonar, pero si ahora mismo, despues de dos escuchas, tengo que elegir uno, me quedo con el rapid, eh?

        tratando de ser lo mas objetivo posible, es indudable que es un gran disco para lo que uno puede esperarse de R.WILD a estas alturas, de lo mejorcito de los running siglo XXI. temazacos muy currados y otros mas macarrillas (yo el único parecido con kiss lo veo en la versión del “strutter”, pero bueno…rock n rolf siempre fue dado a meter algunos temas menos épicos y mas llanamente rockeros (“resurrection”, “demonized”, “when time runs out”) así que un par de ellos que cuele tampoco es sorpresa, lo que pasa es que también en este apartado pasados tiempos fueron brutalmente mejores)

        pero es que la primera impresión, joder, el rapid me atizó mas duro, igual porque ya me esperaba entre poco y nada y con este ya estaba mas alerta, no se, pero por buenos temas que contenga este blood on blood, me ha faltado la hostia que de primeras me calzaron cositas como “black bart”, “black skies red flag”, “stick to your guns” en ese campo mas rockerillo antes referido…y en cuanto a temas largos marca de la casa, “last of the mohicans” me resultó igual de dignísima continuación a glorias pasadas que “the iron times”. y mención para “the depth of the sea”, solo por el detallazo de tito rolf de volver a dejar un instrumental para deleite de la tropa.

        pues que así lo veo yo, oigan. sin duda muy buen disco para los standares actuales de la banda, pero en absoluto desacuerdo con la crítica a la hora de poner el rapid como un disco “meh…” , ni de coña percibo yo esa diferencia, en tal caso pues lo dicho, de primeras me gustó mas el rapid.

        en fin,

  4. Para mí el álbum pues me ha gustado más de lo que esperaba;cierto es que si lo comparas con sus álbumes más emblemáticos tipo “Death or Glory”,”Blazon Stone”,”Port Royal” y más de su primera época pues como que no hay color pero oye…que Rolf Kasparek está bien de voz,mantiene el tipo y sus señas de identidad con la música que hace y en este disco creo que hay buenas canciones por ahí después de todo con otras que son símplemente pasables sin más.

    Como mínimo,a mi me ha dejado con buen sabor de boca.

  5. Bonito, aunque no se si mejor que el Rapid. El tema Blood on Blood suena bien, y Mr. Kasparek parece tener aún buena voz, pero es bastante flojito para abrir disco. La batería, sencillamente, desesperante. Muy buenas The Shellback y Wings of Fire, marca de la casa. En conjunto me parece un buen trabajo, entre este y el Rapid han vuelto a ser RW después de los años oscuros de Rogues, Shadowmaker y Resilient. Pero sigo esperando aún el último abordaje, la última andanada. Cada vez más lejana.

    • me acabo de parar en que han pasado la friolera de 5 años desde el rapid…cuanto mal han causado los dictados manowarianos, la virgen…

      el caso es que pensaba yo en el brutalérrimo disco que habría quedado juntando lo mas granado tanto del rapid como de este. para ponerse palot, que dirían los del reno… (y sí, cada cosa tiene su momento y uno nunca sabe por donde irá la cosa a 5 años vista y bla bla bla)

      y lo que ya percibo como la cojera de este blood on blood, y eso que está mejorando la cosa con las escuchas, reside en los temas flojos. bueno, mas bien EN EL TEMA flojo. y no lo digo por el hecho de contenerlo/s, que de eso normalmente pocos se libran, sino que el hecho de contener algo tan infame como “one night one day” le arruina la moral al mas pintado. porque no me jodas, me deja tan mal sabor que tengo que bajarme media botella de oraldine y, como no pauso, hay temas que se pierden mientras tanto.

      es que lo zapateas dentro del shadowmaker y ni rolf nota que lo has quitado de aquí y metido en aquel. “wild wild nights” me sobra mucho, pero es que esta…que malísima es la muy íadeputa…

      • Es que creo que el problema está en que Kasparek se sacó de la mente 7 u 8 discos de la virgen, y luego, como quien aprieta un interruptor llegó a una mediocridad que le ha costado 20 añazos levantar. Esta claro que este álbum y Rapid Foray son buenos, ok, pero realmente el sentimiento que tengo es que “son buenos si los comparamos a”. Si solo nos fijamos en la calidad del disco, pues se puede decir que el sonido es bastante débil, la producción, que nunca ha sido el punto fuerte de RW, realmente mejorable, la batería, aún no me queda claro que no sea una caja de ritmos, en fin, temas bonitos pero sin punch. Vamos, que a estas alturas no espero una patada en la cara a lo Masquerade, pero siento que nos tenemos que conformar con esto, porque simplemente no hay más. Y eso, me jode bastante. Desde Victory ya fue un bajonazo, y los siguientes lustros fue arrastrase en la sombra de lo que una vez fueron. En fin, lo dicho, un álbum que se deja escuchar y hay algunos tems buenos, pero hasta ahí.

        • es cierto, solo es una canción, no se puede juzgar por un puto tema un disco entero, si no incluso a cosas como al “big game” de white lion les estaría todavía echando pestes.

          pero es que es MUY mala. puede ser mala o dar verguenza ajena directamente. y te digo que este tema juega en la misma sub-liga que “me & the boys”… joder, no me la puedo quitar de la cabeza y no por gloriosa…!!

          • Jaja, si totalmente de acuerdo. La canción es realmente muy mala. A mi incluso me fastidia más que “Me & The Boys”. Eso se debe a que “One night, One day” es parte de un disco que encuadra mucho más que Shadowmaker con los parámetros de Running Wild, por lo tanto, deberían haberla dejado fuera del disco.

            En definitiva, creo que “Me & The Boys” está bien como parte de Shadowmaker, pero el gran problema es que ese disco tendría que haber sido el debut de “Giant X”, evitando así esa mancha tan fea (e innecesaria) en la discografía de Running Wild. Supongo que hasta el mismo Rolf se dio cuenta que fue un error muy grande y, un año más tarde, terminó finalmente formando “Giant X” con Peter Jordan.

  6. Gustándome el disco me pasa lo mismo con todos los discos de RW a partir de Victory. Echo muchísimo de menos a Jörg Michael a la batería a pesar de haber estado en el grupo solo tres discos. Lo de que haya algún tema chustero no me preocupa demasiado porque en todos los discos del grupo (Salvo quizás Blazon Stone y Black hand inn) siempre ha habido algún tema que no me gustaba nada. Los tomo casi como una marca de la casa.

    • Ufff es que Blazon ya es bueno eh, pero Black Hand Inn es una jodida obra maestra. Y, personalmente, tampoco encuentro temas ridículos en Port Royal o Death or Glory…Pero sí, estoy de acuerdo que parece que en los últimos 5 o 6 discos, si no mete algún tema chusquero no se queda a gusto Mr. Kasparek..

      • pues yo creo que no fue hasta “the rivalry”, con todo lo buenísimo que es, que no empecé a detectar la presencia de algún tema que, en este sentido, me generara dudas…

        lo del “black hand inn” nunca me cansaré de decirlo: ese disco es de otro planeta. hay discos, o directamente grupos, con los que el primer contacto lo tienes con canciones cuya primera escucha te deja marca para el resto de tu vida. yo colecciono unas cuantas de estas, vease “eagle fly free”, “warp 7”, “flight of icarus”, “goodbye my friend”, “father time”…evidentísimamente “black hand inn” es una de esas.