Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de AT THE GATES – The Nightmare of Being

Critica del CD de AT THE GATES – The Nightmare of Being

11

 

AT THE GATES – The Nightmare of Being

Discográfica: Century Media

Puntuación Popular

(1 votos) 10/10

 AT THE GATES - The Nightmare of Being El éxito siempre ha sido un arma de doble filo. Lo hemos visto en incontables ocasiones a lo largo de la historia de la música, y dentro de su vertiente más extrema, AT THE GATES pueden ser perfectamente el mejor ejemplo que existe. No es de extrañar que, aún hoy, más de 25 años después, algunos de sus miembros todavía recelen al escuchar elogios hacia un trabajo como “Slaughter of The Soul”, que supuso el pico de su carrera y todo un ‘big bang’ para la industria. No fue sencillo continuar a partir de ahí, como el propio Tomas Lindberg nos reconoció hace poco; tanto, que continuar aquella obra maestra llevó a la banda sueca a un serio bloqueo compositivo que, sumado a otra serie de circunstancias, acabó con la disolución de la banda un año después, para regresar de forma definitiva en el año 2010. No sería hasta 2014 hasta que volviéramos a disfrutar de ATG en estudio, casi 20 años después de la última vez, en el que fue el comienzo de una nueva etapa en la que la única regla es que no las hay. Primero con “At War With Reality”, y después con “To Drink From The Night Itself”, un trabajo impredecible y sólido como pocos, la banda sueca nos ha ido mostrando una firme determinación de tender un puente con su primera etapa, pero del mismo modo evolucionar como comentaba sin barrera alguna, lo que nos conduce sin frenos al tercer trabajo de esta segunda (o tercera) venida, un disco con el que, de un modo definitivo, los de ‘Tompa’ rompen cadenas y sorprenden con un trabajo creativo como ninguno, concienzudo, y con un brillo intenso en cada uno de los 10 temas que lo componen.

“The Nightmare Of Being” es el trabajo más personal que los de GBG podrían haber concebido hoy en día, y un trabajo que además les da pie a un sinfín de juegos y experimentaciones dentro de un sonido todavía reconocible. Vamos, que si no estamos ante otra revolución, poco le falta…

Ya con la marcha de Jonas Björler más que asumida, y con un Jonas Stålhammar asentado y aportando, AT THE GATES han hecho un esfuerzo compositivo intencionado por complicarlo todo, y sobre todo por intentar juntar las piezas de un puzzle que agradase tanto a sus fans más ‘oldschool’, como a los más afines a esta segunda etapa, como especialmente a ellos mismos. Así, quien sigue un poco a Lindberg sabe que el vocalista es una mente inquieta como pocas, amante de la “tralla” más clásica, pero también de sonidos muy dispares como el rock progresivo o el ‘avant-garde’, algo que ya ha ido introduciendo poco a poco en los últimos dos trabajos de un modo algo más tímido y que esta vez, junto con la banda, han desarrollado de un modo magistral junto con un apartado lírico apasionante, donde nuevamente el realismo mágico vuelve a estar muy presente con un enfoque pesimista. Vamos, ideal para tiempos de pandemia.

Para entender lo bien que encajan todas las piezas, y la enorme cohesión con la que AT THE GATES han hecho que todo funcione, hay que resaltar más que nunca el trabajo de Jens Bogren en la mezcla de un álbum que se ha grabado desmembrado en un montón de estudios. Así, “The Nightmare Of Being” es un espectáculo puro de capas, arreglos, instrumentaciones y pequeños detalles que lo hacen de un interés sublime, una producción camaleónica que sabe resaltar todas y cada una de sus virtudes y sacarle brillo tanto a los AT más clásicos, como a los más expeditivos. El resultado, con un trabajo de producción diferente, habría deslucido mucho.

El comienzo del disco ya sienta, de alguna manera, las bases de casi todo lo que la banda quiere abarcar, con una intro enormemente épica, algo larga, sí, pero que supone un preámbulo muy del estilo “Screaming For Vengeance” para que la banda nos atropelle con el riff endemoniado de “Spectre Of Extinction”, puro lustre, y un tema que por sus melodías y estructura, nos recuerda mucho a la era de “The Red In The Sky…” pero con más medios. Tremendas vocales por parte de Lindberg, que por cierto se ha reintentado como en cada uno de sus últimos dos trabajos ofreciéndonos más y más variedad de registros. Algo que la banda ha sabido conseguir es mantener el interés intacto en cada fase del disco. La variedad de sus temas claro está que ayuda, pero es que la banda ha sabido mezclarlos de la forma adecuada para que ni los temas más directos y extremos se nos hagan repetitivos ni los que tienen mas de fusión se nos hagan tampoco pesado. El resultado es una montaña rusa a toda velocidad de la que uno no puede bajarse ni aunque quiera, y de la que se disfruta con la misma intensidad tanto las subidas como las bajadas. “The Paradox” es otro paso más allá, un flirteo consciente entre la época “Terminal Spirit Disease” y “Slaughter of The Soul”, con unas guitarras vibrantes en sus estrofas, arreglos muy esotéricos, que casan magníficamente con unas letras concienzudas.

El tema homónimo, por su parte, no recuerda a absolutamente nada que yo recuerde, un medio tiempo que en sus guitarras se muestra muy delicado con un estilo un tanto ‘black/ ambient’, pero que atesora toda la fuerza del ‘death metal’ al mismo tiempo, un tema que es único en el disco, además, y hace de oscuro pórtico hacia “Garden Of Cyrus”, el que puede ser el tema más creativo del disco, un corte que juega con el ‘prog’, obviamente con el ‘avant-garde’ y hasta con el ‘jazz’, con una improvisación maravillosa. Las voces de ‘Tompa’, que más que cantar narran en casi todo el tema, no hacen sino teñir el tema de un “rojoscuro” que es pura droga, y que más allá de todo juicio preconcebido, me ha parecido sublime. Siguiendo esa línea de temas que se salen completamente de lo que venía siendo la tónica habitual del grupo, hay que destacar también “Cosmic Pessimism”, un tema que navega por aguas muy, muy diferentes, y aunque me ha convencido quizás menos, tiene un desarrollo muy denso que de la mano de unas melodías que en el estribillo, junto con la desesperada voz de Lindberg, me funcionan realmente bien; parecido contexto encontramos por cierto en el cierre del LP, “Eternal Winter of Reason”, otro corte de naturaleza pesada y densa, lleno de detalles aquí y allá, que ofrece mucho más de lo que pueda parecer a simple vista.

De entre el resto de temas, me ha gustado particularmente “Touched By The White Hands Of Death”, un tema con una ‘intro’ que podría haberse extraído de cualquier superproducción de Hollywood, que va a dar directamente con el mejor ‘riff’ de todo el disco, que después volverá cuando la niebla de melodías y arreglos sombríos se disipa, un tema que nos descoloca tres o cuatro veces en escasos 4 minutos. Justo después se erige por cierto otro de esos temas en los que se abrazan los ATG más densos y ambientales con los más inquietos y progresivos, en un “The Fall Into Time” que es una orgía de increíbles melodías, ‘tempos’ cambiantes, y hasta una parte donde el bajo, la batería y las guitarras parecen fundirse en una ‘jam’ que va creciendo y creciendo para dar paso a la parte final del tema. ¿Lo mejor? Suena fresco, nada forzado, y conciliador con lo que se espera del grupo.

Nos decía Lindberg en la charla que mantuvimos con él hace pocos días, que para él y la banda, “The Nightmare Of Being” es como un renacimiento para el grupo. No podríamos haberlo descrito mejor. AT THE GATES se han reintentado a sí mismos, haciendo justicia a sus propias ambiciones creativas, y sin necesidad de enterrar el sonido que les ha puesto donde están. Un disco para disfrutar de mil maneras, a pequeños sorbos, durante muchos, muchos años.

Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Lista de Temas:

  1. Spectre of Extinction
  2. The Paradox
  3. The Nightmare of Being
  4. Garden of Cyrus
  5. Touched by the White Hands of Death
  6. The Fall into Time
  7. Cult of Salvation
  8. The Abstract Enthroned
  9. Cosmic Pessimism
  10. Eternal Winter of Reason

 

 

MAGO DE OZ - Bandera Negra
KIVENTS
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
AGENCIA - AREA51METAL
CELTIAN - Sendas de Leyenda
ROCK GUITAR EXPERIENCE

11 COMENTARIOS

  1. Gran disco. Yo creo que han hecho un buen álbum. Variado, con matices, con sabor añejo a su mejor época, pero al mismo tiempo metiendo más texturas, arreglos, tratando de darle un toque actual..

    Yo diría su trabajo más musical y maduro… Han hecho un “Slaughter of the Soul” pero del siglo XXI.

    El trabajo de guitarras es soberbio.

    Saludos!!!

  2. Muy grandes! Los conocí en el Leyendas del rock de 2016, me pareció un directo brutal, contundente, y desde entonces les sigo. Los dos discos anteriores me gustaron, pero quizás demasiado lineales. Aquí han dicho…vamos a probar cositas…y desde mi punto de vista, que bien les ha salido!

  3. DeM, yo empezaría escuchando por orden cronológico. Recuerdo cuando salió el Slaugther, me lo grabaron en una cinta de cassete y me sonaba extramelódico, no me entró del todo al principio, me parecía una especie de Carcass añejo pero con más melodía. Tengo que decir que al principio me costó pillarle el rollo pero cuando le encontré el punto me fue pareciendo la obra maestra que es, y pilar indiscutible del death metal en esta vertiente. Hay que ponerse en contexto, en aquella época era algo nuevo, fue revolucionario, una vuelta de tuerca, hoy día hay que tener en cuenta eso. Igualmente hay que tener en cuenta de que estábamos en la última etapa preinternet, aún se escuchaban los albums con tiempo y enteros, no el batiburrillo sonoro y el formato imperante en cuanto a maneras de escuchar música de los jóvenes de hoy día.