Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de FAHRENHEIT 212 – 212

Critica del CD de FAHRENHEIT 212 – 212

0
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD

 

FAHRENHEIT 212 – 212

Discográfica: Autoeditado

Puntuación Popular

(2 votos) 8/10

 FAHRENHEIT 212 - 212 Con la amplia perspectiva que nos dan los casi tres meses que han transcurrido desde su lanzamiento oficial, desde Madrid nos llega la que, sin lugar a dudas, fue la sorpresa de la segunda mitad del maldito año pasado, que también nos dejó cosas muy positivas dentro de la escena melódica, tanto aquí como fuera. FAHRENHEIT 212 no es una banda para nada nueva, aunque el camino hasta su primer trabajo ha sido largo y realmente dificultoso, atravesando desde un par de cambios de nombre hasta un amplio vaivén de músicos a través de los años que han desembocado, a pesar de la pandemia y todos los inconvenientes que ello ha conllevado, en un primer trabajo absolutamente deslumbrante que no podíamos dejar de compartir con vosotros. Muchos posiblemente recordéis a SAIGON COBRA, una banda que estuvo rodando por los escenarios principalmente de la zona centro hace tan sólo unos años, y de la que ahora parte esta nueva entidad rockera prácticamente con los mismos miembros, mismos objetivos musicales, pero la determinación de ir muy en serio y de llevar la banda al siguiente nivel. En ese afán, “212” es el debut soñado, una carta de presentación que, desde su sencillez y efectividad, habla más de realidades que de promesas.

FAHRENHEIT son Guillermo Capilla a la guitarra, Marcos Jiménez al bajo, Guillermo Muñoz como vocalista, Gonzalo Villanueva detrás de los parches y al teclado Javier Hidalgo, viniendo la mayoría de ellos ya de su anterior etapa, algo que se pone de relieve nada más darle al ‘play’, como la meticulosidad de la banda a la hora de grabar y arreglar el disco, impropia de una banda debutante, algo en lo que se han tomado su tiempo y que a la postre, se agradece. Gran trabajo el completado en los Estudios 58 junto a Daniel Martin y Jesús Aparicio, como la mezcla de Álex Gilson en los Gold Cassette, como el master en Sage Audio, estos últimos en Nashville, que nos dejan un resultado, de nuevo, enormemente pulido y para nada típico para tratarse de una banda que, después de todo, debuta en el formato de larga producción, con diez temas que funcionan a las mil maravillas y que les postulan como una alternativa firme dentro del panorama del ‘hard rock melódico’, donde quizás últimamente no andábamos demasiado sobrados de referencias como esta.

Sí, lo de FAHRENHEIT 212 es el ‘rock melódico’, quizás en ocasiones más clásico, otras muchísimo más actual, otras deslizándose más hacia el AOR… pero siempre con una calidad desbordante y una solvencia que no va a dejar de sorprendernos en ninguno de los 10 temas que componen el disco. El quinteto, y particularmente los dos Guillermos, son una verdadera fábrica de melodías adictivas, melodías que centran casi siempre la atención y se refuerzan con coros muy sólidos, bases pegadizas, y multitud de momentos terriblemente enérgicos de los que uno busca en un buen trabajo de ‘hard rock’, y que FAHRENHEIT domina a la perfección. Además, algo que me ha llamado la atención es que, aparte de notarse disimuladas influencias tanto de los 80’s como de ahora, la banda funciona exactamente igual de bien tanto en temas cañeros, como en medios tiempos, como en temas más tirando hacia la balada, aunque tampoco diría que haya ninguna al menos en su concepción más clásica. El disco engancha y convence desde su primera escucha, y eso hoy en día, con tantísimos sitios hacia los que mirar, se valora y se agradece.

El disco empieza bien, muy bien. “The Winner” tiene alma de single, unos coros descomunales y un buen estribillo, ensalzado por un Guillermo sobresaliente, con su tocayo avisando de que en los solos, como en los ‘riffs’ cañeros, no es para nada manco. Un gran tema que podría recordarnos a un ‘hard rock’ de influencia eminentemente ochentera, como cebo para lo que viene después, que nos va moviendo de un lado para otro, y siempre para bien. En registros más íntimos comentaba antes que desenvuelven perfectamente bien, y “Damned To Love” es, seguramente, uno de los mejores ejemplos que vamos a encontrarnos en el disco. La colaboración de Belén Ballesteros (vocalista en SAIGON COBRA) ensalza un tema impecable, de un guen gusto evidente, y de paso tiende un lazo entre dos etapas diferentes y necesarias en el devenir del grupo, a ritmo de medio tiempo y transmitiendo un buen rollo evidente y buscado. Luego llega “Grow Up Younger”, y creo que es aquí donde uno se da cuenta que la cosa es seria. ‘Single’ de libro, además escogido, con oro estribillo sólido, una interpretación clavada y unas melodías exquisitas que vuelven a traernos a la memora a los grandes del género, con uno de los solos más elocuentes y a a vez mimetizados con la maravillosa atmósfera que crea el tema, enormemente acertado.

Esa escuela clásica, y esas influencias inevitables de los más grandes del género se dejan ver, por ejemplo, en temas como “Kill Me”, donde los mejores DEF LEPPARD están muy presentes en un tema diferente, que aporta y nos rebaja un poco la euforia para volver a llevarnos arriba con “Moving Slow Down”, un tema donde las guitarras, los coros y los teclados recuperan su fuerza más primitiva recordándonos a unos H.E.A.T. en estado de gracia, con melodías infecciosas y una dinámica que esclaviza. Me encanta la producción tan marcadamente ochentera en “Sweet Vengeance”, que junto con la voz más rota de Guillermo me recuerda incluso a unos VIRGIN STEELE en su versión más ‘hardrockera”, con unos enormes teclados muy acertados de Javier y una sección intermedia instrumental espectacular de Guillermo Capilla. Ya hacia el final, “Don’t Give Up” es lo más parecido a una balada que vamos a encontrarnos, examen que FAHRENHEIT 212 aprueban también con nota, aunque si me tengo que quedar con un tema ya no solo de la segunda mitad del LP, sino del disco, sin duda sería el monumental y eléctrico cierre con “Emotion Seeker”, un tema súper original, de guitarras vibrantes, y que sitúa el techo del grupo lejos, bien lejos.

Como avanzaba, una sorpresa y de las que siempre gustan, toparse con bandas como esta en tiempos como los que nos ha tocado vivir. Un filón de buenas melodías, de buenos estribillos, de gusto por el ‘hard rock’ atemporal, del que se reinterpreta pero no caduca. Desde ya en nuestros radares.

Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Lista de Temas:

  1. The Winner
  2. Damned To Love
  3. Grow Up Younger
  4. Kill Me
  5. Moving Slow Down
  6. Sweet Vengeance
  7. Don’t Give Up
  8. Susanne
  9. When Love Arrives
  10. Emotion Seeker