Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de HJELVIK – Welcome To Hel

Critica del CD de HJELVIK – Welcome To Hel

2

 

 

HJELVIK – Welcome To Hel

Discográfica: Nuclear Blast

Puntuación Popular

(0 votos) 0/10

 HJELVIK - Welcome To Hel Desde que Erlend Hjelvik dejase KVELERTAK en 2018 (y DJEVEL), mucho se ha especulado con el devenir de su carrera y cómo le iría al vocalista noruego sin su banda, y a la banda sin su vocalista. El caso es que los de Stavanger se han rehecho con todas las garantías, con la inclusión de un Ivar Nikolaisen que le ha dado aires nuevos al grupo, editando un nuevo trabajo este mismo año, “Splid”, más que digno, y además manteniendo intacta esa explosividad en directo como pudimos comprobar, eso sí, el pasado año. No se ha sabido mucho sin embargo de Hjelvik, quien irrumpe ahora por su cuenta presentándonos su nuevo proyecto, en los últimos coletazos de este maldito 2020, y que tiene que ver mucho más de lo que parece con la banda por la que hasta ahora era conocido, aunque ya de primeras la portada pueda sugerir otra cosa. Vamos pues a bucear un poco en este nuevo proyecto, que viene además respaldado nada menos que por Nuclear Blast, lo que supone sin duda un respaldo importantísimo a la hora de ir abriéndose hueco con un primer disco; ya les gustaría a muchos, vaya…

Lo primero que queda claro tras un primer checkeo, es que estamos ante una nueva banda, sí, pero que es más la “nueva banda de Erlend Hjelvik” que un grupo al uso como tal. Ya no sólo es que el nombre de la banda sea el apellido del vocalista, algo que desde luego ya dice mucho, sino que también me parece llamativo el hecho de que el resto de músicos sean más bien poco conocidos, o con un bagaje escaso, y que incluso en las fotos promocionales aparezca únicamente el vocalista de Vikedal, quien ha compuesto este debut al completo por espacio de dos años. Quedan pocas dudas de que estamos, para lo bueno y para lo malo, ante la nueva apuesta del descomunal vocalista, que en esta nueva andadura reclama para sí todo el protagonismo que pueda granjearle un primer LP que quizás llega en un momento malo, ciertamente, aunque tenga ya programada alguna gira como telonero para el año que viene, que ojalá llegue a producirse. Vamos a ver lo que da de sí uno de los debuts más esperados de este año, y si satisface las expectativas o se pierde en el intento.

Antes, y aunque su función casi se reduzca a la de músicos de sesión, comentar que la banda se completa con Remi y Rob Steinway a las guitarras, Alexis Lieu al bajo (ex- BENIGHTED) y Kevin Foley a la batería, el que con diferencia es el más experimentado habiendo pasado por bandas como los propios BENIGHTED, ABBATH o SEPULTURA. Así se completa un quinteto un tanto atípico, donde como indicaba antes la responsbilidad compositiva recae sobre el propio Hjelvik, y donde “a pesar” de los buenos momentos, en general, puede decirse que se echa en falta un trabajo más de banda, donde todos aporten más y enriquezcan unos temas que, sí, tienen esa fuerza indomable que se les presuponía, pero a los que al mismo tiempo les falta esa chispa, ese plus que te da el trabajo en equipo y la consideración de muchos pareceres, en tanto en cuanto el vocalista demuestra en su primer trabajo ser un compositor que se defiende, con las ideas clarísimas, pero que tiene mucho que aprender todavía en lo que se refiere a completar un trabajo redondo y que, sobre todo, mantenga al fan pegado al equipo de música.

Viendo la portada, muchos podrían pensar que estamos ante un trabajo de ‘pagan’ incluso, o de ‘viking metal’, cuando la realidad es que estamos ante un trabajo que ya no sólo a nivel vocal (claro), sino también instrumental, a quien más debe es a los propios KVELERTAK. Aunque la temática en sus letras se centre exclusivamente en la mitología nórdica, y la portada nos transporte precisamente hasta ese mundo, HJELVIK es una banda de ‘riffs’ enormemente directos, de corte ‘heavy’/ ‘rock’, y con algunos dejes, y sobre todo coros, que nos recuerdan mucho a pesar del lavado de cara general a la banda por la que el vocalista fue conocido. Eso sí, tanto a menudo los tempos, como sobre todo en el plano melódico, este pretende ser un proyecto de ‘viking’ metal y en buena medida lo consigue, aunque este primero sea un trabajo que desde mi punto de vista deje ver más potencial que realidad, y que adolece de ciertas cosas que el vocalista tendrá que perfilar en el futuro. Por ejemplo, me cuesta trabajo asimilar una producción tan mediocre como la de este disco, y más en un trabajo de Nuclear Blast, con la fama que tiene el sello alemán de grandes producciones. En este caso es justo al contrario, una producción muy cruda, minimalista, prácticamente desnuda de arreglos y posproducción, un sonido el de este “Welcome To Hel” al que se le podría haber sacado muchísimo más partido, aunque imagino que ese sonido tan primitivo haya sido el deseado. Además, lo veo incluso descompensado en la mezcla en muchos momentos, con una batería que se lo come todo sin que uno llegue a apreciar el bombo como este lo demanda o con unas melodías de guitarra que parecen hasta de juguete cuando deberían ser el hilo conductor de temas que, insisto, tienen buena base para sonar mucho mejor.

El disco, por lo general, nos deja un sabor de boca aceptable por su intensidad, aunque bien es cierto que se echa de menos algo más de variedad dentro del estilo, además de lo ya mencionado. Un gran tema como por ejemplo “Father War”, que debería ser un corte grandioso para comenzar un disco y una etapa, se queda en un buen tema sin más con unas líneas iniciales de guitarra que encuentro pobres, mientras que Hjelvik se da un festín de ‘growls’ para llegar a uno de los dos o tres mejores estribillos del disco. Sensaciones parecidas por ejemplo con “Thor’s Hammer”, otro buen tema, donde con unas líneas de guitarra más limpias, pulidas y reforzadas, el tema ganaría un lustre que lamentablemente, no llega a tener, a pesar de ser otro buen tema. ¿Acaso les han prohibido utilizar guitarras dobladas o armonizadas? Es un recurso que los propios temas piden, y que la banda apenas si ha explotado, algo que me parece incomprensible en un trabajo como este. Aun así, y como ya comentaba anteriormente, el disco tiene tralla suficiente como para hacernos pasar un rato bueno, un poco por debajo de los cuarenta minutos sin mayores pretensiones. Me gusta mucho por ejemplo “The Power Ballad Of Freyr”, un tema esta vez sí diferente, donde Erlend demuestra versatilidad, sin que llegue a desentonar para nada en el conjunto. Muy interesantes también “Glory Of Hel”, con un estribillo épico, “Ironwood”, y “North Tsar”, este último single del disco, aunque seguramente haya otros temas bastante mejores.

Un primer trabajo por tanto muy primitivo, en líneas generales, el que nos trae Erlend Hjelvik y su banda. ‘Viking metal’ en toda su crudeza, en forma de 10 temas muy directos, para mayor gloria de Odín, que buscan el caos mucho más que el deleite. Un trabajo que a buen seguro pondrá escenarios patas arriba, pero que honestamente, deja también muchísimo trabajo que hacer en el estudio de cara a un segundo LP del que, cómo no, estaremos bien pendientes.

Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Lista de Temas:

  1. Father War
  2. Thor’s Hammer         
  3. Helgrinda      
  4. The Power Ballad of Freyr
  5. Glory of Hel  
  6. 12th Spell      
  7. Ironwood       
  8. Kveldulv        
  9. North Tsar
  10. Necromance

 

 

 

2 COMENTARIOS

  1. La verdad es que es un trabajo que no aporta nada destacable hoy en día. Los músicos de sesión que lleva podrían haberse llamado Fulanito y Menganito en vez de Remi y Foley porque tampoco destacan en nada especial. Es un disco correcto sin más. Y el tema de la portada….bastante infantiloide para los tiempos que corren.