Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de ARMORED SAINT – Punching The Sky

Critica del CD de ARMORED SAINT – Punching The Sky

15

 

 

ARMORED SAINT – Punching The Sky

Discográfica: Metal Blade

Puntuación Popular

(1 votos) 8/10

ARMORED SAINT - Punching The Sky Impertérritos al paso del tiempo, conservando su estilo disco tras disco, dejando intervalos de tiempo algo largos -generalmente de un lustro- pero dejándonos con la sensación de que la espera ha merecido la pena una vez que escuchamos el resultado en forma de nuevo álbum. Así se han mantenido ARMORED SAINT a lo largo de su trayectoria, sólo afectados por el tiempo en el que John Bush fuera vocalista principal de ANTHRAX. Todo lo acontecido antes y después de aquello, es, casi siempre, símbolo de calidad una vez que el mentado Bush, el bajista Joey Vera, el guitarrista Jeff Duncan y los hermanos Sandoval (guitarrista y batería) se juntan.

“Punching the Sky” no es la excepción. De hecho, tenemos, en mi opinión, otro serio candidato a disco del año, ya que estamos ante uno de esos trabajos que, si bien no aporta nada nuevo dentro de lo que es el estilo de la banda y no dará sorpresas a aquellos que llevamos disfrutando de ARMORED SAINT a lo largo de los años, posee la virtud de maravillarnos tema a tema con esa particular y acertada manera de componer, recrear melodías, ejecutar riffs, encadenar sucesiones armónicas y acordes, todo ello arropado por la poderosa voz de un John Bush espectacular, a quien el paso del tiempo parece no dejar huella.

“Standing on the Shoulders of Giants” es un buen ejemplo de lo desarrollado en los dos párrafos anteriores, así como una idónea manera de comenzar el disco. Con sus curiosos riffs en las estrofas y ese sonido 100% americano, con las rítmicas engordadas, el bajo súper presente  y la batería marcando con sonido contundente y un estribillo más abierto y melódico, donde las acústicas toman protagonismo en el espectro melódico. Algo más alegre en cuanto a tempo y ritmo tenemos “End of the Attention Span”, de la que destaco sus síncopas dobladas a octavas que terminan derivando en una melodía a tres guitarras curiosa, así como su rompedor estribillo donde los coros son predominantes, convirtiéndola en una de las candidatas a arrasar en sus futuros conciertos. Sin embargo, “Bubble” es un medio tiempo que va aportando silencios entre sus recortadas estrofas y cada uno de los puentes que las suceden. Perfecta antesala para “My Jurisdiction”, que comienza lenta, con Vera marcando los compases encarando sus cuatro cuerdas y va construyendo poco a poco uno de los mejores temas del álbum gracias al dinamismo de los riffs encadenados, así como otro pedazo de estribillo marca de la casa.

Nos vamos al modo tribal con “Do Wrong to None”, la cual inicia con una especie de batucada para terminar resolviendo en un tema heavy/thrash arquetípico, dominado por los gruesos riffs desgastando tanto la sexta cuerda como la púa. Me gusta su elaborado estribillo así como el duelo de solos entre Sandoval y Duncan. En una onda más pausada y melódica tenemos “Lone Wolf” con unas cuidadas melodías en el apartado vocal, algunos arpegios semi acústicos para aderezar el conjunto y una excelsa base rítmica repleta de buen gusto.

“Missile to Gun” es el single, la perfecta carta de presentación para el disco, recogiendo todo lo bueno que hay en él. Partiendo de un riff pentatónico, de vieja escuela, a la fiereza rítmica, llegando hasta el simpar sonido del bajo de Vera y cómo no, la poderosa voz de un Bush pletórico, rasgando a la hora de los agudos. Me encanta el videoclip, sencillo, haciendo un guiño a los videojuegos de tipo “beat ‘em up” con la banda tocando en un garaje y el vocalista agarrando el micro en esa pose tan particular suya, hacia arriba y de lado.

Dentro de la variedad que encontramos en este “Punching the Sky” -algo necesario para las once canciones que contiene con casi una hora de duración- tenemos otro medio tiempo como es “Fly in the Ointment” con un desarrollo excelente, de esos que te hacen pensar en cuán buenos pueden llegar a ser unos músicos creando algo de estas magnitudes sólo a partir de la cosa más básica, como son las cuatro notas que conforman el riff principal del tema.

Volvemos al dinamismo con un “Bark no Bite” curioso, alegre incluso, repleto de dibujos de guitarra que por doquier adornan los ritmos que la componen, contrastada con “Unfair”, una de mis canciones favoritas, que es una semi balada intensa a más no poder, cargada de atmósfera, acústicas y mucho sentimiento (lo de toda la banda es enorme, pero lo de Bush ya de otro planeta). Tarda en despegar, pero cuando lo hace, te lleva a todo lo alto. Prestadle atención porque está ahí escondidita y da mucho más de lo que pueda parecer en primera escucha.

Y ya como colofón, volvemos a lo básico, al estilo primitivo de ARMORED SAINT, un “Never the Fret” que en cuatro minutos termina por poner la rúbrica con su heavy metal sencillo y a la vez directo, pero con esas melodías tan propias…

En definitiva, un disco excelente de una de esas bandas que siguen en el candelero, aportando excelente música al panorama a pesar de no haber despuntado a nivel masivo en cuanto a popularidad. Lo que no nos cabe duda a aquellos que les seguimos desde hace tiempo, es que calidad tienen de sobra.

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comwww.twitch.tv/metal_dj_phoenix

Lista de Temas:

  1. Standing on the shoulders of giants
  2. End of the attention span
  3. Bubble
  4. My juridistion
  5. Do wrong to none
  6. Lone wolf
  7. Missile to gun
  8. Fly in the ointment
  9. Bark, no bite
  10. Unfair
  11. Never you fret

 

 

 

15 COMENTARIOS

  1. Me ha sorprendido gratamente la verdad, no esperaba ni escucharlo porque sinceramente, es una banda que nunca me ha llegado demasiado. El caso es que tras escuchar un par de temas de rebote, me ha picado la curiosidad, sabía que aquí estábamos ante algo bueno. Sigo pensando que Armored Saint sin embargo es una banda que ha sabido envejecer muy bien con el paso del tiempo. Es más, me atrevería a decir que es de esas pocas bandas que me gustan mucho más actualmente que en su etapa ochentera. Sonido fresco, potente, reciclado, variado, dónde no tienes que rebuscar los solos de guitarra porque aparecen sin darse cuenta, los estribillos y los acordes bien estructurados, todo parece formar parte de una sintonia perfectamente orquestrada.
    De acuerdo con Jose en que será recordado como uno de los mejores álbumes de 2020, sin duda.