Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de DARK TRANQUILLITY – Moment

Critica del CD de DARK TRANQUILLITY – Moment

5
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

 

DARK TRANQUILLITY – Moment

Discográfica: Century Media

Puntuación Popular

(5 votos) 7.6/10

DARK TRANQUILLITY - Moment Antes de escuchar por primera vez el nuevo trabajo de los suecos DARK TRANQUILLITY, hace dos meses en aquella extraña escucha online, teníamos sensaciones encontradas en lo que se refiere a lo musical, ciertas dudas. Mucha novedad quizás dentro y fuera del seno de la banda de Gotemburgo, que marcaba un “momento” bastante incierto para ellos, unas dudas que ya tan sólo con una única escucha, que nos supo a muy poco, se encargaron de despejarnos inmediatamente llegando a hacernos sentir incluso culpables, de alguna manera. No se me ocurre ahora mismo una banda de su generación tan fiable como la de Mikael Stanne, quienes pase lo que pase, y a pesar del tiempo, tendencias, idas y venidas en su formación, han demostrado ser un auténtico seguro de calidad, consiguiendo siempre mantener el equilibrio entre lo más clásico de su sonido y una evolución constante que les ha traido hasta nuestros días como un icono del ‘death metal melódico’, y como una banda de la que siempre esperar algo bueno. Pues bien, en este momento tan dificil a tantos niveles, y haciendo que todo lo que ha sucedido jugase a su favor, DT se han desquitado con un trabajo ampliamente reconocible, a pesar de todas las “dudas” y cambios que pudiéramos esperar.

La marcha de Niklas Sundin, definitiva o no, es todo un reto a superar. Bien es cierto que el guitarrista llevaba ya un tiempo apartado de la actividad rutinaria del grupo debido a incompatibilidades personales, pero la noticia de su salida aun así no ha sido fácil de digerir ni para DT ni para sus seguidores. Reemplazar a alguien con tantísimo peso en el grupo desde hace tantos años era una tarea delicada, y por ello la banda incorporó hace meses y de forma definitiva a dos viejos conocidos del grupo, que ya llevaban tiempo en su órbita con apariciones en directo principalmente, y que ahora son miembros de pleno derecho. Hablo de Chris Amott y Johan Reinholdz, dos guitarristas de un nivel enormemente alto, con trasfondos muy distintos, pero que sobre todo se han adaptado a la dinámica de la banda increíblemente rápido haciendo del cambio algo muy natural, y dejando su impronta en el nuevo disco de un modo mucho más conciliador de lo que podríamos haber llegado a pensar. Además, y como no hay que perder las buenas costumbres, la banda ha grabado a caballo entre los estudios Nacksving y Rogue Music de su ciudad (tampoco es que se pudieran ir mucho más lejos), y la mezcla y master ha sido obra del multipremiado Jens Bogren en sus Fascination Street Studios, dejando un resultado único en lo que a matices y complejidad sonora se refiere. De hecho, ese mayor detallismo en el oscuro paisaje sonoro de sus canciones, es sin duda uno de los diferenciales de este disco que, por lo demás, es un disco muy reconocible y que mantiene la línea de los últimos trabajos del grupo, de un modo más o menos estricto, además. Por cierto, sí, tras el reconocible estilo de la portada está la mano de Sundin, quien como decía sigue de alguna manera vinculado a la banda aunque desde fuera. Gran trabajo artístico el suyo, como siempre.

“Moment” es un disco que amplía muy poco los horizontes creativos de DARK TRANQUILLITY, manteniéndose fiel a lo que fue “Atoma” (2016) y al menos sus dos precedesores. Hay que señalar que ni Chris ni Johan han tomado parte activa de la composición del disco, que se encontraba en sus últimas fases para cuando entraron a formar parte de la banda, por lo que quizás podamos esperar ese pasito más allá para su siguiente trabajo, previsiblemente. Tan sólo en arreglos puntuales podemos adivinar esa maestría de ambos, que no en vano han cuajado un trabajo notable en ese sentido, con solos muy destacables y un cierto “colorido” distinto, que seguro lo será más cuando Chris pueda aportar sus melodías y Johan tenga carta blanca para demostrar lo enorme guitarrista que es, como ya demostró en ANDROMEDA, por ejemplo.

En líneas generales, volvemos a topar con un trabajo enfocado a lo atmosférico, a la altura y muchas veces por encima de los ‘riffs’ incluso. Martin Brändström a los teclados y sintetizadores es tan protagonista como el propio Stanne a las voces, quien no sólo ha cuajado el que puede ser su mejor disco hasta el momento sino que le ha dado desde el punto de vista melódico un aire un poco más enigmático sin llegar a ser más oscuro, quizás más inquietante… Prácticamente todos los temas parten de esa base, y verdaderamente se encuentran a la misma altura en la mezcla que el resto de elementos, algo que viene sucediendo ‘in crescendo’ en los últimos años.

Aun así, a pesar de ese continuismo intencionado y de tratarse de un trabajo que con sus 50 minutos de duración se escucha fácil y bien, echo de menos más temas pegadizos, y no me refiero exclusivamente a estribillos; por ejemplo, cortes con melodías y letras con una fuerza como la de “Transient”, que se quedan y te arrollan, o temas tan completos como la inicial “Phantom Days”, sin ir más lejos, de ‘riffing’ afiladísimo y clásico hasta la médula, que nos parten a su antojo. Faltan temas tan redondos como los que inicial el disco, que después va dejando altos y bajos, llegando a hacerse un poco plano en ciertas partes, o quizás más bien previsible dentro de lo que es la dinámica del disco, que viene a su vez de varios atrás. Por cierto, no podemos dejar de subrayar el grandísimo trabajo vocal que ha vuelto a completar Mikael, tanto en ‘growls’ como en limpio, registro que ya es habitual y del que se vale muchísimo en este “Moment”, otorgándole un tono épico al disco en temas brillantes como “Standstill”, que tiene el mejor estribillo en limpio de todo el disco y es uno de los temas más “rupturistas”, o “Eyes Of The World”. Quiero destacar asímismo como puntos fuertes del disco la simpleza y perfección de un tema que Mikael nos confesó como muy personal, como “A Drown Out Exit”, e “In Truth Divided”, que viene a ser ese “típico” último tema donde la banda experimenta un poco, en este caso con medios tiempos y atmósferas un tanto más densas, con interesantísimo resultado, por cierto.

“Moment” es un trabajo que, a su manera, anuncia el comienzo de una nueva etapa para el grupo. Estamos ante ese trabajo reminiscente de su sonido más actual, pero que a la vez deja ver algo más de un modo muy tímido, en temas de lo más variado, con mejor y peor resultado. No vamos a negarlo, puede que no estemos ante su mejor trabajo de los últimos 10 o 15 años, pero el potencial que hay detrás es enorme y algunos de los temas que lo componen, también.

Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Lista de Temas:

  1. Phantom Days
  2. Transient
  3. Identical to None
  4. The Dark Unbroken
  5. Remain in the Unknown
  6. Standstill
  7. Ego Deception
  8. A Drawn Out Exit
  9. Eyes of the World
  10. Failstate
  11. Empires Lost to Time
  12. In Truth Divided

 

5 COMENTARIOS

  1. Salvo algún tema que destaca un poco más, me resulta un disco poco inspirado, cómo los 3 anteriores.
    Esta gente desprende una clase y una calidad que los hace únicos, pero llevan casi 30 años en la brecha sacando discos “como churros” y eso se paga a nivel creativo. Entiendo que esperar bombazo tras bombazo es un imposible, pero a mí han llegado a un punto en que no me dicen nada. Todo suena a lo mismo, y además con poca inspiración, muy encorsetado en su estilo del que no quieren salirse ni medio pelo por si las moscas.
    Luego les veo en directo (cuando se podía) y se me pasa, porque son únicos y Stanne me parece uno de los mejores a nivel de carisma, elegancia, dedicación, educación y clase.