Inicio Noticias Treinta años del excelentísimo “Painkiller” de JUDAS PRIEST. Antonio Cerezuela recuerda este...

Treinta años del excelentísimo “Painkiller” de JUDAS PRIEST. Antonio Cerezuela recuerda este sensacional álbum

77
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
SMITH/KOTZEN
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD

 

 

JUDAS PRIEST

Treinta años del excelentísimo “Painkiller” de JUDAS PRIEST. Antonio Cerezuela recuerda este sensacional álbum

Hoy 3 de septiembre se cumplen 30 años del lanzamiento de uno de los discos más celebrados de la historia del Heavy Metal, el clásico “Painkiller” de JUDAS PRIEST.

Sin entrar a valorar si es o no el mejor disco del grupo ya que eso es una opinión totalmente subjetiva, lo que está claro es que es una pieza clave en la discografía del grupo y un álbum para la historia del Heavy Metal.

Tras dos trabajos que por decirlo de alguna manera no llegaron a cumplir del todo las expectativas; “Turbo” fue un disco muy controvertido debido a su sonido más americanizado y suave y “Ram It Down” resultó un álbum un tanto irregular, la banda decide romper con todo y dar otra vuelta de tuerca a su sonido endureciendo y afilando su oferta al máximo. Para llevar a cabo su propósito, los de Birmingham deciden prescindir del que había sido su productor desde el directo de 1979 “Unleashed In The East”, Tom Allom, y reclutan a Chris Tsangarides, un viejo conocido de la banda ya que había trabajado como ingeniero en su segundo trabajo “Sad Wings Of Destiny” y que tenía un importante currículum con bandas como THIN LIZZY, TYGERS OF PAN – TANG, Gary Moore o BARÓN ROJO. Con él se van primero a los estudios Miraval de Francia y después a los estudios Wisseloord en Holanda para hacer realidad ese pretendido revulsivo. También cambiaron de batería, tras 8 años en la banda, Dave Holland se marcha y reclutan a un joven Scott Travis proveniente de RACER X, un elemento que resultó sin duda clave y que sin el cual me atrevo a decir que “Painkiller” no habría sido posible.

Esta reinvención del grupo se debió como he dicho a la necesidad de dar un golpe en la mesa después de dos discos un tanto erráticos, pero también estaban viendo como bandas que se declaraban sus herederos estaban pisando el acelerador y pegando fuerte. Se podría decir que fue el pujante Thrash Metal quien le puso las pilas al grupo, y seguro que se habían fijado en ello ya que en el pasado habían girado con METALLICA, y en la gira de “Painkiller” llevaron como teloneros a bandas como TESTAMENT o ANNIHILATOR, pero personalmente, creo que fueron grupos de Power Metal como LAAZ ROCKIT, HEXX o AGENT STEEL, y sobre todo bandas más guitarreras y melódicas como RACER X, VICIOUS RUMORS, TOXIK o los renovados RIOT de finales de los 80 con su celebérrimo “Thundersteel” los que convencieron a JUDAS PRIEST de la necesidad de llevar su sonido al siguiente nivel. Todas esas bandas eran descendientes directos de JUDAS PRIEST, las voces, las guitarras, las estructuras, todo venía de ahí, pero tenía un punto extra de caña y de poder y un sonido más afilado que dejaba ver una clara evolución desde el Heavy Metal de finales de los 70 y de la primera mitad de los 80. De hecho, la relación con RACER X por ejemplo está más que documentada; además de reclutar a Scott Travis, Rob Halford produjo la maqueta de SURGICAL STEEL, primera banda del cantante de RACER X Jeff Martin, y junto a KK Downing y Glenn Tipton les cedieron su tema “Heart Of A Lion” para que grabaran una versión en su segundo trabajo “Second Heat”.

También creo que es justo decir que, a pesar de sus altibajos, “Ram It Down” sentó un poco las bases de lo que estaba por venir con canciones como el tema título, “Heavy Metal” o “Hard As Iron”, y con un sonido más afilado e incisivo.

JUDAS PRIEST

Con todos estos antecedentes y con la semilla plantada y germinando, la banda se puso manos a la obra para parir uno de los discos más grandes de la historia del Heavy Metal.

El 3 de septiembre de 1990 salió a la venta “Painkiller”, un disco que el paso del tiempo ha puesto con justicia en el lugar que le corresponde, pero que cuando salió también encontró opiniones muy enfrentadas. Aunque las críticas especializadas generalmente coincidían en la magnificencia del disco, hubo parte del público que lo encontró excesivamente duro e incluso llegaron a decir que JUDAS PRIEST se habían pasado al Thrash Metal, algo con lo que nunca estuve de acuerdo ni por asomo.

En cualquier caso y a pesar de las voces discordantes, la calidad se impuso y “Painkiller” cumplió con creces las expectativas del grupo, tanto a nivel de ventas como a nivel de entradas, así como en lo que a aceptación se refiere.

Todavía recuerdo quedarme alucinado cuando lo escuché por primera vez. El disco prácticamente acababa de salir y de primeras me costó asimilar lo que estaba escuchando, sabía que estaba ante algo absolutamente soberbio, pero por alguna razón no terminaba de comprenderlo en toda su magnitud.

La apertura del disco con el tema título y esa exhibición de batería atronadora que terminaba en un punteo híper agudo y afiladísimo para dar paso a un potente riff que cabalgaba rezumando dinamismo sobre una batería demoledora hizo que me cayera de culo. El poder comandado por la aguda voz de Rob Halford dejaba las cosas claras desde el principio. Aperturas como “Exciter”, “Rapid Fire”, “Freewheel Burning” o “Ram It Down” estaban muy bien, eran rápidas y potentes, pero esto era otra cosa, esto era una avalancha sónica sin precedentes en la carrera de JUDAS PRIEST. Y no era solo eso, el sonido que habían logrado era absolutamente bestial, las guitarras más afiladas que nunca y protagonistas a lo largo de todo el álbum, el revulsivo que supuso la batería de Scott Travis, poderosa, contundente y precisa, imprescindible para el disco, y un Rob Halford desatado sacando lo mejor de él y de su clásico agudo.

El disco no bajaba el nivel, “Hell Patrol” bajaba un poco la velocidad, pero el poder y la contundencia seguían muy presentes, la excelsa “All Guns Blazing” con ese llamativo principio y esos solos estratosféricos y exagerados al extremo que son de lo más heavy que he escuchado nunca, la apisonadora de “Leather Rebel”, la caña frenética de “Metal Meltdown”, el toque comercial bien entendido de “Nightcrawler”, la clase y el desarrollo de las guitarras en “Between The Hammer And The Anvil”, uno de los mejores temas del disco con el mejor solo de todo el disco, la magia, la melodía y el misticismo de “A Touch Of Evil” o la épica de “One Shot At Glory” con ese riff 100% Heavy Metal, hacían de “Painkiller” un disco de 10 sobre 10, de 100 sobre 100. Un disco tan redondo, que a pesar del claro endurecimiento aún había sitio sin desentonar para medios tiempos como “A Touch Of Evil”, composiciones más accesibles como “Nightcrawler” o temas de Heavy Metal más clásico como “Between The Hammer And The Anvil” o “One Shot At Glory”.

JUDAS PRIEST

Hasta la portada diseñada por Mark Wilkinson rezumaba poder y metal con esa especie de justiciero con armadura futurista sobre una especie de moto – dragón con cuchillas radiales por ruedas. Todo el disco era metal, una auténtica declaración de intenciones.

Ya no quedaba duda de que JUDAS PRIEST lo habían conseguido, no habían inventado nada, solo habían dado una lavada de cara al sonido que ellos crearon basándose en los descendientes que habían salido de ellos, pero lo hicieron con las composiciones, los medios y las posibilidades de JUDAS PRIEST, algo que obligatoriamente les ponía por delante de todos ellos. Fue una manera de decir, ‘¿queréis caña? Pues tomad caña.’

Está claro que la reinvención fue un éxito, pero un éxito efímero. El disco quedó para la historia, en un puesto de honor, pero falló irremisiblemente en marcar el rumbo del Heavy Metal para los recién estrenados años 90. No sé si marcar tendencia era la intención de la banda, igual solo querían sacar un gran disco, pero para mí ese tendría que haber sido el camino a seguir por el Heavy Metal si los terribles años 90 no se hubieran metido por medio. En lugar de eso, se repudió todo lo que sugiriera mínimamente 80, PANTERA fueron los encargados de marcar tendencia, el grunge primero y el nu–metal después pasaron a ser los estilos a apoyar por las discográficas, y cuando pareció que se volvía a lo clásico, nos vimos inundados por empalagosos imitadores de HELLOWEEN e Yngwie Malmsteen totalmente carentes de actitud, poderío u originalidad.

JUDAS PRIEST

El disco también cerró los primeros 18 años de carrera continuada de JUDAS PRIEST, Rob Halford se marchó al concluir la gira para emprender su carrera en solitario y el grupo quedó parado hasta 1997 que volvieron con TimRipperOwens a la voz y el decepcionante “Jugulator”. Halford volvió en el 2003, sacaron algunos discos apreciables; “Angel Of Retribution” no está mal aunque siempre me ha parecido más un disco de HALFORD que de JUDAS PRIEST, y el último “Firepower” es un gran trabajo, pero no han conseguido acercarse ni de lejos a la excelencia de “Painkiller” o de sus días de gloria en los 80.

Se podría decir que el disco más heavy de la historia cerró la década más heavy de la historia. Un agridulce broche de oro.

Me encantaría concluir diciendo que “Painkiller” supuso un antes y un después en el Heavy Metal, pero no fue así porque el Heavy Metal tal y como lo conocíamos se acabó con “Painkiller”, y no para bien.

En cualquier caso, como he dicho al principio es uno de los discos para la historia, un disco que a pesar de no ser mi favorito de JUDAS PRIEST, es el que le pondría a alguien que me preguntara que es el Heavy Metal, y sin duda no solo uno de los mejores discos de la historia, una de las mejores manifestaciones artísticas que han salido de este puto mundo.

Treinta años aguantando estoico e impertérrito el paso del tiempo y sonando igual de bien que el primer día. ¡Larga vida!

Antonio Cerezuela

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANKHARA - PremonicionKIVENTSREYLOBO - El Octavo PecadoEVANESCENCE - The Bitter TruthROCK GUITAR EXPERIENCE
ANKHARA - Premonicion
REYLOBO - El Octavo Pecado
EVANESCENCE - The Bitter Truth
KIVENTS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

77 COMENTARIOS

  1. Creo que lo compré antes del verano de 1991. Ese día me agencié el “No prayer for the dying” de Iron Maiden y el “Hey Stoopid” de Alice Cooper. Todos en cassette. Al principio me dejó descolocado. No me esperaba a unos Judas Priest tan agresivos ni ràpidos. Sonaban màs modernos, menos heavys ( en el sentido màs tradcional del término). Era la época de Sepultura (Arise…) Soundgarden (Badmotorfinger) o los nuevos Metallica. Y sé que ahora puede costar de entender,pero para los que estabamos acostumbrados al sonido del “Screaming for Vengeance” o el excelso y ultra heavy “Ram it Down” esto era demasiado “moderno”. Cierto que la “cara b” era màs tradicional, pero parecía que querían subirse al carro de la moda imperante a orincipios de los 90 en la que, o bien endurecías tu sonido, o pasabas a terrenos màs alternativos. Ni que decir tiene que acabó gustàndome, pero me costó captar esa nueva faceta. Su siguiente lp, “Jugulator” fue màs de lo mismo, pero en 1997. Me pasó algo parecido, aunque con el tiempo le pillé el punto. Al “Demolition” no le vi ya la gracia. Y lo siguiente que hicieron ya dejó de interesarme.

      • Me refiero a que la mayoría de los grupos tienen 2 o 3 discos que puedes comparar, que tienes duda sobre cuál es tu preferido Metallica; master, justice; Testament: gathering, low, ritual,.. etc.
        Pero en el caso de Judas ( y no me considero fan aunque conozco su discografía) me parece que el Painkiller está arriba y los otros bastante por debajo.
        Pero vamos, hablo objetivamente desde fuera del mundo Judas.

        • Se nota que no eres fan de la banda ya que esa apreciación es errónea, seguramente debido a la falta de discos posteriores con el nivel de aclamación popular que tiene el Painkiller o a que en Europa fue un disco extraordinariamente influyente. Pero hay muchísmos fans que opinan acertadamente que no es el disco que mejor define a la banda y que álbumes como Screaming, Defenders, Sad Wings, Sin After Sin, British Steel o incluso Ram it Down están a su misma altura.
          Personalmente es mi disco favorito (por poco en comparación a otros) a pesar de que no creo que deba ser necesariamente el mejor ya que como digo hay otros que a nivel de calidad pueden considerarse perfectamente a su mismo nivel, además de que a nivel sonoro no es para nada representativo del sonido clásico de la banda.

          • Hombre, no sé quién puede opinar que Ram it down está a la altura. En su época ese trabajo se llevó unos palos enormes y es de lo más flojo de Judas.
            Entiendo que esto va de gustos, pero poner Ram It down al mismo nivel que Painkiller, ni en sueños.

          • Ram it down no es ni de lejos “de lo más flojo de judas”, para nada, pero por otro lado tampoco creo que esté a la misma altura de Painkiller, a pesar de que conozco gente que opina eso y por eso lo he dicho. Y básicamente no lo está pq contiene dos frikadas de temas como Love you to Death y Monsters of Rock que aunque molan hacen que el conjunto baje un peldaño. Solo por eso ya está un pelín por debajo de Painkiller, como obra maestra y disco perfecto que es. Pero es que el resto del álbum es colosal, es lo más heavy que el sonido clásico de Judas podía sonar y temas como Heavy Metal, Come and Get it, Hard as Iron, Ram it Down o Blood Red Skies son esencia pura del heavy ochentero.
            Aunque siempre he creído que fue un error por parte de CBS en su momento sacar únicamente como single la genial versión que hizo la banda del clásico de Chuck Berry (la cual tb formó parte de la banda sonora de la película del mismo nombre) en vez de apostar claramente por algún tema propio para un segundo single/videoclip, pq calidad en el álbum había de sobras.

        • Lo siento pero no estoy de acuerdo.
          Judas no es el Painkiller y luego el resto de discos, no lo veo así.
          El Painkiller es un disco muy disruptivo con respecto al sonido de Judas desde el 86 con el Turbo, pero yo la excepción la veo en esa época, no en el Painkiller. El disco extraño de Judas, por decirlo de algún modo, es el Turbo, no el Painkiller.
          En mi caso, y cada uno tiene sus gustos, es tan disruptivo el Painkiller en el 90 como en el 76 lo fue Sad Wings of Destiny, por ejemplo, y canciones como Exciter del Stained Class del 78 podrían estar en el Painkiller y canciones como A touch of Evil encajan perfectamente en el Defenders… .
          Dicho esto, para gustos los colores y cada opinión es respetable.

          • Yo recuerdo ram it dawn como un disco cañero que volvió a encauzar a los judas en el buen camino y con la xente tamién. Impactó a pesar de hacerse con partes del disco del casio, que tod@s tuvimos en casa… Ahora parecerá una broma, pero era los más avanzado en su día… Dierin portazo y salió ram it dawn… Y todos lo flipamos a pesar de sus carencias.
            Yo lo tengo en la memoria como lo más cañero y burro de judas junto con la joya que vino después. Más por haberlo vivido así que por comparación objetiva con otros que indiscutiblemente son mejores, más cañeros, redondos…
            Es un disco clave a tener muy encuenta en el devenir de la historia del heavy metal (notese evidente cierto csarcasmo porque al parecer, según dicen, judas no hacían metal, hacían rock and roll)

    • Y cuál sería el disco más representativo de Judas? Complicado quedarse con uno. Si algo caracteriza a esta banda es la capacidad de reinventarse con cada trabajo y sonar diferente. Comparemos Sad Wings con Turbo, Killing Machine con Sin after Sin, Painkiller con British, y así hasta acabar con los emparejamientos, y veremos como exceptuando la voz, casi todo lo demás cambia considerablemente, algo que no ocurre con Maiden, por ejemplo, cuyo sonido es más o menos uniforme a lo largo de su periplo.

  2. Excelente disco que es de mis favoritos de siempre. Night Crawler es de lo mejor que he escuchado nunca. Para mí siempre ha sido el mejor disco de Judas Priest, el más completo, sin relleno de principio a fin.

    Por cierto, vaya frasecita de hater que me he encontrado: “y cuando pareció que se volvía a lo clásico, nos vimos inundados por empalagosos imitadores de HELLOWEEN e Yngwie Malmsteen totalmente carentes de actitud, poderío u originalidad”. Vaya forma de despreciar toda la fantástica época de power metal de los 90, que no hay ninguna necesidad de comparar con la década anterior. A estas alturas suena ridículo seguir leyendo estas tonterías.

    • Muy de acuerdo en casi todo! Bueno, y yo sí que me atrevo a decir (corriendo el riesgo de ser lapidado) que para mí Painkiller SI es el mejor disco de Heavy Metal de la historia, ala, ya lo he dicho…
      Me encanta toda su discografía clásica y coincido en que ram it down fue bastante irregular, ahí te daban una de cal y otra de arena y el resultado final nunca me convenció…Turbo a pesar de ser más comercial si que me gusta bastante porque todas las composiciones de ese disco creo que son muy buenas aunque fueran más “americanas”… Amo British steel y me apasionan sad wings of destiny o sin after sin y en general, como he dicho antes, amo toda su discografía, sobre todo la época más clásica…
      Ahora bien, Painkiller supuso un punto aparte, un puñetazo encima de la mesa, un aquí estamos joder, no os olvidéis de nosotros que aún os podemos patear el culo… Y desde mi punto de vista lograron crear una auténtica obra de arte, con un sentimiento, una garra y un feeling imposible de igualar, incluso por ellos mismos.
      Me compré el casette original en el otoño de 1990 junto con el rust in peace de Megadeth y el the eye de King Diamond y la primera vez que lo escuché no me lo podía creer… Reventé la cinta tanto que terminó por romperse y me tuve que comprar otra y años más tarde me compré el cd… El disco me volvía loco y siempre terminaba maravillado, emocionado y con dolor de cuello de meter cabezazos, no se que más decir que no se haya dicho ya…
      100% de acuerdo con todo en lo referente a Painkiller.
      Pero discrepo bastante en que jugulator fuera un álbum decepcionante, aunque respeto la opinión del redactor, no la comparto en absoluto…
      Y en lo referente a la evolución del Metal y en concreto a la década de los 90 no estoy para nada de acuerdo. Reducir esa década solo a Pantera (que me encantan), o al Grunge y el Nu metal me parece muy desacertado, bastante incompleto y poco objetivo…
      ¿Donde te dejas a Metallica y su black álbum? Que digan lo que digan algunos es una maravilla de disco… ¿Y a Megadeth? ¿Y Guns and Roses? ¿Y Dream Theater?
      Y en otros géneros menos masivos…¿Donde te dejas todas las grandes obras maestras que se publicaron por ejemplo de Death Metal melódico o de Doom Metal y Metal gótico (el original, no el que se puso de moda después)? Parece que para el redactor no existen esos discos históricos que grabaron Amorphis, In Flames, Tiamat, los grandiosos Paradise Lost, The Gathering, Celestial Season, Dark Tranquility, The third and the mortal, At the gates, Unnanimated, Anathema, Death y su increíble evolución, Cathedral, Therion, My dying bride y un largo, larguísimo etc… Eso sin contar otros estilos que sigo menos como el death o el black… Es que es muy difícil resumir una década en solo un comentario…
      Es cierto que la tendencia en el Metal a nivel masivo no fue de mi gusto pero hubo otros estilos y tendencias dentro del Metal que fueron menos masivos pero no por ello menos meritorios y que en mi opinión revosaban calidad y creatividad por los cuatro costados…
      Igualmente tampoco estoy de acuerdo con esa “conclusion” de que todo el Heavy Metal europeo y el Power Metal (el europeo, no el americano de los 80) que se hizo en la segunda mitad de los 90 y principios de este siglo eran unos simples imitadores de Helloween y de Yngwie… Madre mía pero que barbaridad! Nunca había leído una definición más inexacta, injusta y tan poco objetiva. Entonces, los maravillosos y originalísimos Angra, Blind Guardian, los primeros Hammerfall , Stratovarius, Lost Horizon…¿eran bandas empalagosas y sin personalidad? Discrepo bastante. Es cierto que en esa ola de grupos había mucha morralla y grupos que no aportaban nada, pero eso siempre pasó en todos los estilos y en todas las épocas, ¿o es que en los 80 todas las bandas eran buenas y súper originales? Pues no.
      De verdad creo que pasar por alto todas las grandes bandas y discos que se publicaron en esa época me parece muy injusto, esa es mi opinión…
      La década de los 90 no fue tan mala como la pintan, no se puede generalizar y dejar de lado a tantas y tantas bandas tan geniales y que grabaron verdaderas obras de arte.
      Y ya para concluir, creo que hoy en día el Metal goza de muy buena salud, hay variedad para todos los gustos y “sensibilidades” y mucha calidad, sobre todo si investigas y no te quedas solo en la superficie… Hablo ahora sobre todo del aspecto artístico, del aspecto puramente musical “a pelo” y no del comercial o mercantil, ahí mejor no entro.
      Salud para tod@s.

      • Yo creo que la crítica va exclusivamente a ese grupo de bandas que copiaban, no hacia todas. Por tu lado, es muy cierto lo que dices que las imitaciones siempre existieron, inlcuso en los gloriosos 80’s, pero creo que las copias “power” fueron sin dudas unas de las más empalagosas de la historia del Metal. Creo que a esa dirección se apunta con la crítica.

        En cuanto a bandas como Amorphis, Angra, los Blind Guardian de los 90’s, etc., sin dudas que fueron gloriosas. Pero yo creo que cuando en la crítica se menciona “marcar tendencia”, no se menosprecia o descarta a estas grandes bandas, sino que se reduce esa década a Pantera, el Grunge y el Nu metal porque a nivel comercial y discográfico era lo que únicamente importaba. Si dejamos de lado esa tendencia (en mi opinión más que nada de origen norteamericano, la cual lamentablemente impactó muy mal a todo el Metal clásico y subgéneros a nivel mundial), sin dudas que todas esas bandas que tu mencionas marcaron rumbo muy valioso a seguir.

  3. Fue el primer disco que escuché de Judas, un auténtico trallazo de heavy metal, y los agudos de Halford me dejaron helado, increíble la variedad de voces distintas que pone en el disco, mi favorita es Hell Patrol.Un disco 10 sin duda, aunque prefiero el Defenders of the faith y el Screaming for vengeance. Un saludo

  4. Interesante la reflexión sobre que ojalá hubiese sido el punto de partida del heavy de los 90s, yo por mi encantado junto a Pantera. Lo que dice de los imitadores de helloween lleva toda la razón, me alegra descubrir que no soy el único que no soporto ni nunca he soportado todo ese power pomposo copiando el sonido helloween. Un 10 por la reseña y la reflexión.

  5. Por cierto hasta 2017 la copia en vinilo costaba no menos de 50/60 euros, ya en ese año lo reeditaron y se puede encontrar por unos 18 euros. Nunca fue editado en Picture disc de manera oficial, tan sólo una edición limitada no oficial que es casi imposible de encontrar y se han pagado entre 150/200 euros por los últimos vendidos.

  6. Painkiller es uno de esos discos que siempre suenan fresco y se adaptan a cualquier época. Discazo realmente!!!

    Respecto al comentario “nos vimos inundados por empalagosos imitadores de HELLOWEEN e Yngwie Malmsteen totalmente carentes de actitud, poderío u originalidad”, simplemente creo que es cierto, y hasta debo decir que el comentario es justo siempre y cuando la intención no sea meter a “todas” las bandas power dentro de la misma bolsa, sino, claramente marcar que si existió un batallón integrado por una gran mayoría de estas, las cuales en mi modesta opinión, no sólo copiaban a Helloween, sino que se compiaban entre ellas.

    Gracias a todas esas bandas terminé “casi” odiando y asqueado del power metal. Incluso hoy en día escucho muy, pero muy poco power, y cuando llega a mis manos un disco, lo juzgo injustamente de mala forma y sin objetividad en cuanto escucho toda la “pompa” y el sonido pulcro, y todo eso se lo debo a ese grupo de bandas copiadoras.

  7. ChristianJD pues creo que en el fondo estamos hablando de lo mismo y me estas dando la razón… Tu mismo dices que actualmente juzgas a ese estilo “injustamente y sin objetividad”… Es que en el comentario de la crítica precisamente si se generaliza y se da a entender que todos los grupos de Power o Heavy Metal europeo eran iguales y no aportaban nada y eso, insisto, no es objetivamente cierto y creo que es muy poco respetuoso para toda esa escena….Además, yo en mi comentario no solo hablo de power…
    Sinceramente, no creo que esa escena se repitiera y se saturara más que otras… ¿Acaso no se saturó el hard rock en los 80? ¿Y el thrash a finales de los 80 o principios de los 90? ¿O el death metal proveniente de Florida o bandas que imitaban ese sonido a principios de los 90?
    Creo que sí crees que el power se saturó más que el resto fue simplemente porque le prestaste más atención o lo viviste más intensamente por los motivos que sean. E insisto que no me parece de justicia recordar a esas bandas de esa manera pues como muy bien han dicho por ahora arriba, ayudaron a levantar la escena del Heavy Metal en general por aquellos años y aquello si que tuvo un gran mérito que sería muy justo reconocer. Además a muchas de esas bandas que se les metía en el saco del power solo eran bandas de Heavy Metal y tenían otras muchas influencias (Primal Fear, Hammerfall, Kamelot….) y creo que de Helloween tenían muy poco…
    Además, el hecho principal que quería resaltar es que esa década de los 90 fue mucho más que Pantera, el grunge y el nu metal. Estoy hablando desde el punto de vista artístico y puramente objetivo, esa década fue mucho más, aunque no te gustaran esas otras tendencias o no fueran igual de masivas.
    Y en lo fundamental que si compartimos es en la absoluta grandeza de Painkiller…
    Saludos para tod@s.

    • Estaría bien si Antonio Cerezuela lo aclarase, aunque para mi no hace falta. Yo no creo que con su crítica haya generalizado de ninguna manera. Simplemente dijo lo cierto “…nos vimos inundados por empalagosos imitadores de HELLOWEEN e Yngwie Malmsteen totalmente carentes de actitud, poderío u originalidad…”

      De ninguna manera eso significa que TODAS las bandas power caen en esa categoría de empalagosas. Por lo tanto no estoy de acuerdo en que el comentario sea de hater acarreando algún tipo de odio.

      Además, creo que la crítica no está fuera de lugar porque Antonio intenta demostrar que el impacto de Painkiller en la música heavy no fue el que muchos esperaban, con un Heavy Metal clásico reinventado y con más fuerza. Obviamente, que Painkiller no podía impactar en ninguna de las bandas/discos del pasado, sino del futuro, y es por esa razón que en la crítica no hay alusión a las imitaciones de los 80’s, sino a las de los 90’s, en donde sin dudas las que más cansaron fueron las copias power.

      Y esto ya es opinión personal. Yo creo que las imitaciones power de los 90’s hartaron mucho más que las imitaciones de Heavy y Hard Rock clásico de los 80’s. Y eso ocurrió porque los 80’s fueron tan prolíferos para el Heavy Metal en general, que no importaba cuantas imitaciones existieran, ya que abundaban muchísimas bandas de calidad. En cambio, en los 90’s, no creo que haya habido una abundancia semejante, siendo necesario buscar más meticulosamente, chocando constantemente con imitaciones malas. O sea, en los 90’s el balance copia/original fue mucho mayor que en los 80’s (obviamente hablando sólo de bandas dentro del espectro del Heavy Metal clásico/Power).

  8. Painkiller es el disco perfecto en el momento perfecto del grupo perfecto.

    En sí mismo es un disco extraordinario y redondo, definición perfecta del género, con canciones de todo tipo y con muchos más matices de lo que parece.

    El momento es perfecto, en 1990 hacer este disco de heavy metal real, sin complejos, directo… no era lo más esperado, era otro sonido el que estaba más de moda.

    Finalmente es el grupo perfecto para reivindicar el heavy metal en 1990, lo hace Judas Priest, lo hace el puto grupo perfecto de esta locura de música que se te mete en la cabeza y ahí sigue dando vueltas. Justo cuando más extraña era su evolución, más controvertido sus últimos discos, sacan este disco, sin palabras.

    Me ha gustado ver una reseña de los 30 años de este disco, gracias. Entiendo que no se tienen que hacer reseñas por los números “no redondos”, pero solo para señalar la coincidencia, el 3 de Septiembre, además de celebrar siempre el Painkiller, es otro día para celebrar el Powerslave (ayer 36 años).

  9. Llevo 30 años escuchando al menos una vez por semana el Painkiller. Para mi es el disco perfecto, la mayor obra maestra que se ha parido de esta música y define a la perfección el género. Recuerdo ver el video y quedarme totalmente acojonado con la fuerza y potencia que desprendían, ese calvo chillon que parecía una ferretería y los otros cuatro tipos que no paraban de mover la cabeza como locos. En definitiva, es difícil que algún día vuelva a salir otro disco que pueda llenarme tanto. Judas tienen el acierto de ser ellos pero sonando distinto. Para mi esta a la altura de sus otras obras maestras. El Jugulator yo lo disfrute mucho en su momento, supongo que por las ansias de tener algo que me recordada a la gloria de esta joya. Nada más lejos aunque es una gran obra.

  10. No sé qué se puede decir de este disco (EL DISCO) que ya no se haya dicho antes. Recuerdo perfectamente que me lo prestaron. “Escucha esto, tío”, y me flipé por todo lo alto. Descubrí un grupazo y un disco que no tiene ni media canción mala ni medio buena, es redondo de arriba a abajo, disco para el museo del Heavy Metal

  11. Un discazo que nos sorprendió a todos cuando salió. Para mí, uno de sus 3 mejores discos, junto con Sad Wings Of Destiny y Defenders.

    En cuanto al tema del Power, lo cierto es que a mediados de los 90 teníamos pocos grupos herederos del sonido de Helloween, los propios calabazas tras la llegada de Deris, Gamma Ray, Blind Guardian (y tenían un sonido muy personal y ni de lejos eran una copia), Stratovarius (empezando a salir de su país) y poco más. La saturación llegó más a finales de los 90 y principios de los 2000, y ahí yo si me harté bastante, salvando a unos cuantos como los primeros Rhapsody, Angra o bandas nacionales como Avalanch y Dark Moor

  12. No voy a repetir algo que ya habéis expuesto en relación a lo que supone este álbum para la historia del heavy metal.
    Respecto al comentario de la saturación powermetalera, más allá de los imitadores o bandas versiones (algunas muy buenas), creo que es digno de mención que en esos años 90 se parieron álbumes como Master of the Rings o Time of the oath, todos los de Gamma Ray hasta no world order, legendary tales y symphony of enchanted lands, glory to the brave y legacy of kings, Return to heaven denied, Ecliptica, todas las obras cumbre de Stratovarius y Blind Guardian, el homónimo de Vision Divine, las obras maestras de Angra, el primero de Freedom Call y un larguísimo etc

    Si la crítica va dedicada a imitadores como Persuader, Heavenly, Domine, Celesty, Iron Fire, Morifade …….aconsejo (siempre y cuando haya un gusto inicial por el estilo, obviamente) que le den oportunidades a algunos de esos álbumes porque, sin inventar nada, cumplen su cometido más que decentemente.

  13. Me regalaron ese disco por mi cumpleaños (19 entonces, vaya si ha pasado tiempo…) y guardo el vinilo como una de las joyas de mi colección. Yo había descubierto a los Priest años atrás en el instituto, justo cuando sacaron el Turbo, y en poco tiempo fui haciéndome con sus discos antiguos. Ya el Ram It Dowm me pareció un gran disco –sigo sin entender que ni la banda ni los fans lo valoren adecuadamente–, pero el Painkiller fue la repera. Es brillante de principio a fin y, salvo el Firepower, no han vuelto a publicar nada de ese nivel. De todos modos, en mi personal lista de preferencias el British Steel y el Turbo están por delante, aunque el segundo de estos seguramente por un carácter nostálgico al ser el primero que les conocí.

  14. No soy un estudioso de Judas, pero para mi Painkiller está en el culmen del heavy metal de tinte mas clásico, por así decirlo. Es el disco de metal perfecto. Es una masterclass de como hacer metal en todas sus facetas, voz, guitarras y baterias.
    Tengo amigos que lo odian (ya calzan cierta edad). Son fanáticos absolutos de la banda y para ellos este Painkiller es precisamente lo que se sale del sonido clásico de la banda. Para gustos los colores, intuyo. Para mi, solo puedo rendir pleitesía.
    PD: Para mi Jugulator es una puta pasada.

  15. Turbo iva a ser un disco doble llamado Twin Turbos pero finalmente fue solo 1. En Ram it down se nota que usaron canciones que tenian para Turbo que sobraban un poco como Love Zone o come and get it y las buenas, que fueron la base de lo que seria su proxima obra, heavy metal, hard as iron, blood red skies etc son las buenas. Para mi la discografia hasta el 91 es perfecta y unica. Se merecen todo el reconocimiento del mundo.

  16. Painkiller es la culminación a 15 años de supremacía en el heavy metal. Que me perdonen los seguidores de los Maiden, banda que me apasiona igualmente y que ha sabido sobrevivir mejor al paso de los tiempos que los Judas. Pero en los 80 , con todo mi respeto y mi humilde opinión, los Judas eran los más grandes

  17. Recuerdo estando en una tienda de Málaga ojeando discos y aparecer a un repartidor con unas cajas… al dependiente abriendolas y hay estaba.. el nuevo disco de los Judas, que evidentemente fue el que me lleve calentito calentito.

    En mí opinión no es el mejor disco de los Judas, de su discografia hay cuatro o cinco que me gustan mas..y tampoco pienso que sea el mejor disco de Heavy metal de todos los tiempos,, la cara A es un verdadero trallazo pero la cara B baja un pelin el liston.

    En aquella epoca tambien me compre el primer disco de Gamma ray, el Heading For Tomorrow, y este lo trille mucho más y le tengo más carillo que al de Judas, incluso el Tales from the Twilight World de Blind Guardian lo disfrute más en aquella epoca.