Inicio Noticias Noticias Breves Rob Halford recuerda el juicio contra JUDAS PRIEST con motivo del ...

Rob Halford recuerda el juicio contra JUDAS PRIEST con motivo del trigésimo aniversario del suceso.

21

 

 

Rob Halford recuerda el juicio contra JUDAS PRIEST con motivo del trigésimo aniversario del suceso.

JUDAS PRIEST

 

Con motivo del trigésimo aniversario de la demanda que llevó a JUDAS PRIEST antes un tribunal de Reno, Nevada, el cantante de la banda Rob Halford ha recordado el caso hablando para Yahoo Entertainment.

El 23 de diciembre de 1985, James Vance de 20 años y Raymond Belknap de 18 realizaron un pacto de suicidio tras escuchar repetidas veces el disco de JUDAS PRIEST “Stained Class”. La pareja cogió una escopeta recortada del calibre 12 y entraron en el patio de la iglesia cercana para llevar a cabo su promesa. Belknap se disparó y murió en el acto, mientras que Vance sobrevivió pero quedó muy desfigurado. Cuatro meses después el superviviente Vance escribió una carta a su madre en la que afirmaba que el alcohol y el Heavy Metal habían tenido mucho con su intento de suicidio, especialmente la música de JUDAS PRIEST, la cual según él, les llevó o les hipnotizó para que creyeran que la respuesta a la vida era la muerte.

A partir de aquí la madre de Vance, Phyllis Vance, contactó con abogados, quienes decidieron enfocar el caso por unos supuestos mensajes subliminales encontrados en el disco, y demandó a JUDAS PRIEST y CBS Records por más de 6 millones de dólares.

“Para nosotros fue una locura porque éramos una banda británica de Heavy Metal que era llevada a juicio en un país que amábamos por un incidente que nosotros pensábamos que era absurdo. Y tuvimos que pasar por las emociones de este juicio de un mes. Fue totalmente ridículo. De verdad. Queremos a nuestros fans. Nunca pondríamos nada para dañarlos en nuestra música.

Cuando íbamos a salir del autobús de gira, nos dijeron que el departamento de policía local nos iba a dar una citación y que no teníamos que decir nada. Solo teníamos que coger el sobre que nos daban a cada uno y seguir andando hacia el concierto. Fuimos andando en una fila y el sheriff vino y nos dijo a cada uno de nosotros ‘estás notificado’. Ahí fue cuando comenzó el proceso legal. Era como estar en una película. No parecía real. La exposición inicial de la acusación comenzó con un tipo diciendo, ‘Tu honor, el sentido de todo esto es recibir justicia y clamaremos venganza apoyados por las tristes alas del destino y se lo haremos tragar (‘Your honor, the whole point of this is to receive justice and we will be screaming for vengeance and standing by the sad wings of destiny as we will ram it down.  screaming for vengeance and standing by the sad wings of destiny as we will ram it down.’). Nos miramos los unos a los otros pensando, ‘la acusación está empezando su exposición utilizando los títulos de nuestros discos en su argumento.’ Estábamos alucinados. Queríamos demostrar al juez que esos sonidos e ideas pueden ser sugestiones de la mente más que otra cosa. Si plantas la semilla sobre lo que podría ser, puedes convencer a tu cerebro de que eso es exactamente lo que suena o que es la frase que estás escuchando. Y a medida que poníamos esas partes al revés, podías ver que las maneras del juez empezaban a cambiar de inmediato. Se dio cuenta de que la frase (do it – hazlo) era más un engaño del subconsciente que otra cosa. Creo que se dio cuenta de que puedes coger cualquier cosa de cualquiera y hacerla sonar al revés para crear frases imaginarias y sentencias. Ese día pareció cambiarlo todo.

Ir a juicio sigue siendo un recuerdo muy vivo porque en el corazón de todo eso, a nosotros nos producía una gran tristeza que dos chavales jóvenes fans acérrimos de JUDAS PRIEST y el metal perdieran la vida por una combinación de drogas y alcohol. Y tendremos que vivir con eso toda nuestra vida. Pero su estado mental no tenía nada que ver con PRIEST o la música. En aquel momento estaban en un estado mental tan lamentable que hicieron lo que hicieron.

Si te fijas en la historia de estas situaciones, ya seamos nosotros, Ozzy Osbourne, Randy Blythe, o cualquier otro artista que ha sido llevado a juicio en el pasado con locuras de acusaciones en las que se afirmaba que éramos responsables por esos incidentes, ninguna ha sido convincente o probada. Siempre hay circunstancias atenuantes que derivan en este tipo de tragedias, pero hay gente que sigue culpando al metal, lo que es muy triste porque siempre he sentido que nuestra música ayuda a la gente a escapar de las dificultades de sus vidas.”

En primera instancia, el superviviente James Vance iba a declarar en el juicio contra JUDAS PRIEST, pero falleció el 29 de noviembre de 1988 por una sobredosis de metadona mientras estaba ingresado en la unidad psiquiátrica del Centro Médico Washoe.

Al final el juez Jerry Whitehead declaró que Vance y Belknap tenían predisposición para un comportamiento autodestructivo mucho antes de escuchar “Stained Class”, y que aunque el disco contuviera mensaje subliminales ocultos, no había suficiente evidencia para probar que los mensajes incluidos fueran la causa de que los dos adolescentes pensaran en el suicidio. La investigación científica presentada no establecía que los estímulos subliminales, aunque fueran percibidos, pudieran alterar la conducta hasta ese nivel. La evidencia más demoledora que se presentó en el juicio demostró que los mensajes subliminales no causaban ningún efecto en el comportamiento de una persona más allá de ansiedad, angustia o tensión.

JUDAS PRIEST ganaron el juicio, pero aunque el juez Whitehead decretó que JUDAS PRIEST y CBS Records no tenían ningún papel en el pacto de suicidio entre los dos chavales, sí que consideró que “Stained Class” contenía mensajes subliminales aunque fueran meras anomalías de audio. Por ello condenó a la banda a pagar unos 250.000 dólares en costes legales, y ordenó a CBS a pagar alrededor de 40.000 dólares a la acusación ya que el sello no quiso facilitar los másteres a los abogados de Vance.

Tenéis el artículo completo en este enlace.

JUDAS PRIEST ya están empezando a preparar un nuevo trabajo.

JUDAS PRIEST tocarán en ROCK FEST BARCELONA 2021 .

La cita junto a Ozzy Osbourne anunciada para el 22 de noviembre en Madrid sigue de momento sin aplazarse.

 

 

 

 

OBUS - MADRID
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
DARK RAILS - HELL-TRAIN
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
EVIL HUNTER - Lockdown
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

 

 

 

RESURRECTION FEST
METAL PARADISE
KIVENTS
MAGO DE OZ - Bandera Negra
CELTIAN - Sendas de Leyenda
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

21 COMENTARIOS

  1. Abogados pica pleitos buscando lucrarse y la exposición mediática comiéndole la oreja a una familia rota por el dolor vendiendoles falsas promesas, en base a una giliflautez sin ningún tipo de base jurídica.

    Desgraciadamente es algo que veo hacer en mi gremio a muchos compañeros. Esto fue, una más.

    • Los padres tenían que haber estado más pendiente de sus
      hijos, aunque eso no se lo espera nadie. El Black metal si tiene
      letras que a veces pueden influir a alguien que esté un poco
      confundido. Incluso Agalloch. En la película de Mayhem, la cual
      recomiendo, también se ve algún suicidio, en este caso, de un músico.

      • Asumir que una canción, historia, libro o lo que sea induce al suicidio es absurdo. El suicidio no es una respuesta lógica a una idea, sino el resultado de un problema de salud mental. A los que no tenemos ideas suicidas buscamos razones racionales a algo que no lo es. Dead, el cantante de Mayhem, tenía una historia de depresión muy larga, y por ello el resultado final.

        • No he dicho que induzca sino que en una persona
          que ya tiene esos pensamientos, puede hacer de refuerzo
          alguna letra, como por ejemplo, una de Agalloch, no recuerdo
          cuál, que parecía presentar un suicidio en la naturaleza como
          algo épico. Al menos es la impresión que me dió. Pero los grupos
          no tienen culpa, por supuesto.
          Tampoco está claro que el suicidio sea siempre un problema
          de salud mental. Hay personas que lo hacen de manera repentina
          ante una mala noticia, influyen también las drogas, arruinarse de repente etc.

          • Entendí tu mensaje, no era una crítica sino una apreciación (yo soy del gremio de la psicología). Sin embargo, sigo opinando que el suicidio (dejemos aparte los ataques suicidas) no son activados por ideas, letras, etc., del mismo modo que leer un libro sobre canibalismo no me da ganas de comer humanos, salvo que ya sea el puñetero Hannibal Lecter

  2. Leyendo esta noticia, os voy a contar una experiencia personal que demuestra precisamente lo contrario, es decir que el Metal ayuda a vivir. Cuando yo tenía 17 años, fui diagnosticado de leucemia. Deciros que en mi primera noche en el hospital la pasé escuchando el histeria de los Def Leppard. Cuando me pasaron de la UCI más grave a la UCI normal no podía dormir porque me sentía muy solo y tenía mucho miedo. Esa noche la pasé escuchando el primer disco de Soziedad Alkoholika. Para terminar y no aburriros, la primera vez que pude salir de casa, vino a por mí un amigo heavy a acompañarme, y lo primero que hice fue ir a comprarme dos discos que acaban de salir: el slip of the tongue de Whitesnake, y el Dreamweaver de Sabbat. Os puedo asegurar que el Heavy Metal me ayudó muchísimo en esos momentos. Y además, me curé.

    • Obviamente que el Heavy Metal no es la cura de la leucemia, pero como bien has dicho, puede ser una ayuda muy grande para sobrellevar momentos muy complicados como el que te tocó vivir. Bien haces en compartir esa extraordinaria vivencia.

      La verdad es que nunca creí en esas personas o historias de discos induciendo al suicidio. Muchos podrán decir que es así, pero en mi opinión, nadie en su sano juicio llega a tomar una determinación de semejante embergadura únicamente por escuchar un disco. Creo que cuando esos hechos ocurren, existen otros problemas subyacentes.