Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de ALESTORM – Curse Of The Crystal Coconut

Critica del CD de ALESTORM – Curse Of The Crystal Coconut

14

 

ALESTORM – Curse Of The Crystal Coconut

Discográfica: Napalm Records

Puntuación Popular

(2 votos) 5.5/10

 ALESTORM - Curse Of The Crystal Coconut Resulta curioso como, de manera habitual, aquellas bandas cuya pretensión es hacérnoslo pasar bien con aire desenfadado, letras arquetípicamente ridículas y tópicos manidos, no solemos tomárnoslas en serio. Sin embargo, la diversión forma parte de la vida y si bien es cierto que el metal como género es algo para tomarse muy en serio, nunca viene de más echarse unas buenas risas y pasar un rato alegre con unas melodías de esas que te enganchan a primera escucha.

Y eso último es lo que he conseguido con lo último de ALESTORM, ni más ni menos. Con un título tan -como solemos decir en España- chorra, como es “la maldición del coco de cristal”, nos encontramos una colección de temas que en su mayoría enganchan a primera escucha. Cierto es que se les puede acusar de repetitivos, con sus manidas historias de piratas y desvaríos varios (que los hay y en abundancia a lo largo de sus cuarenta y cinco minutos de duración) pero es que precisamente eso es lo que pido de los escoceses cuando pincho su música. Si por el contrario me encontrara con una serie de temas serios, desarrollos progresivos y letras que ahondaran en la vicisitud del ser, pensaría que para eso tengo otros cientos de bandas con los que calmar dichas expectativas.

En definitiva, lo que hacen ALESTORM lo hacen bien. Y sin ser yo especialmente fan de la banda, he de reconocer que en este “Curso of the Crystal Coconut” lo desempeñan de manera notable. Quizás sea porque hacía tiempo que no me ponía a escucharlos o porque me ha coincidido el análisis de este disco con mis vacaciones en la playa, siendo éste un ambiente idílico para escuchar sus disparatadas historias. En todo caso, no me quito la sensación desde la primera de las muchas escuchas que le he ido dando en las últimas semanas, de que estamos ante uno de… ¿los mejores discos del año? Puede ser. Sin duda, el más divertido que he oido en 2020. Y si hay algo que necesitamos como nunca en este año, es que alguien nos proporcione motivos para sonreír.

Qué mejor manera para abrir boca que esa declaración de intenciones denominada “Treasure Chest Party Quest” donde los violines marcan la alegre melodía sobre la que se construye una canción divertida y descarada, que habla de las pretensiones de la banda que no es otra que la de seguir la vida de lo que supone ser un pirata visto desde el punto de vista romántico y juerguista. Es decir, no habla de las mil penurias y miserias que pasaban los que se echaban a la mar a buscarse la vida de manera poco legal, sino de emborracharse, disparar armas, tener sexo, soltar tacos y beber margaritas en el mar del Caribe. Si a eso le sumamos su peculiar estribillo de taberna, tenemos la combinación ganadora para hacer de él un gran single.

Continúa la fiesta con la pegadiza “Fannybaws” con un coro de los más pegadizo con el que juegan a mitad de canción en un lance de “preguntas vs respuestas”, hablando de un pirata que tiene la osadía de enfrentarse a los vikingos armado tan sólo con la piel de un león. ¡Y qué decir de “Chomp Chomp”! Pues que no podrás parar de cantar sus dos palabras del título a cada vuelta de melodía en cada uno de sus estribillos. Que la zambona (instrumento que me encanta desde que descubrí a ELVEITIE) nos lleva junto al violín por unas melodías preciosas pero sin dejar de lado su vertiente heavy metal; atentos a ese cambio de ritmo y el pedazo de solo que se marca Máté Bodor para rubricar que el hacer música desenfada no está reñido con ser unos excelentes instrumentistas.

Ponen el dedo en la llaga de los más puristas marcándose una especie de hip hop con el inherente “Tortuga” en el que los sintetizadores, coros femeninos y voces rapeadas se alternan con el cazallero registro de Christopher Bowes. Es un tema divertido y sobre todo muy loco que seguro estará generando diversidad de opiniones.

Vuelven a su faceta más clásica con la genial “Zombies Ate my Pirate Ship” que torna precisamente al rededor de eso, de un pirata que busca exterminar a los zombies que se comieron a su tripulación y hundieron su barco, todo ello a ritmo de heavy metal evocador, con unos sintetizadores de vientos emulando el sonido de trompetas de corte medieval y la colaboración de Patty Gurdy haciendo uno de los estribillos en plan lento.

Y seguimos con cosas algo más “serias” (el entrecomillado es porque algo así relacionado con ALESTORM es a la vez y perdónenme por la redundancia, muy poco serio) con un “Call of the Waves” que es un puñetazo de heavy metal rotundo, con su doble bombo y unas melodías irlandesas de fondo que le quedan que ni pintadas a una canción diferente pero a la vez necesaria para redondear una gran obra en su conjunto. Una vez más resalto un gran solo, esta vez tirando por la vertiente melódica y construyendo armonías que casan con el ambiente establecido anteriormente. “Pirate’s Scorn” es por su lado, una corta canción de taberna, ideal para beber cerveza en mano mientras escuchamos la sencilla y efectiva de acordeón. Perfecta antesala para la graciosa “Shit Boat (no fans)” en la que repiten en bucle la misma melodía una y otra vez con distintas voces, a cada cual más loca y una nueva declaración de intenciones, zafia como ella sola, denominada “Pirate Metal Drinking Crew” donde los violines suelen a mandar una vez más, con Christopher escupiendo cada una de sus frases (es fácil imaginárselo botella de ron en mano) donde los coros juegan un papel preponderante una vez más.

Volvemos a la faceta seria con un “Wooden Leg Part 2 (The Woodening)” que es un tema épico, repleto de metal y con unos desarrollos más cuidados en el que han metido una parte de teclado que recuerda a la música de los videojuegos en los años ochenta (de hecho en la versión deluxe han incluido un remake de todas las canciones hechas en ese formato, como si estuvieran compuestas en la época del Spectrum). Me encantan la variedad entre sus partes, como entretejen rítmicamente la canción, las partes narradas (una de ellas en español, indicando que se han comido nuestro cerebro y ahora se dedicarán a comer tacos y churros…), solos, melodías, estrofas y su coro. Aunque me quedo con lo evocador de sus teclados y las distintas líneas armónicas utilizadas para subir su intensidad.

Ponen la rúbrica con un tema folk en el que las mandolinas y el acordeón acompañan la cascada voz de Bowes. Es el perfecto punto y final a un disco repleto de sorpresas y sobre todo buenas sensaciones.

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comwww.twitch.tv/metal_dj_phoenix

Lista de Temas:

  1. Treasure Chest Party Quest
  2. Fannybaws
  3. Chomp Chomp
  4. Tortuga
  5. Zombies Ate My Pirate Ship
  6. Call of the Waves
  7. Pirate’s Scorn
  8. Shit Boat (No Fans)
  9. Pirate Metal Drinking Crew
  10. Wooden Leg Pt. 2 (The Woodening)
  11. Henry Martin

 

 

 

OBUS - MADRID
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
DARK RAILS - HELL-TRAIN
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
EVIL HUNTER - Lockdown
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

 

 

 

RESURRECTION FEST
METAL PARADISE
KIVENTS
MAGO DE OZ - Bandera Negra
CELTIAN - Sendas de Leyenda
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

14 COMENTARIOS

  1. No me gusta el grupo pero solo voy a comentar una bobada relacionada con la portada:

    Ese coco de cristal es igual a los que salen en el juego Donkey Kong 64 y también se llaman cocos de cristal. De hecho si pones “cocos de cristal donkey kong” en google imágenes es lo segundo que te sale, con la misma perspectiva y las mismas zonas de luz y sombra. Lo mismo es un guiño al juego, solo comento sin acritud, que nadie me mate.

    Y totalmente de acuerdo con Savajose, los mejores descendientes de Running Wild son Blazon Stone. Muchos los juzgan de plagio y tal pero no se cuantas bandas habrá plagiando a Maiden, Judas, Manowar, etc. Y “copiar” a una banda bien no creo que lo haga cualquiera.

  2. Hola,

    Acertada y valiente crítica. Par mí sí va a ser uno de los discos del año sin duda. Quizás se han excedido un poco con el cachondeo; en discos anteriores no era tan acusado, pero es un disco que engancha a la primera y a mi por lo menos no me ha aburrido en seguida como suele ocurrir con este tipo de música. Lo estuve escuchando una buena temporada, que ya salió hace unos meses…..

    En cuanto a las comparaciones con Running Wild, yo no creo que tengan nada que ver con ellos, salvo la temática. Ni el sonido, ni la actitud, ni el estilo se asemejan.

    Por cierto, el instrumento en cuestión se llama Zanfona, o Zanfoña.

    Saludos.

    • Completamente de acuerdo, precisamente esa es la parte que quizás menos me ha gustado, el hecho de llevar al extremo el tema “cachondeo”. Es decir, dentro del contexto de banda que es, en discos anteriores creo han sabido equilibrar esos ritmos más vacilones (y facilones) con canciones más “serías”, elaboradas, y que también ejecutaban de maravilla.
      En este disco no he podido evitar tener la sensación de que el “personaje” les ha devorado, como que han ya se han pasado del límite que tan bien equilibraban.
      En cualquier caso, buen álbum…no sé si a la altura de otros en mi podium particular , como los de Ensiferum o Dynazty, pero buen disco en cualquier caso.
      Respecto a la comparativa con Running Wild, o “descendientes”, como comentan por ahí, creo que no hay pie ni a debatirlo, porque, más allá de la temática pirata, se parecen como un huevo a una castaña.