Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de TYRANT – Hereafter

Critica del CD de TYRANT – Hereafter

0
Century Media - KANSAS
Century Media - KANSAS

 

 

TYRANT – Hereafter

Discográfica: Shadow Kingdom Records

Puntuación Popular

(0 votos) 0/10

 TYRANT - Hereafter Si uno mira la biografía de los veteranos metaleros americanos TYRANT parece que estuvieron en el lugar adecuado y acompañados de las personas idóneas  para alcanzar notoriedad dentro de la escena del metal americano en la década delos ochenta. Pero la verdad  es que nunca llegaron a despuntar. Su andadura se inició a finales de la década de los setenta cuando el bajista Greg May decidió montar su propia banda. Tras curtirse haciendo versiones de otros artistas la banda consiguió colarse dentro del recopilatorio “Metal Massacre III” junto a nombres emergentes como SLAYER, WARLORD o BLACK WIDOW, entre otros. Las excelentes críticas que les reportó su participación en el citado recopilatio  propiciaron que Metal Blade les firmara un contrato que les permitió trabajar con el productor Bill Metroyer para grabar a mediados de los ochenta  lo que fue  su primer largo “Legions Of The Death”.

Habiendo recibido también  el beneplácito de los medios especializados al otro lado del Atlántico  su siguiente paso fue retornar al estudio para nuevamente bajo la batuta de Metroyer grabar “Too Late To Play”, con el que consiguieron abrir las descargas de bandas importantes como SLAYER, SAVATAGE o MERCYFUL FATE. Tras permanecer fuera de  circulación durante la primera mitad de la década de los noventa, Greg May volvería a dar señales de vida cuando la discográfica germana Art Of Music propuso al bajista volver a grabar con Metroyer un nuevo trabajo que finalmente se acabó titulando “King Of Kings”. Desde entonces, si dejamos a un lado su participación en algún álbum tributo, la trayectoria de la banda ha sido bastante irregular.

Catorce años han pasado desde la edición de la ya mencionada última entrega de estudio. Así que para poner fin a este largo silencio discográfico las huestes que lidera el incombustible bajista Greg May, y que cuentan en sus filas con el guitarrista que han grabado todos sus trabajos hasta la fecha Rocky Rockwell, regresan a la carga con “Hereafter”, en el que vuelven a repetir junto al reputado  Metroyer para ofrecernos, en esta ocasión bajo los auspicios del sello americano Shadow Kingdom Records,   una colección de 11 nuevas composiciones en las que el cuarteto californiano, que se completa ahora  con el batería Ronnie Wallace y el vocalista Robert Lowe, (ex- CANDLEMASS, ex- SOLITUDE, ex- LAST CHAPTER, ex-Solitude Aeternus…), prosigue con la senda de ese sonido oscuro, cavernoso,  y potente, que podríamos situar a  medio camino entre el heavy metal clásico y el doom primigenio que practicaban a finales de los setenta y principios de los ochenta  bandas como SAINT VITUS, PENTAGRAM, BEDEMON, o los omnipresentes BLACK SABBATH.

El repicar de las campanas, una ambientación lúgubre y tenebrosa, y una narración con matices maléficos y tintes apocalípticos titulada “Tyrant´s Revelation”, sera la encargada de flanquearnos el paso hacia los riffs afilados que servirán como punto de partida para “Dancing On Graves”, poniendo de manifiesto desde el mismo arranque que pese al tiempo transcurrido desde su última entrega discográfica el cuarteto no ha variado ni un ápice su personalidad y su apuesta decidida por el clasicismo metalero, proponiéndonos el potente dinamismo de su base rítmica junto a la pegada de un estribillo altamente pegadizo, que se verá potenciado a su máxima expresión por los toques épicos que aporta su nueva incorporación el vocalista Robert Lowe.

Y es que las principales novedades  dentro de la propuesta del combo americano vienen  dadas por una producción mucho más cuidad que la de su anterior “King Of Kings”, y, como no, por la incorporación del ya mencionado Robert Lowe. Así que sin duda esos dos factores han acabo propiciando que cortes como el aplastante “The Darkness Comes”, pese a conservar ese esencia añeja, suenen fuertes, potentes, y altamente efectivos, dejando que las guitarras de Rocky Rockwell reivindiquen la esencia del sonido clásico de la N.W.O.B.H.M. Tras un arranque marcado por el dinamismo, el ritmo bajara considerablemente cuando el cuarteto se adentre en los derroteros más oscuros e intrigantes de “Fire Burns”, que estará comandada por una batería más compacta y machacona mientras el resto de la banda intenta capturar la esencia del sonido Sabbath más oscuro y cercano a tesituras doom metaleras.

Pero que nadie piense que tras catorce largos años de ausencia discográfica  las huestes que comanda el incombustible Greg May se iban a dedicar a repetir una y otra vez la misma formula que les diera visibilidad en tiempos pasados. Así que de cara a encarar el tema que presta título al álbum, “Hereafter”, las guitarras acústicas se dejaran notar con fuerza durante los compases iniciales antes de acabar abocándonos sobre un tema de  riff cíclico  y estructura repetitiva y machacona, que acabará metiéndose en tu cabeza como si fuera un oscuro mantra. Una vez más, la decencia del metal tradicional británico volverá a dejarse notar con fuerza en las guitarras de “Pieces Of Mine”, que serán las responsables de que el plástico vuelva a tomar velocidad, gracias a las atmósferas cambiantes y a la eléctrica vivacidad de un tema que romperá la tónica que estaba tomando el álbum, ya que nos dará una sensación de luminosidad gracias a las voces dobladas de Lowe y al rotundo ejercicio solista que se marcara Rockwell sobre una base rítmica a tempo de cabalgada.

Pese a que comentaba la influencia británica será un punto recurrente a lo largo de esta cuarta entrega del combo californiano, TYRANT también poseen ese toque propio del U.S. Metal, y uno de los pasajes  en los que mejor puede apreciarse es durante los compases iniciales de “Until The Day”, combinando arpegios de guitarras acústicas con la potencia de las eléctricas para acabar conduciéndonos sobre un tempo marchoso, dominado por un pétreo riff, y rematado por  la que probablemente sea la interpretación más hipnótica de Lowe a lo largo de todo el plástico. El retorno sobre lo que podríamos denominar como la zona de confort de los californianos, es decir ritmos densos y cavernosos, llegara de manos del crujiente “When The Sky Falls”, que como su propio nombre indica nos propondrá unos desarrollos de corte apocalíptico que nos dejaran  unos sutiles teclados en segundo plano.

Esa ambientación sonora a medio camino entre lo hipnótico y lo psicodélico se apoderará de los relajados compases iniciales de “Bucolic”, pero será tan solo un espejismo porque el corte no tardara en explotar para hacernos transitar sobre otro riff reptante y de tintes desérticos sobre una base rítmica a ritmo de desfile marcial. Encarando la recta final del álbum nos enfrentamos al despliegue de épica  metalera que supone “Beacon The Light”, que vuelve a acelerar el ritmo invitándonos a ponernos en pie de guerra. Una honda similar seguirá la final “From The Tower”, que nos vuelve a retrotraer a los Sabbath más clásicos, pero recordándonos en esta ocasión a los temas más animados que facturaron Iommi y cía, proponiéndonos algo más próximo a la etapa Dio.

En definitiva que TYRANT han facturado en “Hereafter” un trabajo que supera con creces al material que nos presentaron a mediados de los noventa bajo la denominación de “King Of The Kings”, tanto a nivel de cualidad compositiva como sobre toda a nivel de producción. En cualquier caso,  si no te gusta ese heavy metal oscuro, robusto y clásico, que transita cercano a los pilares del doom, no deberías ni tan siquiera plantearte una aproximación a esta cuarta  entrega del combo americano.

Alfonso Díaz

Lista de Temas:

  1. Tyrant’s Revelation
  2. Dancing On Graves
  3. The Darkness Comes
  4. Fire Burns
  5. Hereafter
  6. Pieces Of Mine
  7. Until The Day
  8. When The Sky Falls
  9. Bucolic
  10. Beacon The Light
  11. From The Tower