Inicio Conciertos Crónica y fotos del festival ROCK CHILDREN en Vigo, con NOCTEM, MALKEDA,...

Crónica y fotos del festival ROCK CHILDREN en Vigo, con NOCTEM, MALKEDA, JHONANDER, SCHOOL, LETHAL VICE, LAPSUS MENTIS y ELEFANTES MUTILADOS

1
Century Media - KANSAS
Century Media - KANSAS

 

ROCK CHILDREN

Miércoles 18 de Diciembre de 2019 –  Fábrica de Chocolate – Vigo

MALKEDA + JHONANDER + SCHOOL


Sábado 21 de Diciembre de 2019 – Sala Transylvania – Vigo

NOCTEM + LETHAL VICE + LAPSUS MENTIS + ELEFANTES MUTILADOS

El pasado 18 de diciembre comenzó la séptima edición del festival vigués ROCK CHILDREN, evento de cuatro días de duración cuyo objetivo es la recaudación de alimentos para todos esos niños necesitados de la ciudad.  Esta iniciativa comenzó de mano de algunos de los músicos del panorama rockero de Vigo y la creciente necesidad de ayudar y apoyar a los niños, no sólo con alimentos, sino también con el dinero recaudado durante todos los conciertos realizados en cada edición.

En esta edición el pistoletazo de salida tuvo lugar el miércoles 18 de diciembre en la mítica Fábrica de Chocolate de la ciudad olívica, y desgraciadamente no con un panorama cómodo. Las coincidencias hicieron que el Barça-Madrid tuviese lugar a la misma hora que este primer día de festival, por lo que la música se vería peleada por enésima vez con él, en este caso, “dichoso” deporte rey nacional.

Pese a esto, los primeros asistentes comenzaban a llegar a la sala con cuentagotas superando las también presentes y notables adversidades climatológicas,  por lo que todo está preparado para disfrutar de la primera de las bandas.  Los encargados de abrir la noche, de forma bastante puntual, fueron SCHOOL, banda que rinde tributo a la mítica banda de grunge noventera NIRVANA. Mi primera impresión fue sin duda de sorpresa por la juventud de los integrantes, y durante aproximadamente una hora nos hicieron disfrutar con un profundo repaso de los temas más conocidos y no tan conocidos de los estadounidenses.

Salieron al escenario con “Jesus Doesn’t Want Me For A Sunbeam”, luciendo la sala no el mejor de sus aspectos, contando apenas con 20 asistentes. Continuaron con “Aneurysm”, “Floyd The Barber” y el tema que les da nombre, “School”. Afortunadamente, a medida que avanzaba el concierto cada vez era más gente la que llegaba a la sala, notándose esto en la motivación de los propios músicos sobre las tablas, y es que no debe ser nada sencillo defender un directo cuando la sala muestra un aspecto tan “desolador”, y es por eso por lo que quizá me pareció que durante todo el recital la banda no pareció demasiado motivada con el panorama que tenían frente a ellos. Y sin duda es algo que entiendo perfectamente, se vieron de repente en la tesitura de tocar un miércoles a las 8 de la tarde y compitiendo directamente con el Clásico del fútbol español y, si no fuese suficiente, la ciudad estaba siendo azotada por un fuerte temporal que seguro que dejó a más de un presumible asistente en casa. Fue sin duda una noche complicada, pero los jóvenes músicos supieron cómo tocar el corazoncito de todos aquellos fans de NIRVANA con temas como “Stain”, “Negative Creep”, “Heart Shaped Box” o finalizar con el clásico “Smell Like Teen Spirit”.

En mi opinión, una hora para un concierto tributo en este caso me pareció quizá algo excesivo, aunque hablo desde una posición la de que no soy precisamente una fanática de NIRVANA, por lo que estoy segura de que esto también es relevante en mi sensación final con el concierto. En líneas generales, los tres chicos supieron salvar una noche nada fácil. Empezaron algo tímidos, pero poco a poco se les fue notando más cómodos y supieron esquivar algunos problemas técnicos con mucho humor, mostrándose realmente carismáticos con la audiencia allí presente. Sin duda, un buen inicio para una noche que no apuntaba nada bien por las condiciones ya mencionadas.

Llegaba ahora el turno de los pontevedreses JHONANDER. Para el inicio de su show el local contaba con mejor aspecto en términos de público que con sus predecesores, pero aun así seguía lejos del aforo esperado.

JHONANDER son cuatro chicos que iniciaron este proyecto allá por el año 2009 y a los cuáles tenía muchas ganas de ver, ya que no había tenido ocasión de hacerlo antes aunque sí que sabía de su existencia desde hace ya unos años. Al inicio de su concierto, el público se mostró bastante poco receptivo, y con gran parte de la sala vacía, encontrándose todavía gran parte de los presentes en el exterior aprovechando esos míticos minutos de salir a fumar presentes en todos los conciertos, comenzando a lucir un mejor aspecto durante la segunda y tercera canción, estando el total de asistentes sobre los 25.

Entrando ya en faena, tengo que decir que JHONANDER han sido para mí una grata sorpresa. Con un sonido más que notable y un directo potente y enérgico, la banda hizo las delicias de los asistentes con un Quian, bajista de la banda y conocido por gran parte de la escena de la ciudad, que no paró un sólo segundo, siendo uno de los grandes atractivos de los pontevedreses sobre el escenario. La banda supo ganarse al público y demostraron que son un conjunto que está lejos de ser inexpertos, mostrando una actitud digna de un concierto multitudinario en un evento que se encontraba muy lejos de parecerse a eso, algo que sin duda conquistó a los asistentes y no pararon de agradecerlo con una energía que iba cada vez a más en el ambiente de la sala.

En su repertorio, dieron un repaso a sus dos discos “Enciendes Mi Alma” y “Sinécdoque”,  y me quedó claro que son una banda que cuenta con una legión de fans de tras, ya que pese a no ser muchos los asistentes, éstos no paraban de gritar todas y cada una de las letras de la banda, creando un atmósfera que seguramente muchos conciertos que nos triplicaban en asistentes envidiarían. Y no pudo faltar “Libertad”, el single de ese disco que estamos esperando ansiosos y que no verá la luz hasta el próximo año.

Sin duda, para mí han sido una sorpresa y disfruté muchísimo de su concierto. Me quedo con ganas de escuchar el nuevo álbum y volver a verlos en una sala con un mejor ambiente. ¡No les perderé la pista!

Esperando ya por MALKEDA, pudimos ver como el número de asistentes sufría un pequeño empujón, luciendo un mejor aspecto con un total de unos 40 asistentes aproximadamente, quizá relacionado con el final del partido. Era el momento de cerrar esta primera jornada del ROCK CHILDREN, ¡y menudo cierre! Subía al escenario la presumiblemente banda más esperada del día, MALKEDA.  

Para los que nunca los habíamos visto la banda destacó desde el primer momento, incluso antes de que el primer acorde sonase. ¿Por qué? Pues por el atuendo de su bajista. Un chico vestido y pintado completamente de negro que resaltaba sobre el resto de la banda vestida de una forma más normal, de calle, por así decirlo.

Algo más tarde de lo previsto daba comienzo el concierto con un público que se comenzaba a agolpar en las primeras filas y dispuestos a pasárselo en grande. De hecho, éramos pocos, pero durante MALKEDA la sala sonó realmente como si hubiese un gran aforo apoyando a la banda, y es que realmente los conocidos como los “Korn gallegos” cuentan con una enérgica legión de fans que no pararon de gritar sus temas a lo largo del recital. Desde el minuto uno, su cantante Checho nos hizo ver que son pura energía y que no necesita un escenario grande para moverse y dar espectáculo. Saltos, correr de un lado para otro… además de por supuesto cantar, una muestra de por qué su banda es respetada en la escena gallega y que se trata de uno de los frontman más en forma del panorama.

Sonaron impecables, todo perfectamente nivelado. De hecho, solamente podría decir que escuché un acople al inicio del directo, pero salvando eso todo fue sobre ruedas, nada desviaba tu atención de lo que estabas viendo sobre el escenario. El público estaba totalmente entregado, y Chechu podía permitirse incluso el lujo de dejar de cantar. Y es que, ¿qué más da? Todos se sabían sus canciones y contaba con el mejor coro que toda banda espera tener, sus fans. Hablando ahora de su escenografía, podríamos separar su puesta en escena en dos partes. Por un lado estarían Chechu (cantante) y Guille (guitarra), los cuales son pura energía, puro nervio, y el resto de la banda, que los podríamos definir como más calmadillos. Un contraste que sobre las tablas queda increíble y que sin duda forma parte de su mundo. Una banda digna de ver en directo y que recomiendo escuchar a todos aquellos que no la conozcan. A partir de hoy formarán parte de mi biblioteca musical.

De esta forma, y con MALKEDA sobre el escenario despidiéndose de sus fans, se da el cierre a la primera jornada del festival.

La segunda y la tercera jornada tuvieron lugar los siguientes días en la Reserva Rock y en la sala MasterClub. Lamentablemente, a estas dos jornadas nos fue imposible acudir por motivos laborales, pero estuvieron amenizadas por ALFEIZAR, PRESUMIDO, PÜLTUR, PÖLISONG, DAERIA y JOLLY JOKER, y sabemos de primerísima mano que fueron dos días increíbles.

21 de Diciembre – Sala Transylvania

El 21 de diciembre acudimos a la cuarta y última jornada del festival, esta vez en la sala Transylvania.

Los primeros en pisar el escenario fueron ELEFANTES MUTILADOS, una banda de metal formada por cuatro chicos de Caldelas de Miño. Quizás la banda más joven de la noche, ya que se formaron en el 2010 y todavía no tienen ningún disco en el mercado. Sobre el escenario, su cantante Manuel era el más activo de los cuatro y no para de moverse por el escenario, mostrándose muy enérgico e interactivo con la primera fila, estando el resto de la banda más en un segundo plano, al menos en el aspecto visual. Es sabido por todos que ser los encargados de abrir no es nunca fácil, y tuvieron que lidiar con un público bastante inmóvil que se concentraba sobre todo al final de la sala. Es sabido, ser los primeros es una putada, pero de todas formas ELEFANTES MUTILADOS hicieron su papel y se ganaron a una parte de la sala, que no paró de animarlos concentrados al pie del escenario.

A continuación llegó la banda viguesa LAPSUS MENTIS con su thrash metal y  presentándonos su disco “Traición A La Verdad”, el cuál vio la luz en el año 2017.

Lamentablemente, la banda tuvo durante su actuación repetidos problemas de sonido, y es que no conseguían sonar adecuadamente. Nada parecía empastar como debería, y las voces estaban demasiad baja, haciendo muy difícil diferenciarlas de la bola de sonido en la que se convertía en algunas ocasiones. A nivel escenográfico, la banda fue bastante estática durante toda su actuación, y como curiosidad podría decir que me recordaron bastante a SKYDANCER, banda más que conocida por todos los que seguimos la escena de metal de la ciudad.

Tras ellos llegó el turno de LETHAL VICE, una de esas bandas que son ya patrimonio de la ciudad, y es que son muchos los años que llevan activos en la escena metalera viguesa, repartiendo thrash metal desde 2005.  Lamentablemente, pese a todo lo anteriormente dicho, no tuvieron el mejor de sus conciertos. Otra vez los problemas de sonido pasaron a un primer plano dispuesto a quitarle nuevamente el protagonismo a la banda sobre el escenario. Pese a encontrarme en primera fila, era imposible escuchar la voz de su cantante Charly.  Las guitarras estaban demasiado altas y atronaron a gran parte de los asistentes, mientras que en cambio el bajo estaba desaparecido en combate.  Pese a todo esto, todos mis respetos hacia una banda que dio un show más que digno, salvando de sobra los evidentes problemas técnicos con actitud, complicidad e interacción con un público entregado y que no se dejaba vencer por las circunstancias.

Y tras esto llegó el momento más esperado de la noche, NOCTEM. Llegados a este punto me daba mucho miedo su concierto, porque el sonido estaba haciendo muchísimo daño a las bandas, hasta el punto de que me cuesta hasta poder hablar objetivamente sobre sus actuaciones sin dejarme influir por estos problemas. Todo sonaba raro, como si no acabase de estar completamente empastado y perjudicó muchísimo a todos los grupos que formaron parte de esa noche y seguramente a las opiniones que mucha gente tuvo sobre ellas, e injustamente, por supuesto.

Se preparó el escenario con todo el atrezzo al que NOCTEM nos tienen acostumbrados. Después de unos minutos de espera, los habituales en estos casos, salieron a escena Varu, Voor y un nuevo guitarrista. Sí, unos pocos días antes de que los valencianos pisaran Galicia, Exo anunciaba su marcha. Exo fue durante años el guitarrista principal y compositor del grupo, y la noticia llegó  con tan sólo 3 días de margen y muchos éramos los que dudábamos si estaría en las fechas gallegas. Pero una vez salieron a escena, nos lo confirmaron. Con ellos venía el guitarrista Iván Léria, que tenía un papel muy complicado en esta ocasión.

Una vez salió Beleth a escena comenzó por fin su show. Una vez más, y disculpad que sea tan insistente, el sonido no mejoró. Seguía sonando como si nada acabase de encajar. Aun así, dieron un gran espectáculo presentándonos su último trabajo “The Black Consecration”.

El público, unas 60 personas aproximadamente, estaban volcados en primera fila. El headbanging era la tónica dominante en la sala, y el público se agolpaba tan a pie del escenario que prácticamente podía tocar a los músicos. Fue un espectáculo dinámico, con mucho movimiento, casi sin respiros. Iván, Varu y Voor nos deleitaron con su magia e hicieron que el mal sonido no les perjudicara tanto como a las anteriores bandas, demostrando que, como se dice coloquialmente, “en plazas peores han toreado”, y es que se trata de una banda con ya unos cuantos años de experiencia a sus espaldas.

Tras una breve desaparición de Beleth del escenario, volvió al mismo sin camiseta y lleno de sangre. ¡Qué inesperado en un show de NOCTEM! Y sí amigos, todos los que estábamos en primera fila acabamos bañados en sangre. ¿Pero qué más da? Es un concierto de NOCTEM, ¡sabías que pasaría.

Musicalmente, los miembros de NOCTEM demostraron su habitual nivel sobre las tablas, ganándole el pulso a unos problemas técnicos que tristemente nunca acabaron de desaparecer. Y es que me veo obligada a volver a repetirlo, pero como repaso global de esta cuarta jornada del ROCK CHILDREN tengo que destacar tristemente a los problemas de sonido como los grandes protagonistas de la noche.

Al finalizar la actuación de los valencianos fue la organización la que se subió al escenario a dedicar a los asistentes unas palabras y darnos en primicia los primeros nombres del ROCK CHILDREN 2020: los míticos BARBARIAN PROPHECIES y AGÓNICA, en un cartel que comienza fuerte y que seguro que no decepcionará. Deseando ver qué nos depara el próximo año y, por supuesto, deseando colaborar con un festival que lo hace todo por los más necesitados, haciendo que siempre valga la pena forma parte de él. ¡Un aplauso para la organización y por muchos más años de ROCK CHILDREN! Nos vemos el año que viene.

Texto y fotos: Paloma García (Bienvenida al Staff!!!)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

1 COMENTARIO