Inicio Conciertos Crónica y fotos de IRON SAVIOR + DRAGONHAMMER + AQUELARRE en Valencia

Crónica y fotos de IRON SAVIOR + DRAGONHAMMER + AQUELARRE en Valencia

2
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon

 

IRON SAVIOR

+ DRAGONHAMMER + AQUELARRE

Sábado, 14 de diciembre de 2019 – Paberse Club – Sedaví – Valencia

El power metal tuvo un total protagonismo el pasado sábado en Valencia. Los alemanes IRON SAVIOR, una de esas bandas que ayudaron a crear y desarrollar dicho sub género regresaban por tercera vez a la capital del Turia para presentar su último trabajo “Kill Or Get Killed”, publicado a principios de este año. Para tal ocasión, venían acompañados por los italianos DRAGONHAMMER y con AQUELARRE desde Vigo.

El Paberse Club recibió una buena asistencia aunque por desgracia durante la actuación de Aquelarre no todo el mundo estuvo presente, siendo unos pocos los que decidimos ver a esta formación que bajo mi humilde opinión han editado uno de los mejores álbumes nacionales del año, ese excelente “Suevia” que gira en torno a las leyendas, historia y sucesos de Galicia y que musicalmente es un heavy/power muy bien elaborado.

Abrieron su concierto con “Jakobsland”, tema que aborda las incursiones vikingas en tierras gallegas y que por tanto fue un inicio poderoso, heavy y épico con el que ya se metieron a parte del público en el bolsillo. El sonido les acompañó y la banda, con su simpatía, puesta en escena y actitud estuvieron totalmente entregados desde el primer acorde.

Aunque todos en conjunto estuvieron bien, el baterista David Castro y el bajista Ramón Rodríguez llamaron mi atención por lo bien que sonaron, mostrando que la sección rítmica de Aquelarre está bien engrasada. Tampoco hay que dejar de mencionar al dúo de guitarras formado por Adrián Rosende y Cristóbal Otero, los cuales no pararon de moverse en la medida que les permitió el escenario, el teclista Christian Marco y cómo no, el vocalista Icko Viqueira, siempre animando al respetable, mostrando unos registros muy variados que iban desde los agudos, guturales y partes melódicas.

“Arcilla Y Mármol” nos llevó a su segundo disco “Tempo” y rápidamente retornaron con “Suevia” con la canción “Aunque Duela Recordar” un medio tiempo intenso más cercano al power metal donde los teclados tuvieron más peso.

“El Mismo Pecado” fue un último repaso al mencionado segundo álbum y presentaron la canción “Heroína” la cual trata sobre el narcotráfico en Galicia, siendo un corte más crudo y heavy que me pareció de lo mejor de su actuación. Con el público más animado incitaron a que nos acercáramos más hacia las primeras filas y con mucha simpatía lograron que la última parte del concierto se creara una mayor comunión entre banda y asistentes.

La bailable “Guardián” fue la única referencia a su opera prima “Requiescat In Pace”, con ese riff de guitarra que fue coreado por todos, siendo más desenfadada y que nos puso a todos a saltar y cantar. Aquí Icko, Adrián y Cristóbal bajaron del escenario para juntarse con el público y montar una fiesta.

“Romasanta” tema que habla del único caso documentado de un hombre lobo y que se dio en Galicia, otro de los grandes temas de “Suevia” sirvió para que la banda se despidiera, invitándonos a que tras el concierto fuéramos a la zona de merchandising para tomar un chupito de licor café (o licor “cafelarre” como lo llaman ellos) por cortesía de la banda. Con la propia “Suevia” despidieron un concierto muy ameno y con el que AQUELARRE se metieron a los asistentes en el bolsillo.

La siguiente banda en tomar el escenario fueron DRAGONHAMMER, quienes practican un power metal bastante tradicional y que me pareció poco original en su estructura, sonando descaradamente a otras formaciones como STRATOVARIUS, SONATA ARCTICA, HAMMERFALL o sus compatriotas RHAPSODY. El que sea seguidor del power metal europeo de los 90 disfrutó de esta propuesta, pero personalmente yo los encontré repetitivos y faltos de  personalidad, aunque derrocharon carisma y pareció gustar a un público ahora sí más numeroso.

Con 4 álbumes en su haber, los italianos repasaron su trayectoria, tocando piezas como “The Eye Of The Storm” de su último disco “Obscurity” o “Seek In The Ice” de “The X Experiment” La banda ha sufrido muchos cambios en su formación, siendo el bajista Gae Amodio el único miembro original que queda, con el vocalista Lucia Micioni incorporado el pasado año y que pese no haber grabado todavía ningún disco con la banda, defendió las canciones como si fueran suyas de siempre.

“Under The Vatican’s Ground” y “Children Of The Sun” fueron más referencias al último disco pero tampoco faltaron otras como “Fear Of A Child” de “Time For A Expiation” o “Blood In The Sky” de su primer trabajo

.
Con el tema que da nombre a la banda se despidieron tras realizar un concierto correcto, que animó y gustó a muchos, pero que a mí me dejó con la sensación de estar viendo un refrito de bandas punteras de los 90 del power metal sin apenas novedades.

Llegaba el momento esperado por todos y finalmente IRON SAVIOR subían al escenario. Pese a que muchos siguen añorando aquellos años en los que la banda tenía aquella alineación titánica formada por Piet Sielck, Kai Hansen e incluso Thomen Stauch en el primer álbum, Piet Sielck ha continuado capitaneando la banda y pese a que pasaron años desapercibidos, en esta última década remontaron el vuelo publicando buenos trabajos donde hicieron ver que tenían mucho que decir y aunque no hayan alcanzado la misma popularidad que otras bandas hermanas como HELLOWEEN o GAMMA RAY, también son uno de los pesos pesados del conocido como power metal alemán, pese a que siempre he pensado que IRON SAVIOR siempre han estado más cerca en su sonido al heavy metal y el speed metal.

Sin ninguna intro ni necesidad de aparición a lo grande, iniciaron su descarga con “Way Of The Blade” de su penúltimo trabajo “Titancraft” para dar paso a “Starlight” ese excelente tema perteneciente a “The Landing”, álbum que coloco entre mis favoritos de la banda y que significó el resurgir de la banda cuando salió en 2011, algo que ellos saben y que por lo tanto fueron varios los temas que interpretaron del mencionado disco.

Piet Sielck como siempre estuvo simpático y mostrando ese carisma que le caracteriza, hablando tras cada tema con el público, secándose el sudor y bromeando con sus compañeros de banda, el bajista Jan-Sören Eckert, el cual parloteó algo de español siempre que tuvo la ocasión, el guitarrista Joachim Küstner y el baterista Patrick Klose, quien pasó más desapercibido al estar tras los platos.

“Roaring Thunder” y “Kill Or Get Killed” fueron los primeros temas del álbum homónimo en ser interpretados y el cual como era de esperar tuvo bastante protagonismo en el repertorio. Destacar el setlist estuvo centrado en los álbumes más recientes de IRON SAVIOR, siendo la mayoría los de esta última década pero sin dejarse algún que otro clásico, pero ante todo reivindicando su material más nuevo y no viviendo del pasado, algo que les honra.

Piet nos hizo viajar al lejano oeste con “Gunsmoke” para después tocar la poderosa “The Savior” con ese épico estribillo que fue cantado por todo el público, que se abarrotó en las primeras filas y que además se formó un ambiente impresionante, dejando claro que IRON SAVIOR son muy queridos en Valencia y su público no le falla.

“Beyond The Horizon” siguió incidiendo en “Titancraft” para que luego Piet presentara el corte “Never Stop Believing” como una pieza de “pop metal” con ese estribillo azucarado pero sonando en todo momento metálico y poderoso. “Hall Of The Heroes” nos devolvió a los IRON SAVIOR épicos.

“Stand Up And Fight” es una de las canciones más destacadas del nuevo disco que suena a clásico desde su primera escucha y se pudo apreciar en la recepción que el público tuvo de ella, pero llegó el momento del que es el himno de la banda y nuevamente un recuerdo al disco “The Landing”, la genial “Heavy Metal Never Dies”, cuya letra es motivadora e inspiradora, y en la que Piet nos hizo cantar el estribillo dividiendo al público en dos secciones y luego al unísono, jugando con nosotros y haciéndonos partícipes de la canción.

Estábamos llegando al final del concierto y el setlist únicamente había abordado 3 álbumes, algo extraño teniendo en cuenta que IRON SAVIOR poseen 11 editados, pero como he dicho anteriormente, buscaban incidir en sus obras más recientes. “Legends Of Glory” fue la última mención a su último disco y quisieron despedirse, ahora sí, con dos temas clásicos, “Break The Curse” y “Atlantis Falling” del primer álbum y como guinda al pastel y como llevan haciendo desde hace años, una versión acelerada del “Breaking The Law” de JUDAS PRIEST a modo de fin de fiesta.

Muchos esperaban más, y pese a que alguno pidió temas como “Watcher In The Sky” o “Condition Red”, la banda se despidió para retirarse al camerino y posteriormente y como prometieron, reunirse con el público para hacerse fotos, firmar autógrafos y charlar con aquellos que quisieran.

Así pues IRON SAVIOR dieron un genial concierto basándose en apenas unos pocos trabajos para defender su material nuevo y aunque se echó en falta algún clásico, poco importó ya que los suplieron con esa entrega y entereza que les caracteriza. Mi eterno respeto a una banda luchadora que aunque por desgracia no ha alcanzado el estatus que merece, siguen en la cresta editando buen material y girando por salas para alegría de sus seguidores.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Pedro J. Delgado

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

2 COMENTARIOS

  1. es difícil contentar a todo dios con tanto discazo clásico y mas si se centran en los últimos álbumes, pero aún así…ya no digo del “condition red” o del “dark assault”, pero es que pasar de largo del “unification” debería estar penado por ley.

    “tales of the bold”, “I´ve been to hell”, “forces of rage”, “mind over matter”… yo personalmente no se si saldría llorando, pero la culpa es suya y solo suya, por haber parido tantas POM´S…

  2. Aquelarre estuvieron geniales, yo no los conocía y me encantaron. Coincido con la crónica en que Dragonhammer parecían Rhapsody en genérico, no me gustaron. Iron Savior tremendos, merecen mucho más. Se agradece que se acerquen a Valencia grupos así, y el setlist a mí me contentó. Ya los vi en su momento con Kai Hansen y escuché esas canciones pero sus tres últimos trabajos también son muy buenos.

    Una gran noche para el Heavy Metal.