Inicio Conciertos Crónica y fotos de SONATA ARCTICA + EDGE OF PARADISE + TEMPLE...

Crónica y fotos de SONATA ARCTICA + EDGE OF PARADISE + TEMPLE BALLS en Madrid

0
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

SONATA ARCTICA

+ EDGE OF PARADISE + TEMPLE BALLS

Miércoles 4 de Diciembre de 2019 – Sala La Riviera – Madrid

“Talviyö” es lo nuevo de SONATA ARCTICA que hoy nos presentaban en la céntrica sala madrileña Mon. La banda liderada por Tony Kakko llega a la capital con el trabajo probablemente más personal del combo finés hasta el momento, pero no lo harían solos, y es que TEMPLE BALLS y EDGE OF PARADISE amenizarían las primeras horas de la velada con dos propuestas bastante diferentes entre sí y con respecto al sonido de SONATA ARCTICA.

Llegamos a la sala minutos antes de la apertura de puertas y nos topamos con una inmensa cola de público aguardando en la puerta (soportando la lluvia y frío de ese día), para poder ver lo más cerca posible un show que iría rodado en cuanto a horarios, y es que como es habitual en Madness Live, se cumplieron a la perfección.

Pronto aparecían en escena TEMPLE BALLS, quienes tenemos que decir que fueron la grata sorpresa de la noche. Con un hard rock fresco y potente, los fineses caldearon el ambiente con un bastante buen sonido además, todas las condiciones se daban para disfrutar de un concierto cuanto menos entretenido. Arrancaron con “Infinity” y “Off The Grid”, como digo, movidas y en las que es imposible parar de mover aunque sea una simple pierna o la cabeza, ritmo pegajoso y efectivo. El show se fue consolidando con cortes como “Kill The Voice”, con momentos que recuerdan a bandas como STEEL PANTHER, para cerrar con una acertada “Fine”. Realmente los escandinavos nos dejaron con ganas de más en lo que fue una grata sorpresa para la masa importante de fans que ya había en la sala Mon.

No tuvieron la misma suerte EDGE OF PARADISE. La banda liderada por Margarita Monet y conformada en Los Ángeles, llegaba con un sonido un tanto indescriptible, entre metal, con tintes de hard rock, pero con bastante fusión en su música. Margarita tiene una planta perfecta, pero para el gusto de un servidor no tiene ese poder sobre el escenario para desempeñar esa función y para contagiar a un público que estuvo bastante frío durante casi toda la actuación. La banda californiana comenzaba con “Universe” y “Alone” en un set corto, como el de sus predecesores, pero ni mucho menos con el mismo éxito, el sonido eclipsaba la voz de Margarita en ciertos momentos, por lo que el sonido tampoco fue su fuerte en la actuación. Consiguieron salvarla a base de dos cortes más interesantes como “Fire” y la definitiva “In A Dream”, en los que la banda sí se mostraba más solida y compacta, pero realmente fue un concierto que pasó bastante desapercibido.

Y ahora si, aparecían sobre las tablas SONATA ARCTICA. Como decimos, con nuevo disco bajo el brazo, nuevo show, y con Tony Kakko a la voz, Elias Viljanen a la guitarra, Pasi Kauppinen al bajo, Henrik Klingenberg a los teclados y Tommy Portimo a la batería. “A Little Less Understanding” abría las hostilidades con un juego de luces cuanto menos complejo alternando verdes y magentas, que lejos de ayudar al espectáculo, a los fotógrafos e incluso a los espectadores se lo ponían difícil. “Closer to an Animal” es muy celebrada en su llegada, así como una nueva, y es que “Whirlwind” tiene unos tramos muy variados y parece ser una de las triunfadoras del último disco. El show estaba siendo muy bueno técnicamente, quizás con un Tony de vez en cuanto reservando voz, pero bastante efectivo en cortes como “The Day” o “Cold”.

Pronto llegaba una de las más comerciales y de las más odiadas pero también queridas por sus fans, “I Have a Right”, que levanta las palmas acompañando a ese estribillo mágico, se ha convertido en un estandarte en sus directos. “Storm the Armada” y “X Marks the Spot” nos llevan al nuevo álbum un tanto sin pena ni gloria, aunque “Who Failed the Most” con ese toque más ochentero nos devuelve a la vida y nos despierta de un pequeño letargo.

El combo finés estaba sonando de lujo, pero faltaba esa chispa, esa emoción, ese punto que llegaba con uno de los momentos álgidos de la noche, y es que “Tallulah” es belleza por todos los costados, es una pieza pluscuamperfecta, cuidada, con una melodía preciosa, un Tony Kakko sentado frente al respetable en el escenario y cantando a una sola voz ese mágico estribillo, magistral también Elias en ese solo tan bonito que clavaba una vez más en el baladón de la noche.

Y para romper esta dinámica, el frenesí llegaba con “Black Sheep” y esas melodías dobladas entre el teclado móvil de Henrik y la guitarra de Elias, tomando el protagonismo ante un público ahora sí enfervorecido. Aquí no se para, eso debieron pensar los nórdicos, y es que ahora llegaba otro puñetazo en la cara como “FullMoon” y esa galopada frenética de nuevo en la que no hay respiro y que nos lleva a un final grande, bastante grande, que redondeaba un show que comenzó fuerte, que a mitad se dio un respiro demasiado largo quizás por no optar por el setlist más adecuado, y que ahora volvía a crecer con estas tres obras de arte seguidas.

Tras una breve pero intensa petición de bises, “Losing My Insanity” funciona en directo pero creo que sin duda es de las más prescindibles del set, y más a estas alturas de la actuación. Sin embargo, el final lo marcaba una maravillosa “Life”, que sin duda es la más pegadiza, acertada y efectiva de la última época de SONATA ARCTICA, con el público agitando sus brazos de lado a lado para romper en ese grandísimo estribillo y esa parte coreada a una voz de nuevo. Así finalizaba su actuación, o no, y es que aún Tony nos pedía alzar nuestros brazos y arrancar ese ritual ya archiconocido de “Vodka” a modo de outro en una de los mejores ejemplos de outro que existen en el género con todo el público terminando aplaudiendo a rabiar y coreando esa letra que nos enseñaba primero el bueno de Kakko.

En definitiva, concierto breve, sólo 14 canciones en un set que debería alargarse más teniendo en cuenta el material de calidad que vuelven a dejar fuera, nos referimos a “Replica”, “Gravenimage”, “San Sebastian”… Esos clásicos que estas nuevas generaciones que hoy copaban la sala Mon seguramente no hayan podido disfrutar en directo. Tampoco hubo nieve en el escenario como planeaban y nos contaban en esa entrevista que mantuvimos con ellos hace unos meses, pero el caso es que SONATA ARCTICA siguen siendo capaces de abarrotar una sala, si que es cierto que finalmente no fue en la Riviera, pero llenar una sala Mon sigue siendo un éxito. Son excelentes en lo técnico, son carismáticos, lo tienen todo, pero de nuevo el set vuelve a jugar una mala pasada a los fineses. Gran noche con gran variedad de estilos para salir con un buen sabor de boca del club.

Texto y fotos: Óscar Gil Escobar

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.