Inicio Conciertos Crónica y fotos de MAYHEM + GAAHLS WYRD + GOST en Madrid

Crónica y fotos de MAYHEM + GAAHLS WYRD + GOST en Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION

 

MAYHEM

+ GAAHLS WYRD + GOST

Domingo 10 Noviembre de 2019 – sala Mon – Madrid

Noche para los amantes del black metal, con mucha historia sobre un mismo escenario. Solo hacía falta ver la inmensa cola que se daba cita ante la puerta de la sala Mon de Madrid para acceder a ver lo más cerca posible este concierto.

Por un lado, teníamos a MAYHEM, historia viva del black metal noruego (a quienes no les ha venido mal el lanzamiento de esa película biográfica “Lords Of Chaos” para dar a conocer su historia a un público más generalista), aunque siempre que han llegado a nuestro país han gozado de unas grandísimas entradas a sus shows.

Por otro, el proyecto en solitario de Gaahl (ex- GORGOROTH), con un historial bastante convulso también y sin duda una de esas grandes figuras del género, que lleva el nombre de GAAHLS WYRD. Por último, los encargados de abrir la noche serían los americanos GOST.

Como comentaba antes, un grupo de gente innumerable se agolpaba en la cola para acceder a la hora establecida previamente a la sala, algo que se agradece con el frío que tuvieron que pasar los primeros en llegar a la sala a eso de las nueve de la mañana para disfrutar de sendos rituales desde primera fila. Desde el inicio, ya observábamos la sala con un ambiente espectacular, incluso con gente en la balconada y con por supuesto toda la sala abierta, algo que no siempre sucede.

Los primeros en aparecer serían GOST, combo de darksynth metal al que da nombre el vocalista y productor con el mismo sobrenombre. Un combo formado con dos músicos fue suficiente para sorprendernos desde el inicio con un sonido un tanto cercano y a la vez lejano a lo que pedía la noche, y es que aunque los maquillajes, y algunos pasajes musicales tuvieran claras influencias black, en otros momentos nos recordaban sus pasajes a bandas como CARPENTER BRUT, lo que no es malo, aunque no era lo que requería la noche.

“Relentless Passing” o “Wrapped in Wax” eran las dos elegidas para abrir un show basado en un proyector que reflejaba en la espalda del vocalista distintas luminancias, unido a una serie de estrobos en la parte trasera del escenario, esa fue la única iluminación con la que contaron los norteamericanos. Las voces guturales se entremezclaban muy bien con un sonido como digo que pasaba de influencias más ochenteras a black por momentos, curioso cuanto menos, aunque se nos antojó bastante largo. Destacar también “Push” y “Severance”, con las cuales finalizaban un show que no pasaba desapercibido, pero que tampoco terminó de despegar.

Solemne, serio, con la cara maquillada como es habitual en él, impasible… así aparecía la figura de Gaahl en escena a ritmo de “Ghosts Invited”, corte muy interesante con el que definitivamente terminábamos de engancharnos a la velada, y es que como iremos comentando GAAHLS WYRD se marcaron el gran concierto de la noche.

Black metal veloz en estado puro con “Ek Erilar”, mientras que “Carving The Voices” es una de esas grandes joyas que esconde su “Gastir – Ghosts Invited”, con unas melodías tenebrosas y ritmos densos contrastando con riffs más afilados y ritmos más acelerados.

“Through Past and Past” fue sin duda la debilidad de la noche, con una variedad y riqueza sonora importante, atravesando etapas de puro thrash metal, mezclándose con el black metal de forma asombrosa, sin duda alguna fue el gran aporte de la velada con un final apoteósico a ritmo de “Exit – Through Carved Stones”, esa mágica pieza de GORGOROTH, y es que durante el show tuvimos visitas a sus etapas de GOD SEED, Trelldom y como digo GORGOROTH, pero destacar el increíble primer trabajo que se ha marcado en solitario y el gran concierto que nos había ofrecido esta noche, llevando la bandera del black metal a lo más alto.

MAYHEM, para muchos quienes llevaron el black metal noruego a otro nivel y a otra dimensión. A lo largo de su historia, nombres como NECROBUTCHER, EURONYMOUS, PER ‘DEAD’ YNGVE OHLIN, HELLHAMMER, VARG VIKERNES, ATTILA CSIHAR han dado mucho que hablar con una serie de actos, muchos contrastados y otros tantos sin certezas, pero más allá de la controversia y el sensacionalismo, nos centraremos en lo puramente musical.

La banda noruega actualmente está compuesta por Necrobutcher al bajo, Hellhammer a la batería, Attila Csihar a la voz, y Teloch y Ghul a las guitarras y llegaba a Madrid para presentar su nuevo trabajo “Daemon”, un disco con el que Necrobutcher y Hellhammer quieren reavivar ese sonido del mágico “De Mysteriis Dom Sathanas”, pero que lleva también intrínseco el nuevo ADN del grupo, quedando un tanto en terreno de nadie el sonido, no sabiendo bien a qué atenerte, pero todo tiene que demostrarse en directo.

Telón oscuro tras la batería imponente de Hellhammer acompañado por una serie de decoraciones en base a su último trabajo, y entre el humo y la oscuridad comienzan a aparecer los músicos al son de “Falsified and Hated”, para inaugurar los temas que sonarían del nuevo disco esta noche, con una gran recepción y con un Attila con una apariencia endemoniada que no pasaba desapercibida. Las siguientes en llegar eran “To Daimonion” y “My Death”, de aquel “Chimera” allá por 2004, enlazando con otra cadencia más densa aún como es el caso de la nueva “Malum”, rompiendo con la agresiva “Bad Blood”, en la que hay que destacar un inmenso trabajo de Hellhammer tras los platos. Las siguientes en llegar serían un trallazo revisitado como “Symbols of Bloodswords”, muy exigente a nivel vocal para un gran Attila, que contrasta con la misteriosa y susurrada por él mismo “A Bloodsword and a Colder Sun, Part II”. Para cerrar esta primera parte del show, “Invoke the Oath” otra de las más interesantes del nuevo álbum.

La segunda parte del show llegaba con un cambio de telón inapreciable por la increíble masa de humo que inundaba el escenario mientras una inquietante intro daba paso a los músicos de nuevo, ahora ataviados con capas con capucha para recogerse del frío y es que llegaba “Freezing Moon” y se hacía el delirio en la sala, para muchos el gran himno de los nórdicos, y fue sin duda el momento de inflexión de la noche, en el que el público en un estado de éxtasis absoluto y es que llegaban varias piezas consecutivas del “De Mysteriis Dom Sathanas”, sin ir más lejos con la compleja “Pagan Fears”, maravillosa de inicio a fin aunque para mi gusto le falta verdad en directo, mucha pose y mucho postureo, pero no sientes ese miedo o temor que deberías sentir al verla en vivo, un tanto sobreactuado Attila daba paso ahora cantando al oido de una calavera a “Life Eternal”, y es que hay una diferencia enorme entre este trabajo y todo lo que se ha hecho después, a nivel rítmico, melódico, atmosférico… Velocidad y salvajismo en una “Buried by Time and Dust” que te pasa por encima literalmente, una matanza que también se reflejaba en la pista con unos mosh pits intensos, para terminar este tramo del show dedicado a este disco que es historia de la música.

Llegamos al tercer tercio del show, en el que Attila se despoja de su capa y de su maquillaje facial para mostrarnos su verdadero yo, mientras Necrobutcher lucía su fibroso cuerpo y su mirada asesina tras la intro “Silvester Anfang” que cómo no, precede a la desbocada “Deathcrush”, con ese grito ensordecedor a modo de estribillo que aún resuena en nuestras cabezas.

“Chainsaw Gutsfuck” muestra una carga instrumental muy importante, mientras que no podía faltar “Ancient Skin”, fiereza y contundencia con una pista en la que las oleadas ya eran constantes, enlazando después con “Carnage”, que habla de la carnicería primitiva de MAYHEM, ese caldo primitivo que dio paso a todo lo demás como lo fue “Pure Fucking Armageddon”, realmente la primera demo de la historia de la banda, increíble este ‘rush’ final en el que supieron resolver una velada que atravesó por tres claros estados.

La primera parte dedicada a su etapa entre 1999 y 2019 en la que el público salvo en momentos puntuales se mostró más impasible, la segunda dedicada a “De Mysteriis Dom Sathanas” con una resurrección instantánea de los asistentes, y la tercera dedicada a los primeros MAYHEM, a los que llevaron esta palabra a lo más alto del black metal noruego. Camino perfecto y bien elaborado por una banda que solventó la noche gracias a una gran estructuración del set, a un show en el que la sobreactuación por momentos te sacaba del show y en el que aunque MAYHEM lució mejor que en shows previos, nos quedamos con la aportación de GAAHLS WYRD esta noche. Esta noche no ardió ninguna iglesia, pero sí que ardió una sala Mon sedienta de black metal.

Texto : Óscar Gil Escobar

Fotos. Alvaro José Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.