Inicio Conciertos Crónica y fotos de ROYAL REPUBLIC + BLACKOUT PROBLEMS en Madrid

Crónica y fotos de ROYAL REPUBLIC + BLACKOUT PROBLEMS en Madrid

0
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

ROYAL REPUBLIC

+ BLACKOUT PROBLEMS

Viernes 8 de Noviembre de 2019- Sala Cool – Madrid

ROYAL REPUBLIC es otro de esos casos en los que su éxito en otros países europeos es el que les otorga la oportunidad de darse a conocer en nuestro país por medio de algún festival como fue Mad Cool 2016. Cierto es que en 2012 hicieron dos fechas en nuestro país, pero fue en su último paso por las salas de nuestro país en 2017 cuando realmente pegaron el ‘boom’ definitivo colgando el cartel de ‘no hay billetes’ en Madrid y Barcelona con la presentación de su “Weekend Man”, uno de sus discos más aclamados sin lugar a dudas.

Ahora los escandinavos llegan a Madrid, concretamente a la sala Cool, con otro ‘sold out’ y nuevo disco bajo el brazo. “Club Majesty” recupera ese sonido y espíritu ochentero y fresco de las discotecas de la época, con ese punto gamberro y rockero que hace que tengan un sonido único. Para esta gira, la banda encargada de abrir sus shows eran BLACKOUT PROBLEMS.

La banda de rock alternativo muniquesa BLACKOUT PROBLEMS abría la velada ante una masa importante de público ya presente en la sala. A diferencia de ROYAL REPUBLIC, el rock alternativo que desarrollan estos alemanes es bastante más ligero, acercándose más a sonidos indies que a rock/punk como en el caso de ROYAL REPUBLIC, pero esta noche quedaría claro que no se puede hablar de una banda hasta que no la ves en directo, y es que qué chute de adrenalina el que desplegaron los alemanes como demuestran “Difference” o “Limit”. También hay otros cortes con un sonido más comercial como lo es “Sorry” que también funciona a la perfección. Totalmente desbocados, con su vocalista constantemente bajando a cantar entre el público (pie de micro incluido en ciertas ocasiones) y con el resto de la banda completamente hiperactiva aprovechando el poco espacio con el que contaban,

Por último, cabe destacar “Queen”,  probablemente por encima del resto, como sucede con una magistral “Rome” en la que los contrastes son notables y es una pieza imprescindible para estos chicos, unas melodías muy interesantes, y unos arranques poderosos cargados de fuerza y energía que desde mi punto de vista deberían considerar más a menudo aunque pocos peros podemos poner a su actuación. Si bien escuchándolos es disco la sensación era un tanto fría, en directo me tengo que comer mis prejuicios.

Turno ya para ROYAL REPUBLIC, quienes hace un par de años ofrecían uno de los conciertos más divertidos, dinámicos e imperdibles de todo el año. La banda está compuesta como entonces por el cantante y guitarrista Adam Grahn, el guitarrista Hannes Irengard, el bajista Jonas Almén y el baterista Per Andreasson. Con todo ello preparado, arrancaba su actuación con ese gran riff de Hannes que introduce la pegadiza “Fireman & Dancer”, con un público que arrancaba a bailar y no parar de moverse de aquí al final, enlazando con otra del último LP como “Can’t Fight the Disco”, sonido excelente, fresco y nítido para disfrutar de un combo que está en un estado de forma envidiable.

Adam nos trae puro rock con “Make Love Not War (If You Have to Make War – Make Sure to Make Time to Make Love in Between)”, con ese estribillo trabalingüístico y ese piñón de intensidad subido para arrasarnos con ese torrente de voz y ese ritmo vertiginoso, sin duda una aportación única y necesaria al set, y es que aunque su rock alternativo sea muy particular y reconocible, cada composición es completamente distinta a la anterior, como es el caso de “Under Cover”, la siguiente en llegar en la que hay que destacar el sonido funk de las guitarras, sonido que han potenciado en este último trabajo. No podemos parar quietos ni un segundo, y es que ahora llega “Getting Along”, divertida, rápida y muy efectiva donde se pueden denotar sus influencias de rock y punk con cierta facilidad, una auténtica fiesta la que estábamos viviendo en primera persona.

Divertidos, discursos breves y no tan breves, pero siempre acertados, cada vez que ROYAL REPUBLIC se sube a un escenario, se produce una conexión única con el público, muy participativo y presente en todo momento, como sucede con la veloz “Underwear”, en la que vuelve a salir el lado más gamberro de la banda, ese sonido entre DANKO JONES y EAGLES OF DEATH METAL al que siempre se ha atribuido su éxito en su máximo esplendor. Y de clásico en clásico, “Full Steam Spacemachine” nos pone a saltar al ritmo de ese magnífico estribillo y riff principal.

Coreografías imposibles, un montaje muy ochentero e interesante con barras de leds de colores, un rayo y luces en la parte de atrás del escenario, Adam invitando a subir a una chica para tocar la guitarra para robarle un beso tras ofrecerle su mejilla, Adam descorchando una botella de champán con la que nos ducharía, lanzando su guitarra a su técnico de guitarras a una distancia considerable, un maestro de ceremonias en toda regla en una fiesta ilusitada.

Bajamos revoluciones por completo con la íntima y sexual “Like a Lover” con ese ritmo de R&B en el que también demuestran moverse bien los suecos. Tiempo ahora para una especie de ‘break’ revisitando “Jump” de Van Halen y “The Final Countdown” a modo de solo de teclado con Jonas al mando, el típico ‘jam’ que toda banda introduce en sus conciertos. Esta dinámica la rompía la movida “Stop Movin’” valga la redundancia, y es que esta pieza repetitiva hasta la extenuación también funciona a las mil maravillas en directo. Prácticamente nos estábamos comiendo sin quererlo ni beberlo todo el nuevo disco de los nórdicos, y es que las siguientes en llegar eran la peligrosamente pegadiza “Boomerang”, uno de los singles de este álbum, y “Fortune Favors”, que si bien en disco no es de las que más nos gustan, en directo coge una dimensión tremenda. Volvemos a su “Weekend Man” con “Walk!”, de nuevo guitarras más punk para llevarnos a EL clásico, “Tommy-Gun” es esa canción que pondrías si quieres que la gente conozca a la banda, tiene ese componente de super éxito, que por mucho buen tema previo que haya sonado parecerá que se queda corto en algo con respecto a él, sólo hay que ver el nivel de implicación por parte del respetable, si ya era impresionante anteriormente…

Sonido ochentero en otro de los grandes cortes de su “Club Majesty”, “Anna-Leigh” era la elegida para cerrar momentáneamente el show, y es que sin duda se convertirá en otro hit de esos que no sacarán de su set nunca en un futuro. Así se despedía el cuarteto, pero pronto regresaría al ritmo de la loca y frenética “When I See You Dance with Another”, no nos podemos sacar de la cabeza esta composición que lo tiene todo, melodía, fuerza, un estribillo brillante… Otra de las gratas sorpresas de la noche llegaba con “Flower Power Madness”, otro nuevo tema de esos que parece que no te enganchan tanto como otros en el plástico, pero en directo se convierte en un gigante necesario, y es que en directo es donde se mide claramente la trascendencia de la pieza. El final llegaba por todo lo alto con una cover del “Battery” de Metallica a petición popular, y con “Baby” y el público coreando ese ya archiconocido (a pesar de pertenecer a su penúltimo trabajo) ‘cheese nacho baby’ que sustituye perfectamente a ‘she’s not your baby’. Despedida por todo lo alto que terminaba con la banda en la pista bailando junto a sus fans a ritmo de la música de outro de The Black Keys.

Así finalizaba otro magistral concierto de ROYAL REPUBLIC, el parque de bolas infantil del rock, y es que sales de un concierto suyo como si te hubiesen pasado por una centrifugadora express, increíble el poderío que tienen en directo estos chicos. Divertidos, alegres en todo momento, locos, con un sonido único, fresco y extremadamente pegadizo, es uno de esos conciertos que no puedes perderte por nada. Te pueden gustar otros estilos, pero está garantizado que vas a salir con una sonrisa de oreja a oreja de sus shows y que vas a tener agujetas al día siguiente de tanto moverte.

Texto y fotos: Óscar Gil Escobar

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.