Inicio Conciertos ALCATRAZZ y EVYLTYDE – Crónica y fotos de Madrid

ALCATRAZZ y EVYLTYDE – Crónica y fotos de Madrid

4
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
PACO VENTURA - Madre Tierra

 

ALCATRAZZ

+ EVYLTYDE

Jueves 3 de Octubre de 2019 – Sala Shoko – Madrid

Volvía a Madrid casi dos años después de su anterior visita uno de los cantantes más carismáticos y personales de la historia del heavy rock, Mr. Graham Bonnet. Y en este caso lo hacía directamente bajo la cabecera de ALCATRAZZ con un único, pero sustancial, cambio en su formación haciéndose cargo de la guitarra un correcto Joe Stump en lugar un Joey Tafolla que nos maravilló en su concierto de diciembre de 2017.

Por su parte Beth Ann Heavenstone sigue al bajo formando base rítmica con el contundente batería Mark Benquechea, completándose la alineación con el otro miembro original de ALCATRAZZ, Jimmy Waldo a los teclados como elemento fundamental del sonido del grupo.

Apareció el quinteto sobre las tablas de la acogedora Sala Shoko tras la actuación de los power metaleros británicos EVYLTYDE que cumplieron correctamente con su papel de teloneros, aunque quizá su estilo no encajaba demasiado para el público más clásico que mayoritariamente acabaría por completar más de la mitad del aforo de la sala ofreciendo un aspecto bastante bueno para tratarse de un día entre semana, mejorando en este aspecto notablemente respecto a otros conciertos, sin ir más lejos el del Soto la semana anterior en Caracol que registró una entrada mucho más pobre.

Con un Bonnet que se disculpó por tener que cantar sentado en una banqueta, ya que está tocado físicamente por una lesión en su espalda de la que será operado el próximo mes de noviembre, y tras la pertinente presentación y bienvenida entre chasquarrillos, arrancó el show con la poderosa interpretación de un póker de temas del primer trabajo "No Parole From Rock’n’Roll" de ALCATRAZZ , único del que hubo representación en el set, a diferencia de otras ocasiones en la que si hubo sitio para canciones de otros discos como "God Blessed Video" o "Skyfire" que se echaron en falta.

Comenzando por la atormentada "Too Young To Die, Too Drunk To Live" que dió paso sin pausa al himno pacifista "Hiroshima Mon Amour", interpretadas ambas con pasión, con una voz que por momentos registraba curiosas subidas de volumen, apoyada a lo largo de la hora y media de concierto quizá más de la cuenta por la mesa de mezclas disparando coros y delays como mínimo. Una cirustancia que ya se dio en su anterior concierto en la capital y que pareció no importar en absoluto a un entregado público que continuó disfrutando del enorme catálogo de temazos del vocalista norteamericano.

A todo esto Stump mostrándose como un fiel discípulo de Malmsteen calcando sus solos con ese estilo barroco y veloz, mientras Waldo ponía el contrapunto más melódico a los teclados y apoyando oportunamente como en los coros del estribillo de la exigente "Kree Nakoorie" en la que Bonnet sufrió lo suyo, previo paso por una impactante "Jet To Jet" para la que se lavantó de su asiento para arengar al personal.

Un personal que se volcó aún más con el recuerdo al clásico "All Night Long" de Rainbow que sonó curda y real, dejándose la voz sin apoyos técnicos, para pasar a terrenos más relajados con el principio de "Desert Song" de M.S.G., acompañado por las palmas del público y en la que las teclas de Waldo estuvieron por encima de la guitarra de un Stump al que le costaba más coger el punto al sonido Schenker.

De hecho, tras una excesivamente apoyada "Night Games" que siempre me ha encantado pero que no esta ocasión no terminó de convencerme, el guitarrista norteamericano intentó lucirse, sin excesivo lustre para mi gusto, alargando el solo de "Rock You To The Ground", tema menos conocido del "Assault Attack" y que apareció como novedad en el set de esta gira. Mejor se desenvolvió con la excelente "Stand In Line" de Impellitteri y con "General Hospital", con Bonnet subiendo y bajando tonos, hasta llegar a la maravillosa "Island In The Sun" para cerrar el repaso por el debut discográfico de ALCATRAZZ.

A partir de entonces algunas piezas previsibles como la entrañable "Since You’ve Been Gone" de RAINBOW cantada a grito pelado por el público, y otras más sorprendentes como la pesada "Leviathan" y la entretenida "Goodnight and Goodbye" de Impellitteri, o una excelente "We Won’t Be Forgotten" de Blackthorne, la mejor de aquel irregular "Afterlife" publicado en 1993 donde Bonnet compartía formación con Bob Kulick, Chuck Wright y Frankie Banali.

Para cerrar antes de los bises "Long Island Tea", único recuerdo a su "Meanwhile Back In The Garage" publicado el año pasado y que pasó bastante desapercibida antes de volver a escena con dos clásicos como "Assault Attack" y "Lost In Hollywood", esta vez sí, cantandos a pleno pulmón desde arriba y desde abajo de las tablas, suponiendo un muy buen cierre para una velada en la que el público se lo pasó en grande, a pesar de los condicionantes mencionados anteriormente.

Probablemente si en vez de Graham Bonnet se hubiera tratado de otro cantante, el respetable, que ya sabía a lo que iba, no hubiera sido tan condescendiente con el excesivo uso de la técnica de un señor que al que avala su currículo y al que a pesar de todo hay que seguir agradeciéndole su entrega y que de vez de en cuando se deje caer por aquí, y al que deseamos una total recuperación de sus dolencias para poder vovler a tenerle pronto en la carretera.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

Más fotos EVYLTYDE:

 

 

 

4 COMENTARIOS

  1. No entiendo lo de los supuestos apoyos vocales y excesivo uso de la técnica, te puedo decir que yo estaba en primera fila y lo que se oía era lo que cantaba Bonnet, incluso le falló en varias ocasiones el micro durante segundos en los que no se le oía, pero no había delays extraños, ni descoordinación de sus labios con lo que se escuchaba ni alargamiento de agudos, ni nada por el estilo, los coros que hacían el teclista y la bajista no te puedo decir si realmente los hacían ellos o no, la verdad que no los miraba en esos momentos pero no me sonaron a enlatados y eran en contadas ocasiones, Bonnet cantó hasta la última nota de lo que se escuchó como voz principal.
    En cuanto al guitarrista Joe Stump en las canciones de Malmsteen lo bordó, su estilo y sonido es similar, dio todas las notas sin saltarse ni una, miméticamente, asombrosamente perfecto, las de Schenker y Blackmore las interpretó más libremente pero muy atinadamente, con un sonido distinto, me da que son más dificiles de emular, fue mucho mejor que el guitarrista que llevaba en ocasiones anteriores, Conrado Pesinato, en la Graham Bonnet Band y mucho mejor que sólo correcto. Al señor Tafolla no tuve la ocasión de verle pero es imposible que tocase mejor las de Malmsteen que este hombre, como mucho igual, ya que él lo hizo perfecto, exacto.

  2. Vaya por delante que yo estuve en el concierto de Zaragoza, no en el de Madrid, y que salí satisfecho del mismo y por momentos me emocionó volver a escuchar a una leyenda como Graham Bonnett.
    Pero respecto a las ayudas técnicas a las voces sí que estoy prácticamente seguro de lo siguiente:
    – Hubo 4 o 5 canciones con coros grabados en los estribillos (en “island in the sun” era más que evidente).
    – Respecto a la línea principal de voz, sólo tengo la casi certeza de playback en el estribillo de “Leviathan”, y ese es el único borrón que le pongo al concierto, lo de los coros pregrabados no me gusta pero puede ser pasable. Tiene razón el redactor de la noticia, se lo perdonamos porque es Graham, tiene 70 años, y la verdad es que lo da todo, incluso demasiado.
    Por lo demás un muy buen concierto: repertorio de temazos y temazos; Jimmy Waldo estupendo; el guitarrista un fenómeno salvo en las de Schenker y alguna tontada que hizo con la rítmica en Long Live Rock n Roll; y Graham conservando la voz y esos tonos únicos que le hacen especial aunque sufriera en algún tema que otro.