Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de MICHAEL SCHENKER FEST – Revelation

Critica del CD de MICHAEL SCHENKER FEST – Revelation

1
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

 

MICHAEL SCHENKER FEST – Revelation

Discográfica: Nuclear Blast

Puntuación Popular

(0 votos) 0/10

 MICHAEL SCHENKER FEST - Revelation

No ha tardado mucho el guitarrista Michael Schenker en darle continuidad a uno de los proyectos más interesantes de los últimos años dentro del hard rock melódico. Tras la buena recepción que tuvo su proyecto MICHAEL SCHENKER FEST, reuniendo a tres de los vocalistas – Graham Bonnet, Gary Barden y Robin McAuley- junto a los cuales mayores logros tuvo en el pasado, sumando al proyecto a Doogie White con quien venía colaborando en TEMPLE OF ROCK y un excelente plantel de instrumentistas, lanzó un notable álbum como fue “Resurrection”. Tras ello, la pertinente y exitosa gira, pasando por algunas de las salas y festivales de mayor prestigio en toda Europa con las consiguientes buenas sensaciones, como las que nos dejaron en ROCK FEST BARCELONA hace unas semanas.

Y ahora llega el momento de la continuación en forma de segundo disco, un “Revelation” que continúa con la estela de su predecesor. Esa marca intrínseca en la manera de componer y tocar la guitarra de Schenker continúa intacta, desarrollando las canciones con gancho y pegada. A la vez, comprobar la manera en la que se conjuga el trabajo de los cuatro vocalistas, con todos teniendo su espacio, sin pisarse y con espacios para el lucimiento tanto individual como grupal, es un acicate añadido para el disfrute de los trece cortes que componen el redondo.

La impresionante portada continúa con las referencias bíblicas del anterior disco. Si en aquel se nos mostraba una representación de la última cena, aquí vamos directamente a la parte de la crucifixión, clavando al teutón a una Gibson Flying V, guitarra característica en sus interpretaciones. La estampa es espectacular y repleta de detalles realistas.

Entrando en lo que es el contenido musical, “Rock Steady” es el primero de los temas y no podría ser mejor carta de presentación para lo que es el disco, siendo acertadamente elegida como single del mismo. Estamos ante una canción de sello clásico, melódico, donde la perfecta conjunción de los cuatro cantantes es maravillosa, todos ellos aportando su particular sello, aunando sus voces en un coro espectacular. Por si fuera poco, el maestro Schenker da una lección de slide guitar cada vez que el lick principal suena aderazado por ligeros toques percusivos una vez que ataca el solo principal. Y no me dejo de lado mencionar ese hammond tan sutil. La letra es una hermosa oda al rock a través de una joven y prometedora estrella, sus ansias y motivaciones hasta que consigue su sueño.

“Under a Blood Red Sky” es el primero de los momentos solistas para los vocalistas, con Doogie como protagonista. Es un tema más heavy y veloz, dominado por el riff en palm muting con un evocador estribillo. “Silent Again” sin embargo vuelve a los patrones rockeros con cierto aire swing en su base rítmica y riff pentatónico donde McAuley se luce a base de bien. Y es que parece que este hombre, como los buenos vinos, se revaloriza con el paso de los años, cantando cada vez mejor.

El segundo single, “Sleeping with the Light On” es la manera perfecta de aunar épica con melodía y hard rock. Una vez más los cuatro vocalistas están sensacionales, combinando sus voces, cantando cada uno de ellos las partes donde más aportan al tema y haciéndose unos coros y armonías de lujo. Es una de las que más enganchan a primera escucha, con uno de esos estribillos que se te pegan y no te sueltan.

“The Beast in the Shadows” nos devuelve la velocidad y el carácter solista del gran Graham Bonnet, con un interesante riff sobre el que se van marcando las tónicas de teclado y un estribillo marcado por golpes de campana al inicio de cada compás. Por su lado, “Behind the Smile” inicia con ese dibujo de triadas tan característico de Schenker armónico y rítmico a la vez, haciendo hablar a su guitarra. De seguido tiene un ritmo más pesado sobre el que Doogie White va construyendo la línea de voz. Me encanta su puente con el piano y guitarra dándolo todo y cómo rompe en el efectivo coro. Es el preámbulo perfecto para romper con el rock&roll más primitivo de “Crazy Daze” y para que Gary Barden aporte su característica voz aguda y rota.

Volvemos al heavy metal de doble bombo y melodía con “Led you Astray”. Es un tema simple, “ochentero” y a la vez efectista, donde nos deleitamos una vez más con el vozarrón de McAuley. Y si de grandes voces hablamos, ahí tenemos la colaboración estrella del disco que no es otra que la del simpar Ronnie Romero, de quien cada vez hablamos más habitualmente y bien que nos alegramos de ello. “We Are The Voice” es otro tema de reminiscencia swing pero ultra rockero a la vez donde Ronnie cada vez demuestra más su propia personalidad y estilo, sin perder sus marcadas influencias pero demostrando identidad, ¡y qué pedazo de identidad! La letra es una reivindicación de la música rock por excelencia, todo un himno para disfrutar en pleno 2019 y que fácilmente me puedo imaginar como idónea para los directos.

Gary Barden retoma el micrófono para encarar la melódica “Headed for the Sun” que me deja algo frío tras tanta maravilla inicial. Es una canción algo simplona que pasa desapercibida, máxime cuando después viene la épica “Old Man” con sus cambios de ritmo e intensidad, combinando partes atresilladas con otras más pesadas y unos interludios acústicos preciosos. Es además la razón perfecta para volver a juntar al combo de cuatro cantantes para colaborar en el mismo tema. Tema que, a buen seguro, va a ser de las que más van a sorprender en la próxima gira. Es la pieza más compleja del disco, todo un ejercicio de alarde compositivo por parte de Schenker.

“Still in the Fight” propone un enrevesado riff pentatónico con cambios entre compases complejos sobre el que Bonnet realiza una serie de melodías vocales atípicas. Es el tema raro del disco, aunque no por eso menos interesante que el resto.

Como final, tenemos el instrumental “Ascention” en el que Michael y su banda de instrumentistas dan rienda suelta a la técnica, creando un tema a partir de un pequeño solo que sirve de plataforma para ir construyendo las armonías creadas a partir de una sencilla base rítmica.

En definitiva, estamos ante un gran disco, perfectamente continuador de aquel “Resurrection” que hace poco más de dos años sentara la cátedra para uno de los proyectos más interesantes que el rock duro ha presenciado en los últimos años. Rock de vieja escuela para los amantes de un estilo imperecedero. Y cómo no, un bonito homenaje a la figura del malogrado Ted McKenna que en paz descanse.

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Lista de Temas:

  1. Rock Steady
  2. Under A Blood Red Sky
  3. Silent Again
  4. Sleeping With The Light On
  5. The Beast In The Shadows
  6. Behind The Smile
  7. Crazy Daze
  8. Lead You Astray
  9. We Are The Voice
  10. Headed For The Sun
  11. Old Man
  12. Still In The Fight
  13. Ascension
      Bonus:
  14. Armed And Ready (live)
  15. Bad Boys (live)
  16. Rock Bottom (live)