Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de MYRATH – Sehili

Critica del CD de MYRATH – Sehili

7
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD

 

 

MYRATH – Sehili

 Discográfica: earMUSIC

Puntuación Popular

(2 votos) 8.5/10

 MYRATH - Sehili Tres años han tenido que pasar para volver a disfrutar de nueva música de una de las bandas que más están dando que hablar en la última década. Un disco largamente anunciado que ha tardado en ser editado, por razones que desconozco. Incluso hace un año la banda protagonizó su primera gira europea como cabezas de cartel, triunfando en lugares como Madrid, en el que dieron un gran espectáculo ante una sala Caracol con bastante buena entrada, en un tour del mismo nombre que el presente álbum, en el que pudimos escuchar varias canciones pertenecientes a él. En todo caso, como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena. ¡Y así ha sido!

Con “Shehili”, MYRATH continúan en esa línea evolutiva en la que esas geniales melodías arropadas por el tono arabesco mandan en cada canción. Aunque a la vez, hay cierta mirada a su pasado, ese en el que comenzaron como una banda de versiones de SYMPHONY X con un primer disco -“Hope”- tan calcado al estilo de los estadounidenses, para luego más tarde ir puliéndolo hasta llegar a lo que fueron en “Legacy”. Pues bien, ese deje de sus comienzos vuelve a la palestra en algunas canciones y les sienta que ni pintado.

“Asl” abre el tarro de las esencias siendo la introducción instrumental cantada en árabe en la que, con poco más de un minuto de duración, se nos pone en situación. El coro étnico, las percusiones y las palmas nos llevan a al potente “Born to Survive” de ritmos entrecortados, con Malek marcando las tónicas de lo que luego se convertirá en un riff más elaborado conjugando rítmicas con melodías audazmente mientras Elyes llena de color con sus teclados las impresionantes orquestaciones y capas armónicas. Con “You’ve Lost Yourself” apreciamos de manera acusada su vuelta a los ritmos influenciados por SYMPHONY X, como comentaba en el párrafo anterior. Las estrofas con silencios de guitarras, dominadas por percusiones y teclados sobre los que se superpone la voz, son muy KAMELOT, en todo caso. ¡Y qué decir de ese gran estribillo! Sencillamente precioso. Una gran muestra de las melodías que pueden llegar a crear estos tunecinos y del gran cantante que Zaher es.

“Dance” es el single. Y si ya tenían el listón alto a la hora de superar a los de su anterior disco, sobre todo ese pelotazo llamado “Believer” que supuso toda una revolución en su carrera, creo que han logrado colmar las expectativas. La canción es pegadiza, repleta de deliciosas melodías, tiene inteligentes variaciones sobre sus estrofas -la segunda de ellas, con el juego entre batería y slap de bajo me parece una pasada técnica- y un estribillo idóneo para los directos. Si a esto le sumamos un videoclip que, una vez más, es una mini película repleta de efectos especiales propios de cualquier gran producción, sin duda estamos ante una baza ganadora.

Me encanta el riff pesado de “Wicked Dice” y cómo se van introduciendo, una vez más, cada uno de los elementos armónicos, las orquestaciones, la voz, hasta lograr otra pieza maestra donde todo está aunado por una producción cuidada donde todo destaca dentro de su parcela sonora. Muy similar es “Monster in My Closet”, hasta que cambia a uno de las líneas melódicas más hermosas del disco justo para el estribillo donde de nuevo las armónicas menores dotan de colorido todo el conjunto aunadas al estilo clásico de la banda, junto con esas pinceladas sacadas de SYMPHONY X y KAMELOT.

“Lili Twil” es el tema “raro” y a la vez el original. Con una línea de base donde bajo y batería predominan con marcados golpes de corcheas mientras una guitarra acústica marcando acordes básicos. El tema va desarrollándose con cambios entre estrofas, alternando el inglés con el árabe en la letra hasta desembocar en un precioso solo de guitarra melódico y en otro estribillo enorme, evocador.

Y llegamos a mi canción favorita del álbum, la que me tiene encandilado. Y es que es comenzar a escuchar esas preciosas melodías orquestadas del inicio -que más tarde se convertirán en el estribillo- y emocionarme con la facilidad que tienen MYRATH para desbancarse del conjunto de bandas, consiguiendo algo muy difícil en la actualidad: sonar originales. “No Holding Back” es como meterse en un relato de “Las Mil y Una Noches” y ponerle metal como banda sonora.

Entramos en la última parte del disco, dominada por cuatro canciones donde dejan algo de lado los temas pegadizos y se centran en los desarrollos más elaborados, con patrones compositivos más trabajados. La primera canción de este bloque es la preciosa “Stardust”, que inicia como una balada de piano y voz hasta que entran el resto de los instrumentos y sube de intensidad en el potente estribillo, cambiando de estilo a partir del primero de ellos y volviéndose en un tema de metal progresivo. “Mersal” tiene una llamativa melodía principal y otro pedazo de estribillo con una cadencia melancólica que me encanta. Las orquestaciones hacia la mitad son preciosas, con esas flautas hindúes, coros, acústicas y percusiones alimentando los sentidos del que lo escucha. “Darkness Arise” propone un curiosos riff donde las guitarras pesadas y acústicas se superponen en un curioso dibujo, uniéndose los teclados al poco de comenzarlo. ¡Otro punto más de originalidad para ellos con geniales resultados! ¡Otra vuelta más a sus inicios y otro regalo más para aquellos fans que llevan siguiéndoles desde su primer álbum! Por último, “Shehili” es una pieza sinfónica donde los teclados dominan por encima del resto de instrumentos. Supone no sólo la pieza principal del álbum, bautizándolo con honor, sino también una especie de resumen de todo lo escuchado hasta el momento, aunque a la vez, es también el tema más complicado de asimilar del disco. ¡Una maravilla en todo caso!

Estamos pues ante otro gran acierto por parte de MYRATH, quienes vuelven a dar un nuevo paso adelante en su carrera. “Shehili” es un disco que les ha tomado su tiempo, que probablemente debiera haber sido editado hace ya un año, coincidiendo con la gira que llevaba su nombre, pero que ha sido pensado, creado y producido concienzudamente. Una nueva pieza para disfrutar dentro de una discografía, hasta la fecha, inmaculada. Esperemos seguir viéndoles crecer y volver a disfrutarles pronto por nuestro país. ¡Son una de las más grandes bandas de los últimos años, sin duda alguna!

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Lista de Temas:

  1. Asl
  2. Born to Survive
  3. You’ve Lost Yourself
  4. Dance
  5. Wicked Dice
  6. Monster in My Closet
  7. Lili Twil
  8. No Holding Back
  9. Stardust
  10. Mersal
  11. Darkness Arise
  12. Shehili

 

 

7 COMENTARIOS

  1. Para mi, Myrath han sido un descubrimiento. Me quedé asombrada por el elaborado videoclip de Believer y aún más sorprendida cuando resultó tener continuación con Dance y luego con No holding back.
    Las melodías de este grupo, sin duda pegadizas y con ese sabor oriental, reconozco que me han encantado y, tras esta crítica, más interés ha despertado en mi el dar una oportunidad al disco completo.

  2. Yo descubrí a estos señores cuando salieron en un cartel como teloneros de Dream Theater. Me llamó la atención y escuché su disco “Hope”. Me encantaron y desde ahí los escucho, y me han sorprendido gratamente sus nuevas canciones. He visto sus nuevos videos y la verdad están muy bien hechos.

  3. Sin duda son de las bandas ascendentes y lo mejor de todo, aparte del gran concierto en La Caracol en la Semana Santa de 2018, fue impresionante ver la edad media de la gente que casi llenamos la sala, de 25 años hacia abajo. Para los que tenemos casi 50 tacos, fue gratificante que una banda nueva atrape a gente joven.

    Y por cierto, el disco gana con cada escucha. Señal que han hecho un gran disco, aunque a mi “Legacy” sea de mis discos favoritos en los últimos años.