Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de ELUVEITIE – Ategnatos

Critica del CD de ELUVEITIE – Ategnatos

2
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

 

ELUVEITIE – Ategnatos

 Discográfica: Nuclear Blast

Puntuación Popular

(1 votos) 9/10

 Apenas año y medio después de su último lanzamiento de estudio, ELUVEITIE vuelven a la carga con nuevo disco y lo hacen mejor que nunca, con una obra maravillosa, sobresaliente de la primera a la última nota de nombre “Ategnatos” en la que encontramos dieciséis cortes que nos sumergen en ese mundo pagano, repleto de folk y metal, aderezado por esa voz angelical que posee Fabienne Erni, quien forma parte de la banda como cantante femenina desde 2017, acompañando los guturales de Chrigel Glanzmann.

Todo lo que impregna “Ategnatos” es puro gozo, con esa deliciosa melodía bañada por la oscuridad, sus sonidos ambientales de naturaleza (esas cascadas de agua que por doquier están a lo largo y ancho del disco), sus cortas piezas instrumentales que sirven de anexo entre algunos de los temas. Los suizos no se aparta un ápice del estilo que les ha hecho famosos, aunque llevan su propuesta un paso más allá: los temas más metal suenan más extremos, las piezas melódicas y el folclore se presenta más acusado, incluso no les importa coquetear con el pop en algún ocasional estribillo, sin que esto repercuta lo más mínimo en su estilo.

No hay más que ver ese precioso videoclip que es una más que digna carta de presentación y que además presenta al tema que bautiza al álbum. “Ategnatos” nos transporta, en apenas cinco minutos, la perfecta mezcla de metal con instrumentos de folk -esos violines y flautas son una pasada- con metal, así como la combinación idónea de voces limpias con guturales, llevando el ritmo del tema magníficamente, sin desdeñar una magnífica introducción narrada, ni siquiera el magnífico estribillo del que hacen gala. “Deathwalker” se adentra ya en terrenos más propios del death hasta que llega ese coro en el que entra la preciosa voz de Fabienne y, aun sin perder fuerza ni velocidad en la base ni en las guitarras, consigue darle una orientación completamente distinta al tema, llevándosela a su melódico terreno sin compasión. Sin embargo, con “Black Water Dawn” introducen las flautas y laúdes con maestría. Me encanta como pasan de hacer un tema clásico a otro más fiestero justo después del segundo estribillo para, a continuación, meterse con el gran solo de Dani Fürer y retomar tal y como empezaron. Sin bajar la intensidad, “A Cry in the Wilderness” muestra cómo se puede ir de las partes más duras y rápidas a los interludios acústicos que sirven para unir varias de sus estrofas sin apenas inmutarse.

Si hay uno de esos temas que, de seguro, van a pegar a primera escucha, ese es “The Raven Hill”, con una melodía que se te engancha y no te suelta, idónea para los directos venideros. ¡Y qué decir de “Ambiramus”, uno de los temas más divertidos del álbum! Con esa melodía a base de acordeón, whistle y flautas, es una de las piezas más comerciales de su historia, pero sin perder su personalidad como banda ni compositores. Tras ella, la furia nórdica de “Mine is the Fury” desata todo su poder con ese death melódico marca de la casa sobre el que Glanzmann se mueve como pez en el agua mientras Rafael y Jonnas hacen gala de unas guitarras descomunales.

Llega el momento de la balada atmosférica, pomposa, con tintes sinfónicos, incluso con algo de pop en sus estrofas y estribillo. Hablo de “The Slumber”, en la que las preciosas flautas llevan el peso melódico mientras que es Chrigel el encargado de sacarnos del embeleso con sus guturales. Tras ella, llega el tema más bestia del disco, un “Worship” donde las capacidades del batería Alain Ackermann son puestas a prueba, resolviendo la papeleta con solvencia gracias a la velocidad que es capaz de darle a sus muñecas y pies. Como conjunción de los dos temas anteriores, aunando la balada más hermosa junto a su faceta más netamente death tenemos el alucinante “Threefold Death” en la que unas vertiginosas y bestiales estrofas se fusionan con unos interludios acústicos preciosos donde Fabienne se muestra susurrante.

Encaramos la recta final con otra maravilla dentro de lo que es el disco. “Breathe” es otro tema idóneo para single, con ciertas reminiscencias pop y unas melodías bien estructuradas y llevadas, rubricando con un estribillo donde la vocalista está de diez. “Rebirth” es, por la parte que le toca, otra pedazo de bestialidad donde su faceta más cruda es expresada al máximo exponente, mientras que “Eclipse” es la coda final, una preciosidad de folk donde los sonidos de agua y viento acompañan la hermosa voz de Fabienne para darnos la despedida.

Estamos pues ante una obra maestra del género. Un disco que sirve de referencia a la discografía de una banda en estado de gracia, demostrando que, aunque no hayan pasado ni dos años desde su anterior trabajo, son capaces de dar forma a un puñado de canciones sobresalientes, variadas y dinámicas, sin perder sus principales características como banda.

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Lista de Temas:

  1. Ategnatos
  2. Ancus
  3. Deathwalker
  4. Black Water Down
  5. A Cry In The Wilderness
  6. The Raven Hill
  7. The Silvern Glow
  8. Ambiramus
  9. Mine Is The Fury
  10. The Slumber
  11. Worship
  12. Trinoxtion
  13. Threefold Death
  14. Breathe
  15. Rebirth
  16. Eclipse
  17. Ategnatos (Acoustic Version) – Bonus
  18. Ambiramus (Acoustic Version) – Bonus
  19. Threefold Rebirth – Bonus

 

 

2 COMENTARIOS