Inicio Conciertos Crónica y fotos del MADRID IS THE DARK – Viernes día 7...

Crónica y fotos del MADRID IS THE DARK – Viernes día 7 con SOLSTAFIR, SHINING, ANTIMATTER, FORGOTTEN TOMB, CLOUDS, AATHMA

0
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

THE WOUNDED

+ MOURNFUL CONGREGATION + THE WOUNDED + MOURNING SUN

Viernes 7 y Sábado 8 de Diciembre de 2018 – Sala But – Madrid

Viernes 7

AATHMA

Se abría la veda en una nueva edición del MADRID IS THE DARK, la sexta entrega, concretamente. Los primeros en salir al escenario a defender su música ante una sala que no tenía mucha gente por las tempranas horas y ser un viernes, eran los madrileños AATHMA.

Ya había tenido la fortuna de haberlos escuchado en directo en otra ocasión y, como apertura para el festival, me parecía una banda perfecta. Salieron con puntualidad a defender su particular mezcla de sludge y doom metal con tintes de stoner. Desde el minuto uno pudimos comprobar todo lo que caracteriza a una banda como AATHMA, con una sobrada energía en el escenario y un sonido realmente envidiable.

Fue una auténtica pena que con lo enganchados que tenían al público, el sonido tan nítido del que disponían y todo en tan perfectas condiciones, tuvieran un problema con la guitarra de Juan, también cantante de la banda.

Esto les hizo perder unos minutos valiosos de tiempo y, por ello, se vieron obligados a reducir su tiempo de actuación, que constaba en un principio de 40 minutos.

Son cosas que pueden ocurrir en directo y que, por supuesto, no menguó mi disfrute con una banda que suena escandalosamente bien en directo y que posee tantísima originalidad en sus composiciones, tales como ‘Hvare’.

Texto: Juanma García

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

CLOUDS

La segunda banda en actuar en el marco del MADRID IS THE DARK, era CLOUDS.

CLOUDS es una banda catalogada dentro del doom metal atmósferico y que se presentaban en Madrid con ganas de intentar conectar con el público, consiguiendo, al final del mismo show, sentimientos encontrados en muchos de nosotros.

En lo que a mí respecta es una banda que, aunque suena correctamente y tienen un estilo muy particular, en directo terminaron por no conectar con un servidor y se me hizo algo pesada su actuación.

Bien es cierto que tenían detalles bastante reseñables en directo; el paso de varios artistas invitados por la banda, la nimia aparición de sonidos pregrabados o la espectacular voz de su cantante Daniel Neagoe, un artista como la copa de un pino.

La banda, internacional como pocas debido a que sus integrantes están repartidos por toda Europa, ofreció al público madrileño un concierto con canciones como ‘Dor’ o una ‘When I’m Gone’ que sí supo cumplir y dejar satisfecho a más de uno.

El sonido de CLOUDS estuvo a la altura de las espectativas, los fans de la banda seguro que se marcharon contentos a casa, pero en lo que a mí respecta, no me terminaron de cautivar y me dejaron un sabor más agrio que dulce. Otra vez será, suponemos.

 Texto: Juanma García

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

FORGOTTEN TOMB

Daban las 18H justas cuando sobre las tablas de la But hacía acto de presencia la que, a buen seguro, era una de las bandas más esperadas del día y, de propina, un icono del festival.

Creo no equivocarme si digo que no he faltado a ninguna edición del festival madrileño desde la primera, y FORGOTTEN TOMB siempre ha sido una de las formaciónes más queridas y deseadas por parte del público asistente, contando también con sus contadas visitas a la capital en los últimos 10 años.

Recuerdo con especial cariño el soberano recital que dieron en 2010, en la Caracol, con gente incluso llorando en las primeras filas (no se me olvidará), y es que la banda italiana siempre tuvo un componente desgarrador y muy profundo en sus temas. Este año tenían que estar, y qué mejor que con un concierto muy especial tocando “Songs To Leave” (2002) al completo, seguramente su trabajo más icónico de todos, en una fecha única.

La banda salió sobria, como son ellos, y sin tiempo que perder comenzaron con la majestuosa “Entombed By Winter”, con luces oscuras y acompañamiento en imágenes y video en la pantalla de leds que hacía de telón, ambientando lo que fue un concierto “parte – almas”.

Los de Ferdinando Marchisio (Herr Morbid) estuvieron perfectos, dando el concierto que se esperaba, y haciendo total y completa justicia a un trabajo esencial que él mismo concibió y grabó sin ayuda de nadie, el viernes bien apoyado por una banda muy cumplidora, y que sonó brutal como todas y cada una de las que pasaron por MITD.

Ir disfrutando uno a uno, y en orden, de semejante obra maestra del ‘black/ doom’ fue algo así como un mórbido sueño hecho realidad, una oscura fantasía que los italianos materializaron con toda la oscuridad y el buen hacer que encierran. El final con “Disheartenment”, larga y majestuosa, nos atrapó el corazón en un puño y lo apretó hasta que apenas si dejó de latir, en lo que terminó siendo un final perfecto para un “bolazo” anunciado.

Texto: Jorge del Amo Mazarío

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

ANTIMATTER

Justo después, y tras un comienzo soñado de la primera jornada del festival, era el momento de arrojar un poco de luz entre tanta oscuridad con una de esas bandas que tanto me gusta encontrarme en MITD, seguramente porque es uno de los pocos eventos donde podríamos encontrárnoslos.

No recuerdo haber visto antes a ANTIMATTER en Madrid (disculpad mi memoria de pez), por lo que creo que se trató de la primera vez de la banda en la capital, que por otro lado visitó Barcelona el pasado año, y la experiencia resultó ser plenamente satisfactoria a la par que enormemente enriquecedora para la calidad cromática y estilística del festival, que disfrutamos enormemente los asistentes. Para colmo, la banda de Mick Moss editaba hace días su séptimo trabajo de estudio, “Black Market Enlightenment”, que presentaban por primera vez y casi única este año, aparte de la fecha que la banda de Liverpool tenía en Lisboa al día siguiente, por lo que la exclusividad de la fecha era también un aliciente.

ANTIMATTER empezaban con “The Third Arm”, un tema onírico, el primer tema de adelanto de su último trabajo, que fue cogiendo cuerpo para terminar intenso y emotivo. Desde el comienzo, la voz de Moss nos hechizó por completo, esa voz quebradiza pero firme, potente, que hace lo que quiere y que tantísima personalidad atesora aun con el paso de los lustros. Puede que el grupo no sea especialmente vistoso en directo, pero musicalmente son un 10 y así lo demostraron en el tiempo que dispusieron en Madrid.

Fueron ganando en intensidad con el paso de los temas, y creo que todos fuimos un poco sumiéndonos en la dinámica melancólica de su concierto, hasta quedar atrapados con la colorista propuesta del grupo, que lejos de centrarse en su todavía joven trabajo nos regaló perlas como “Stillborn Empires”, que llegó justo después, “Monochrome”, “Paranova” o un precioso e intensísimo final con “Leaven Eden”, el trabajo con el que cerraron una etapa muy especial. El suyo fue sin duda un oasis en mitad de una tarde que no podia ir mejor, o sí…

Texto: Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

SHINING

Hablar de un concierto de SHINING es una ardua tarea. El señor Niklas Kvarforth levanta en el público sensaciones de todo tipo, desde respeto por el trabajo que hace en una banda con veinte años de historia, hasta odio por muchas de sus declaraciones u acciones que suele hacer tanto dentro como fuera de su concierto. En MADRID IS THE DARK no iba a ser para menos, pero en lo que a mí respecta, y sin entrar en detalles sobre cómo me cae o me deja de caer Niklas—hemos venido a hablar de música—tenía muchas ganas de ver a los suecos.

Prendieron la mecha con una ‘Svart Industriell Olycka’ con la que ya se nos ofrecía un sonido crudo, directo y lleno de ese sello que caracteriza a una banda como SHINING. Ahora bien, pese a que la banda yacía entregada a la causa, desde los primeros compases de la canción pudimos comprobar como el sonido se encontraba un poco saturado, lo cual de primeras no es un problema pero según va avanzando el concierto acaba por no dejar comprobar a la perfección la esencia de las canciones de SHINING. Pese a eso, desde el principio del show pudimos observar a un Niklas que sobre el escenario es una bestia y nunca sabes por donde te puede salir, hecho que, como ya he comentado anteriormente, le ha costado problemas más de una vez con los asistentes a su concierto.

El concierto siguió su curso con ‘Förtvivlan, Min Arvedel’ del disco VII: Född förlorare, un tema que particularmente me encanta, pero que siguió con el sonido muy por debajo de lo que esperabamos para uno de los principales reclamos que tenía esta edición del MADRID IS THE DARK.

La gente estaba entregada a la causa, pero a los que nos gusta disfrutar de un concierto con todo lujo de detalles, nos pareció que fue un gran roto dentro del show ofrecido por los suecos.

Personalmente me pareció un concierto con una actitud sobrecogedora, llena de momentos especiales para los que disfrutamos de la banda en sus discos, pero con algunos peros que merecen la pena ser contados. Al ya mencionado sonido, personalmente hubiera deseado la aparición de alguna canción más de esa maravilla de álbum que es Halmstad, del cual solo pudimos disfrutar ‘Lat Oss Ta Allt Fran Varandra’, que, por otro lado, no es poco.

Se puede afirmar que fue uno de los mejores conciertos de esta edición de MADRID IS THE DARK por toda la fuerza que posee un directo de SHINING, pero también se me quedó un poco descafeinado para lo que pensé que me encontraría.

Disfruté del setlist, por supuesto, pero la mejora del sonido y a lo mejor un retoque en el setlist podría haber redondeado la actuación, por desgracia, no fue así. Con muchas ganas de verlos otra vez por estos lares.

SETLIST SHINING:

  1. Svart Industriell Olycka
  2. Förtvivlan, Min Arvedel
  3. Framtidsutsikter
  4. Jag är din fiende
  5. Vilseledda barnasjälars hemvist
  6. Lat Oss Ta Allt Fran Varandra
  7. For the God Below

Texto: Juanma García

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

SÓLSTAFIR

Era la cuarta ocasión que tenía de ver a los islandeses SÓLSTAFIR en directo, una de mis bandas favoritas, sin lugar a duda. Ya venían advirtiendo que iban a hacer variaciones con respecto a su última visita en tierras madrileñas el pasado 2017 y, aunque se esperaban nuevas canciones, solo hubo una nueva aparición en el setlist.

Comenzaron con la proyección típica que ponen en sus conciertos y con ‘Náttfari’ de fondo y a la vez se preparaban para arrancar con ’78 Days in the Desert’, una instrumental que puso los ánimos patas arriba pero que, si lo miramos desde una perspectiva de tiempo, se pudo emplear en tocar otras canciones. Ejemplos no faltan viendo lo que están tocando en este tramo de su gira; ‘Svartir Sandar’ podría haber sido uno de esos perfectos susitutivos, aunque, como ya digo, la canción escogida para comenzar el directo estuvo a las alturas del sonido que queríamos escuchar por parte de SÓLSTAFIR

A partir de este mismo instante escucharíamos las canciones que no han faltado en los últimos conciertos de la banda islandesa en nuestro país. Al acabar con ’78 Days in the Desert’, enlazaron con uno de los temas que, bajo mi propio criterio, no puede faltar en un concierto de SÓLSTAFIR. ‘Köld’ es una de esas canciones que lo tienen todo: una letra verdaderamente atrapante, una interpretación magistral por parte de Addi y cambios de ritmo, desde acelerados hasta más sosegados. Sonó como un auténtico tiro y desde ese momento, muchos teníamos claro que nos íbamos a topar con uno de los mejores conciertos del festival.

‘Ísafold’ de su último redondo Berdreyminn, fue la siguiente en hacer acto de presencia. Es un gustazo escuchar canciones de este tipo sin ningún tipo de pregrabación y con los teclados ejecutados de manera íntegra en directo. Sonó genial, escuchándose perfectamente cada instrumento y sobre todo con un Svavar al bajo muy inspirado, haciendo acto de presencia en una canción donde dicho instrumento suena con más personalidad que todo lo demás.

‘Ótta’ es otra de esas canciones que no pueden faltar en un concierto de SÓLSTAFIR. Con Pjúddi poniéndose el banjo para ejecutar las notas de dicha canción, la atmósfera que se creó durante la misma estuvo repleta de la misma magia que siempre. Luces azules, la bombilla del micrófono de Addi iluminándose cuando al cantante le tocaba entonar las frases de la canción y con el público interactuando cuando se trataba de corear en momentos específicos de la canción. Uno de los grandes momentos del concierto.

Pasado el ecuador del concierto con el anterior tema, aún había muchos minutos que disfrutar de los islandeses sobre el escenario. En esta ocasión tocaba la interpretación de ‘Hula’, segundo single de su último álbum. Una desgarradora canción que presenta una ambientación de lo más peculiar en sus melodías; una de las canciones más progresivas de la discografía de la banda con total probabilidad. La engancharon con algo totalmente contrario como es ‘Bláfjall’, un corte de lo más animado y, bajo mi punto de vista, la mejor canción que tiene Berdreyminn.

Llegábamos al momento más emocionante de la noche, sin lugar a duda. A un servidor se le hace complicado explicar qué tiene ‘Fjara’ para lograr crear esa atmósfera, ese llanto que se pudo ver en la cara de varias personas, pero es totalmente entendible. Es una canción que en disco suena espectacular, pero que en directo es como vivir un viaje en el que te vas adentrando poco a poco; un viaje frío, lleno de sentimientos fuertes y que, acompañados de la voz de Addi, se hacen de lo más especial. Mentiría si no dijera que es de las pocas canciones que, aun habiéndola escuchado cuatro veces en directo, me sigue emocionando como pocas canciones lo hacen. Temas como este son los que hacen a SÓLSTAFIR una banda demasiado especial para muchos, entre los que, por supuesto, me incluyo.

Cerraron con una ‘Goddess of the Ages’ dedicada a todas las chicas de la sala y con Addi repartiendo abrazos y choques de puños entre el público, como también hizo en ‘Fjara’ en algunos momentos.

Lo volvieron a hacer. SÓLSTAFIR demostraron una vez más que son una de esas bandas únicas de ver en directo, con un estilo muy particular y trasladando todo tipo de emociones entre el público. Es un placer inmenso el ver grupos como estos en directo, con todo lo que ofrecen y demostrando que solo con la música y sin necesidad de parafernalias, se puede hacer un gran concierto. De los mejores del año, en lo que a mí respecta.

SETLIST SÓLSTAFIR:

  1. 78 Days In the Desert
  2. Köld
  3. Ísafold
  4. Ótta
  5. Hula
  6. Bláfjall
  7. Fjara
  8. Goddess of the Ages

Texto: Juanma García (Twitter) (Instagram)

Fotos: Alvaro Ochoa