Inicio Conciertos Crónica y fotos de HAGGARD + DRACONIAN en Madrid

Crónica y fotos de HAGGARD + DRACONIAN en Madrid

1

 

HAGGARD

+ DRACONIAN

Domingo 4 de Noviembre de 2018 – Sala Cool Stage – Madrid

La sala Cool Stage vuelve a acoger una gran velada de metal en la capital. En esta ocasión, recibiendo la especial visita de HAGGARD, conjunto alemán que cumplirá su treinta aniversario el año que viene y que cuenta con la virtud de hacer toda su música en directo, algo que no muchas bandas a día de hoy pueden decir. Mezclando el mundo clásico, el mundo medieval y el metal en sus composiciones, HAGGARD han despertado siempre un gran interés allá donde van, llevaban sin aparecer hasta el año pasado casi diez años por nuestro país, y la prueba de que había ganas de verlos de nuevo es que no han tardado ni un año en retornar. En esta ocasión lo hacen acompañados de una banda como DRACONIAN, con quienes comparten cabecera de cartel, ambos realizando sus shows completos para esta noche.

Sin más bandas invitadas, y con dos shows completos por delante, se tendrían que haber abierto las puertas a eso de las siete y cuarto, con un ambiente interesante desde el primer momento que llegamos a las puertas de la sala, pero por problemas logísticos y después por problemas técnicos y con el constante goteo de gente preguntando en la puerta, las puertas finalmente se abrieron una hora y cuarto más tarde con mil disculpas por parte de los promotores, quienes nos confirmaron que se realizarían los dos sets completos sin reducción en los mismos. Domingo en Madrid, un tiempo fresco pero sin lluvia… se daban muchos alicientes para tener una buena entrada como así fue a pesar de los contratiempos.

La acción comenzaba con DRACONIAN, el combo sueco liderado por las voces de Anders Jacobsson y Heike Langhans, con sus voces guturales y limpias empastando y combinándose a las mil maravillas desde el inicio como por ejemplo en “Stellar Tombs” con la voz de Heike acariciándonos en un registro más grave, tema en el que la base rítmica toma también un especial protagonismo, y es que estamos ante una pieza larga que atraviesa por varias etapas, en la que bajo y batería toman una mayor importancia. Seguimos con “Heavy Lies the Crown”, perfecta para iniciar también y dejar claro ese estilo doom metal gótico que les caracteriza, proablemente una de las más densas del set para empezar, mientras “The Last Hour Of Ancient Sunlight” nos volvía a mostrar a una banda muy metida en faena con Heike y sus bailes rituales, y con Anders siempre luchando con su pie de micro.

La noche continuaba con “Morphine Cloud” y “The Wretched Tide” con la preciosa voz de Heike y la desgarrada voz de Anders brillando con luz propia y creando un sonido pegadizo y bello a la vez en otra composición muy interesante, enganchando con “Bloodflower”, con esa melodía de guitarras tan bonita que se van densificando con el paso de los segundos. Volvíamos a toparnos con el lado más doom en “Pale Tortured Blue”, con una atmósfera especial creada por la oscuridad latente en el escenario (patrón bastante común durante todo su show) y con una acertada “A Scenery of Loss” desatando una ovación tremenda que precedería al último tema de la noche como así anunciaba el combo escandinavo, “Dishearten” marcaba definitivamente el final del show, con un grandísimo estribillo y una enorme parte final que nos dejaba un sabor de boca muy bueno para cerrar un concierto que tuvo algún altibajo, con algunos momentos demasiados lineales que nos desenganchaban, aunque el setlist a grandes rasgos estuvo bastante bien elegido y estudiado para mantener esa buena dinámica.

Llegaba ahora el momento de disfrutar de HAGGARD, con un formato musical siempre interesante siempre liderado y fundado en su momento por Asis Nasseri, y es que no es para nada común ver sobre un mismo escenario dos o tres guitarras, un bajo, una batería, un teclado, violines, contrabajo, flauta travesera… toda una experiencia para los sentidos. El combo germano como comentábamos al inicio desarrolla un estilo de metal neoclásico, uniendo el sonido clásico, el sonido medieval y metal en sus composiciones, todo ello sustentado con las voces guturales de Asis, y con el apoyo vocal de la soprano Janika Groß, las guitarras de Claudio Quarta, el bajo de Frank Schumacher (también haciendo de tenor), la batería de Maurizio Guolo, con Johannes Schleiermacher, Lisa Hellmich, Cosmin Nechita y Shir-Ran Yinon a las cuerdas, Catalina Popa al viento, e Ingrid Nietzer a los teclados.

“A Midnight Gathering” nos desvela todo este plantel delante del mismo escenario a modo de intro con una gran carga instrumental, para arrancar definitivamente con “Of a Might Divine” y una preciosa melodía marcada por la parte clásica de la banda junto a un coro y voces limpias, que rompen definitiva con un gutural que introduce el formato metalero en una mezcla formidable de ambos mundos. “Prophecy Fulfilled / And the Dark Night Entered” arranca con una intro de viento marcada por oboe y flauta travesera, que da paso al resto de la banda en un corte poco lineal y con muchos cambios rítmicos a través de todo el pasaje.

Así llegaba “Tales of Ithiria”, otro de esos temas complejos y que atraviesa por distintas etapas, para enganchar con “In a Fullmoon Procession” en la que las teclas y las cuerdas frotadas comienzan siendo protagonistas, dando paso a Janika con un registro bastante más grave al habitual, al que se terminan por unir las guturales de Asis y un formato eléctrico que sólo nos vuelven a abandonar de nuevo en la parte final. “Herr Mannelig” es una de esas canciones que he escuchado a otras bandas en directo como puede ser el caso de In Extremo, pero este himno hay que saber defenderlo, y así fue y con nota, es una canción que hay que saber cuidar y tratar con mimo y Asis y los suyos no defraudaron, con este bajando a tocar entre el público mientras el escenario y el protagonismo sobre él se lo cedía a Janika.

“Heavenly Damnation” y “The Final Victory” nos llevan a ese exitoso “Awaking The Centuries”, dos canciones cortas pero intensas, y es que HAGGARD de repente te puede sorprender con una canción de dos o tres minutos, y por el contrario después te encuentras con otras que superan los ocho minutos, “The Observer” sin embargo tiene una duración estándar por así decirlo, aunque hay que alabar las transiciones tan vertiginosas que tiene la composición, grandísima aportación de su “Eppur Si Muove”, curiosamente el tema que da nombre a este trabajo sería la siguiente en llegar.

“Upon Fallen Autumn Leaves” servía de preámbulo para una de las mejores composiciones de los teutones, hablamos de “In a Pale Moon’s Shadow”, otra de esas canciones cargadas de transiciones y de épica mientras la noche caía en Madrid. Un clasicazo como “Per Aspera Ad Astra” nos acercaba a un final momentáneo que marcaba “Seven From Afar”. Era el momento del bis final, y tras una presentación de la banda al completo, llegaba “Awaking the Centuries”, diría yo que la composición por excelencia de los alemanes, con diez minutos de puro deleite musical, silencios y arranques demoledores, guitarras acústicas que cautivan, melodías de violín que te hacen viajar, y una banda que sonó a las mil maravillas.

Así acabó un show bastante correcto de HAGGARD, quizás se hizo un tanto largo por momentos, pero con un público entregadísimo coreando muchas de las grandes y épicas estrofas de los alemanes, sin olvidarnos de esos estribillos a una sola voz, y los constantes acompañamientos con palmas al son que marcaban Asis y los suyos. Noche épica que acabó rozando las dos horas de show de unos HAGGARD que a pesar de no venir con su formato más multitudinario, derrocharon magia en una velada que estuvo por encima de nuestras expectativas. Buenísimo modo de finalizar así su gira y retornar a sus casas, conquistándonos con una presentación atrevida, de calidad y en la que la entrega por parte del público que no se desenganchó en ningún momento.

Texto y fotos: Óscar Gil Escobar

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

1 COMENTARIO

  1. Tiene años que no veo a Haggard, pero qué gusto que puedan ponerse a dar conciertos pese a los años que llevan sin sacar trabajo. Creo que habla bien del aprecio y el antojo que tenemos por seguirles escuchando, así que ojalá que no abusen de ello -cof cof, Metallica, Nightwish, cof cof- y se saquen nuevo material pronto.