Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y fotos de KAMELOT + OPERA MAGNA + LEAVE’S EYES en...

Crónica y fotos de KAMELOT + OPERA MAGNA + LEAVE’S EYES en Barcelona

0
ROCK N ROCK
RRS PROMO - STRAVAGANZZA
RRS PROMO - DUNEDAIN
Madness Live!
ROCK N ROCK
RRS PROMO - STRAVAGANZZA
RRS PROMO - DUNEDAIN
Madness Live!
CELTIAN - Madrid

 

KAMELOT

+ OPERA MAGNA + LEAVE’S EYES

Sábado 6 de Octubre de 2018 – Sala Razzmatazz 2 – Barcelona

Muchos podían pensar que KAMELOT no serían capaces de sobreponerse y  mantener su estatus tras la salida del vocalista noruego Roy Khan. El camino no ha sido fácil, pero el tiempo ha acabado por dar la razón a la banda que creara a principios de los noventa el guitarrista y compositor Thomas Youngblood. Y es que más de un lustro después, y con varias giras a sus espaldas, no creo que nadie pueda cuestionar la calidad y el compromiso del vocalista Tommy Karevik. Su último esfuerzo “The Shadow Theory” supone la tercera entrega en estudio con el vocalista sueco al frente, y la respuesta de la crítica y el público no ha podido ser más positiva.

 

Teniendo en cuenta estos precedentes KAMELOT regresaban para reencontrarse con sus seguidores en la Ciudad Condal en el que ha sido el marco de sus últimas visitas: la sala mediana del Razzmatazz. Pese a ser una noche complicada, -la cita coincidía con el Female Metal Voices-, lo cierto es que el recinto acabó presentando un buen ambiente. Y es que la ocasión merecía la pena, ya que como preámbulo antes de  KAMELOT tendríamos ocasión de presenciar la descarga de Leave´s Eyes, quienes aterrizaban por estos lares por primera vez con la vocalista finlandesa  Elina Siirala al frente para presentar algunas de las composiciones de su nuevo trabajo “Sign Of The Dragonhead”. Mientras que los elegidos para amenizar la espera antes del desembarco de Youngblood y cía. fueron nuestros OPERA MAGNA, quienes llegaban dispuestos a reivindicarse como uno de nuestros máximos embajadores dentro del power metal sinfónico.

Mucha curiosidad y bastante expectación había por comprobar como sonaría en directo la actual encarnación de la banda que capitanea el incombustible gigantón Alexander Krull. Con unos minutos de retraso sobre el horario inicialmente previsto las luces se apagaban para dejar que una columna de guerreros ataviados con cascos, espadas, corazas…, y luciendo hasta estandarte; se adueñaran del escenario mientras sonaba la introducción que sirvió como preámbulo para la novedosa “Sign Of The Dragonhead”. Con Krull muy metido en su papel de showman, animando constantemente a participar al personal, el peso de la banda recayó sobre la nueva incorporación, con una Elina que se mostró muy solvente a la hora de atacar sus líneas vocales, y con unas buenas dotes como frontwoman, aunque, evidentemente, todavía no tiene el mismo carisma que su antecesora.

Tras haber roto el hielo haciendo que la gente se animara a sumarse a  la fiesta que nos propusieron Leaves´ Eyes, los guerreros abandonaron el escenario para dejar que la banda tuviera espacio para moverse a sus anchas a lo largo de “Across The Sea”, que con su ritmo contagioso y adictivo se convertía en la mejor excusa para que los más animados se pusieran a saltar frenéticamente.  Resulta evidente que Krull y sus muchachos han apostado por potenciar su vertiente más folkie en sus últimas entregas, de modo que no faltaron piezas como “Swords In Rock”. En cualquier caso, debo admitir que un servidor echó en falta algún instrumento folk en directo, ya que todos ellos sonaron enlatados.

Quizás por ello uno de los momentos que más me gustó de su presentación fue el que protagonizó “Edge Of Steel”, con un mayor predominio de las guitarras , y con Krull dejándose notar con fuerza a la hora de  dar la replica a las partes melódicas de Elina. Una nueva mirada sobre su último redondo se convertiría en la excusa perfecta para que todos volviéramos a saltar acompañando las divertidas melodías de “Riders On The Wind”. Más atrás en el tiempo, concretamente hasta la época “Symphonies Of The Night”, nos condujo “Hell To The Heavens”, con la que la banda parecía mostrarnos la vertiente  más sinfónica de su propuesta.

Para la recta final del show Leaves´ Eyes se reservaron la épica de “Beowulf”, con Elina sola en escena compartiendo protagonismo con las guitarras. Mientras que el último envite de la banda estuvo reservado para “Blazing Waters”, con los guerreros nuevamente en escena, y con Krull ataviado con cota de malla, casco y empuñando una espada. En resumen, divertida y entretenida descarga de  LEAVES´EYE. Aunque no me acabó de convencer la gran cantidad de partes pregrabadas que traían, especialmente en lo concerniente a la sección folk.

El segundo asalto de la noche correría por cuenta de OPERA MAGNA. La formación valenciana, que formarán hace más de dos  décadas los guitarristas Javier Nula y Enrique Mompó, volvió a dejar patente el porque son una de las bandas más interesantes dentro de la escena nacional. Quizás su bagaje discográfica se acabé quedando corto si tenemos en cuenta que llevan en activo desde 1997, pero lo que nadie puede discutirles es la calidad de unas composiciones que ganan muchos enteros en directo. Especialmente reseñable me pareció el concurso de su vocalista Jose Vicente Broseta, un huracán sobre las tablas, con un registro privilegiado y capaz de alcanzar notas altísimas que no están al alcance de cualquiera.

Pese a que no dispusieron de mucho tiempo, el sexteto supo rentabilizar  al máximo su estancia sobre las tablas, presentándonos un repertorio  en el que además de repasar algunos de sus temas más emblemáticos, nos dieron motivos de peso para deleitarnos con sus excelsas habilidades técnicas. Dieron el pistoletazo de salida con una pieza que derrocha intensidad, fuerza, y virtuosismo, como es la instrumental “Rojo Escarlata”, que nos dejaba con los primeros duelos entre ambos hachas.

Como una exhalación y dispuesto a hacer mover al personal aparecía en escena el mencionado Broseta para ponerse al frente de la nave valenciana y buscar la estrecha complicidad del público durante “Para Siempre”, con el que conformaban una vibrante dupla extraída de su “Del Amor Y Otros Demonios- Acto II”, que por cierto tocaron prácticamente entero a excepción de su pieza de clausura “La Trampa Del Tiempo”. Con el ambiente bastante animado, especialmente entre unas primeras filas que se entregaron al máximo, tocaba echar la vista atrás para proponernos una primera aproximación al material de “Poe”, de manos de la fantástica “El Pozo Y El Péndulo”.

La velocidad, y esas cabalgadas 100% power metaleras correrían por cuenta de la vertiginosa “Horizontes De Gloria”, con la que los valencianos nos ofrecieron un suculento y fugaz guiño a su debut “El Último Caballero”, dejando que la tripleta de cuerda se encargara de ocupar el centro del escenario antes de dejar que Javier Nula asumiera todo el protagonismo durante el solo. Como no podía ser de otra forma, uno de los momentos álgidos  de la descarga de OPERA MAGNA corrió por cuenta de  “Donde Latía Un Corazón”, que estuvo marcada por un soberbio despliegue de épica y melodía.

Con Broseta convertido en el perfecto anfitrión de la velada, invitándonos a escuchar el material de la banda a través de las plataformas digitales,… o como fuera; llegaba el momento de ponernos todos a saltar siguiendo el ritmo de “El Corazón Delator”. Para dejar que acto seguido todo el recinto se impregnara de las melodías de corte medieval que emanaron de “Hijos De La Tempestad”, convirtiendo los aledaños del escenario en una auténtica fiesta a la vez que aparecían entre el público unas pelotas hinchables.

Si durante la descarga de OPERA MAGNA habíamos tenido ocasión de saltar, vibrar, y deleitarnos con las habilidades técnicas de los músicos, fue durante el número final de su presentación cuando Broseta se encargó de aunar nuestras voces para entre todos entonar la letra de “La Herida”, poniendo un brillante colofón a un show impecable.

OPERA MAGNA salieron a darlo todo entre dos bandas internacionales, dejando claro que en nuestro país tenemos calidad y talento para competir con lo que nos llega de fuera. ¡Grandes OPERA MAGNA!

Hacia escasamente un par de meses que Thomas Youngblood y sus muchachos se dejaron ver por nuestro país, como uno de los platos fuertes de la última edición del Leyendas Del Rock. Si en aquella actuación en tierras alicantinas la banda ya dejó unas muy buenas sensaciones presentando algunas de las composiciones de su flamante nueva entrega “The Shadow Theory”, ahora en su retorno a tierras catalanas, y ante sus más fieles seguidores, la banda llegaba dispuesta a arrollar con todo a su paso. Además, al igual que sucediera en su visita estival, la alineación se completaba con la vocalista Lauren Hart (ONCE HUMAN), que fue quien se encargó de dar la replica con sus guturales a los elegantes registros de Tommy Karevik.

Acompañados de una imponente introducción, y mientras las luces se encargaban de ambientar el recinto, los músicos aparecieron en escena lentamente para ocupar sus posiciones y acto seguido dar el pistoletazo de salida con la novedosa “Phantom Divine (Shadow Empire)”. Parsimoniosamente, casi como si fuera un espectro, el vocalista sueco fue el último en aparecer en escena sacando a relucir todo su potencial melódico hasta que hizo acto de presencia Lauren Hart en la parte trasera del escenario.

Tras firmar un arranque triunfal, Youngblood no tardó en posicionarse en el centro del escenario para tomar los mandos del combo y hacernos navegar por las sinuosas y arabescas melodías de “Rule The World”, contando para ello con el inestimable apoyo en los teclados de Oliver Palotai. Con la gente coreando intensamente el nombre de la banda Karevik recorrió el escenario buscando el apoyo de las primeras filas durante los hipnóticos desarrollos de “Insomnia”, que se convertía en el primer punto de inflexión de la velada, gracias a esa orientación más oscura e inquietante, que servía para que el hiperactivo bajista Sean Tibbets no dejara de moverse por el escenario como si fuera una fiera enjaulada.

Aunque, como era previsible, tuvimos ocasión de escuchar varias composiciones de su última entrega discográfica, lo cierto es que el repertorio fue bastante equilibrado. Así que como representante del último trabajo que grabaron junto a Roy Khan, “Poetry For The Poisoned”, no se dejaron en el tintero “The Great Pandemonium”, que se zanjaba con Karevik hincando ambas rodillas en el suelo para dotar a su interpretación de más dramatismo e intensidad. No dejarían que el nivel de intensidad y la conexión con el público decreciese, ya que la siguiente en sonar, provocando el delirio de las primeras filas, fue un apoteósico “When The Lights Are Down”, que con el escenario teñido nuevamente de rojo, y con un Karevik pletórico, se acabó convirtiendo en otro de los momentos de la noche.

Pese a que ya habían realizado una primera incursión durante el tramo inicial del show, el segmento central de la descarga estuvo centrado en las composiciones de su anterior entrega “Haven”. Así que la elegida para abrir esta tripleta fue el uptempo “End Of Innocence”, que nos dejaba al vocalista posicionándose ante la multitud, interpretando el tema sobre una pequeña tarima mientras Youngblood se encargaba de hacernos agitar los brazos de izquierda a derecha. No tardaron mucho en acelerar el paso comandados por la voraz pegada de Alex  Landenburg durante el arranque de “Veil Of Elysium”. Mientras que la escogida para cerrar este capítulo, ofreciéndonos su faceta más elegante y sosegada fue la deliciosa “Here´s To The Fall”.

Una nueva mirada sobre la obra que publicaron a principios de este mismo 2018 sirvió como excusa para centrar nuestro objetivo en “RavenLight”, para acto seguido volvernos a hacer viajar en el tiempo, para con Lauren Hart nuevamente en escena, invitarnos a ser parte activa de la oscura y tenebrosa “March Of Mephisto”. Pero sin duda otro de los puntos culminantes de la noche llegó justo a continuación, cuando la banda se abalanzó sobre una de las viejas favoritas de sus seguidores, -especialmente entre los más veteranos-, la pieza que prestaba título a su quinta entrega “Karma”, y como no podía ser de otra forma la conexión entre banda y público fue absoluta.

Esa sonoridad más moderna, y esa ambientación vanguardista del que la banda ha querido impregnar sus últimos videos quedaría plasmado a lo largo de “Amnesiac”, que acabó desembocando en el ejercicio solista que protagonizaron Palotai y Landenburg. El regreso de sus compañeros llegaría junto a la introducción “Manus Dei”, que acabó fundiéndose con “Sacrimony (Angel Of Afterlife), con Karevik mostrando, una vez más, su vertiente más melódica y sobria, mientras Hart se convertía en la bestia que concedía al  tema su atractiva dualidad.

Para encarar la recta final del show la banda nos propuso una última escala en “The Shadow Theory”, de manos de “Burns To Embrace”. Mientras que el punto y seguido corrió por cuenta de otro de sus himnos más aclamados, el imprescindible “Forever”, que convertía el recinto en un mar de puños mientras la gente entonaba su fantástico estribillo.

No se hicieron de rogar en exceso, ya que apenas un par de minutos después de abandonar el escenario, y espoleados por los cánticos del respetable, la formación al completo, -incluyendo a Lauren Hart-, regresaba para finiquitar definitivamente la velada  con una fantástica “Liar Liar (Wasteland Monarchy)”, poniendo el recinto patas arriba para rubricar el indiscutible triunfo de Thomas Youngblood y sus muchachos.

Como siempre, KAMELOT estuvieron a la altura de lo que sus fans esperan de ellos. Aunque debo admitir que me sorprendió un repertorio en el que tuvo un protagonismo destacado las composiciones de su anterior entrega “Haven”. Y, por cierto, una vez más, algunos nos quedamos con las ganas de escuchar en directo algo del material que grabaron durante la década de los noventa. Y es que creo que recuperar un tema como “Nights Of Arabia” o “The Fourth Legacy”, podría haber sido la guinda perfecta para tan suculento manjar.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.