Inicio Conciertos SAUROM – Crónica y fotos de su gran concierto en Madrid

SAUROM – Crónica y fotos de su gran concierto en Madrid

7
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

SAUROM

Sábado 22 de Septiembre de 2018 – Sala La Riviera – Madrid

Los alrededores de La Riviera se veían inundados por gente con camisetas del grupo que tocaba hoy en la mítica sala madrileña. Siempre me han gustado SAUROM e incluso no he escatimado en lanzar elogios sobre que es una de las mejores bandas del estilo que hemos tenido en este país y que, por gusto, seguimos contando con ellos.

Es un grupo que ha pasado por muchas etapas y que, desde los tiempos en que se llamaban SAUROM LAMDERTH, han tenido claro el propósito de hacer una propuesta diferente con su música y siempre rebosante de jolgorio, de fiesta, de positividad. Pasando de 1.500 entradas vendidas, éramos conscientes de que íbamos a vivir una noche especial, un viaje mágico como ya se nos vino anunciando desde hace bastantes meses.

Pasadas las 20:30 de la tarde, un grito de guerra y el alzamiento de un estandarte en una de las zonas de La Riviera, nos anunciaba que el concierto daba comienzo. La agrupación conocida como WYRDAMUR empezó a recorrer la sala con sus instrumentos y sus alaridos bélicos para caldear el ambiente y, aunque personalmente se me hizo un poco larga esta introducción, fue una buena manera de comenzar el concierto. Posteriormente, mientras sonaba ‘Numen’, los intérpretes de ENTREJUGLARES daban la ambientación perfecta para trasladarnos a un mundo utópico donde las hadas, los ents y los duendecillos se mezclaban alrededor de un hábido lector.

Terminada la representación, salieron todos los componentes de SAUROM a excepción de Migue que se quedaba rezagado hasta que le tocaba entonar las primeras palabras de ‘El monte de las ánimas’, una canción que sonó potente pero donde se pudieron intuir—al menos desde la zona donde me encontraba—la voz del propio Miguel un poco por debajo del volumen correcto, al igual que los instrumentos sonaban demasiado saturados en conjunto. Por suerte, el error fue subsanado rápidamente, antes incluso de terminar dicha canción, aunque no fueron pocos los que me dijeron que en algunas zonas de la sala el sonido se escuchaba un poco peor.

Continuaron con la única aparición de un discazo como es Maryam a lomos del tema ‘Irae Dei’ que sí sonó con toda la fuerza que merecía un show como aquel, con la banda ya metida en el espectáculo y cada uno cumpliendo con su labor. Josele al bajo sin parar quieto en todo momento, Miguel sonriendo en todo momento, Narci haciendo sus labores de multiinstrumentista, Antonio aporreando la batería, un Santi acertado en todo momento en los teclados y Raúl, que probablemente sea la vez que mejor lo he visto en un directo, estuvo colosal durante la larga jornada que se nos venía encima.

Saludando al público de Madrid, la banda andaluza volvió a llevarnos en volandas a Once Romances desde Al-Andalus para dejarnos una de las canciones que, personalmente, más me gustaron de aquella noche. ‘El laberinto de los secretos’ funcionó a la perfección, ejecutada al detalle, con toda la brutalidad de la versión del disco y un Miguel que se comió el escenario con un estado vocal envidiable. En canciones como estas queda demostrado porqué el vocalista de SAUROM es uno de los mejores que nos ha dado la música de este país, con un registro variado y con una voz que sabe transmitir, algo que no siempre es fácil de lograr.

Llegaba el turno de una de mis canciones favoritas de SAUROM con un protagonista un tanto beodo dentro de la letra. ‘La leyenda de Gambrinus’ fue una auténtica fiesta, una canción con positividad a raudales y que define muy bien el concepto de poesía, magia y positividad al que nos tienen acostumbrados. Para entonces ya habíamos visto más de un vídeo en la pantalla que se presentaba detrás de la batería ocupada por Antonio y, en esta ocasión, se nos mostraba el videoclip oficial que grabó la banda. No fue la canción más vistosa de todo el concierto, pero es un tema tan bueno que tampoco hace falta añadir algo más allá de los músicos sitos en el escenario para disfrutarla. Un auténtico lujo, pero aún nos quedaban unos cuántos.

Era el turno de cantar la oda a todos esos músicos que se ganan la vida en la calle y ‘Músico de calle’ puso en pie a todo el público.

Es una canción que funciona muy bien y no es para menos: es pegadiza, tiene mensaje y la armonía con el público se hace visible, especialmente en el momento que tenemos que entonar su popular estribillo.

Tras una pequeña pausa para saludarnos, era el momento de ponernos nuestros disfraces y volver a Vida para enfrentarnos a ‘Noche de Halloween’. Con Narci enfundado en su chistera y su gabardina, las primeras notas empezaron a sonar a través de la flauta que él mismo se encargó de tocar y nos encontramos ante la primera aparición de los primeros invitados para invadir la canción de una magia especial.

Una bailarina vestida de vampiro, un duende con la caldera nombrada en la canción y, en definitiva, personajes salidos de una canción fantástica que se convirtió en otro de los grandes momentos de la noche. Es una canción que define perfectamente el estilo de SAUROM y quedó bien retratado en esta ocasión.

En un concierto de SAUROM no está permitido aburrirse, no está permitido entregarse en cada segundo a la causa y con una canción como ‘La posada del Poney Pisador’ esto se lleva como un estandarte.

Aquellos SAUROM que centraban sus letras en contar historias sobre el mundo de Tolkien hicieron acto de presencia con la canción recogida en Sombras del Este y demostraron que es una canción que prácticamente no puede faltar en ningún concierto de la banda. Todos cántamos al unísono aquello de “entra en la posada del Poney Pisador”, en perfecta comunión con la banda y siguiendo con un listón bien alto que parecía que no iba a decrecer, y rara vez lo hizo, la verdad.

‘La mujer dormida’ fue perfecta para introducir en el escenario a Raquel Eugenio, que, tal vez se la notaba un poco nerviosa pero pronto se quitó esos nervios y ejecutó junto a Miguel una pieza verdaderamente notable, aunque para mi gusto la que menos me convenció de las que ejecutó en el concierto.

En ‘Cambia el mundo’ participaron WYRDAMUR, dotando al tema de una entrega especial, y es que estos chicos saben como animar al personal, como llevarlo al estado de euforia y entrega que una banda siempre desea: un auténtico diez por ellos en todas y cada una de las apariciones que hicieron sobre el escenario.

De vuelta a los viajes mágicos y positivos, Miguel nos decía que había una persona que tenía que salir al escenario y ese no era otro que Joaquín Padilla, conocido por su proyecto de EL LEGADO DE UNA TRAGEDIA y por salir en La Ruleta de la Suerte, algo que el público se encargó de recordarle entonando una de las famosas canciones del programa. ‘Vive’ sonó espectacular, con toda la fuerza necesaria, con Miguel a la guitarra acústica y a la voz y un Joaquín que se sintió en todo momento cómodo e incitando al público a entregarse al doscientos por cien. Sigo diciendo que quien piense que Joaquín no es un buen vocalista o frontman, es porque no lo ha visto en directo ni una sola vez, pues no es la única ocasión en la que me ha dejado satisfecho con el trabajo que ha hecho.

‘Romance de la Luna, luna’ fue la canción que siempre es, sencilla y directa. Sí es cierto que hay canciones que me convencen mucho más incluso dentro del mismo disco, pero tiene que haber momentos de todo tipo en el concierto. Con la participación de Raquel Eugenio la canción gana muchísimos puntos, aportando el toque de dulzura que tan bien encaja en el tema y haciendo una dupla con Miguel verdaderamente sorprendente, a la altura de lo ofrecido por Julia Medina, aunque estoy seguro de que algunos estarán en desacuerdo conmigo.

Por cierto, un buen detalle el de acordarse de la actual concursante de Operación Triunfo al grabar un vídeo coreando su nombre que, como nos explicó Narci, le haría llegar.

A dicho tema le siguió ‘Soñando contigo’, un tema que puede sonar muy comercial, pero que tiene ese velo de sueño que nunca abandona la música de la banda. Me gustó especialmente el vídeo que acompañó al tema, con un estilo cartoon bastante bien cuidado y que contaba muy bien la historia que narra la canción recogida en el disco Sueños.

Seguíamos en este intermedio de sonidos más lentos para encontrarnos con ‘El hada y la luna’. La canción sonó melancólica, especial, y dio un toque sentimental y tranquilo a un concierto que hasta ahora había vivido solo momentos intensos, de jolgorio incluso. Un trabajo increíble de Santi en esta canción en la que, obviamente, tiene un protagonismo más que notorio. Todo muy cuidado y la magia del directo haciendo las suyas.

A estas alturas del concierto ya podíamos sentir que todo iba según lo planeado, con momentos para todos los gustos y un público que estaba disfrutando del evento perfectamente. Seguíamos en el álbum Vida para dar paso a la canción que da nombre al disco; una de mis canciones favoritas de la banda, con un mensaje alentador y que, por pleno derecho, se ha ganado un hueco entre los clásicos del grupo. Eso sí, me dio la impresión de que sonó un poco más acelerada que en la versión del disco, al menos en los primeros momentos del tema.

Continuando con la fiesta, ‘El saltimbanqui’ nos hizo botar a toda la sala entonando su popular estribillo. La canción es otra de esas obras que se han convertido en clásicos dentro de la larga carrera que ya llevan SAUROM a sus espaldas; no es para menos, ya que define perfectamente la comunión entre buena música y positividad que tanto pueblan la discografía de la banda. Perfectamente podría servir como carta de presentación para presentar a una persona a dicha banda.

Voy a confesar que uno de mis miedos era escuchar ‘La musa y el espíritu’ en su versión más lenta. No me termina de convencer, tengo que ser totalmente franco con ello, la versión del Juglarmetal me parece muchísimo mejor, otorgada de una fuerza verdaderamente notoria, especialmente al acabar por primera vez el estribillo del tema. Por suerte para un servidor, esos temores fueron totalmente disipados cuando SAUROM empezaron a ejecutarla en su versión original y, de nuevo, con la ayuda de Raquel Eugenio a las voces para interpretar las partes femeninas de la letra. Fue impresionante y, para un servidor, solo dos canciones se pusieron por delante en lo que a gusto se refiere, pero de eso hablaremos un poco más adelante.

Con una advertencia de Miguel de que se disponían a rescatar una canción muy antigua, todos nos llevamos una grata sorpresa cuando empezaron a tocar ‘El arquero del rey’, una canción que no estamos muy acostumbrados a ver en directo y que, pese a que había muchísimas personas que no se sabían la canción, se disfrutó bastante. Eso sí, no se disfrutó más que, para un servidor, la mejor canción del concierto.

Lo de ‘La Batalla con los Cueros de Vino’ fue impresionante. La quijotesca canción no solo disfrutó de un sonido envidiable, de un Miguel que la interpretó de diez, es que además fue la fiesta que todos deseábamos. Con globos volando entre el público de La Riviera, cada uno de los miembros de la banda disfrutando a tope, especialmente un Josele que, traspasado el ecuador del concierto, seguía moviéndose de un lado al otro todo el rato. Esa alegría se contagia, las ganas y ver lo bien que se lo están pasando los artistas hacen que el público sienta ilusión y se tome las cosas de una manera distinta. Y aunque esto no sea uno de los factores determinantes para valorar un concierto, ayuda muchísimo a tomarse las cosas de otra manera.

‘Sueños perdidos’ fue mágica, pero sin embargo me transmite más en disco, o al menos así fue en esta ocasión en concreto. Ahora bien, lo que se nos venía encima era de cuidado.

En el álbum Vida, SAUROM hicieron un homenaje a Game of Thrones (Juego de Tronos) con esa oda a los Stark llamada ‘Se acerca el Invierno’. Más allá de que alguno que no congeniaba con la casa de Invernalia se pusiera a silbar melodías a favor de los Lannister, la banda nos ofreció un momento verdaderamente mágico tanto para los que somos fans de la saga literaria o de la serie, como para los que no. ‘Se acerca el Invierno’ fue, con total probabilidad, la canción con mejor colaboración de todo el concierto, de nuevo a cargo de Raquel Eugenio haciendo las veces de Catelyn y con Miguel haciendo de Ned. Impresionante, absolutamente sin palabras; yo personalmente estuve alucinando con lo que estábamos viendo en aquel momento, con una ambientación perfecta y un juego de luces frío que pegaba perfectamente con el tono de la canción. El vozarrón de Raquel se hizo más presente aquí que en cualquiera de sus anteriores apariciones y todos nos hartamos de aplaudir su labor. No exagero si fue mi momento favorito de todo el show. Ahora bien, era el momento de abandonar las frías tierras de Invernalia para dejar salir al diablo.

‘El carnaval del diablo’ fue una auténtica fiesta con la vuelta de algunos miembros de ENTREJUGLARES al escenario; una bailarina enmascarada, danzarines e incluso un zancudo que hicieron las delicias de los espectadores a nivel ambientación. La canción funciona como siempre, con un público entregado, con sonrisas de oreja a oreja y disfrutando de todo lo que ocurría en el escenario. Narci volviendo a ejercer de multiinstrumentista, demostrando que puede que sea muy estético en el escenario en algunos momentos, pero que sabe perfectamente como ejecutar a la perfección distintos instrumentos para el goce de los seguidores de la banda.

Quedaba la traca final del concierto y SAUROM no iban a decrecer cuando todo el concierto habían estado a un nivel de lo esperado e incluso más. Para esta ocasión la historia de Sant Jordi y el dragón tenía cabida y volvíamos a Juglarmetal para disfrutar de una ‘Dracum Nocte’ maravillosa donde se nos invitó a cantar el popular estribillo del tema.

Nos quedaban tres temas y eran los esperados para cerrar un concierto único, un viaje mágico, como ellos mismos se atrevieron a definir. Miguel nos animaba a hacer un círculo enorme y bromeaba con la idea de meter a Josele e incluso a él mismo dentro del círculo si el público de Madrid respondía correctamente. ‘El círculo juglar’ hizo que la gente danzara entre el público de La Riviera y se disfrutó muchísimo para ir cerrando el concierto. Siguió ‘Fiesta’ que, aunque es una canción de lo más simple, siempre anima al público.

Para cerrar, y dandónos las gracias por nuestra asistencia, Miguel empezó a llamar a cada uno de los invitados para que salieran al escenario con el último tema. ‘La Taberna’ fue una delicia, tirando confetti por un tubo, con todo el mundo divirtiéndose tanto en las tablas como en el público, desde gradas hasta el fondo de la sala; un auténtico goce.

Con esto, la banda se despedía de nosotros lanzando púas, haciéndose una foto finish y quedando muy agradecidos por cómo había respondido el público.

SAUROM son una banda demasiado especial para contarlo en una crónica. Poseen esa magia única, ese duende que hace que un concierto contenga lo que otros no pueden tener. Hubo momentos para todo: para la risa, para danzar, para llorar y para disfrutar. Poseen una formación increíble, con un Narci que musicalmente es de lo mejorcito que tenemos en este país y con un Miguel que, me vais a permitir decirlo, pero creo que es de los mejores cantantes que podemos disfrutar hoy en día.

La humildad de quedarse después del concierto hablando y firmando autógrafos fuera de la sala, la actitud con la que se toman las cosas y un concierto que merece cada céntimo de la entrada son prueba de que sí, SAUROM son grandes, pero deberían tener incluso más popularidad de la que tienen actualmente. Una de las mejores bandas que podemos ver actualmente en el panorama nacional y, para mí, uno de los conciertos del año. Un auténtico lujo vivir este viaje mágico y, por supuesto, que sean más veces.

SetlistSAUROM:

  1. Numen
  2. El monte de las ánimas
  3. Irae Dei
  4. El laberinto de los secretos
  5. La leyenda de Gambrinus
  6. Músico de calle
  7. Noche de Halloween
  8. La posada del Poney Pisador
  9. La mujer dormida
  10. Cambia el mundo
  11. Vive
  12. Romance de la luna, luna
  13. Soñando contigo
  14. El hada y la luna
  15. Vida
  16. El Saltimbanqui
  17. La Musa y el Espíritu
  18. El arquero del Rey
  19. La Batalla con los Cueros de Vino
  20. Sueños Perdidos
  21. Se Acerca el Invierno
  22. El Carnaval del Diablo
  23. Dracum Nocte
  24. El círculo juglar
  25. Fiesta
  26. La Taberna

Texto: Juanma García (Twitter) (Instagram)

Fotos: Álvaro Carlier

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


Galería de Fotos:

 

 

7 COMENTARIOS

  1. Maravilloso el concierto que nos deleitó Saurom. Casi 2 horas y media de concierto que supieron a poco. Solo un par de peros: Migue se equivocó un par de veces en alguas canciones, y los de WYRDAMUR se me hicieron un poco cansinos, con esa introducción en la que estaban primero ellos y luego los de Entrejuglares si la hubieran recortado o hecho de otra manera ( o no haberla hecho) se podrían haber rescatado un par de temas como Nostradamus y/o El llanto del Lumiere.
    Me alegro que estén consguiendo cada vez mas publico, solo espero que la proxima vez vendan todas las entradas de la sala La Riviera. Grandes Saurom!!!

  2. Impresionante concierto de Saurom. Su faceta metalera es brutal y la “Festiva” no se queda corta. Una sola pega a todo el concierto, 1 solo tema de Maryam me supo a poquísimo. Miguel poderoso, la banda bien engrasada es decir, un concierto rendondo.
    Por cierto me sorprendió positivamente la voz de la señorita Eugenio, no la conocía y me gustó mucho.

    • Te sorprendio que no tocasen irae dei? Pero si es la unica que tocan del Maryam desde siempre….
      Su setlist no varía nunca. Los habre visto como 12 veces y no hacen nunca modificaciones en el setlist. Siempre es lo mismo. Y si lo modifican es porque han sacado disco nuevo. Del once romances siempre tocan lo mismo. Aún estoy por ver los otros 3/4 del disco que nunca tocan. O alguna del legado de juglares que no sea nostradamus o alguna del maryam que no sea irae dei. Incluso las 3 primeras del juglarmetal.
      No se como no se les hace monótono dar conciertos porque yo los tengo mas aborrecidos que otra cosa.
      Por mi parte me fui al folk fest a ver lepoka y salduie. Esos grupos si que prometen, y no decepción como éstos.