Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y fotos del Sábado (Segunda parte) con...

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y fotos del Sábado (Segunda parte) con W.A.S.P., STRAVAGANZZA, AMORPHIS, OPERA MAGNA, LUJURIA, etc

3
ROCK THE COAST FESTIVAL
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
ROCK N ROCK - ROCK FEST BARCELONA 2019
LEYENDAS DEL ROCK 2019
ROCK THE COAST FESTIVAL
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
ROCK N ROCK - ROCK FEST BARCELONA 2019

LEYENDAS DEL ROCK 2019
DOWNLOAD MADRID 2019
Century Media
Madness Live!
TAKEN
DOWNLOAD MADRID 2019
Century Media
Madness Live!
TAKEN
DOWNLOAD MADRID 2019
Century Media
Madness Live!
TAKEN

 

LEYENDAS DEL ROCK

PRIMORDIAL + W.A.S.P. + GYZE + AMORPHIS
+ OPERA MAGNA + STRAVAGANZZA + IGORRR + LUJURIA

Sábado 11 de Agosto de 2018 – Polideportivo Municipal – Villena – Alicante

PRIMORDIAL

PRIMORDIAL no son precisamente una banda que pase desapercibida en las grandes citas. Los irlandeses llevan en activo desde principios de la década de los noventa, y poco a poco han ido evolucionando un estilo que se ha tornado  cada vez más personal y reconocible, lo que les ha valido el elogio de los seguidores de la escena extrema internacional.

Pese a la coincidencia de horarios con dos clásicos como son Doro y W.A.S.P., el escenario Mark Reale acabó registrando una muy buena entrada para presenciar la descarga del combo irlandés.

Arropados por un buen numero de fieles incondicionales PRIMORDIAL consiguieron reproducir la intensidad y cercanía propios de los conciertos en sala, dejando que la rotundidad de “Nail Their Tongues” sirviera para romper el hielo. Y es que si en sus obras de estudio la formación de Skerries consigue hacernos transitar por diferentes emociones y oscuros sentimientos, en directo gracias a la garra y la teatralidad que imprime su frontma,n A.A. Nemtheanga, su música gana en intensidad y dramatismo, tal y como dejaron patente en los inquietantes desarrollos instrumentales de “No Grave Deep Enough”.

Un detalle a destacar fue que en todo momento la banda contó con el apoyo y la complicidad de un público que lo dio todo a la hora de levantar los puños y acompañar las rotundas embestidas que nos propusieron en “Gods To The Godless”.

El momento culminante de esta primera mitad del show llegó con una de las nuevas, “To Hell Or The Hangman”, con Nemtheanga interpretando el tema soga en mano. Tras indultar al frontman con una rotunda ovación llegaba el momento de sumergirnos de lleno en la historia, para ser parte de la locura y el delirio del impresionante  “As Rome Burns”.

Lamentablemente, no pude acabar de ver completa la descarga de PRIMORDIAL, ya que Mr. Lawless y sus muchachos reclamaban mi atención. Pero según me comentaron los irlandeses acabaron redondeando un gran show a base de trallazos incontestables como “Stolen Years”, “Empire Falls” y “Heathen Tribes”.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver 

 


 

W.A.S.P.

Los americanos son una referencia para cualquier seguidor del heavy metal clásico que se precie, y su líder Blackie Lawless un personaje que necesitaría de varios libros para narrarnos su vida y sus peripecias dentro del negocio musical. La controversia siempre ha acompañado a W.A.S.P. Si en sus inicios fue por sus letras explicitas, sus excesivas puestas en escena, o su nihilista estilo de vida. Ahora las críticas vienen dadas por el rendimiento de un Lawless que se ha mostrado bastante errático en sus últimas visitas a nuestro país, abusando de los pregrabados y haciendo gala de una cierta apatía.

Pues bien, esta noche en el LEYENDAS, W.A.S.P. dieron un concierto a la altura de su nombre. Por supuesto que hubo “ayuditas”, en los coros y en algunas líneas vocales, pero en líneas generales  Blackie se mostró solvente a las voces, aunque siempre muy bien arropado  por sus compañeros, Doug Blair y Mike Duda. Evidentemente los años no perdonan y Blackie ya no es aquella fiera indomable que quemaba los escenarios a su paso. También es cierto que algunos temas sonaron algo más lentos, pero lo cierto es que esto sirvió para que el vocalista pudiera cantarlos mejor.

En cuanto al repertorio hubo un buen numero de clásicos imprescindibles de la década de los ochenta, pero también varios guiños a su obra conceptual de principios de los noventa “The Crimson Idol”, y  alguna fugaz pincelada del material publicado en sus últimas entregas. Pero, indudablemente, gran parte del protagonismo recayó sobre un público que se entregó al máximo a la hora de cantar los himnos clásicos  de la banda.

Con un telón de fondo y sendas pancartas laterales que nos recordaban que la banda lleva  en activo desde 1982, los músicos tomaban el escenario para ponerse de espaldas al respetable y rápidamente girarse para dar el pistoletazo de salida con todo un clásico como “On Your Knees”. Con Blackie liderando a sus compañeros, y luciendo sus habituales botas blancas de flecos, la banda siguió desgranando viejas favoritas, convirtiendo en un medley los primeros pasajes de “Inside The Electric Circus”, y “I Don´t Need No Doctor”. La siguiente en sonar fue  su versión del clásico de THE WHO,  “The Real Me”, rubricando así un fantástico arranque.

Tras recibir las muestras de cariño del respetable Blackie se dirigía por primera vez al personal para anunciarnos que había llegado el momento de “L.O.V.E. Machine”, que desataba la locura entre los presentes mientras las primeras columnas de fuego se adueñaban de la parte central del escenario. Habiendo cantado y bailado durante el tramo inicial del show era un buen momento para recuperar el aliento con el ritmo algo más relajado de un “Babylon”, que fue bien acogido.

El cambio del telón que presidía el escenario nos anunciaba que había llegado el momento de centrar nuestro objetivo sobre “The Crimson Idol”, dando paso a un “The Idol”, que nos puso las emociones a flor de piel, con  Blackie sonando melódico y dramático antes de que Doug Blair se adueñara del centro del escenario para marcarse un solo rebosante de épica y feeling.

Y es que fue durante la parte central del show, cuando la banda interpretó temas más relajados, cuando emergió la figura de un Doug Blair que se  echó la banda a la espalda para acabar convirtiéndose en el centro de muchas de las miradas. La misma tónica se mantuvo a lo largo de “Take Me Up”, rescatada de su “Dominator”. Pero sin duda el punto de inflexión se produjo con el tortuoso “Miss You”, con otra fantástica aportación del guitarrista de Connecticut mientras una cortina de chispas caía sobre el escenario.

Aunque para muchos este pasaje intermedio acabó resultando demasiado largo, el cuarteto volvería a desenterrar el hacha de guerra para agitar al personal con “Arena Of Pleasure”. El punto y seguido para la descarga del combo americano llegó con un nuevo recuerdo a “Dominator”, de manos del introspectivo “Heaven´s Hung In Black”, con el fuego nuevamente apoderándose del escenario.

Blackie y sus secuaces se tomaron su tiempo antes de regresar a escena, tal vez demasiado. Ya que incluso pudieron escucharse algunos silbidos que les recriminaban la espera. Pero cuando salieron acompañados del sonido de la motosierra que acompaña a “Chainsaw Charlie (Murders In The New Morgue)”, todos sabíamos que la banda había regresado dispuesta a noquearnos definitivamente.

Y así fue. Un desafiante Blackie amenazó con su guitarra en dos ocasiones antes de que todos nos pusiéramos a botar siguiendo el inconfundible riff de “Wild Child”. Mientras que el inevitable final llegó con una alargada versión de su tema más emblemático: “I Wanna Be Somebody”. Si en anteriores visitas  W.A.S.P. habían abandonado el escenario sembrando la división de opiniones, creo que esta noche Blackie y sus muchachos, sin dar su mejor concierto, si que estuvieron a la altura de lo que se espera de ellos. Aunque ya se sabe que siempre habrá nostálgicos que esperaban ver a la banda que sembraba el terror a mediados de los ochenta, o los que opinen que faltaron temas como “Blind In Texas”, “Hellion”, “Fuck Like A Beast”…

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver 

 


 

GYZE

La banda nipona volvía a España tras la gira donde telonearon a BATTLE BEAST y donde tan buen sabor de boca dejaron. No era de extrañar que fueran muchos los que decidieran acercarse para ver la propuesta de la formación, con un death melódico donde la influencia de CHILDREN OF BODOM es más que notable. De hecho el guitarrista y vocalista Ryoji parecía un calco de Alexi Laiho, con un parecido físico más que obvio (delgaducho, pelo rubio largo) y donde las poses y la forma de tocar están sacadas del guitarrista finés.

Con mucha simpatía y siempre sonrientes la banda agradeció su presencia en el festival y presentaron temas de su último lanzamiento “Northern Hell Song” el cual parece haber tenido buena acogida entre sus seguidores.

Las canciones, cargadas de partes técnicas a la par que melódicas tenían cierto gancho que agradó a un público entusiasmado. A esto se le sumó la insistencia de Ryoji en que se formaran circle pits durante los temas, consiguiendo que el concierto ganara intensidad en un ambiente caldeado y animado.

La única pega que encontré en su directo es la falta de un segundo guitarrista, puesto que en algunos momentos cojeaban en cuanto a partes rítmicas se refiere, sobre todo cuando llegaban los solos de guitarra.

Llegaron al final de su actuación con la propia “Norhtern Hell Song”, despidiéndose en inglés y japonés y notablemente contentos de encontrarse con una base de fans que seguro que no dudarán en acudir a sus futuros conciertos en España.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

AMORPHIS

A lo largo de su longeva trayectoria AMORPHIS han buceado por diferentes estilos y sonoridades, algo que les ha servido para recabar elogios, pero también las feroces críticas de algunos de sus primeros seguidores que no han sabido asimilar  la evolución de su propuesta. Sea como sea, los finlandeses parece que están recogiendo los frutos tras muchos años de intenso trabajo, ya que este verano su nombre está en los lugares destacados de algunos de los festivales más prestigiosos del Viejo Continente.

Acostumbrado a verles en la intimidad de una sala, debo admitir que me sorprendió el desparpajo y la movilidad con la que se desenvolvieron en escena, especialmente reseñable me pareció el concurso de su frontman Tomi Joutsen quien, -liberado de sus larguísimas rastas y desprovisto de su espectacular micrófono-, se mostró como el perfecto anfitrión haciendo participe al público de temas como el novedoso “The Bee”.

Y es que los finlandeses plantearon un repertorio basado en su nuevo trabajo “Queen Of Time”, dejando que los envolventes teclados de “The Golden Erk”, concedieran a su presentación un halo  de elegancia y sofisticación. Muchos fueron los momentos en los que el respetable cantó junto a la banda, uno de los más destacados fue durante “Sacrifice”, que se convertía en la primera incursión en su anterior “Under The Red Cloud”. Tampoco faltaron esas pinceladas de melódica melancolía que siempre han caracterizado sus composiciones durante los excelsos  desarrollos instrumentales de “Silver Bride” y “Bad Blood”.

Con la gente absolutamente entregada, coreando el nombre de la banda insistentemente ante la cara de satisfacción de unos músicos complacidos, Joutsen tomaba la palabra para agradecernos nuestro apoyo y entrega antes de hundirnos de lleno en el sobrecogedor “Wrong Direction”. De su anterior etapa no quisieron dejarse en el tintero piezas como “Against Widow” y “The Castaway”, que si bien pasaron algo desapercibida entre sus nuevos seguidores, fueron de las más celebradas por los más veteranos.

Por si faltaba algo para completar la fantástica descarga de unos AMORPHIS que parecían estar en estado de gracia, “Daughter Of Hate”, fue la encargada de poner el punto de grandilocuencia y majestuosidad, con la banda mostrando su versatilidad antes de someternos definitivamente con  su impactante increscendo final. Tampoco faltarían ya en la recta final del show la seductora percusión y las melodías de corte de oriental contenidas en  “Death Of A King”.

Desafortunadamente, el tiempo de AMORPHIS estaba tocando a su fin, pero antes de despedirse definitivamente todavía tendrían ocasión de hacernos mover los pies al ritmo de “House Of Sleep”, y de darnos argumentos para ejercitar las  cervicales con “Black Winter Day”, toda una inesperada sorpresa que hizo que todos nos fuéramos con un fantástico sabor de boca.

Fue un muy buen concierto de unos AMORPHIS que se mostraron en un gran momento de forma. Aunque, personalmente, creo si hubieran aderezado su actuación con algún efecto escénico, -como fuego, unas luces más cuidadas  o proyecciones-; su show habría sido uno de los más remarcables de esta decimotercera edición del LEYENDAS DEL ROCK.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver

 


 

OPERA MAGANA

Los valencianos son un referente en cuanto a power metal se trata en nuestro país. A diferencia de su anterior paso en el festival donde no lograron una afluencia muy destacable debido a coincidir con bandas del mismo estilo en los otros escenarios, en esta ocasión lograron llenar el Mark Reale para ofrecer un concierto muy equilibrado, tocando temas de todas sus etapas y donde el sonido fue mejorando conforme avanzó su concierto.

Todavía inmersos en su trilogía discográfica “Del Amor Y Otros Demonios” de la cual han publicado dos actos (con el tercero en camino) quisieron incidir en estos dos trabajos con temas como “Para Siempre”, donde un pletórico José Broseta volvió a demostrar una vez más que es uno de los mejores vocalistas nacionales que tenemos.

“El Pozo Y el Péndulo” nos llevó a su segundo álbum “Poe” mientras que “Horizontes De Gloria”, el tema que ya es un himno para la banda, fue la única mención a su disco debut “El Último Caballero” que fue celebrado por un público que la cantó a pleno pulmón.

Tocaba volver al segundo acto de la trilogía para ofrecer cortes más sinfónicos como fue el caso de “Donde Latía Un Corazón” una de sus piezas más completas, con elegantes melodías mezcladas con guitarras cañeras para dar paso a “Después De Ti”, más teatral donde se pudo ver a José Broseta derrochando feeling.

“Hijos De La Tempestad” incidió en la parte melódica del grupo, prometiendo que lo que quedaba de concierto iban a ofrecer canciones más movidas. Cumpliendo con lo prometido “Edgar Allan Poe” levantó los ánimos y como fin de fiesta llegó “La Herida”, tema perteneciente al primer acto “Del Amor Y Otros Demonios” que en poco tiempo ya se ha posicionado como uno de los temas insignia de los valencianos y que los seguidores de OPERA MAGNA ya han reconocen como un himno.

Llegaba así el final de un concierto que se nos hizo a todos corto, dejándonos con ganas de más. En octubre los tendremos girando con KAMELOT y LEAVE’S EYES y esperemos que pronto nos ofrezcan ese esperado tercer acto. Si alguien tenía todavía dudas sobre la calidad musical de OPERA MAGNA, en su paso por el LEYENDAS DEL ROCK las callaron todas.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

STRAVAGANZZA

Tras la descarga de OPERA MAGNA tocaba correr hacia los escenarios principales para disfrutar de STRAVAGANZZA quienes por fin pisaban el LEYENDAS DEL ROCK.

Llegué cuando la banda estaba ya terminando de tocar “Dios” ese gran tema que abría su “Primer Acto” y lo primero que me llamó la atención fue ese numeroso coro que acompañaba a la banda, dándole más empuje a las canciones. Junto al coro, la banda se complementaba por un violinista, la ex- EBONY ARK Beatriz Albert como corista, bailarinas, un segundo guitarra y un teclista. Todo un despliegue de medios que no hacían más que elevar a STRAVAGANZZA al lugar donde se merecen.

Tras años de incomprensión por parte del público y de luchar por buscarse un lugar en la escena, su regreso ha sido aplaudido y celebrado, llenando salas y actuando en festivales y era su momento para debutar y triunfar en un LEYENDAS DEL ROCK que acogió de buen grado la venida de la banda, con un público deseoso de escuchar las canciones y disfrutar de una puesta en escena que siempre les ha caracterizado.

Así pues, Leo Jiménez, Pepe Herrero, Carlos Expósito y Patricio Babasa estuvieron entregados a un show que continuaba con “Miedo”, pieza del segundo acto “Sentimientos” Leo se dirigió al respetable para mostrar la alegría de estar por fin en el festival y dar paso a “Pasión” donde las  bailarinas se apoderaban del escenario en una de las piezas más célebres de la discografía de STRAVAGANZZA.

Leo nos preguntó si alguien recordaba “Raíces”, el hasta ahora último trabajo de la banda que en su día pasó desapercibido para introducir “Cuestión De Fe” mientras el coro entonaba una pequeña introducción dirigida por Pepe Herrero.

Con “Dolor” retornaban al disco “Sentimientos” donde el “Coro n’ Rock” hizo una de sus mejores intervenciones en un tema oscuro al que la noche estival acompañaba para la ocasión. La banda abordaba por primera vez en todo el concierto el álbum “Requiem” para ofrecernos uno de sus grandes éxitos, “Deja De Llorar” que fue muy celebrada y cantada por unos fans que se veían emocionados de estar presenciando un gran show de la banda.

Para el siguiente tema Leo pidió una ovación para Korpa, vocalista de registros guturales que se unió a STRAVAGANZZA para el tema “Impotencia 2”, aportando caña al concierto y mostrando el lado más duro de la formación. “Máscara De Seducción” y “Sin Amar” por el contrario sacaban a relucir la cara más melódica e intimista del combo madrileño.

Llegaba uno de los momentos más esperados del show cuando Leo presentaba “Hijo De La Luna”, la versión de MECANO que adoptaron en su día haciéndola suya y que incluso en palabras del vocalista se hizo mundialmente conocida. Sobra decir que fue cantada por todos y cada uno de los presentes, demostrando así el impacto que ha tenido la canción en la historia de STRAVAGANZZA.

Tampoco podía faltar esa noche “Requiem”, otra de las canciones más espectaculares de su discografía donde de nuevo las bailarinas hicieron una gran performance.

Como fin de fiesta la versión de TINO CASAL “Eloise” puso a todos los componentes del grupo a bailar encima del escenario acompañados de una lluvia de confeti poniendo final a un gran show donde como es lógico se echaron en falta algunas canciones pero donde triunfaron gracias a una puesta en escena impresionante y una entrega total por parte de una banda dispuesta a volver más fuertes que nunca y reivindicar su sonido, ahora sí, más aceptado por un público que quiere que STRAVAGANZZA se quede por muchos años.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo – Juan_Ramon_Felipe@rafabasa.com

 


 

IGORRR

Para poner el colofón definitivo a las actuaciones en el escenario Mark Reale los organizadores del Leyendas nos presentaron la impactante y sorprendente descarga de IGORRR. Apartándose de los convencionalismos y la ortodoxia metalera este interesante proyecto gira en torno a la figura de Gautier Serre.

No, durante la descarga de los franceses no vimos sobre el escenario a músicos con instrumentos de cuerdas, ya que su base musical gira en torno a los samplers que dispara desde sus ordenadores el propio Serre. Además, la únicas aportaciones en directo vienen dados por la batería y la dupla vocal que conforman Laure Le Prunenec y Laurent Lunoir.

Un servidor ya tuvo oportunidad de verles en directo a finales del pasado año, y si en aquella ocasión quede gratamente sorprendido con su show, esta noche se volvieron a ratificar aquellas primeras impresiones. Tal vez el público del Leyendas no fuera el más idóneo para este tipo de propuesta, de modo que entre los asistentes hubo opiniones para todos los gustos. Caras de sorpresa y estupefacción, algunos que se animaron a danzar como si estuvieran en una rave, e incluso otros que no entendían que este tipo de música tuviera cabida en el festival.

En cualquier caso, el show de IGORRR fue un viaje a través de la locura y el delirio  con temas como “Au Revoir”, “Opus Brain” y “Viande”, en los que la potente voz de Laure contrasto con los desquiciantes alaridos de Laurent. Aunque el repertorio que nos ofrecieron estuvo muy centrado en las composiciones de “Savage Sinusoid”, el cuarteto tampoco quiso dejarse en el tintero temas como “Excessive Funeral”, que fue uno de los momentos de la noche con Laurent destrozando sus cuerdas vocales acompañado del inconfundible sonido de órgano de iglesia; y la extenuante sesión de drum n´bass que se marcaron en “Tout Petit Moineau”.

Aunque para muchos no fue la despedida que hubieran deseado para el escenario Mark Reale, lo cierto es que los franceses dieron un concierto sólido y sin fisuras, descargando sus composiciones sin apenas dirigirse al respetable.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

 


 

LUJURIA

Otro año más los segovianos eran los encargados de poner el fin de fiesta al festival. Es sabido por todos que los conciertos de LUJURIA en el Leyendas son algo más que un mero concierto. La banda, siempre comprometida con el festival, quiere ofrecer algo más, reivindicando a bandas que forman parte del heavy metal español y a aquellas que están empezando, por lo que el desfile de invitados es ya tradición.

Siempre reivindicativos aprovecharon la ocasión para comenzar con “No Soy Carne De Cañón” donde el sonido quizás estropeó el comienzo haciendo que los instrumentos apenas se distinguieran pero que con el paso de los minutos se fue solucionando.

Sin material nuevo que presentar, LUJURIA aprovecharon para hacer un repaso a sus canciones más emblemáticas como fue el caso de “Sin Parar De Pecar”, “Jeckyll & Mss. Hyde” o “Mozart Y Salieri”

Como era de esperar no faltaron las arengas de Oscar Sancho, criticadas por unos, esperadas por otros pero que son ya parte de los conciertos de la banda. Para esta ocasión dedicó unas palabras a la familia real y sus trapos sucios que ahora parece que se están aireando y creando polémica. Para el rey emérito fue dedicada “La Favorita Del Rey” con mucho cachondeo.

La cosa no terminaba ahí y luego tuvieron palabras para apoyar al pueblo argentino, el cual por desgracia sigue sufriendo la ley anti aborto por la cual llevan tiempo luchando para abolir. El propio cantante invitó a subirse al escenario a todos aquellos que enarbolaban banderas de países latinos para crear así una hermandad entre países y dedicar el tema “Dejad Que Los Niños Se Acerquen A Mí” a la iglesia quienes ponen trabas para derogar estas leyes.

Uno de los momentos más solemnes de la noche llegaba cuando dedicaron unas palabras a José Antonio Manzano, el cual continúa luchando sin descanso contra el cáncer, para Boni, el cual por suerte termina de superar otro y recordaron a aquellos músicos de la escena que este año lamentablemente han perdido la batalla, entre ellos Giovanni, miembro de la banda catalana ZEUS. Para ello invitaron al escenario a Félix Bustillo, también miembro de ZEUS quien tuvo unas palabras para su compañero.

Para mandar el apoyo a Manzano la banda tocó “Duro Y Potente” uno de los himnos del heavy metal español para luego dar paso a Félix el cual cantó “Listo Para Luchar” de ZEUS, cumpliendo así el homenaje a la banda catalana.

Tras el recuerdo para una de las bandas históricas del rock patrio, tocaba dar paso al futuro y los ganadores del concurso de bandas del Leyendas, los madrileños IGNIS ANIMA subían al escenario para darles la oportunidad de tocar uno de sus temas. El elegido fue “No Es Sólo Música” con el cual se hicieron escuchar y que sinceramente no sonó nada mal. Quién sabe si esta es la primera de las veces que la banda pisa el escenario del Leyendas…

Por desgracia el tiempo se estaba acabando y la banda tuvo que terminar con sus dos últimas canciones, posiblemente sus dos piezas más conocidas, “Estrella Del Porno” y “Corazón De Heavy Metal” con la que se despedían un año más y con la que se cerraba la XIII edición de un LEYENDAS cuyo futuro en el actual emplazamiento está en el aire. Para muchos, Villena ya está ligado al LEYENDAS DEL ROCK, algo que el público quiso hacer oír al creador del festival Marcos Rubio cuando subió al escenario para entregar el Heraldo de Honor.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

3 COMENTARIOS

  1. El setlist de WASP fue infumable. Casi 30 minutos de baladas, para luego desaparecer casi 10 minutos más por pillarse un cabreo con el técnico de sonido del escenario contiguo, que le dio dos veces al bombo y parece ser, molestó a Mr. Blackie que casi no vuelve a salir. Sonó muy bien, pero con ese list y esa actitud tan desagradable, … de lo peor del festival.

    Otra cosa muy distinta fue Amorphis, lo mejor sin duda de tooodo el festival. Pedazo de sonido en directo, pedazo de setlist y actitud, y encima el público super motivado. No necesitaban ni fuegos, ni proyecciones, ni tonterías. Un precioso telón de fondo, buena actitud y un sonidazo con músicos del copón. Si ya me gustaban antes, ahora soy fan convencido.

  2. Completamente de acuerdo con lo de Amorphis: los vi en primera fila y sonaron perfectos (los detalles de las guitarras, el teclado, las voces…). Un diez para el grupo y para el técnico, a ver si la próxima vez se lo dejan a los COB.
    El concerto de Primordial fue muy bueno, una lástima que tuvieran que acortar por el tema de los horarios.
    Y sí que es verdad que el parón de 10 minutos de WASP fue una cortada de rollo.

  3. Lo de Wasp sin comentarios… A mí me moló el concierto, pero se dejaron muchisimos temas fuera, aunque luego me mostraron el set list de alguien que lo consiguió y realmente tocaron todo lo que había en él. Pero como prometían cien minutos, no los cumplieron, de ahí la decepción. Y Blackie se enfadó con el técnico de batería de Amorphis, un poco más y no sale, casi lo tuvieron que convencer. Lo de Stravaganzza fue espectacular, sonó bestial, no me esperaba un concierto tan bueno y lo del coro un puntazo. Por cierto, no tocaron Raices que yo recuerde, sí varios de ese disco.