Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y fotos del Jueves (primera parte) con...

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y fotos del Jueves (primera parte) con MR. BIG + KAMELOT + SUICIDAL TENDENCIES , etc

3
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
PACO VENTURA - Madre Tierra

 

LEYENDAS DEL ROCK

FOZZY + BLOODHUNTER + DRAGONFORCE

+ CENTINELA + SUICIDAL TENDENCIES + CELTIBEERIAN
+ KAMELOT + HIRAX + MR. BIG

Jueves 9 de Agosto de 2018 – Polideportivo Municipal – Villena – Alicante

FOZZY

Justo cuando están a punto de celebrar su vigésimo aniversario, -tal y como nos recordó su frontman Chris Jericho-, 2018 ha marcado el debut de FOZZY en los escenarios de la península Ibérica, y además por partida doble. Tras sus conciertos abriendo para STEEL PANTHER a principios de año el quinteto afincado en Florida regresaba a nuestro país para abrir por todo lo alto la jornada del jueves del LEYENDAS.

Sí, seguramente, para la gran mayoría el principal reclamo de FOZZY sea la presencia de la estrella de la W.W.E.  Chris Jericho. Pero para algunos más veteranos el principal foco de atención en torno al combo americano gira en torno a la presencia del guitarrista Rich “The Duke” Ward, miembro también de los rap metaleros Stuck Mojo.

Era todavía muy pronto. Así que mientras los más madrugadores  iban accediendo al recinto para conseguir  un buen sitio junto al escenario,  FOZZY aparecían en escena comandados por un Jericho discretamente vestido para la ocasión, luciendo chaqueta de lentejuelas y remaches, y sombrero; para invitar a que todo el mundo se pusiera a botar durante la inicial “Judas”.

Resulta cuanto menos curioso que un proyecto que empezó siendo un grupo de versiones de clásicos del heavy metal se haya acabado convirtiendo en una propuesta en la que sus propios temas giran en torno a la vanguardia y las sonoridades alternativas, con lo que la potencia de las guitarras se mezcló con varios efectos pregrabados y samplers en temas como el pegadizo “Drinkin With Jesus”.

Lamentablemente no fueron algunas bases electrónicas los únicos elementos grabados que tuvimos ocasión de escuchar, ya que la segunda voz sobre la que cantó Jericho me dio la sensación de que también fue disparada desde la mesa. Pese a ello, y gracias a la vitalidad y la entrega de los músicos, los americanos consiguieron conectar con el personal, poniendo a las primeras filas a mover los brazos durante los melódicos desarrollos  de “Painless”.

Pero sin duda los momentos más trepidantes de la descarga de los americanos llegaron con sus temas más rápidos y adictivos. De modo que ahí estuvieron piezas  como “Elevator” y “Lights Go Out”, proporcionando argumentos para que los más animados no dejaran de saltar incansablemente mientras coreaban sus pegadizos estribillos. Tampoco faltó el vaporizador, a modo de pistola, adosado al fornido brazo de Jericho durante el arranque “Do You Wanna Start A War”, que personalmente fue de las que más me gustaron.

El momento de lucimiento personal para Ward llegó durante “Bad Tatoo”, con el hacha torturando literalmente su instrumento en un desquiciante final. Tras recibir los vítores del respetable en varias ocasiones a lo largo de la tarde los americanos pusieron la directa para cerrar definitivamente el show con “Sandpaper”.

Aunque, a priori, por sonido y personalidad, muchos pensábamos que la propuesta de FOZZY estaba muy encaminada hacia el mercado americano, lo cierto es que Jericho y sus muchachos están consiguiendo hacerse un hueco entre el público europeo. Y la mejor prueba fue ver a los más jóvenes alzando los brazos mientras gritaban el nombre de la banda con una amplia sonrisa dibujada en el rostro.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

BLOODHUNTER

El grupo gallego era el encargado de inaugurar este año el escenario Mark Reale, sin embargo eso no amedrentó a una banda que salió a matar desde el primer acorde y que se convirtieron en una de las bandas vencedoras de la jornada.

Con su “The End Of Faith” editado hace poco salieron a defenderlo con uñas y dientes. Las miradas se centraban en Diva Satánica, quien ha demostrado con creces ser una frontwoman de 10 además de cantar y defender los temas de manera magistral. Iniciaron su descarga con “Let The Storm Come” desatando los primeros circle pits y pogos de un público entusiasta.

Fue durante el interludio instrumental la ocasión de Fenris de demostrar su maestría a las seis cuerdas (todo un acierto por parte de la banda incluir un segundo guitarrista en directo, reforzando así el sonido y otorgándole más potencia sonora) mientras que Diva Satánica se mezclaba con el público para bailar con ellos en medio de los moshpits.

Siguieron las referencias al segundo plástico con cortes como “Eyes Wide Open”, “All These Souls Shall Serve Forever” o “The Queen Beast” donde Diva Satánica con sus poses y bailes provocaba a un público cada vez más entregado al show de los gallegos que iban consumiendo los minutos y llegando al final de su actuación con “Bring Me Horror” de su debut.

BLOODHUNTER firmaron un concierto impresionante que los acerca con cada paso a la primera división del metal español. Su actitud, su música y sus potentes directos lo tienen todo para hacerlos llegar alto.

Desde luego los que presenciamos su actuación podemos dar fe de ello.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Carlos Oliver

 


 

DRAGONFORCE

Una vez concluida la demostración de fuerza y adrenalítica intensidad que nos acababan de brindar  FOZZY tocaba cambiar radicalmente de registro y adentrarnos en las trepidantes cabalgadas de corte power metalero que nos propusieron unos ilustres veteranos de la escena británica: DRAGONFORCE.

En muchas ocasiones, especialmente en sus primeras obras, se acusó a la formación londinense de abusar en exceso de la velocidad, tanto a nivel de guitarras como en el reiterado uso del doble bombo. Pues bien, parece que la experiencia adquirida y la madurez les ha servido para aprender a sacar un mayor partido a sus indiscutibles habilidades técnicas.

A lo largo de los años si algo ha caracterizado los directos  de DRAGONFORCE es la plasticidad. Quizás por ello no me sorprendió que desde el mismo arranque cada miembro de la banda se posicionara sobre una pequeña tarima mientras atacaban “Ashes Of The Dawn”  que nos dejaba   la primera sucesión  de duelos entre las guitarras de Herman Li y Sam Totman.

Como suele ser habitual en sus descargas el gran foco de atención y el centro de casi todas las miradas fue Herman Li, quien demostró que sigue conservando la habilidad para hacer volar sus dedos a una velocidad vertiginosa, pasando  sin apenas inmutarse del power metal  a los aromas folk contenidos en “Operation Ground And Pound”.

El otro gran protagonista de la descarga fue el vocalista Marc Hudson, al que cada vez se  ve más cómodo y asentado en su papel como frontman, conectando con el personal y mostrándose solvente y convincente a la hora de afrontar los imposibles agudos contenidos en temas como “Judgement Day”.

Simpáticos, activos, y muy sonrientes, los británicos supieron contagiar su entusiasmo a una audiencia que se fue animando a medida que avanzaba la tarde, de modo que todos los alzamos los puños al aire para sumarnos a los pegadizos estribillos de “Three Hammers”. Como era previsible, aunque no fuera un concierto thrash, tampoco falto algún que otro circle-pit durante los pasajes más acelerados del hímnico “Cry Thunder”, que ya se ha convertido en todo un clásico para los seguidores de la banda.

El colofón definitivo para una descarga que acabó resultando muy corta,- DRAGONFORCE tocaron únicamente seis temas-, los británicos optaron por otra de las composiciones imprescindibles en su repertorio “Through The Fire And Flames”.

En definitiva, buen concierto de DRAGONFORCE, aunque personalmente me dio la sensación de que no supieron aprovechar al máximo su tiempo, ya que teniendo en cuenta lo que tardaron en comenzar S.T., bien podrían haber tocado un par de temas más.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

CENTINELA

Tras un conciertazo de BLOODHUNTER que particulamnete me gustaron muchísimo y que pusieron patas arriba el Mark Reale,  a las 18:10 subieron al escenario los albaceteños CENTINELA.

Aún tengo el gratísimo recuerdo de su actuación en 2014  donde hicieron un show especial tocando temas de sus tres primeros discos,  donde CENTINELA gustaron al máximo gracias a canciones como “Rencor”, “Mi Ley, mi voluntad” y sobre todo “Rey del tiempo” o "La Herida".

CENTINELA en esta edición optaron por un concierto basado en su actualidad, centrado en sus más recientes lanzamientos.

La banda fue  la de los últimos años, con Cano al frente cantando con su inequívoca voz y su seria imagen, con su personal mirada que revive  hasta a los muertos, el pelo más corto, más delgado y vestido de riguroso negro.  Sin lugar a dudas, el cantante sigue siendo una de las más grandes voces de nuestro país, y lo demostró esta tarde, de nuevo. Eso es innegable.

En mi opinión, a Fernan y Javi les falto estar más activos y con más mordiente. Es una simple apreciación personal.  Quién si le pegó como siempre y con potencia fue Michel, el batería.

Al principio no hubo muchos fans, pero cuando llegó el final de DRAGONFORCE mucha gente se acercó para ver el último tramo de su show, lo que me alegró ya que CENTINELA es una gran formación por la que hay que tener respeto y ver, entre otras cosas porque no ofrecen muchos conciertos.

Como digo, el repertorio no tuvo prácticamente nada que ver con el de 2014. En el presente, los de Albacete han cambiado el chip y abandonado el sonido más heavymetalero que les acompañó en sus tres primeros discos. Suenan potentes, metaleros, pero diferentes. Y asi fueron en este LEYENDAS.

“La última canción” fue la primera, justo la segunda de su más reciente CD “El lamento del diablo”, una canción teatral, directa y llena da rabia. Siguieron con “Tres Diablos”, también de su nuevo disco, potente, con guitarras muy enfadadas y un bajo muy presente y rugiente, con un Cano que se subió en la plataforma central con cara de comernos a todos crudos, cantando con una voz bestial.

El estribillo de “Escribiré” nos levantó a todos. Gran tema de su álbum “Claustrophobia”. Tras él, siguieron con un potente “Pánico”.  El concierto estaba en plena ebullición cuando llegó el turno para “Días de Luz”  del mismo álbum y “El Sabio” un tema de su álbum “Sangre Eterna” que como bien apuntó Cano no tocaban desde hace muchos años.

“Más Fuertes”, “Me verás” y “Hueso y Piel” siguieron un camino potente y fiel a lo que hoy por hoy es y quiere ser la banda. Los tres sonaron muy directos y bien, con Cano dando lecciones vocales.

El final del concierto, con Cano dando una vez más las gracias al público por acercarse a verlos, fue para “Hora de Marchar” y una gran versión de “Cómo un Huracán”, donde los más viejos seguidores disfrutamos al máximo.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Carlos Oliver 

 


 

SUICIDAL TENDENCIES

El combo americano comandado por el incombustible y carismático Mike Muir llegaba por primera vez a Villena dispuesto a reivindicarse como uno de los pioneros indiscutibles del crossover/thrash, y sobre todo con la clara intención de convertir el recinto en un auténtico desmadre.

Con ellos llegaron el cachondeo, la diversión, las bermudas largas, los pañuelos en la cabeza…, pero también esos temas disparatados, speedicos, y veloces, que se convirtieron en la excusa perfecta para que los pogos y los circle-pits no se detuvieran en ningún momento.

Debo admitir que tenía ciertas reservas sobre como el público del LEYENDAS acogería a la formación angelina, pero cuando vi como Muir movía al personal durante el espectacular arranque con el clásico “You Can´t Bring Me Down”, me di cuenta de que iban a poner el recinto patas arriba colmando las expectativas de un personal que parecía demandar emociones fuertes.

Además Mr. Muir se presentó acompañado de otra leyenda del metal americano: Dave Lombardo, quien se mostró en un perfecto estado de forma dando su toque personal a temas como “I Shot The Devil” y “Lost Again”.

Pero sin duda el gran animador de la descarga de los de Venice fue el bajista Ra Díaz, ya que además de ser el complemento perfecto para las voces de Muir, también fue el encargado de dirigirse al personal en un perfecto castellano,(algo normal si tenemos en cuenta que es chileno), para organizar las salvajes y demoledoras andanadas que acompañaron a himnos imprescindibles como el mítico “War Inside My Head” o el primerizo “Subliminal”.

Aunque son sinónimo de fiesta y diversión, las letras de Muir siempre tuvieron un filo crítico y mordaz. Así que no faltaron durante su presentación algunos dardos envenados como “Send Me Your Money”, con el hiperactivo vocalista invitándonos a entrar en la Iglesia Suicidal; o el descomunal “Cyco Vision”, que fue el protagonista de uno de los pits más concurridos de la jornada.

El fin de fiesta definitivo, con todo el mundo danzando como si no hubiera mañana, estuvo reservado para otra de las imprescindibles de la banda “Pledge Your Alliance”, con la que los americanos se bajaban del escenario con una sonrisa dibujada en el rostro y con la satisfacción del deber cumplido.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

CELTIBEERIAN

El escenario Mark Reale se llenó para ver la actuación de la banda asentada en Ciudad Real pese al cambio de horario con ANKHARA y que salieron por la puerta grande gracias a un show muy festivo.

Abrieron con “Deiwos”, tema que da nombre a su último trabajo editado el pasado año. La única pega del concierto fue el irregular sonido, que sonó demasiado alto y que en ocasiones no lograba distinguir algunos instrumentos.

Gus se encargaba de presentar el siguiente corte “Praise To The Vineyards” de su primer álbum “Tirikantam”, un corte muy folk apoyado por Patri a la segunda voz. Fue la propia Patri la encargada de cantar “The Wolf I Am” con ese sonido influenciado por ELUVEITIE que puso el toque elegante y melódico a la actuación de CELTIBEERIAN.

También hubo tiempo para canciones más despreocupadas como “Fear My Beard” donde reivindicaban que tanto hombres como mujeres pueden dejarse crecer la barba allá donde quieran en sus cuerpos o Kladimoi, de su disco Keltorevolution.

Fue con las dos últimas canciones donde CELTIBEERIAN recurrieron a sus temas más festivos como fueron “The Booze Song” y “Looking For Beer” haciendo que los presentes se vinieran arriba bailando, saltando e incluso bañándose en cerveza.

En resumen, una verdadera fiesta de folk metal de una banda que me sorprendió haciendo que se hayan ganado un nuevo fan.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

KAMELOT

Tenía muchísimas ganas de verlos, entre otras cosas porque soy un gran amante de KAMELOT y además tenía una espina clavada tras la presentación en Madrid, donde sonaron mal, muy mal.

En esta ocasión la cosa pintaba mucho mejor, aunque la actuación empezó regular. El responsable del sonido general del grupo no daba una, la voz se escuchaba baja, los teclados aparecían y desaparecían, las guitarras… Un desastre que no entiendo, ya que una banda de la categoría de KAMELOT con tanta calidad, matices y melodías debería llevar un técnico a la altura de las circunstancias, pero en Villena no fue así.

Felizmente, el asunto se fue arreglando y a partir del meridiano del show la banda sonó bastante bien, aunque no perfecta como a todos nos hubiera gustado.

No pudieron contar con su batería recientemente fichado Johan Nunez por problemas causados por un desgarro muscular en su tibia. En el tour, y esta tarde fue reemplazado por Alex Landenburg (CYHRA, LT RHAPSODY) quien lo hizo realmente bien.

La banda demostró estar en un estado estupendo, muy bien engrasada, desde los teclados de Oliver Palotai, que le dieron un ingrediente imprescindible, hasta el bajista Sean Tibbetts, quien tocó de maravilla mientras no paró de moverse, participar escénicamente y hacer molinillos con sus trencitas rubias.

Sin duda Thomas Youngblood es el gran maestro, quien pone la clase y marca la pauta a seguir, aparte de engalanar con sus riff y sus grades solos. Capítulo aparte para Tommy Karevik, el impresionante, elegante,  y gran vocalista, que además de cantar inmejorablemente, le da un toque de galanura, y teatralidad suprema a la banda. Su inclusión en KAMELOT ha sido el mejor de los aciertos. Junto a ellos, la colaboración de Lauren Hart, vocalista americana de la formación de death metal ONCE HUMAN, que ya colaboró en el nuevo álbum, y canta gutural y de manera melódica de manera inmejorable, aparte de darle empaque e imagen al conjunto.

Psado el mal trago del mal sonido inicial, ofrecieron un concierto extraordinario.

Empezaron con el gran “Phantom Divine (Shadow Empire)” del nuevo CD “The Shadow Theory”, con la colaboración de Lauren que apareció subida en la tarima elevada del montaje cantando con firmeza y dando plasticidad y escena, junto a un Tommy mágico al que apenas se le escuchaba, ante el lio de teclados y sonidos desajustados. Siguieron con “Rule the World” y la melódica “Imsomnia” de su anterior pieza,  con Thomas y Tommy geniales, los teclados de Oliver y un Tibbetts que no paró.

 La feroz, infernal y oscura “The Great Pandemonium” sirvió para asentar el sonido, por fin, a la que siguió la powermetalera  y melódica “When the Lights are Down” de “The Black Halo”, donde Kaverik cantó de lujo. A todos nos encandiló con su voz, melodías y cantando uno de los estribillos más mágicos del set.  El batería Alex Landenburg estuvo muy bien, con sus dobles bombos y pegada.

Momento memorable fue el marcado por “Veil of Elysium”, y su melodía y estribillo impresionante, donde Tommy demostró su refinada  clase,  a la que siguió la marcial “March of Mephisto”, En ambas Lauren puso su voz y su estilizada imagen.

Cuando tocaron “Centre Of Universe” el público se emocionó definitivamente, cantando y saltando desaforadamente en total comunión con unos KAMELOT felices y entregados.

Los tres temas siguientes marcaron el final de un glorioso concierto: “Amnesiac”,  otro de los mejores del nuevo álbum, la powermetalera y cantada por todos “Forever”, que sonó y funcionó a las mil maravillas  y la final y categórica  “Liar Liar (Wasteland Monarchy)“ de nuevo con Hart dándolo todo.

En la gira que pasará por Madrid y Barcelona a principios de octubre no me los pierdo.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Carlos Oliver 

 


 

HIRAX

Los californianos definitivamente gozaron del mejor sonido del día en el Mark Reale. Pese a no visitar nuestro país desde hace 4 años la asistencia pudo haber sido mayor, pero también lo tenían complicado teniendo que actuar al mismo tiempo MR. BIG.

Katon W. estuvo pletórico y en plena forma, cantando y animando a un público que demostró estar ansioso por escuchar los temas de la banda.

Con mucha eficacia fueron haciendo desfilar canciones como “Lightning Thunder”, “Blind Fate” o “Black Smoke” a la vez que el público correspondía a las mismas formando un circle pit o agitando las cabezas.

El concierto iba subiendo de intensidad gracias a cortes como “Thunder Roar, The Conquest, La Boca De La Bestia” e incluso se permitieron presentar una nueva canción que irá incluida en su nuevo álbum titulada “Black Tooth Grin”, nombre sacado de la bebida que Dimebag Darrell y el resto de miembros de PANTERA solían beber.

La recta final llegaba con “El Diablo Negro” y el clásico “Bombs Of Death” con el que se despedían hasta la próxima en un concierto donde el sonido y la entrega de la banda fueron de lo mejor del concierto. Este año la falta de bandas de thrash metal se compensó con la gran actuación de HIRAX.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

 


 

MR. BIG

Poco después de las 21:00, con la noche empezando a caer sobre Villena, empezaba a sonar una intro discotequera  enlatada que dio paso a la salida al escenario Azucena de una de las formaciones más grandes que ha dado el hard rock mundial y que por primera vez se presentaban en el  Leyendas, los norteamericanos MR. BIG.

Salieron con su habitual actitud y simpatía a darlo todo con Eric Martin al frente desplegando su magnetismo, aunque con algunos problemas técnicos que hicieron que los dos primeros temas “Daddy, Brother, Lover, Little Boy” y “Rock & Roll Over” no acabaran de sonar todo lo redondos que hubiera sido deseable.

Esos pequeños problemas de sonido deslucieron ligeramente la ejecución técnica de dos canciones tan tremendamente enérgicas y apropiadas para empezar el show pero afortunadamente no afectó al grupo que siguió desarrollando un set plagado de grandes éxitos y donde también tuvieron cabida algunos de los temas más representativos de su última entrega en estudio “Defying Gravity”.

Continuaron con otro pelotazo como “Alive And Kickin’” donde ya todo sonaba en su sitio, como un cañón, lleno de veneno contagiando a una audiencia que se entregaba palmeando al ritmo que marcaba el batería Matt Starr y sobre el que se elevaba potente la voz de Eric y los ejercicios de depuradísima técnica instrumental de Billy Sheehan al bajo y Paul Gilbert a la guitarra desembocando en un enorme solo bastante cambiado respecto al original.

Tras esta avasalladora terna inicial levantaron el pie del acelerador para dar regalarnos una deliciosa “Take Cover” dedicada a la memoria del batería original del grupo Pat Torpey, tristemente fallecido hace unos años pero siempre presente en la memoria tanto de sus compañeros y amigos como de sus seguidores como quedó patente con la rotunda ovación que se escuchó al recordarle. No menos entrañable y espectacular resultó “Green Tinted Sixties Mind”, uno de mis medios tiempos favoritos de siempre y que en directo toma una dimensión especial con el público participando en su estribillo entre sus nítidas virguerías instrumentales con un Gilbert sencillamente magistral.

Momento para el primer tema de la última hornada del grupo, la vacilona “Everybody Needs a Little Trouble” que sonó gordísima con el bajo de Sheehan marcadísimo acompañando el tono más rasgado de la voz de Martin, manteniéndose en la rotunda “Price You Gotta Pay” con el bajista tirando de armónica entre las palmas de un respetable que a esas alturas disfrutaba del que era ya uno de los conciertos del Festival, aunque se frenó un poco con el habitual solo de guitarra de Paul Gilbert al frente del escenario marcando el ritmo con un pedal para enlazar tirando de distorsión con una correcta aunque algo densa “Open Your Eyes”.

Se recuperó el pulso más dinámico y ligero con una breve improvisación aflamencada que sirvió como paso previo al recuerdo de la versión de “Wild World” que a estas alturas ya mucha gente considera más de MR. BIG que del propio autor original Cat Stevens, y que fue de las más coreadas por todos los presentes. Unos coros que se hicieron notar sobremanera en la fantástica “Undertow” para mí el mejor tema de la banda en mucho tiempo y que creo que se ha convertido por derecho propio en indispensable en sus repertorios, al igual que “Around The Wolrd” otro señor temazo de su disco “What If” (2010) que en directo funciona realmente bien y en el que incluyeron un mini duelo de mástiles entre Gilbert y Sheehan del que pareció salir vencedor el segundo que se explayó un poco más tirando de velocidad y precisión antes de desembocar en la enorme “Addicted To That Rush” que sonó tremenda entrelazando sus partes instrumentales con un nivel técnico solo al alcance de los elegidos.

El final no por previsible fue menos efectivo y emotivo con una preciosa interpretación de la balada por excelencia del grupo “To Be With You” previa presentación de la formación y con las palmas y las voces acompañando su inconfundible melodía, para rematar la faena definitivamente con la frenética “Colorado Bulldog” que puso el broche a casi hora y media de magnífico hard rock de máximo nivel pleno de fuerza y clase de una banda que seguro que todavía tiene mucho que decir.

Grandes MR. BIG, siempre grandes.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo – Juan_Ramon_Felipe@rafabasa.com

 

 

 

 

3 COMENTARIOS

  1. Me paso lo mismo con Kamelot, el sonido inicial no era bueno y las voces no se escuchaban en condiciones, luego fue mejorando poco a poco. Una pena que no pudiesemos disfrutar de todos lo temas en condiciones.
    Con Dragonforce mas de lo mismo, los 2 o 3 primeros temas la voz se escuchaba muy floja, sin potencia ninguna, luego ya mejora el tema al final del show.