Inicio Conciertos MAD COOL FESTIVAL 2018 : Crónica y fotos de TOUNDRA, PEARL JAM,...

MAD COOL FESTIVAL 2018 : Crónica y fotos de TOUNDRA, PEARL JAM, ALICE IN CHAINS, QUEENS OF THE STONE AGE, NINE INCH NAILS, RIVAL SONS, etc

1
ROCK N ROCK
Madness Live!
ROCK N ROCK
Madness Live!
   

 

BDBEBEBRBRBA

TOUNDRA + PEARL JAM + ALICE IN CHAINS + BLACK PISTOL FIRE

+
NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO + QUEENS OF THE STONE AGE

+ BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB +  RIVAL SONS

+ JARDIN DE LA CROIX +
NINE INCH NAILS

Jueves 12, Viernes 13 y Sábado 14 de Julio de 2018 –  Espacio Mad Cool/ Valdebebas – Madrid

Impresiones generales

Con puñado de días como frontera entre lo emocional y lo racional, y la perspectiva que le da a uno la calma de volver, me dispongo a contaros mi experiencia en esta tercera edición del MAD COOL FESTIVAL, que para mí fue la primera, y en la que muchísimas cosas han cambiado desde que el macro festival comenzase su andadura en el año 2016 en la Caja Mágica. Supongo que cualquiera que tenga televisión en casa habrá podido seguir en mayor o menor medida el desarrollo del mismo, ya que la de este año ha sido sin lugar a dudas la edición más mediática (y más grande) de todas puesto que en cada telediario de jueves a domingo ha podido seguirse, de aquella manera, los aconteceres del festival; y cuando digo de “aquella” manera me refiero a un tono en buena parte sensacionalista, muy del gusto televisivo, sin entrar a valorar mucho más allá los acontecimientos y los porqués. Es difícil contar una historia (bien contada) en un espacio de 1 minuto, ciertamente…

En lo que a mí respecta, voy a contar lo que viví sin filias ni fobias, y lo voy a poner al trasluz de los casi 15 años que llevo acudiendo año tras año a macro-festivales de características similares. Eso sí, quiero comenzar siendo muy claro diciendo que, con sus áreas de mejora, MAD COOL 2018 ha sido un gran éxito a nivel de participación y un festival con más luces que sombras a nivel organizativo.

 

Aquel maldito primer día…

Es verdad. El jueves 12, el día que comenzaba el festival, el día más crítico por ese motivo, dejó mucho que desear a muchos niveles. Eso es objetividad.

El sol pegaba fuerte sobre el IFEMA, y ni una mala rama le cobijaba sombra a los miles de fans que desde las 5 de la tarde ya formaban una cola kilométrica para entrar recinto. En ese momento, todavía faltaba una hora para que se abrieran puertas debido a un fallo informático en las PDA que leen las entradas y pulseras, provocando esperas de hasta 3 horas. El fallo, más allá de ser ajeno a la organización, seguro que se podría haber evitado, e hizo que ya todo comenzase torcido desde el comienzo.

Nosotros, con abono de parking, rezábamos para que después de aparcar no nos tocase ponernos al final de la interminable fila por la que circulábamos en paralelo camino del aparcamiento, y lo cierto es que finalmente no tuvimos que hacerlo. Eso sí, los 40 minutos de fila de coches hasta que por fin conseguimos meterlo, en un parking gigante y semivacío, no nos los quitó nadie.

Ya en el último acceso al festival, la gente entraba con bastante soltura, sin mayores complicaciones, aunque quienes tenían que recoger la pulsera allí por no haber podido recibirla en su domicilio todavía tenían otra hora al menos de espera. Imaginaros…

Lo más significativo fue que, aquel caos del primer día, no se quedó sólo en las primeras horas de la tarde. Hubo quien salió de trabajar a las 8 o a las 9 de la tarde, e igualmente tuvo que esperar entre una y dos horas para poder estar frente a algún escenario, ya viniera a pie o con aparcamiento. La situación, aquel maldito primer día, no se normalizaba ni se iba a normalizar ya hasta el día siguiente. Caso aparte fue el tema de las barras. Desconozco el motivo, pero las esperas en aquel día inaugural a la hora de pedir una cerveza fueron de todo menos normales. Habrá que hacer autocrítica y detectar qué no funcionó bien, pero 45 minutos para conseguir una caña no son razonables. Además, algo muy curioso y que fue común también al resto de días es que desde las 22H más o menos los datáfonos dejaban de funcionar, y sólo podía pagarse en efectivo (dentro del recinto no había cajeros). Puede que fuera un problema de cobertura, ya que los datáfonos tiraban de cobertura móvil, una cobertura móvil que durante esos días estaba absolutamente saturada e inoperante por la aglomeración. Ese aspecto en concreto, el de la cobertura, tiene solución clara y muy habitual en festivales de este tipo, y tiene que ser satisfecha el año que viene.

Ya por la noche, el drama llegó con los taxis y uber, con colas y esperas interminables para volver a casa, a pesar de que la línea 8 de metro permanecía abierta ininterrumpidamente todo el fin de semana, con precios abusivos en muchos casos para trayectos insignificantes.

 

Golpe de timón: viernes y sábado.

Aquel día, a pesar de terminar resultando inolvidable en lo musical, como veremos a continuación, también lo fue en lo organizativo, ya que casi nada parecía funcionar como debía. Ahora bien, es de justicia reconocer que, ya con la llegada del segundo día, el golpe de timón por parte de la organización fue de 180º y todo, o casi todo, comenzó a funcionar. Además, si le sumamos un recinto más que preparado (aunque un poco escaso para 80.000 personas, eso sí), con multitud de atracciones y servicios, stands, y 7 escenarios para todos los gustos, con puestos de comida y bebida suficientes (y caros, como suele ser habitual), creo que el balance, a pesar de todo, tiene que ser positivo. Ya el segundo y el tercer día, las esperas se redujeron al mínimo, así como las colas en barra a lo largo de toda la jornada, y todo funcionó correctamente para que todos disfrutásemos del festival como su cartel merecía.

A continuación tenéis el detalle de lo que aconteció en los conciertos más afines a esta web, los conciertos más rockeros, vaya, que aunque no fueron muchos, su relevancia fue enorme.

Jueves 12 de Julio:

 

TOUNDRA

Nuestra primera cita ineludible estaba fijada para pasadas las 7 de la tarde, en el escenario Radio Station, donde TOUNDRA hacían acto de presencia en un concierto realmente trascendental para ellos, a pesar del escaso tiempo del que disponían. La oportunidad de presentar “Vortex”, ante una audiencia tan numerosa y diferente, era como para que la banda saliese a comerse Madrid, y efectivamente así nos lo transmitieron desde “Cobra”, que daba el pistoletazo de salida.

El sonido era nítido, pero quizás un poco bajo, ya que desde cierta distancia casi se escuchaba más a la gente hablando que la propia música, Con todo, la banda estaba ‘on fire’, voluntariosa como nunca, y una gran parte del público gozamos de lo lindo con un ‘set’ ganador, que no dio tregua, y donde le dieron  bien de cancha a su último trabajo especialmente, amén de otros temazos que nos llevaron a lo más alto como “Magreb” o “Zanzíbar”, justo al final.

Da gusto verles tocar, se les ve en un momento increíble a nivel de banda y a nivel personal, parecen una verdadera familia, y eso aunque parezca increíble se transmite con calidez en directo.

Setlist TOUNDRA:

  • Cobra
  • Tuareg
  • Kitsune
  • Bizancio
  • Requiem
  • Kingston Falls
  • Magreb
  • Zanzíbar
  • Cruce Oeste

 

 PEARL JAM

PEARL JAM era el motivo por el que las entradas del jueves fueron las primeras en agotarse. La mítica formación de Seattle no nos visitaba desde hacía 8 eternos años, desde que en 2010 hiciese vibrar Kobetamendi dentro del BBK Live, y Madrid tenía unas ganas insanas de disfrutar del que para mí fue el referente de la música rock en la década de los 90’s. La expectación era máxima, así como una afluencia masiva, quizás demasiado, con 80.000 almas inundando el IFEMA justo antes de que comenzase el show.

Para mí, el éxito en 2018 de PEARL JAM viene dado principalmente por la nostalgia. Indiscutiblemente, hablamos de una banda única, con un sonido muy propio y que siempre estuvo desligada de todo lo establecido, pero su música más allá de su calidad, hoy en día evoca una nostalgia inherente e inseparable de la voz de Eddie Vedder, nostalgia de una década muy bonita para muchos que todavía nos consideramos jóvenes, y en la que todo era muy distinto, a menudo más real. Al margen, PEARL JAM es sin duda un gigante de la música rock por propio merecimiento, y sinceramente me alegró infinito que Madrid supiera reconocerlo. No las teníamos todas consigo, puesto que la banda se había visto obligada a suspender algún que otro concierto de la gira debido a problemas vocales, pero finalmente todo fue rodado y MAD COOL pudo disfrutar de su primer cabeza de cartel como la ocasión merecía.

Si tuviera que describir en un par de adjetivos lo que fue el concierto de PEARL JAM en MAD COOL, seguramente serían “emotividad” y “perfección”. La banda estuvo enormemente sobria, más que correcta, y aunque el suyo no fue un espectáculo excesivamente vistoso en lo que a montaje se refiere, supieron llenar el escenario con experiencia y el magnetismo de sus temas, convirtiendo su concierto en una montaña rusa de sensaciones que se notaban hasta en el mismísimo estómago. Empezaban con “Release”, con un Vedder cantando genial y toda la fuerza de un tema tan especial, y quizás tan atípico para comenzar, para continuar por todo lo alto con “Elderly…”, para terminar de enganchar a todo el mundo. La comunión con McCready y Stone Gossard, aun cuando Eddie se colgaba la guitarra y se juntaban los tres, fue tan mágica como se presupone, un total aprovechamiento del recurso que le da a los temas una dimensión extra, que se disfruta igual en directo que en estudio, un gran papel el que desempeñaron los guitarristas así como Jeff Ament al bajo, que le dió a la puesta de escena ese punto de locura, de ‘shock’ que siempre hace falta.

Hubo incontables momentos, fotogramas que uno iba viendo pasar sin apenas percatarse del paso del tiempo, tantos como clásicos iban cayendo como bombas entre el público. Hubo eso sí algo que me llamó mucho la atención por lo positivo, que fue el momento en el que Eddie dio paso en las pantallas a un mensaje de “sus amigos Javier y Luis”, que no eran sino Javier Bardem y Luis Tosar con un video de concienciación contra el abuso machista: “si no dice sí, es no”. Ojalá no fueran necesarias acciones así…

El final fue puro amor, con “Rearviewmirror”, “Alive”, y la versión de ese clásico inmortal del rock como es “Rocking In The Free World” de Mr. Neil Young para despedir el que terminará siendo uno de los conciertos del año en nuestro país. Y todavía se quedaron algunos temas fuera…

Setlist PEARL JAM:

  • Release
  • Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town
  • Given to Fly
  • Lukin
  • Corduroy
  • Why Go
  • Animal
  • Even Flow
  • Mind Your Manners
  • Lightning Bolt
  • Eruption (Van Halen)
  • Jeremy
  • Can’t Deny Me
  • Do the Evolution
  • Wasted Reprise
  • Better Man 
  • Porch
  • Just Breathe (bis)
  • Sirens (bis)
  • Black (bis)
  • State of Love and Trust (bis)
  • Rearviewmirror (bis)
  • Alive (bis)
  • Rockin’ in the Free World (Neil Young) (bis)

Viernes 13 de Julio:

 

ALICE IN CHAINS

El viernes era con diferencia la jornada más huérfana de rock de las tres. A media tarde, me partió un poco la vida perderme por motivos laborales no previstos a THE WHITE BUFFALO, y lo gordo llegaba sin lugar a dudas con unos ALICE IN CHAINS que eran uno de los puntos fuertes del cartel de este año, y que llevaban sin visitarnos quizás demasiado. Después del recital de PEAL JAM la primera noche, las ganas que había de ver a los de Jerry Cantrell eran bárbaras, y los de Seattle no decepcionaron con un concierto más que sólido a última hora de la tarde, que a muchos nos sacó de un letargo demasiado prolongado ese día.

“Check My Brain” comenzaba con el recital recordando un “Black Gives Way To Blue” (2009), con el que la banda comenzó esta nueva etapa, con un Will duVall en estado de gracia y un Jerry Cantrell más en segundo plano, como viene siendo habitual en los últimos años. Nada del otro mundo en lo visual, salgo por unas buenas cegadoras en la parte trasera del escenario que le daban un toque interesante pero sobrio al conjunto, donde lo que primó fue la actitud de la veterana banda estadounidense y sobre todo el enorme sonido del que disfrutaron, y con ellos nosotros.

DuVall sobre las tablas es hoy en día el amo del escenario. Se marcó un concierto memorable, y casi sólo él puso a ALICE IN CHAINS donde debían estar esa noche en Madrid. Los temas de “Dirt” sonaron mucho más que dignos, donde Cantrell asumió más protagonismo vocal, dejando algunos momentazos como con “Dam That River”, o el esperado final primero con “Would?” y después con “Rooster”, que fue la despedida. Se hizo algo corto quizás, pero la intensidad y la casi perfección de la banda bien merecieron la espera de todo un día.

Setlist ALICE IN CHAINS:

  • Check My Brain
  • Again
  • Them Bones
  • Dam That River
  • Hollow
  • Nutshell
  • No Excuses
  • We Die Young
  • Stone
  • Your Decision
  • Man in the Box
  • The One You Know
  • Would?
  • Rooster

 

BLACK PISTOL FIRE

Después del espectáculo que ALICE IN CHAINS nos dieron, y mientras FRANZ FERDINAND reventaban el escenario principal, nos pusimos en modo expeditivo para llevarnos la mayor sorpresa del día con el dúo canadiense afincado en Austin, TX, BLACK PISTOL FIRE, que fueron más sorpresa por el inhumano conciertazo que se marcaron que porque no se les conociera, que cada vez se les conoce (y reconoce más).

Como decía, una banda con ya 5 LP’s a sus espaldas no puede tildarse de sorpresa, pero la inmediatez y violencia de su directo nos dejaron verdaderamente sin palabras. El dúo es puro nervio. No necesitan bajo; con la guitarra en afinación grave y el volumen insano de Kevin McKeown y la forma suicida de tocar la batería de Eric Owen parecían ser 12 en vez de 2. No creo que nadie atronase en el Radio Station Stage de la forma en que ellos lo hicieron, pura actitud para un estilo enraizado en el rock pero que bebe de estilos tan dispares como el R&B, ‘blues’ o ‘garage’.

 

Sábado 14 de Julio:

 

NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO

Después de un par de conciertos decentes para nada relacionados con el rock y de un poquito de disfrute festivalero propiamente dicho, repasando concienzudamente prácticamente todas las atracciones que el festival nos ofrecía incuyendo el lujoso hotel de Mahou, comenzaba la verbena propiamente dicha de un modo muy similar a como la terminábamos la noche anterior, con un ‘power dúo’ pateándonos el culo sin piedad.

NIÑA COYOTE ETA CHICA TORNADO son Koldo y Úrsula, y desde Donosti disponían de media miserable hora para destrozar la carpa del escenario Mondo Sonoro, y a ello que se pusieron con su ‘stoner/ garage’ de alto octanaje y toneladas de arrestos. Su concierto fue un viaje a 160 km/h  directos hacia un muro, y sin frenos, con lo mejor de bandas como KYUSS o THE STOOGES a todo meter en el radiocasette. Como con BPF, el sonido fue altísimo pero nítido, y disfrutamos como verdaderos enanos mientras, de paso, nos protegiamos del sol. Fueron el telonero perfecto de QOTSA, y el final un goce máximo con la descomunal versión del “Killing In The Name Of” de RATM. De diez.

 

QUEENS OF THE STONE AGE

Ya con velocidad de crucero, y con el ‘carpe diem’ devorando nuestras mentes que veían cerca el final, comenzaba lo gordo del día con la descarga de unos QUEENS OF THE STONE AGE a los que habia unas ganas locas de ver, después de una ausencia de 9 años en Madrid que a uno se le han hecho eternos. Quizás “Villains” no es su mejor trabajo hasta la fecha, no voy a negarlo, pero Josh Homme nunca decepciona, y esta vez tampoco fue la excepción, con algún que otro matiz.

Ya de primeras, me llamó poderosamente la atención que la banda comenzase con dos temas de “…Like Clockwork”, su anterior trabajo, justo después de la intro de la icónica película de Kubrick. “If I Had A Tail” sonó demasiado baja, sin “chicha”, un inicio que nos dejó un poco fríos y que dejó paso a “My God Is The Sun”, un temazo que tampoco tuvo el impacto que se presuponía. El volumen ciertamente fue un problema a lo largo de todo el concierto, y es extraño, porque a pesar de que volvíamos a estar los 80.000 allí metidos (hasta entonces la gente parecía como si el sábado hubiese entrado más tarde), el sonido había sido siempre excelente aun desde lejos.

Sea como fuere, tocaba el turno de su último trabajo con “Feet Don’t Fail Me” primero, y “The Way You Used To Do” después, dos temas que en general me dicen poco, como la mayoría del citado último LP. Sinceramente, no había comenzado nada bien el asunto por unas cosas o por otras, hasta que llegó “You Think I Ain’t Worth a Dollar…” y a Homme le salió la vena ‘punk’ para poner patas arriba el recinto. Parecía como si hubiera comenzado de verdad el show, y como está mandado después vino el delirio con “No One Knows”, con miles de personas coreando e ‘riff’ principal como si de un estadio argentino se tratase. Ahí a Homme se le empezó a ver cómodo, y comenzó a venirse arriba, a comunicarse mucho más con el público y, además, a meterse con el equipo de seguridad intermitentemente, “harto de que la gente le diga lo que tiene que hacer”.

QOTSA estaban ya ‘on fire’, y hasta temas algo más flojos como “The Evil Has Landed” sonaron potentes y magnéticos. Hubo dedicación para DEPECHE MODE, de quienes se acordaron en “Domesticated Animals”, y por supuesto para una de sus bandas preferidas de todos los tiempos, unos NIN a quienes dedicaron la locura de “Go With The Flow” y que después harían lo suyo.

Después de la felicitación a Mike Shuman, que cumplía años, Homme empezó a tirar focos del escenario, para que todo se volviera negro y comenzase “A Song For The Dead”, que sonó épica y oscura como nunca, tras la cual Josh siguió cargándose focos. Buen concierto de la banda californiana, de menos a mas, que nos intrudujo en una noche inolvidable.

QUEENS OF THE STONE AGE:

  • If I Had a Tail
  • My God Is the Sun
  • Feet Don’t Fail Me
  • The Way You Used to Do
  • You Think I Ain’t Worth a Dollar, but I Feel Like a Millionaire
  • No One Knows
  • The Evil Has Landed
  • Burn the Witch
  • Domesticated Animals
  • Make It Wit Chu
  • Little Sister
  • Go With the Flow
  • A Song for the Dead 

 

BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB +  RIVAL SONS + JARDIN DE LA CROIX

Uno de los mayores dramas a los que uno se tiene que enfrentar en festivales como este, de nada menos que 7 escenarios, es sin duda el de no poseer el don de la ubicuidad. Así pues, ante la disyuntiva de tener que elegir entre unos siempre apetecibles BRMC y los RIVAL SONS, una banda que me tiene enamorado desde que les viese debutar en Vitoria con su primer disco dentro del AZKENA ROCK, decidimos optar por la salomónica elección de ver un rato de cada banda, empezando por el trío de San Francisco, California, que supusieron un contrapunto muy interesante en la variada tarde que estábamos viviendo.

Muy buen concierto el rato que les vimos, sonando a la perfección en el Koko y con bastante gente disfrutando a base de bien de su ‘garage’/ ‘country’ tan personal. Hacia la mitad de su actuación más o menos decidimos mudarnos al Radio Station, donde RIVAL SONS llevaban ya un rato sonando.

La sensación que me llevé tras presenciar su segunda mitad de concierto, fue la misma en líneas generales que me he llevado en las últimas ocasiones en que les he visto, todas en grandes escenarios, y es que la banda no termina de llenar escenarios de gran formato, no termina de transmitir esas vibraciones y esa energía que nos hacían sentir en salas o escenarios más pequeños. No se, les falta algo, es como si les costase hacerse con un espacio tan grande, y es una verdadera pena, porque sus temas funcionan, aunque en los últimos tiempos se hayan vuelto un poco más comerciales.

La pena fue que para cuando acababan RIVAL SONS y nos las arreglábamos para llegar a la carpa donde se ubicaba el pequeño escenario ThunderBitch, JARDIN DE LA CROIX justo acababan su concierto. Lo dicho… ese drama… Ya olía a despedida, pero todavía lo mejor estaba por llegar.

 

NINE INCH NAILS

El concierto de Trent Reznor y NIN será recordado como uno de los mejores conciertos que hemos visto este 2018, si no el mejor, y desde luego el mayor espectáculo audiovisual que pudimos disfrutar en MAD COOL 2018. Sin paliativos. Ya no sólo es que fueran una de las bandas más deseadas y más complicadas de ver en nuestro país en los últimos años, sino que su puesta en escena no dejó a nadie indiferente y dejaron extasiado hasta al ultimo camarero. Fueron el motivo por el que muchos se plantaron allí el sábado, y vaya que si mereció la pena.

Como para muchos entorno a mi edad, era la primera vez que tenía el lujo de ver en directo el delirio que supone ver a esta referencia del rock industrial alternativo, y tengo que decir que es algo único que todo el que ame la música debería experimentar al menos una vez en la vida. El cuidado con el que Reznor cronometra y controla todo lo que ocurre en escena, la perfección con la que todo sucede, cada intermitencia en cada foco, cada acorde, cada arreglo, es algo único que no tiene comparación posible. Alucinante despliegue sobre el escenario, con un espectáculo visual alucinante que solo hacía sino reforzar y complementarse con un concierto que nos dejó un sonido perfecto, un repertorio incontestable, pero sobre todo un Reznor en verdadero estado de gracia al que vimos disfrutar como a un niño pequeño.

No quitaría ni pondría absolutamente nada, puesto que el suyo fue un concierto en el que prácticamente todo tuvo cabida, extenso, y también ecuánime a la hora de representar todas sus épocas y viajes. Lógicamente”, “The Downward Spiral” dejó varios de los momentos de mayor intensidad del show, principalmente con “Closer” y el caótico y oscuro final con “Hurt”, pero en general hubo mucho de todo, con un sonido como decía impecable, una actitud incontestable, y un espectáculo lumínico privilegiado.

Fue para nosotros un cierre increíble, soñado, de la que hasta ahora ha sido sin duda la edición más gorda de MAD COOL. Ya se está trabajando en superarla, y me consta que a todos los niveles…

Setlist NIN:

  • Somewhat Damaged
  • The Day the World Went Away
  • Wish
  • Less Than
  • March of the Pigs
  • Piggy
  • The Lovers
  • Shit Mirror
  • Ahead of Ourselves
  • God Break Down the Door
  • Closer
  • Copy of A
  • I’m Afraid of Americans (David Bowie)
  • Survivalism
  • Gave Up
  • The Hand That Feeds
  • Head Like a Hole
  • Hurt

Texto: Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Fotos: Selectormarx Photography – Andres Iglesias – Marcos Marx

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

1 COMENTARIO