Inicio Conciertos Crónica y fotos de MACHINE HEAD en Barcelona

Crónica y fotos de MACHINE HEAD en Barcelona

0
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

MACHINE HEAD

Sábado 7 de Abril de 2018 – Sala Razzmatazz – Barcelona

A diferencia de lo que suele ser habitual con las bandas americanas MACHINE HEAD siempre han prestado una atención especial al público europeo. Desde aquel primer tour abriendo para Slayer a finales de  1994, la formación  que lidera Robb Flynn nos ha visitado en repetidas ocasiones. La excusa para su regreso a nuestros escenarios  era presentar el material de su última entrega “Catharsis”, un trabajo que ha suscitado opiniones encontradas entre sus seguidores. Nuevamente, al igual que sucediera en su última visita, los californianos se presentaban en solitario, con lo que presagiábamos que nos brindarían  un show largo, en el que nos ofrecerían un detallado repaso a una carrera que sobrepasa holgadamente el cuarto de siglo.

Mucho ha variado la alineación del combo de Oakland desde aquella primera visita, permaneciendo únicamente al frente el mencionado Flynn. Pese a ello, el núcleo de la banda parece sólidamente asentado con el batería Dave McClain, el guitarrista y colega de Flynn desde su etapa de Vio-lence, Phil Demmel, y el bajista Jared MacEachern. El enclave escogido para su retorno a los escenarios barceloneses fue la sala grande de un Razzmatazz que, si bien no llegó a llenarse, acabó registrando una muy buena entrada, con la planta inferior prácticamente llena.

Un cuidado montaje escénico, -aunque no tan impactante visualmente  como el de su anterior  visita-, que incluyó un imponente telón trasero, pancartas laterales, y varias alfombras con el logo y el nombre de la banda, resultó el marco perfecto para que el cuarteto pusiera de manifiesto que actualmente son uno de los pesos pesados de la escena internacional. También contribuyó a que el show alcanzase unas altas cuotas de intensidad una audiencia animada y efusiva, que aportó ese plus de entrega que propició que el cuarteto ofreciera su mejor versión desde que abrieran fuego con el descomunal “Imperium”, que les sirvió para mostrar otras  de sus armas de esta noche: un sonido arrollador y un juego de luces compuesto por varios rombos que recordaban  su clásico logo. Liderados por un Flynn que se mostró seguro y dominante desde su posición central, sus compañeros no levantaron el acelerador para seguir caldeando el ambiente con la vertiginosa “Volatile”, dejándonos a Phil y Jared haciéndose cargo de esos rabiosos coros que animaron al respetable a alzar los puños al aire.

Con la gente coreando enfervorizada el nombre de la banda, Flynn esbozó una fugaz sonrisa antes de invitarnos a todos a botar durante  “Now We Die”, que se saldaba con el trío de cuerda dando la espalda al personal para dejar que McClain, desde su altísima tarima de batería, se encargara de rematar el tema. A lo largo de los años Flynn ha mostrado su versatilidad compositiva, pero lo que no ha cambiado es su devoción por los riffs rabiosos y matadores como los de “Beatiful Mourning”, que era la elegida  para la presentación de  Jared MacEachern.

Tras haber centrado su objetivo en algunas de sus últimas entregas durante los primeros compases de la velada, la primera mirada sobre el material facturado a finales del pasado siglo llegó con el tormentoso “The Blood, The Sweat, The Tears”, comandada por un Flynn arrollador, que rasgó sus cuerdas vocales sobre la demoledora base rítmica. La rabia de “Kaleidoscope” sirvió como pretexto para que volvieran a incidir en el material de su última entrega, para posteriormente echar la vista atrás y adentrarnos en el tema de apertura de “The Blackening”, “Clenching The Fists Of Dissent”.

Tras una pequeña demostración solista de Phil Demmel, Robb reapareció en escena empuñando la acústica durante la larga introducción que precedió a  “Darkness Within”, durante la que el  frontman recordó su primera visita a la ciudad, -en uno de los pocos discursos que se permitió-, ya que el show tuvo un ritmo electrizante, alcanzando uno de los puntos culminantes cuando el público se encargó del estribillo del tema. Nuevamente el equilibrio entre las ambientaciones envolventes y los guitarrazos rabiosos y aplastantes volvió  a marcar la novedosa “Catharsis”. Dejando que las encargadas de volver a hacernos viajar en el tiempo hasta la década de los noventa fueran “From This Day” y “Ten Ton Hammer”, que caía como un bombazo entre una audiencia completamente desatada.

La vertiente más vanguardista del combo americano quedaría plasmada a lo largo de la camaleónica “Is There Anybody Out There?”, que ponía al personal en movimiento en sus partes más rápidas y cañeras, antes de acabar fundiéndose con “Locust”. Una vez más, Robb se quedó solo al frente de la nave para ofrecernos el arranque acústico de “Bastards”, con el personal acompañando con palmas antes de que el resto de sus  compañeros se le sumaran para la segunda parte del corte. Tras el imponente solo de Dave McClain tocaba encarar la recta final del show dando buena cuenta de un trallazo incontestable como “Bulldozer”, que era la responsable de que los ánimos volvieran a caldearse entre las primeras filas, para acabar dejando paso a la  épica de “Killers & Kings”, y la arrolladora furia thashera de su primer gran hit, el imprescindible “Davidian”.

Aclamados, los americanos no tardaron en regresar sobre las tablas para proponernos las ambientaciones intimistas y las esencias acústicas de otra de sus nuevas composiciones “Behind A Mask”. Tocaba volver a levantar la moral de la tropa, y para ello que mejor que dar un plus de intensidad y dramatismo a la segunda mitad  de “Sail Into The Black”, que se convirtió en la antesala perfecta para “Aesthetics Of Hate”, con ambos guitarristas haciendo vibrar al respetable con sus aportaciones solistas.

Para el fin de fiesta definitivo el cuarteto se reservó una nueva andanada de riffs, contundencia y agresividad, convirtiendo los aledaños del escenario en un auténtico infierno al encarar una incontestable tripleta que estuvo protagonizada por la velocidad de “Game Over”, la incontrolada ira  de la primeriza “Block”, -que volvía a poner la pista patas arriba-. Mientras que la rúbrica definitiva, para casi tres horas de show en las que MACHINE HEAD tuvieron ocasión de mostrar sus múltiples facetas, estuvo reservada para las melodías dobladas de “Halo”.

Ante una audiencia enfervorizada, que rindió homenaje a sus héroes durante varios minutos, MACHINE HEAD abandonaban el escenario  dejando tras de si a unos seguidores que saltaron, vibraron y corearon, una colección de temas imprescindibles para comprender la evolución del metal en pleno XXI.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Desi Estevez

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.