Inicio Conciertos Crónica y fotos de IMMOLATION + FULL OF HELL + MONUMENT OF...

Crónica y fotos de IMMOLATION + FULL OF HELL + MONUMENT OF MISANTHROPY + OMOPHAGIA en Barcelona

0
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

IMMOLATION

+ FULL OF HELL + MONUMENT OF MISANTHROPY + OMOPHAGIA

Martes 27 de Marzo de 2018 – Sala Bóveda – Barcelona

Noche de metal extremo encabezada por una de las bandas estandartes del death metal americano, junto a otras propuestas más novedosas e interesantes configurando así un más que atractivo y sugerente cartel para los amantes del género.

Con puntualidad y ante una cuarentena de personas (horario temprano y entre semana), los cinco integrantes de OMOPHAGIA hicieron acto de presencia ataviados con traje y americana, al más puro estilo de ejecutivos agresivos, para descargarnos gran parte de su álbum “In The Name of Chaos”, editado hace ya dos años. Una buena oportunidad para descubrir una banda poco conocida en nuestros lares y, que después de lo visto, fueron a mi gusto la sorpresa de la noche. Pese a que su propuesta musical no es novedosa, ejecutan a un altísimo nivel su death metal de técnica milimétrica con toques más brutales. Todo ello, unido a una buena puesta en escena y ganas de darlo todo en el escenario. Desde la inicial “Man Machine”, seguida de “Until the Sky Turns Red”, se metieron en el bolsillo a los pocos que estábamos allí ya presentes. Con unos grados de más ya en la sala y ante tan incestuoso calentamiento a base de continuo headbanging, los suizos se despojaron de sus americanas evidenciando sus camisas impregnadas de sangre para seguir repartiendo cera. Temas como “Wheel in the Engine” y “Down We Fall” ratificando que son una banda a seguir teniendo en cuenta. Además, su cantante se mostró de lo más simpático con la audiencia esforzándose en hablar en castellano en repetidas intervenciones. Acabaron, antes de retirarse, agradeciendo a las demás bandas el buen trato recibido ya que la de hoy era la última fecha que hacían de la gira, que seguía su periplo europeo.

Con MONUMENTS OF MISANTHROPY  las revoluciones se aceleraron más aún. La banda formada por miembros procedentes de varios países centroeuropeos factura un veloz brutal death que nos pasó como una apisonadora. Su carta de presentación fue el recientemente editado EP “Capital Punisher” que tocaron íntegramente.

Pese a que no cuentan ya en sus filas con el baterista Romain Goulon (exNecrophagist), el encargado en ocupar su lugar a los parches era Simon Schilling (exBelphegor) quien demostró a base de incesantes blast beats que tampoco era manco. Destacable también el bajista de la banda, Charles Collette, quien no paró de animar al público y moverse durante todo el concierto. Temas como “Vegan Homicide”, “At Death’s Door” o el que da nombre a la banda sonaron abruptos, quizás en exceso ya que el sonido no fue del todo bueno. Como regalo se marcaron también una intratable versión del “Pull The Plug” de Death.

Un servidor tenía grandes expectativas de ver como se la gastaban en directo FULL OF HELL, banda que con “Trumpeting Ectasy” firmó uno de los discos revelación del 2017. Los de Maryland aúnan toda esa rabia de unos jóvenes prometedores que se mueve en terrenos que van del grindcore/powerviolence a improvisaciones y experimentos con la electrónica más propios del noise.

Eran el grupo más arriesgado del cartel y la sala Bóveda prácticamente llena al inicio de su actuación era el mejor preludio. Con un desquiciado Dylan Walker al frente fueron desgranando varios cortes de su discografía (como “Halogen Bulb”, “Bound Sphinx”, “Amber Mote” o “Gnawed Flesh”) que se caracterizan por su intensidad y corta duración. Entre tema y tema, el frontman improvisaba efectos sonoros a través de una mesa repleta de pedales, cables y artefactos electrónicos.

A excepción de su papel, no me gustó la puesta en escena de la banda ya que el resto de los músicos se mostraron muy tímidos y las numerosas interrupciones entre canciones (que ya de por sí son breves) cortó mucho el ritmo y la intensidad del concierto. Me esperaba mucho más y, pese a realizar una actuación notable, no estuvieron del todo a la altura que muchos habían depositado en ellos. Entre la audiencia, gustaron y disgustaron a partes iguales.

Poco más se puede añadir de IMMOLATION que no se haya dicho ya. La banda, uno de los máximos exponentes de la vieja escuela del death metal de la costa este de los Estados Unidos, venía para presentarnos su excelente último disco “Atonement” y, una vez más, corroboraron que en directo nunca fallan. Ross Dolan siempre ha sido un excelente vocalista y maestro del género.

En las partes donde no canta siempre aprovecha para desmarcarse del micrófono y aporrear su bajo como una bestia desatada. Por otro lado, pocos guitarristas tienen un estilo tan personal en directo como Robert Vigna con sus peculiares movimientos de guitarra y su forma de tocar a base de zarpazos de púa. Mientras Steve Shalaty se estuvo inconmensurable a la batería. la nota más apática la puso Alex Bouks (exGoreaphobia/ Incantation), en contraste negativo con el resto de la banda.

Dieron el punto de partida con “The Distorting Light” y “When The Jackals Come”, dos de los cinco temas que tocarían de su reciente lanzamiento. Éstas se fueron intercalando con temas más clásicos como “Father, You’re Not A Father” o “Swarm Of Terror” que evidenciaban la perfecta evolución que ha seguido la banda a lo largo de los años. Ross Dolan dedicó efusivamente “Destructive Currents” al bajista Tony Choy (exPestilence) quien se encontraba en la sala ya que estaba esos días impartiendo un curso en una escuela de música de la ciudad.

Previamente a “The Power of Gods” llegaron los agradecimientos al resto de bandas de la gira y el momento álgido de la actuación vino con “Into Everlasting Fire”, el primer tema del primer disco de IMMOLATION como bien presentó Dolan. Tras un breve descanso, los neoyorkinos remataron su actuación con un tema nuevo, “Power of Gods” y el tema que da nombre a la banda, demostrando que material clásico y reciente  conviven perfectamente y satisfacen a antiguos y nuevos seguidores del grupo. Poco más de una hora de duración, pero suficiente para demostrar una vez más que IMMOLATION merecen el trono de distinción que ocupan en el género y que sus directos siguen siendo letales.

Texto y fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.