Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y fotos de ANGRA + OPERATION: MINDCRIME + HALCYON WAY en...

Crónica y fotos de ANGRA + OPERATION: MINDCRIME + HALCYON WAY en Barcelona

0
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

ANGRA

+ OPERATION: MINDCRIME + HALCYON WAY + AVELION

Martes 27 de Marzo de 2018 – Razzmatazz 2 – Barcelona

Una de las formaciones más relevantes e influyentes del power metal de los noventa, ANGRA, arribaba a la sala mediana del Razzmatazz para presentar su novena entrega de estudio “ØMNI”. Mucho ha cambiado la alineación del combo de Sao Paulo desde que irrumpieran en la escena internacional con aquel prometedor “Angels Cry”, ya que de aquel primer line-up únicamente  permanece el guitarrista Rafael Bittencourt. Para completar el cartel de esta noche los brasileños contarían con el concurso de OPERATION:MINDCRIME, la banda del ex-vocalista de Queensrÿche, Geoff Tate. Mientras que para calentar motores antes de los actos principales de la noche podríamos disfrutar de las descargas de los americanos HALCYON WAY, y los power-prog italianos AVELION.

Con bastante retraso sobre el horario inicialmente previsto, y ante apenas una treintena de seguidores esparcidos por el recinto, arrancaba la velada con la descarga de AVELION. Con una década de andadura a sus espaldas el combo de Parma nos presentó unas composiciones centradas en el power metal melódico, aunque incluyendo algunas pinceladas progresivas que contribuyeron a enriquecer notablemente su propuesta.

Personalmente, destacaría el concurso de su vocalista William Verderi, quien sorprendió con su registro agudo, potente y melódico. Pese a ser todavía poco conocidos por estos lares, AVELION supieron sacar el máximo partido a sus cuarenta minutos sobre las tablas, ofreciéndonos un exhaustivo repaso a las mejores composiciones de su primer largo “Illusion Of Transparency”. De modo que sus vertiginosos riffs, unos teclados protagonistas, y los registros agudos de Verderi, sirvieron para que cabalgadas como “Burst Inside”, se acabaran convirtiendo en su mejor carta de presentación.

Tal y como nos comentó su extrovertido frontman, la de esta noche era su primera aparición en escenarios barceloneses, así que la banda desplegó todo su potencial melódico y progresivo en temas como “Echoes And Fragrance”, mientras que la elegida para tratar de que el público se animara a cantar con ellos fue la pegadiza “Waste My Time”. El momento emotivo de su presentación estuvo reservado para el bucólico arranque del uptempo “Derailed Trails Of Life”, que nos abocaba hacia un sprint final que estuvo marcado la grandilocuencia de  ”Falling Out”.

Si el primer acto de la noche había estado marcado por el power metal melódico de los italianos, los americanos HALCYON WAY, que también debutaban esta noche en tierras catalanas, se destaparon como la formación  más potente y agresiva de la velada. El quinteto de Georgia funcionó como un colectivo sólido y compacto, liderado por su frontman Steve Braun mientras sus compañeros Jon Bodan y Skyler Moore, se encargaban de darle la réplica con sus agresivas líneas vocales en temas como el hímnico “Hatred Is My Cause”.

 La única pega que se puede poner a su presentación es que en algunos momentos sus estribillos sonaron algo repetitivos, haciendo que piezas como “Save Your Tears”, acabaran perdiendo algo de frescura pese a sus rotundos cambios de ritmo. En cualquier caso, esa amplitud de miras que nos propusieron, intercalando metal melódico, pasajes progresivos, y desarrollos más oscuros y contundentes, no impidió que la banda dejara entrever sus influencias más clásicas en temas como “Desecration Day” y “On Black Wings”.

El último trallazo que nos tenían preparado los metaleros de Atlanta, tras agradecer al respetable que les hubiéramos hecho sentir como si estuvieran en casa, fue otra pieza de su trabajo de 2014, “Conquer”, “Home”. En definitiva, buen concierto de unos HALCYON WAY que, pese a lo original de su propuesta, no acabaron de convencer a todos los presentes.

Dejando a un lado la trayectoria de los protagonistas de la noche la presencia del mítico Geoff Tate al frente de su banda, OPERATION:MINDCRIME, suponía un poderoso aliciente para que muchos seguidores de Queensrÿche no quisieran perderse la cita, y más si tenemos en cuenta que la banda interpretaría integrante “OPERATION:MINDCRIME”.

Siempre resulta difícil llevar al directo y conseguir capturar el feeling y la magia de una obra conceptual, y más si hablamos de un disco  imprescindibles para muchos seguidores del heavy metal. Y lo cierto es que me dio la sensación de que en esta ocasión la banda que acompaña a Tate no estuvo a la altura.

 Evidentemente, con el paso de los años el registro  del vocalista alemán ya no tiene la fuerza y los matices de antaño. Pero tras ver su actuación, no me cabe la menor duda de que la voz de Tate fue lo mejor de la presentación de Operation: Mindcrime. Y es que desde los compases iniciales del show la banda se mostró algo fallona y dubitativa, cometiendo varios errores de coordinación durante “Anarchy-X” y el arranque de un “Revolution Calling”, que sonó algo deslavazado hasta que Tate apareció en escena para tomar el timón de la nave.

 En cambio, un detalle a destacar en positivo fue que la mayor parte de los coros fueron reales, y aunque no sonaron tan precisos y cuadrados como nos hubiera gustado en temas como el propio “Operation:Mindcrime”, siempre es de agradecer que las bandas intenten prescindir de los, cada vez más habituales, coros pregrabados. Sin duda los mejores momentos de Tate y sus muchachos llegarían hacia la mitad del show, cuando los temas se tornaron más densos y oscuros, con el vocalista afrontando con brillantez los tonos medios de “Spreading The Disease”, o del dramático “The Mission”.

 La sorpresa de la noche llegó durante “Suite Sister Mary”, cuando  la vocalista de Till Death Us Part e hija del vocalista, Emily Tate, apareció en escena para interpretar el papel de Mary, logrando que el show alcanzará sus mayores cuotas de intensidad. No fue hasta ese momento cuando Tate se dirigió por primera vez al respetable, para posteriormente poner al personal a cantar el fantástico estribillo de “The Needle Lies”. El nivel de euforia seguiría creciendo con “Breaking The Silence” y un celebradísimo “I Don´t Believe In Love”. 

Siguiendo el guión que marca el disco nos acercábamos al final guiados por la instrumental “Waiting For 22”, para rápidamente  adentrarnos en la intimista “My Empty Room”. El cierre definitivo estuvo reservado para el elegante “Eyes Of The Srtranger”, tras el que Tate se despidió de sus incondicionales exhibiendo una amplia sonrisa.

Al final de su actuación división de opiniones. Mientras algunos celebraban haber tenido ocasión de escuchar en vivo una obra clásica del heavy metal interpretada por el vocalista que la grabó. Otros nos quedamos con la agridulce sensación de que la descarga de OPERATION:MINDCRIME podría haber dado mucho más de si a poco que el vocalista se hubiese presentado junto a los músicos que grabaron “The New Reality”.

Aunque ya pudimos advertirlo  a medida que avanzaba la tarde, la verdad es que me sorprendió que la sala no llegara a completar ni tan siquiera la mitad de su aforo. Abanderados del power progresivo en Brasil, la formación de Sao Paolo consiguió hacerse un hueco dentro de la escena internacional gracias a la excelente acogida que obtuvieron sus primeras entregas con el vocalista Andre Matos al frente. Después llegaría la etapa con Edu Falaschi, que si bien no fue tan brillante si que nos dejó destacables trabajos como “Rebirth”, o el conceptual “Temple Of Shadows”. Tras su marcha la banda entró en una especie de punto muerto que se saldó con su regreso a los escenario en 2013 junto al vocalista Fabio Lione, con quien han grabado sus dos últimas entregas.

Repitiendo la misma formación que ya nos visitara hace un par de años, los brasileños irrumpían en escena precedidos del  “Dr. Tyrell´s Death” de Vangelis para rápidamente inundar el recinto con la percusión étnica del primer tema de la noche, “Travelers Of Time”, que con sus luminosas melodías deudoras de la época de “Fireworks” nos abocaba directamente sobre el primer gran solo de un Marcelo Barbosa que se mostró absolutamente intratable a lo largo de todo el show. Evidentemente, dejando a un lado la presencia del carismático frontman italiano, muchas de las miradas recayeron sobre el guitarrista Rafael Bittencrourt, quien se mostró tan sobrio y efectivo como de costumbre, liderando con sus vertiginosos riffs las trepidantes acometidas del primer clásico de la noche, “Nothing To Say”, que hacía enloquecer a los más veteranos mientras la tripleta de cuerda ocupaba el centro del escenario para agitar sus instrumentos de forma acompasada.

Tampoco faltarían a lo largo de su escueta presentación algunas demostraciones de virtuosismo instrumental, como las que protagonizaron los teclados de Bruno Sa y Marcelo Barbosa, durante los compases iniciales de “Angels And Demons”, que se convertía en el primer recuerdo a la etapa de Falaschi.

Tal y como nos tiene acostumbrados en sus últimas visitas, Lione no quiso dejar la oportunidad de practicar su castellano durante las presentaciones, incitando al respetable a que se sumara a la fiesta durante “Newborn Me”, para posteriormente perderse entre bambalinas para dejar el protagonismo a sus compañeros durante su extenso pasaje instrumental.

El retorno sobre las composiciones de su más reciente entrega discográfica llegó de manos de uno de los cortes más rápidos y contundentes “War Horns”, que estrenaban esta noche en directo.

El cambio de registro hacia ambientaciones más sofisticadas y grandilocuentes vendría dado por los ampulosos coros pregrabados que nos anunciaban la llegada de “Acid Rain”, con los teclados de Bruno Sa dejándose notar con fuerza para dar el contrapunto a la sólida sección rítmica que nos ofrecieron el batería Bruno Valverde y el bajista Felipe Andreoli.

 Un nuevo golpe de timón serviría  como pretexto para recuperar su faceta más netamente progresiva durante “Final Light”, con un Lione excelso, llevando las riendas del tema para provocar que las primeras filas elevaran sus puños al aire con la llegada del estribillo.

Tras recibir una nueva muestra de cariño de sus incondicionales, el frontman nos comentó que le había encantado la actuación de Geoff Tate, para justo a continuación presentarnos el tema que da nombre a su último video-clip “Insania”.

No abandonarían el material de “ØMNI”, ya que era el momento de presentar uno de los temas más complejos y ambiciosos del álbum, “Magic Mirror”, que se convertía en la antesala perfecta para una recta final que estuvo marcada por la pieza que daba titulo a su cuarto trabajo “Rebirth”. Sin ni tan siquiera abandonar el escenario, Lione nos anunciaba que se estaba acercando el momento de la despedida definitiva antes de hacernos saltar a todos con el tándem que conformaron “Carry On” y “Nova Era”, fundidas como si fueran un único tema.

Seguramente fue a causa de los retrasos acumulados a lo largo de la tarde, pero no me parece de recibo que una banda como ANGRA, -con más de 25 años de historia   y nueve trabajos de estudio que defender-, tocara poco más de una hora, dejando a muchos de sus seguidores con la miel en los labios, y con las ganas de escuchar temas como “Lisbon” o “Lullaby For Lucifer”, que vienen tocando habitualmente en esta gira.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Manu Arcas (Correspondientes al concierto del Sábado 31 de Marzo de 2018 – Sala Mon  – Madrid)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.