Inicio Conciertos Crónica y fotos de FACE THE MAYBE + STORMHAVEN + MOONLOOP ...

Crónica y fotos de FACE THE MAYBE + STORMHAVEN + MOONLOOP en Barcelona

0
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

FACE THE MAYBE

+ STORMHAVEN + MOONLOOP

Viernes 16 de Marzo de 2018 – Sala Boca Nord – Barcelona

Lejos del habitual circuito de salas de la capital catalana el pasado viernes todos los seguidores de la vanguardia musical metalera teníamos una cita obligada dentro del Espai Boca Nord. El interesante cartel de esta noche nos ofrecía la posibilidad  de ver en directo a tres formaciones jóvenes, pero que cuentan con las tablas y el aplomo propios de los músicos que llevan tiempo luchando por hacerse un nombre dentro de  la escena. Para abrir la noche contaríamos con el concurso de MOONLOOP, quienes tras su reciente aparición abriendo para PESTILENCE volvieron a demostrar que están en un fantástico momento de forma. La nota internacional la pusieron los galos STORMHAVEN, que presentaron las composiciones de su primer largo “Exodus”. Mientras que los encargados de rematar la noche fueron otra banda de la ciudad, FACE THE MAYBE.

A los locales MOONLOOP les tocaría en esta ocasión abrir la velada, escasas tres semanas después de haber tocado en la ciudad junto a PESTILENCE. Si en esa pasada ocasión se atrevieron con un set list algo especial y no tan habitual, en la presente noche decidieron volver a dar un buen repaso a su último y excelente trabajo “Devocean” del que se cumple ya un año de su edición.

El concierto se iniciaría con “Zeal”, un tema que rezuma paz y agresividad por partes iguales, con un espléndido Eric Baulenas al frente que nos volvió a demostrar que es un gran vocalista además de efectivo guitarrista. Con la deathmetalera “Gallery of Diminished Nightmares”, quedó en evidencia la solidez rítmica que imponen Vic Granell, al bajo, y Raúl Payán a la batería. El viaje hacía los secretos mejor guardados bajo el mar seguiría con la abrumadora y envolvente “Megalodon” que destapa el gran juego de guitarras que realizan Baulenas y Juanjo Martín. El compromiso con la conservación de la naturaleza y la fascinación por el origen de la vida en los mares, temas recurrentes en este último disco de MOONLOOP, quedarían patentes en “Oceans” e “Interglacial” respectivamente.

La única pincelada a otros trabajos de la banda vendría con “Strombus”, una canción que ya se ha convertido en un clásico y no puede faltar en ninguna de sus actuaciones. De hecho, Eric recordó que fue en este mismo emplazamiento, la sala Boca Nord, donde presentaron por primera vez este tema que ya no ha vuelto a dejar de acompañarles en sus conciertos. El punto final vino de la mano de “Medusa” sellando un perfecto aperitivo para una noche de buen metal progresivo.

Texto: Carles Oliver

Los siguientes en tomar las tablas fueron los franceses STORMHAVEN, un cuarteto procedente de Toulouse que traía bajo el brazo su primer largo “Exodus”, que vio la luz el pasado mes de mayo. Debo admitir que no les conocía, y la verdad es su death metal progresivo, muy bien cimentado, y en el que predominaron las ambientaciones tenebrosas e inquietantes, acabó dejando unas muy buenas sensaciones entre los presentes, logrando que para muchos los galos se acabaran convirtiendo en el descubrimiento de la noche.

Y es que la contundencia y la voracidad  marcaron  líneas maestras de  la descarga de unos STORMHAVEN que nos presentaron unas composiciones largas, repletas de detalles y elementos, que no hicieron más que enriquecer su personal propuesta. Me gustó mucho el ataque a dos voces que protagonizaron el guitarrista Zachary Nadal  y el teclista Régis Royer desde que abrieran fuego con “Exodus, Part1: The Emerging Ghost”.

Por si alguien albergaba alguna duda sobre la filiación netamente progresiva de los franceses, los teclados propiciarían que las ambientaciones se tornaran más oscuras e inquietantes durante el tramo inicial de “Departure”, para lentamente ir conduciéndonos hacia derroteros más cadenciosos y oscuros, con su aplastante base rítmica llevando todo el peso del tema.

Habiendo captado la atención de los presentes y tras haber mostrado sus credenciales, STORMHAVEN no titubearon a la hora de adentrarse en la dinámica grandilocuencia de “Exodus, Part3: The Celestial Eye”, que fue el tema más complejo y ambicioso que interpretaron, con una sucesión inagotable de riffs demoledores junto a unas estructuras variables, que incluyeron algún toque de corte jazzero antes de abocarnos hacia su vibrante increscendo final.

Sin duda durante el poco tiempo que estuvieron sobre las tablas STORMHAVEN tuvieron ocasión de mostrar su talento compositivo, demostrando una versatilidad que acabó encandilando a gran parte de los presentes. Quizás por ello, uno de los momentos culminantes de su presentación llegó durante el último tramo del show, gracias a la intensidad que insuflaron a “Eclipse”. Para poner el broche definitivo a una actuación que acabó haciéndose corta optaron por “Death”, que les servía para volver a incidir en el material de su debut de 2011 “Departure”. En definitiva, que los galos llegaron al escenario del Espai Boca Nord siendo unos desconocidos y se marcharon dejando a su paso a una audiencia que seguro repetirá en sus próximas visitas a la Capital Catalana.

Para poner el broche definitivo a esta fantástica velada dedicada a la vertiente más potente de las sonoridades progresivas contaríamos con el concurso de FACE THE MAYBE. Avalados por su sólida trayectoria el combo barcelonés sigue con su particular lucha por hacerse un hueco dentro de la escena nacional, apostando para ello por una propuesta personal, arriesgada, y con la que pueden presumir de estar a la altura de muchas bandas internacionales que llegan a nuestro país avaladas por un gran sello,  o una buena campaña de promoción.

Con la confianza que da el tocar en casa, rodeados de amigos y conocidos, FACE THE MAYBE completaron un show prácticamente perfecto, consiguiendo plasmar durante el tiempo que estuvieron sobre las tablas las diferentes vertientes de su complejo sonido, dejando patente que la banda sigue creciendo, evolucionando,  y consolidándose día a día.

Recibidos calurosamente el cuarteto fue tomando  posiciones sobre el escenario acompañados de la introducción que abre su último trabajo “0.086”, para rápidamente ponerse a repartir estopa, dando buena cuenta de las heterogéneas sonoridades de “All That I See”, constatando que siguen siendo una apuesta segura de cara al directo. Como no podía ser de otra forma la respuesta del público fue de lo más efusiva, llevando en volandas a una banda que se fue creciendo a medida que avanzaba el show, mostrando una confianza y una solidez absolutamente aplastantes en temas como “The Island”, que se convirtió en toda una  demostración de técnica, intensidad y virtuosismo.

Muchos fueron los momentos en los que FACE THE MAYBE  consiguieron  hacer retumbar los  cimientos de local, pero sin duda uno de los más vibrantes fue “Dagger”, con las guitarras de Eimel Nisrain Trejo tornándose más afiladas  y demenciales mientras  el registro de Tomás Cuñat  oscilaba entre las tonalidades limpias y los rugidos más desgarradores. Tras haber calentado los ánimos del personal, el frontman se perdería entre bambalinas para dejar que sus compañeros nos ofrecieran otra buena muestra de su virtuosismo al atacar la instrumental “CAFO” de los americanos ANIMALS AS LEADERS.

El retorno sobre sus propias composiciones llegó de manos de la pieza que daba título a su anterior entrega discográfica “Insight”, con la que los catalanes nos mostraron la dualidad de una propuesta capaz de conjugar con solvencia emotividad, melodía y contundencia. El viraje hacia sonoridades más potentes estuvo marcado por la descomunal “Hall Of Shame”, con Tomás organizando al personal para separar al público en dos mitades mientras sus compañeros machacaban implacablemente sus instrumentos.

Lamentablemente el tiempo de FACE THE MAYBE se estaba agotando, pero antes de dar por concluida la velada todavía tendríamos ocasión de seguir agitando violentamente la cabeza siguiendo las graves sonoridades de “The Swam”, que nos flanqueaba el paso hacia el último tema de la noche “The Wanderer”.

Fue una noche redonda, en la que tuvimos ocasión de ver en directo a tres bandas que nos ofrecieron unos shows desbordantes de clase, intensidad  y contundencia, y además a un precio irrisorio. Tan sólo 5 pavos. Todo un regalo para cualquier amante de las sonoridades más oscuras y progresivas.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.