Inicio Conciertos Crónica y fotos de AVALANCH + CENTINELA + REGRESIÓN en Valencia

Crónica y fotos de AVALANCH + CENTINELA + REGRESIÓN en Valencia

1
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
PACO VENTURA - Madre Tierra

 

AVALANCH

+ CENTINELA + REGRESIÓN

Viernes 19 de Enero de 2018 – Sala Repvblicca – Valencia

Valencia siempre ha sido una ciudad que ha acogido las visitas de AVALANCH con los brazos abiertos y su reciente concierto no fue menos. Con su nueva formación y presentando la regrabación de “El Ángel Caído” en directo, la sala Repvblicca congregó a más de 500 personas, -más invitados-, una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta las cifras de asistencia a los conciertos de la capital del Turia.

Por desgracia cuando REGRESIÓN salieron al escenario, apenas éramos 100 personas presentes en su actuación, dando sensación de vacío en una sala de gran capacidad. Aún así los barceloneses no se amedrentaron y salieron dispuestos a ganarse a la audiencia. Con su reciente álbum “Terra Ignis” bajo el brazo, fueron desplegando su mezcla de heavy metal y hard rock, haciendo participar al público. 

Fue precisamente “Gritos En La Oscuridad”, el tema que abre el disco, con el que arrancaron su concierto, dando paso a “5 de Noviembre” de su anterior trabajo “Prisioneros”. El vocalista Pedro ejerció como maestro de ceremonias presentando las canciones y arengando a un público que poco a poco se iba animando a cantar las canciones y a acercarse a las primeras filas. “Mil Sirenas” fue la única referencia a ese gran trabajo que es “Santa Decadencia”, uno de sus cortes más rockeros y macarras de su discografía.

Para la siguiente canción Pedro pidió a todos los presentes que alzáramos nuestro dedo corazón para el tema “Corre! Escóndete!” La recta final de su actuación llegó con sus temas más rockeros como “Quién Soy Yo (Sin El Puto Rock And Roll)”, “Puño De Hierro”, dedicada a la memoria de Lemmy Kilmister y “Estrella Del Rock”, con la que pusieron final a un concierto muy dinámico y divertido.

Llegaba el turno de los manchegos CENTINELA, quienes hacía unos 10 años que no pisaban la sala Repvblicca, aunque nos visitaron hace 2 años. Aún así, tenía ganas de volver a disfrutar de sus canciones, pero por desgracia el mal sonido empañó toda su actuación, el cual mejoró en los últimos temas. La guitarra apenas se escuchaba y el bajo sonaba demasiado alto, y la voz de Cano en algunos momentos apenas era perceptible. 

Cortes como “La Última Canción”, “Escribiré” o “Pánico” sonaron distorsionadas y apenas se pudieron disfrutar, en especial “Pánico”, donde la guitarra directamente dejó de sonar durante unos breves minutos. El sonido mejoró levemente y a partir de ese momento la banda pareció estar más relajada y continuaron ofreciendo temas como “Se Oculta El Sol” del álbum “Pura Satisfacción” o la siempre aclamada “La Herida”, cantada por muchos de los presentes y donde Cano volvió a deleitarnos con su potente chorro de voz.

Cano presentó el tema “El Sabio”, de su primer disco “Sangre Eterna” el cual habían rescatado para la ocasión y que muchos agradecimos, pudiendo volver así a recordar los primeros y ya lejanos primeros trabajos de la banda. No faltaron otros clásicos como “Más Fuertes” o “Hueso Y Piel”, ya con un sonido más propicio, aunque por desgracia el final de su actuación llegaba con los temas “Hora De Marchar” y la indispensable “Como Un Huracán”, con la que se despidieron.

Un concierto marcado por el mal sonido y donde en mi opinión se echaron en falta algunos temas de los primeros discos, aunque es comprensible que quieran defender temas más actuales. Esperemos que no tarden en regresar y podamos disfrutar de un concierto acorde a su trayectoria.

Minutos antes de la salida de AVALANCH, la sala presentó un ambiente más adecuado para la cita, con un público variado, donde podían verse a seguidores que han estado presentes en todas las formaciones que ha tenido AVALANCH, algunos llevando puestas camisetas de sus primeros álbumes y un público más joven (niños inclusive) que ha crecido o han empezado a descubrir a AVALANCH en estos últimos años.

Las luces se apagaban, señal de que comenzaba el concierto y bajo una estruendosa ovación, Alberto Rionda aparecía en el escenario para deleitarnos con la instrumental “Santa Bárbara”, que se enlazaba con la intro “Hacia La Luz” en la cual el resto de la formación iba ocupando sus puestos para arrancar con “Tierra De Nadie”. Isra fue el último en salir para empezar a cantar el tema, acompañado en todo momento por un público que cantó todas y cada una de las canciones a coro. 

Decir que el sonido fue impoluto y que la banda me sorprendió mucho, mostrándose más compacta y notándose feeling entre los miembros, dando por fin la sensación que estábamos ante una banda "de verdad". Mike Terrana estuvo impresionante a la batería y atrajo muchas miradas, siendo uno de los protagonistas de la noche. Magnus Rosen, siempre sonriente no paró de moverse por el escenario y de interactuar con el público. El fichaje de Manuel Ramil ha sido perfecto para la banda, aunque más estático que el resto de sus compañeros estuvo perfecto a los teclados y el binomio formado por Rionda y Jorge Salán es impresionante. Salán clava los solos de Alberto, impregnándolos con su técnica y Rionda por su parte sigue mostrando su maestría a las seis cuerdas y capitaneando la formación. Isra estuvo mejor que en ocasiones anteriores, más centrado, más suelto y cantando más acorde a las tesituras necesarias para las canciones de AVALANCH. Pude verlos en la edición pasada del Leyendas Del Rock y he notado una notable mejoría de un concierto al otro, disipando mis dudas sobre la banda.

Volviendo al concierto, la primera parte estuvo centrada en “El Ángel Caído”, sonando canciones como la que da título al disco o la siempre aclamada “Xana”, que hizo saltar a los presentes y cantada a pleno pulmón por muchos, siendo ya el himno por excelencia de la banda. En “Corazón Negro” hubo un duelo entre Salán y Rionda a las guitarras a mitad de la canción bastante entretenido donde ambos dieron lo mejor de sí y confirmar que estamos ante dos de los mejores guitarristas nacionales (aunque obviamente Salán ocupa ahora una posición más elevada debido a sus éxitos internacionales).

“Delirios De Grandeza” fue otro de los temas más aclamados de esta primera parte mientras que la balada “Antojo De Un Dios” puso a muchos la piel de gallina, derrochando feeling y para muchos fue un ejercicio de nostalgia.  Llegaba el momento del solo de batería de Mike Terrana, el cual fue impresionante aunque a mi parecer demasiado largo, aunque fueron muchos los que lo aplaudieron y dejó a más de uno con la boca abierta. Está claro que el fichaje de Terrana fue uno de los puntos fuertes de esta nueva formación y que cuenta con muchos seguidores, pero los casi 10 minutos de solo fueron excesivos.

El resto de la banda volvió al escenario para cerrar la primera parte del concierto con “Las Ruinas Del Edén”, que sonó perfecta, con un Isra que fue capaz de enfrentarse a las partes cantadas por Leo y defenderlas bastante bien. Con el repaso a “El Ángel Caído” completado, Isra y Alberto se quedaron solos para realizar un par de temas acústicos, “El Príncipe Feliz”, quizás el único tema que quedó algo descolgado y la emotiva “Cambaral”, la cual agradecí su inclusión en el repertorio y cuya versión acústica me parece la mejor de todas. Ahora llegaba el turno para que Manuel Ramil cobrara algo de protagonismo y acompañado por Isra, interpretaron “Vientos Del Sur”, sonando genial sólo a la voz y las teclas. 

Llegaba la tercera y última parte del concierto con la llegada de las canciones de la época en la que Ramón Lage fue el vocalista de la formación asturiana, comenzando por “Papel Roto”, más melódica y comedida o “Alas De Cristal”, ambas del álbum “El Hijo Pródigo”, probablemente el disco más desapercibido de la discografía de AVALANCH pero que encierra grandes temas como los mencionados. El último solo llegaba de mano de Magnus Rosen, quien mostró sus dotes al bajo y que sirvió para introducir los bises de la banda, la espectacular “Lucero”, única referencia al genial álbum “Los Poetas Han Muerto” (eché en falta más temas de este disco) y la esperada “Torquemada”, con la que el público enloqueció y puso el punto y final a una actuación que rozó el sobresaliente.

Parece que los nuevos AVALANCH han conseguido ganarse a un público que parecía escéptico ante este renacer de la banda pero que con trabajo, esfuerzo y unos directos cada vez mejores han podido demostrar que son la continuación de una banda que es una de las más queridas de este país. Esperemos que continúen creciendo y dándonos alegrías como éstas.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Lorena Mora

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

1 COMENTARIO

  1. Gran noche de metal en Valencia, aunque si es cierto que me quedó un sabor agridulce con Centinela. Hacía muchos años que no los veía (exceptuando algunas canciones en algún Leyendas) y tenía ganas de ver una banda que en sus inicio me enamoró bastante. Como bien refleja el cronista el sonido fue exageradamente malo y la actuación solo tuvo algunos momentos buenos gracias al bueno de José Cano. Siempre he pensado que el nivel de este hombre está muy por encima de la banda y que podría haber llegado mucho más lejos.
    En cuanto a Avalanch, era la segunda vez que los veía con esta formación (la primera fue Leyendas) y el cambio fue abismal. Se comieron el escenario desde el principio con un sonido espectacular, una banda que sonaba melódica y potente a la vez y lucimientos personales varios que incrementaban el nivel de la actuación. La combinación de Alberto y Jorge empasta a la perfección y es una gozada verlos juntos. El solo de Jorge Salán en Antojo de un Dios aun me tiene los pelos de punta. Mike Terrana otro espectaculo digno de ver en directo. Tal vez Manuel Ramil más apagado y Magnus a pesar de no parar en todo el concierto fueron los que menos me llamaron la atención. En cuanto a Isra, lo vi cantantdo muy muy bien, con momentos de autentico lucimiento en las partes más melodicas. Si bien me parece que interacúa en exceso con el publico, supongo en ese afán de querer ser un frontman digno de Avalanch.
    Seguramente haya cambios en la banda antes de lo que nos gustaría, pero de momento solo nos toca disfrutar de ellos.