Inicio Conciertos Crónica y fotos de RATA BLANCA y WALTER GIARDINO’S TEMPLE en Barcelona

Crónica y fotos de RATA BLANCA y WALTER GIARDINO’S TEMPLE en Barcelona

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon

 

RATA BLANCA

+ WALTER GIARDINO’S TEMPLE

Viernes 1 de Diciembre de 2017 – Sala Razzmatazz 2 – Barcelona

Durante las últimas décadas RATA BLANCA se han consolidado como una de las formaciones punteras dentro del hard rock y el heavy metal en Latinoamérica. Aunque su ausencia de los escenarios españoles ha sido prolongada, si exceptuamos su aparición en el Rock Fest Barcelona 2016, lo cierto es que el quinteto bonaerense siempre ha gozado de una excelente acogida por estos lares. El motivo de su visita era presentar en sociedad las composiciones de su última entrega discográfica “Tormenta Eléctrica” que data del pasado 2015. Además, aprovechando la ocasión, también tendríamos oportunidad de disfrutar en directo del proyecto paralelo de su guitarrista WALTER GIARDINO´S TEMPLE.

Pocos guitarristas pueden presumir de haber trabajado con cantantes de la talla de Glenn Hughes, Doogie White, Joe Lynn Turner, Graham Bonnet, y actualmente con el vocalista de LORDS OF BLACK y RAINBOW, Ronnie Romero. A finales de los noventa se publicaba la única referencia de WALTER GIARDINO´S TEMPLE, y aunque ese debut no ha tenido continuidad, el guitarrista con diferentes músicos ha seguido defendiendo su proyecto en directo.

Acompañado por la base rítmica de RATA BLANCA, el teclista Javier Retamozo y el mencionado Ronnie Romero, el guitarrista del Bajo Flores apareció en escena ataviado con un chaleco para rápidamente empezar a dibujar sobre el mástil de su guitarra las elegantes melodías de “Corte Porteño”. El primer detalle llamativo fue la perfecta sintonía con Ronnie Romero, que se mostró en escena como un miembro más de la banda, brillando a un buen nivel aunque sin llegar a eclipsar a su “jefe”.

El ritmo marchoso y compacto de “Sobre La Raya”, nos invitaba a retroceder en el tiempo gracias a la potencia de unos rotundos riffs de corte ochentero que se convirtieron en el reclamo perfecto para ir calentando al personal que empezaba a poblar las primeras filas. Varias fueron las versiones que tuvimos ocasión de escuchar a la lo largo de este acto de apertura. Así que la primera fue una fantástica adaptación de “Mistreated”, que contemporizaba el ambiente antes que el maestro Giardino nos ofreciera su primera gran exhibición a las seis cuerdas.

No tardó mucho el quinteto en volver a cambiar de registro para contagiarnos la garra roquera de “Héroe De La Eternidad”. Aunque estuvo escondido en la parte trasera del escenario, las aportaciones de Javier Retamozo se dejaron notar con fuerza durante “Lady Double Dealer”, que nos dejaba al teclista dando la replica a Giardino mientras Romero rasgaba su voz para rendir nuevamente pleitesía a los míticos PURPLE.

Aunque muchos de los presentes no estaban familiarizados con el material en solitario del guitarrista, lo cierto es que la estrategia de mezclar temas propios y grandes clásicos fue de lo más acertada, consiguiendo que el nivel de intensidad del show no decreciese en ningún momento. De modo que temas como “Cacería” resultaron ideales para que los más animados se sumaran al headbanging. En cambio, otros como “Azul Y Negro”, sirvieron para que el guitarrista desplegara toda su clase, elegancia y feeling.

Y es que a lo largo del show Giardino y sus acompañantes se mostraron como unos músicos versátiles y muy completos. Así que tras transitar por derroteros baladísiticos tocaba volver a levantar el ánimo del personal con el clásico de WHITESNAKE “Crying In The Rain”, que sonó brutal y épico, con un Romero absolutamente arrollador a la hora de encarar su tremenda recta final. Precisamente, fue una de las composiciones de la actual banda del vocalista, y según nos comentó su favorita del catálogo de RAINBOW, “Street Of Dreams” la elegida para proseguir el show y desatar la euforia entre los seguidores más veteranos.

La última muestra del material propio del debut en solitario del guitarrista estuvo reservado para “La Danza Del Fuego”. Mientras que para poner el punto y seguido a su presentación se decantaron por la emblemática “Neon Knights”, que nos dejaba con la espigada silueta   del hacha ocupando el centro del escenario mientras nos animaba a levantar los puños al aire.

Para su retorno sobre las tablas el maestro Giardino nos tenía preparada una fantástica tripleta de ases compuesta por un nuevo guiño al material de su idolatrado Blackmore, con “Lost In Hollywood”, y dos perlas imprescindibles del material de PURPLE “Speed King” y el estratosférico “Burn”, que ponía a todo el recinto a botar mientras Romero estiraba al máximo sus cuerdas vocales para tratar de salir victorioso de su exigente recta final.

Después de una pausa de unos treinta minutos, que sirvió para que los músicos recuperaran el aliento y se tomaran un merecido descanso, todo parecía dispuesto para el arranque del acto principal de la velada, RATA BLANCA. Había ganas, muchas ganas, de volver a disfrutar en vivo del directo de los argentinos, de modo que las primeras filas se comprimieron para hacer que el quinteto notara el calor de sus seguidores desde que abrieron fuego con “Los Chicos Quieren Rock”, toda una declaración de intenciones que ponía de manifiesto las intenciones de unos músicos que llegaban a la cita muy motivados y dispuestos a dejar unas fantásticas sensaciones entre su parroquia de incondicionales.

Tras recibir una cálida bienvenida de manos de una audiencia que estuvo de lo más animada y participativa a lo largo de todo el show llegaba el momento de cantar siguiendo las indicaciones de Adrián Barilari durante el primer clásico de la noche “Sólo Para Amarte”, que se convertía en el primer recuerdo de aquel lejano debut homónimo que grabaron en 1988 junto al vocalista Saúl Blanch. Fieles a la esencia clásica y melódica propia del hard & heavy que siempre les ha caracterizado, RATA BLANCA se adentraron en los elegantes desarrollos de “La Otra Cara De La Moneda”.

Pese a que sobre las tablas el protagonismo recayó sobre el tándem que forman Adrián Barilari y Walter Giardino,  el resto de la banda, -aunque se mantuvo en un estudiado segundo plano-, también se dejó notar con fuerza durante el arranque de “El Jugador”, con el equipo rítmico llevando las riendas para forjar los sólidos cimientos del tema. De entre los temas de sus últimos trabajos “El Círculo De Fuego” fue de los que más me gustó, con un Barilari absolutamente genial, mostrando toda su potencial antes de ceder el testigo para que Giardino rematara el tema con otro de sus desarrollos clásicos.

A continuación fueron los teclados de Danilo Moschen los encargados de dar la replica al virtuoso guitarrista durante la emotiva “Tan Lejos De Aquel Sueño”, que con sus suculentos aromas deudores del material clásico de la Serpiente Blanca nos hacía cambiar el paso para adentrarnos en territorios mas hard roqueros. No abandonarían esa faceta más hard, ni el material de su último redondo, ya que el respetable volvió a dejarse notar a la hora de acompañar al vocalista para encarar el fastuoso estribillo del adictivo “Rock And Roll Hotel”.

Aprovechando la conexión que habían conseguido crear con sus seguidores los argentinos dedicaron la segunda mitad de su presentación a repasar algunos de sus temas más emblemáticos. Para abrir ese extenso capítulo dedicado a la nostalgia optaron por una de esas composiciones que se ha convertido en patrimonio de todos sus fans “Aún Estás En Mis Sueños”, abocándonos sobre un intenso final que nos dejaba a todo el mundo botando para convertirse en uno de los momentos de la noche. Aun más atrás en el tiempo, a los primeros días de la banda, nos transportó “El Sueño De La Gitana”.

Con un Giardiano absolutamente desatado, exprimiendo su guitarra al máximo para adornar el tema con unas suculentas pinceladas de neoclasicismo arribaba “La Llave De La Puerta Secreta”, para que acto seguido todos tuviéramos ocasión de aunar nuestras voces para cantar junto a Barilari. Antes de poner el punto y seguido a la velada RATA BLANCA todavía tuvieron tiempo de agradecernos nuestra lealtad y entrega antes de atacar uno de los temas que se ha convertido en todo un himno para sus seguidores, el imprescindible “Chico Callejero”.

Una fugaz mirada sobre el material facturado en lo que llevamos de siglo XXI nos abocó sobre “El Reino Olvidado”, que  sirvió como preámbulo para un encore que se completó con otra suculenta tripleta compuesta por “Guerrero Del Arco Iris”, todo un subidón volver a disfrutar en directo de  este mítico temazo; la delicada “Mujer Amante”, convertida en la excusa perfecta para que todos volviéramos a cantar; y el que para muchos es su tema más emblemático y representativo  “La Leyenda Del Hada Y El Mago”, que ponía el recinto patas arriba para rubricar  que los argentinos siguen manteniendo intacto el sello, la garra y la clase que les han convertido en los reyes indiscutibles de la escaña hard & heavy argentina.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.