Inicio Conciertos Crónica de MICHAEL SCHENKER FEST + HIGHWAY en Santander. Fotos del concierto...

Crónica de MICHAEL SCHENKER FEST + HIGHWAY en Santander. Fotos del concierto de Pamplona

4
ROCK N ROCK
RRS PROMO - STRAVAGANZZA
RRS PROMO - DUNEDAIN
Madness Live!
ROCK N ROCK
RRS PROMO - STRAVAGANZZA
RRS PROMO - DUNEDAIN
Madness Live!
CELTIAN - Madrid

 

MICHAEL SCHENKER FEST

+ HIGHWAY

Viernes 27 de Octubre de 2017 – Escanerio Santander – Santander

Qué sería de la historia del hard rock y el heavy metal sin algunos nombres claves. No es que esto lo hayan construido unos pocos músicos, pero que hay algunos que por su transcendencia podemos considerar pilares sin los cuales se perdería una parte tan grande de este estilo de música que hacen imposible imaginarse todo este movimiento sin su aportación. Tanto UFO como SCORPIONS o MSG son palabras mayores dentro de nuestra música; y tras ellos está la figura de este rubio guitarrista alemán que tenemos la suerte de seguir viendo de vez en cuando por nuestros escenarios cada vez en mejor forma de un tiempo a esta parte. Recuperado de un largo periodo oscuro y peligroso para hacer las delicias de todo buen seguidor de rock duro.

Y parece empeñado en ofrecer algo diferente en cada nuevo paso. Ya fue un lujo verle en la última ocasión que pisó nuestros escenario con Doogie White en ese proyecto que bautizó como Temple Of Rock para darle un poco de distancia con una carrera que al fin y al cabo viene siendo la suya en solitario, pese a rodearse de excelentes músicos. En este caso, lejos de presentar algo nuevo se prometía una completa vuelta al pasado cuando se anunciaba para esta gira denominada como MICHAEL SCHENKER FEST la presencia de los tres vocalistas más legendarios que han participado en la banda encabezada por el guitarrista. Algo único y que prometía un repaso mucho más completo de lo habitual a su obra más clásica.

Abrieron la noche los hard rockeros franceses HIGHWAY, que ya llevan tiempo facturando un estilo muy deudor del tradicional estilo norteamericano. Una banda que busca la complicidad de personal, pese a que el trabajo de coros de bajista y guitarrista no posibilita que la banda este en constante movimiento. Sin embargo, aparte de desempeñar excelentemente esa labor, la banda atesora nervio y chispa para caldear el ambiente cuando como en este caso hay un público que capta rápidamente su propuesta.

Hicieron un buen repaso a su trayectoria con temas como “I Like It”, que pega mucho en directo, “Gasoline”, “Have A Beer!”, “Leave Me Alone” y el himno final “Brotherhood”, este con un punto un tanto más heavy. No es que se salgan de unos cánones muy claros, pero garantizan diversión para los hard rockeros y se hacen entretenidos.

La sala Escenario Santander recogía un gran ambiente previamente a la salida de Michael Schenker y su banda. El “Highway To Hell” de AC/DC se encargaría de que ya con las luces apagadas la expectación se acrecentara y ya con la introducción al concierto el clamor fuera absoluto en la sala. La entrada del guitarrista ya sería la eclosión final por parte de un público que comenzó a mostrar su adoración por él. Sin embargo, fue una aparición un tanto en falso, ya que algún problema con su guitarra obligó a actuar rápidamente a uno de los pipas para que finalmente sí, Michael Schenker esbozara una gran sonrisa ante su público y presentara de entrada a una banda que merece también todos los honores: Chris Glen al bajo, Ted McKeena a la batería y Steve Mann en los teclados y guitarras. Buen detalle por parte del jefe, que reconoció esa labor tan brillante de unos músicos que más en la sombra llevan una carrera igualmente legendaria tanto en MSG como en otros proyectos.

“Into The Arena” sería lo siguiente que Schenker gritaría a su micro para entrar con la mítica instrumental, antes de la aparición estelar del primero de los cantantes. Un Gary Barden glamuroso y feliz sobre las tablas que nos brindó la interpretaciones de “Let Sleeping Dogs Lie”, “Victim Of Illusion”, “Cry For The Nations” y “Armed And Redy”. Así, en pequeñas dosis, el vocalista se mostró mucho más entero que cuando ha tenido que afrontar largos conciertos él solito, al menos cuando hemos tenido oportunidad de verle. Barden supo conectar con la concurrencia, no paró de moverse por el escenario y nos mostró unas escenas de complicidad qee se repetirían a lo largo de toda la noche con todos los músicos.

“Coast To Coast” de SCORPIONS fue el lujoso entreacto previo a la entrada de otra estrella como Graham Bonnet. Otro vocalista al que se le puede aplicar lo mismo que he dicho con su predecesor. En sus giras en solitario ha dejado constancia de que su voz casca bastante rápido en un concierto largo, pero el rendimiento en los temas que le correspondieron fue más que digno, haciéndonos vivir un gran momento con un elegante “Desert Song”, previo a la aparición de los dos compañeros de micro en el día de hoy, que le hicieron los coros en “Dancer”, así que no tuvimos que esperar más para intuir que Robin McAuley iba a mostrarse en plena forma, aunque de momento le correspondiera ese papel secundario en el tramo correspondiente a Bonnet, que de nuevo mostró muy buen rollo con todos sus compañeros. “Assault ttack” sería recibido con un nuevo clamor en la sala, no cabe duda que de los favoritos de todo seguidor de MSG, y no falló la ejecución ni la interpretación de la banda para deleite del personal.

De nuevo una instrumental, esta vez “Captain Nemo” suponía una forma de pasar página en la descarga para dar entrada a un Robin McAuley que realmente merece un capítulo aparte. El vocalista que marcara la época más melódica y de tendencia americana de MSG, significando esas siglas entonces McAuley Schenker Group. El vocalista conserva toda la clase, el talento y la chulería de un chaval. Y lo más importante un timbre vocal y un registro impecable que nos hace rememorar la primera vez que escuchábamos “Perfect Timing” o “Save Yourself” a los cuales recurrieron con temas como “No Time For Loosers”, “Save Yourself”, “Bad Boy” y un impagable “Love Is Not A Game”, donde McAuley se mostró como el clásico cantante de los 80 que es, sin parar de levantar el pie de micro y de hacer guiños al público hasta el punto de acercarse a dar la mano a las primeras filas mientras seguía cantando maravillosamente.

El tramo final de la descarga sería reservado para UFO, siendo llamativo que Robin McAuley se hiciera cargo en solitario de “Rock Bottom” y “Natural Thing”, cantando codo con codo tanto “Doctor Doctor”  como “Lights Out” con Gary Barden y Graham Bonnet. De hecho, el poder ver a los tres vocalistas juntos interactuando era una de las razones que daban sentido a recuperar estos temas de UFO, aunque como una pequeña crítica a una noche de ensueño, diré que me hubiera ahorrado alguno, ya disfrutado en los sucesivos pasos de Michael Schenker por nuestros escenarios (y seguro que en los que vengan), y hubiera preferido que se rescataran más temas de los discos en los que participaron los tres vocalistas invitados en este gira especial.

En cualquier caso, poco más se pueda puntualizar a una descarga tan abrumadoramente brillante. Con Schenker ya no solo conservando en sus dedos ese tacto único que ni en los peores tiempos perdió, sino sonriente, feliz y en constante movimiento sobre las tablas para mayor satisfacción de su público. El gran ambiente que reinaba en la sala y la buena comunión entre todos los presentes sobre las tablas hizo que entre oes el guitarrista se animara a soltar un tema más, con perplejidad en la cara de un Graham Bonnet que dejó claro no saberse la letra de “Shoot Shoot”, situación un tanto cómica que disimuló como pudo y que no le reprochamos en absoluto. Sus dos compañeros se encargarían se salvar la papeleta en este añadido a la gran fiesta con su inestimable colaboración en coros, algo que resultó del todo espontaneo como premio extra para un público rendido ante Michael Schenker y su banda.

Una pena que momentos tan especiales lleguen a su fin, pero las emociones de esta cita tan especial perduran en el cuerpo aun días después, mientras que el recuerdo será imborrable. La promesa de regresar en el futuro por parte del guitarrista nos consoló, aunque cuesta imaginarse en el futuro algo tan grande para los seguidores del guitarrista alemán.

Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com) (Fotos del concierto de Pamplona)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


Galería de Fotos:

MICHAEL SCHENKER FEST

 


 

HIGHWAY

 

 

 

 

 

4 COMENTARIOS

  1. En Pamplona Gary Barden cumplió, sin más, Graham Bonnett tiene una voz prodigiosa y la mantuvo muy bien en los tres temas que defendió, para mí fue e mejor de los tres. Robin McAuley fue como una aparición porque desde el Perfect Timing del 87 no he vuelto a saber de él. Y me sorprendió gratamente. En general muy buen concierto, con un Schenker hablador y sonriente, cosa que no había visto en mi vida, muy elegante tocando la guitarra y unos teloneros (HIGHWAY) que tienen mucha música y me parecen muy buenos. 32€ por tres horas de concierto. Todo salió ni-que-la-do.

  2. Mucho debio cambiar el señor Barden de la actuation en Santander a la que nos ofrecio aqui en Barna,ya que su estado vocal fue lamentable , a mi personalmente siempre me parecio el mas flojo de los vocales que ha tenido Schenker.Por lo demas me lo pase may bien por el gran nivel que nos esta ofreciendo ultimamente el maestro Schenker y por poder escuchar con un buen nivel a mi adorado Bonnet.

  3. Cojonudo super conciertazo el que nos ofrecieron Schenker y Cia, que manera de tocar y cantar todos los clásicos con los que hemos crecido.
    Los pelos de punta, con el trabajo de todos, inclusive los de las mesas de sonido, sonaba de lujo la verdad.
    Juanmaferia, no se si será un problema puntual, pero en Pamplona, Gary Barden SI que fue también el que menos se lució con la voz, falló con la memoria en canciones, y de voz justito justito, siendo generosos valorando su trabajo.
    Pero para nada empañó el trabajo de todos los demás, salimos de la Casa de Cultura de Burlada con unas sonrisas del 15, por lo que allí vimos.
    Da gusto ver a los clásicos del Rock o Metal en este tipo de salas.
    Salu2