Inicio Conciertos Crónica y fotos de IMPERIAL STATE ELECTRIC, en Valencia

Crónica y fotos de IMPERIAL STATE ELECTRIC, en Valencia

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

 

IMPERIAL STATE ELECTRIC

Viernes 8 de Septiembre de 2017 – Sala 16 Toneladas – Valencia

Majestuosa noche de rock and roll la que se vivió el pasado viernes. IMPERIAL STATE ELECTRIC volvían a la capital del Turia dispuestos a llevarse todo lo que se pusiera en su camino y doy fe que así fue. Aquí un servidor no había tenido la oportunidad de verlos anteriormente y como se suele decir, la primera vez nunca se olvida. 

La velada prometía llenazo, algo que se era fácil de prever cuando en las inmediaciones del recinto están repletas de gente luciendo camisetas de THE HELLACOPTERS, TURBONEGRO o de la propia banda. Poco a poco la sala 16 Toneladas se fue llenando hasta el punto de no caber un alfiler, ambiente de lujo, buen rollo y muchas ganas de ver en el escenario a Nicke Andersson, quien en su día fue el líder de THE HELLACOPTERS y ahora se pasea por los escenarios con IMPERIAL STATE ELECTRIC manteniendo impoluta su imagen de rockstar, una figura que nada más aparecer en el escenario impone una mezcla de respeto y devoción. 

Las ovaciones no se hicieron esperar cuando la banda empezó a ocupar sus puestos en el escenario y como buena banda de rock que se precia, les bastó con un "buenas noches" y comenzar a descargar su música, sin necesidad de introducciones rimbombantes ni rituales escenográficos. “It Ain’t What You Think (It’s What You Do)” dio el pistoletazo de salida y se hizo el rock. Con un sonido impoluto y una entrega ejemplar la banda fue disparando uno tras otro sus temas sin apenas parones, presentando puntualmente alguna canción y sin tiempo para discursos o charlas banales. Se ganaron al público a golpes de acorde, sudor y decibelios, sin adornos ni añadidos, puro rock de club de esos que empezaba a echar en falta.

“Empire Of Fire”, perteneciente a su último trabajo “All Through The Night” con ese riff inicial tan reconocible ya hizo que más de uno alucinara y es que es imposible no hacerlo cuando a apenas unos metros de tus narices tienes a Nicke Andersson en un estado de forma increíble alternando su voz con su trabajo a la guitarra y con tiempo para marcarse un punteo o algún solo sin apenas despeinarse. “Uh Huh” con su estribillo vacilón puso a bailar al personal convirtiendo el concierto en una fiesta en apenas dos minutos que dura la canción.

La propia “All Through The Night” rebajó la intensidad para regalarnos pasajes más melódicos mientras que con “Faustian Bargains” la banda se divertía jugando a doblar las guitarras. El guitarrista Tobias Egge se encargaba de cantar “Just Let Me Know” (increíble cómo toda la banda se encarga de los coros sonando compactos) mientras que el batería Tomas Eriksson con mucho cachondeo y chapurreando castellano nos presentaba la bailable “More Than Enough Of Your Love” con esas guitarras dobladas que parecían estar homenajeando a THIN LIZZY.

Tocaba remontarse al primer álbum de la banda con “A Holiday From My Vacation”, la cual siempre es bienvenida en sus directos y con “Down In The Bunker” volvían a pisar el acelerador cuando el concierto ya se empezaba a dirigir hacia la recta final con “Redemption’s Gone”, “Deja Vu” y “Reptile Brain” donde una vez más hubo cambio de papeles, siendo ahora el bajista Dolf de Borst el encargado de cantar y dejando el puesto de bajista para Tobias Egge. 

Abandonaron el escenario unos segundos pero los esperados bises no se hicieron esperar. Tras un breve solo de batería el resto de músicos retornaban a las tablas para brindarnos “Let Me Throw My Life Away”, la siempre recurrente versión de STEPPENWOLF “Born To Be Wild” y como guinda “Throwing Stones” con el que firmaban un concierto que rozó la perfección.

Bajo una ovación más que merecida IMPERIAL STATE ELECTRIC se despedían tras darnos una lección de cómo hacer rock de esas que sientan cátedra. No tardaron en bajarse para hacerse fotos, firmar discos y vender el merchan, dando además otra lección, en este caso de humildad. Desde luego no pienso perderme su próxima visita.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Lorena Mora