Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de JORN – Life On Death Road

Crítica del CD de JORN – Life On Death Road

6
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
PACO VENTURA - Madre Tierra

 

 

 

JORN – Life On Death Road

Discográfica: Frontiers Music

Puntuación Popular

(1 votos) 10/10

 JORN - Life On Death RoadCuando el gran Jorn Lande publicaba el año pasado “Heavy Rock Radio”, uno de sus magníficos discos de versiones, algunos le reclamábamos nuevo material propio del nivel que nos tenía acostumbrados desde que en el año 2000 comenzara su carrera en solitario. Hacía ya cuatro años que no sacaba un disco nuevo propiamente dicho y últimamente sus entregas, sin estar nada mal, no eran lo brillantes que se podía esperar del talentoso cantante noruego.

Pero la espera ha merecido la pena y con una formación absolutamente renovada contando con Mat Sinner al bajo, Alex Beyrodt a la guitarra y Francesco Jovino a la batería, la mitad actualmente de PRIMAL FEAR, y con la inestimable ayuda del genio Alessandro Del Vecchio a la producción y los teclados, creo que estamos ante uno de los mejores si no el mejor álbum de Lande en su carrera. Un disco que suena poderoso, nítido, desarrollándose con soltura, con un dinamismo que desde hace algún tiempo echaba de menos en sus discos, y que nos presenta la mejor versión del hard-heavy clásico con el que siempre hemos identificado los mejores tiempos de JORN.

Unos graznidos lejanos de su alter ego córvido nos sumergen en el tema que da título al disco “Life On The Road”, desarrollándose sobre un riff crudo y afilado de Beyrod con gran presencia de las teclas de Del Vecchio para que Lande luzca con su poderosa y melódica voz. Mismas características aunque con mayor carga melódica en las voces de “Hammered To The Cross (The Business)” con unas guitarras magníficas compartiendo protagonismo con las teclas recordando a los mejores tiempos de Malmsteen creando un sonidazo tremendo, entrando luego en territorios más clásicos con “Love Is The Remedy” heavy rock de alto nivel a gran ritmo y con unas excelentes aportaciones instrumentales destacando sus punzantes riffs y sus orgánicos teclados, como sucede en la magnífica “Fire To The Sun” que engancha con su dinámico ritmo, siendo una de mis favoritas. Entre medias amago de relajación con “Dreamwalker” envolviéndonos delicadamente a base de sonidos acústicos y de piano antes de atacar con un potente riff y con una profunda e intensa interpretación vocal llena de sentimiento sin necesidad de subir de tono creando una extraordinaria ambientación.

Intensidad que seguimos encontrando aunque con un sonido más sombrío en la rotunda a lo Dio “Insoluble Maze (Dreams In The Blindness)” con las guitarras de Beyrodt pesadas pero nítidas recordando a etapas anteriores de Jorn, recuperando su sonido más clásicamente hard en la magnífica “I Walked Away” con una sensual cadencia bluessy a lo WHITESNAKE donde se deja notar el bajo de Mat Sinner y los teclados de Del Vecchio para que el vocalista nórdico muestre una vez más su capacidad como pocos para recordarnos al mejor Coverdale, otro señor temazo. Se mantiene el nivel y la línea, aunque con más ritmo metiendo algún ligero toque progresivo en sus teclados, en la misteriosa “The Slippery Slope (Hangman’s Rope)”, y en “Devil You Can Drive” con la voz de Jorn llena de magnetismo en unos tonos medios perfectos para que luzcan sus compañeros, especialmente Alex con sus fraseos de guitarra.

Llegamos al tramo final la lenta “The Optimist” un bonito con corte la profunda voz de Jorn acompañada de preciosistas detalles de guitarra española antes de llegar a un intenso solo eléctrico que rompe su linealidad, pasando luego a otro excelente corte como “Man Of The 80’s” que me recuerda mucho a la etapa del noruego en Millenium, sobre todo con aquel magnífico “Hourglass” con el que muchos empezaron a conocerle, hard melódico potente con energía y clase para rodear una nostálgica letra con la que muchos se pueden sentir identificados.

Para el cierre queda “Black Birds” comenzando lenta y profunda de nuevo con Coverdale como referencia para romper poderosa con gran pegada y ritmo donde las teclas y guitarras se mezclan con acierto dejándose notar golpeando y seduciendo con embaucadores sonidos para completar otra gran canción dentro de un buenísimo disco. Disco absolutamente recomendable y que, como decía antes, para mí está en el top de la discografía de Mr. Jorn Lande.

Mariano Palomo

Lista de Temas:

  1. Life On Death Road
  2. Hammered To The Cross (The Business)
  3. Love Is The Remedy; Dreamwalker
  4. Fire To The Sun
  5. Insoluble Maze (Dreams In The Blindness)
  6. I Walked Away
  7. The Slippery Slope (Hangman’s Rope)
  8. Devil You Can Drive
  9. The Optimist
  10. Man Of The 80’s
  11. Blackbirds

 

 

 

6 COMENTARIOS

  1. Hola,

    Gracias a tanto retraso en la reseña puedo ofrecer una opinión tras haberlo escuchado bastante…

    Sin entrar en comparaciones con sus otros proyectos, me parece uno de sus mejores trabajos hasta la fecha en el que seguramente haya tenido que ver bastante su actual formación. Sinner y Del Vecchio son una garantía de calidad y buen hacer en cualquier proyecto en el que participan.

    Me ha gustado mucho también el trabajo de Beyrodt a la guitarra. No le tenía muy seguida la pista en sus otras bandas.

    Sin haber ninguna canción mala yo destacaría la 1, 3, 4 y 7. Solo por el solo (valga la redundancia, jeje) de “Life on Death Road” ya vale la pena el disco. Inspiradísimo.

    Lo estoy disfrutando bastante, la verdad.

    Saludos.

  2. Los solos del primer tema son obra de Gus G y Craig Goldy. De la misma manera, el trabajo de Alex Beyrodt vuelve a ser impecable, debutando también con el noruego.
    En cuanto a la calidad del álbum, el disco se sitúa en estándares de talento de discos como Bring Heavy Rock To The Land o SpiritBlack, muy por encima de sus anodinos y refritos Heavy Rock Radio y Symphonic.