Inicio Conciertos Crónica y fotos de SCORPIONS, AVALANCH y ARANEA ADVENTUS en Torrelavega

Crónica y fotos de SCORPIONS, AVALANCH y ARANEA ADVENTUS en Torrelavega

1
ROCK N ROCK
RRS PROMO - STRAVAGANZZA
RRS PROMO - DUNEDAIN
Madness Live!
ROCK N ROCK
RRS PROMO - STRAVAGANZZA
RRS PROMO - DUNEDAIN
Madness Live!
CELTIAN - Madrid

 

SCORPIONS

+ AVALANCH + ARANEA ADVENTUS

Miércoles 12 de Julio de 2017 – Estadio El Malecón – Torrelavega

Desconozco si realmente los SCORPIONS se retiran o no. Hicieron el amago, amenazaron con una gira de despedida que les llevó por los festivales más prestigiosos del género en un puesto destacado y una vez vendida la moto han continuado con su “neverending tour” como si nada.

Ahora la excusa, como si les fuera necesario tener una, es el 50 aniversario de su carrera y un nuevo tour mundial en el que han sustituido alguna de las “grandes plazas habituales” (Madrid o Barcelona, donde actuaron hace justo un año presentando el mismo disco y espectáculo) por otras localidades no tan habituadas a estos shows rockeros y donde, además de poder seguir manteniendo un caché sustancioso, llegan a un público entregado y generoso con el esfuerzo del quinteto. Dos han sido las fechas con las que nos han obsequiado y en dos localidades no acostumbradas a estos menesteres como Mérida y Torrelavega y por lo presenciado en la ciudad cántabra el pasado miércoles 12 de Julio, la jugada a los teutones les ha salido redonda.

Espoleados y reforzados por la incorporación de esa auténtica locomotora humana que es Mikkey Dee (ex- MOTORHEAD y KING DIAMOND) a la batería, SCORPIONS demostraron ser capaces de dar un show de quilates basándose en un repertorio plagado de clásicos aunque con pocas novedades sobre su anterior gira, toda la parafernalia de poses habitual en su trayectoria y un montaje de primera con un gran escenario, 150.000 vatios de sonido, 300.000 de luz y tres pantallas de video que demostraban que la organización del Año Jubilar Lebaniego, en cuya programación se enclavaba el evento, había tirado la casa por la ventana. Afortunadamente la gente respondió  porque las entradas volaron de manera anticipada, sobre todo las más baratas de pista, y finalmente fuimos cerca de 8.000 los reunidos allí. Seguro que la organización viendo el impacto económico que un concierto de estas características deja, casi todos los asistentes lo hacíamos desde fuera de Cantabria, se plantearán muy seriamente repetir la experiencia.

Dos fueron las bandas que acompañaban a los de Klaus Meine. Primero aparecieron en escena ARANEA ADVENTUS, un grupo cántabro con cinco años de trayectoria, dos discos y una ópera rock en su discografía que se mostraron voluntariosos y animados en los 35 minutos que dispusieron, y los renacidos AVALANCH como invitados estrella.

Pocas bandas han ocasionado más comentarios y opiniones encontradas que los de Rionda en los últimos años y no me voy a poner a valorar la propuesta, cada uno tendrá su opinión, pero por encima de ello hay dos hechos que son inapelables. Estos bautizados como AVALANCH All Star Band tienen una calidad musical fuera de toda duda y Angel Caido es uno de los discos totem dentro de la historia del metal de este país.

Les había visto hacía apenas 10 días en su participación en el Z Live zamorano y no solo hicieron un show similar sino que me dejaron la misma impresión que en aquella fecha. Con un gran telón con el nombre de la banda aparecía en escena Alberto Rionda para tras una pequeña intro (Santa Bárbara) dar entrada a la formación al completo, incluido Manuel Ramil al teclado, recién incorporado hace pocas fechas y cuyo sonido estuvo quizás excesivamente alto en la mezcla.

Estos AVALANCH 2.0 ya suenan a banda, es decir, están plenamente compenetrados, más allá de ser músicos provenientes de varios proyectos y con bagajes muy diversos, y tanto la imagen como el resultado final resultan avasalladores en parte gracias a la labor de ese animal que es Mike Terrana en la batería y que por momentos parece que va a despegar con la fuerza de su pegada.

Y aquí es donde voy a poner en valor al miembro más cuestionado de proyecto, Israel Ramos, que estuvo sobresaliente a la voz. No solo le echa el valor de llevar el aspecto visual del show sobre sus hombros recopilando miradas, posando e interactuando con el público sino que cantó de lujo y supo readaptar las melodías y giros vocales de su predecesor a sus propias cualidades.

El repertorio se centró en El Angel Caido y lo interpretaron de manera fidedigna y casi en el orden original y se apreció con claridad a todos los presentes cantar unas letras que les han acompañado desde hace muchos años, desde Xana, una de las mejor recibidas, hasta Corazón Negro con un duelo de guitarras por parte de Rionda y un, una vez más, espectacular Jorge Salán, el baladón de Antojo de un Dios o la más power Delirios de Grandeza, otra de las más vitoreadas.

Una hora exacta de concierto que despejó dudas a algunos y dejó a todos preparados para el asalto de los SCORPIONS.

  1. Hacia La Luz
  2. Tierra de Nadie
  3. El Angel Caido
  4. Xana
  5. Corazón Negro
  6. Delirios de Grandeza
  7. Antojo de un Dios
  8. Papel Roto
  9. Alas de Cristal
  10. Niño
  11. Lucero

Pasados unos minutos de las 10.30 tras una intro musical y video y un gran telón que cayó sobre el foso, saltaban a escena los protagonistas de la velada ante una audiencia más variopinta de lo que inicialmente se podía pensar y que combinaba a rockeros clásicos con la cuarentena cumplida y entusiastas seguidores de nueva hornadaGot Out With A Bang, una de las piezas de su nuevo Return To Forever es la que abre el set y la gente responde con furia ante una composición que tiene fuerza y carácter pero nada tiene que ver con sus clásicos, mientras Klaus y Rudolf, los dos miembros originales y con 68 castañas a cuestas cada uno, demuestran estar en muy buen estado de forma físico y musical porque Meine, el único por el que físicamente parece pasar el tiempo, cantó pletórico sin fallar en toda la noche mientras  alternaba el lanzamiento de baquetas al público con sacudidas a su pandereta y mientras Schenker, auténtico protagonista en lo visual de la banda, no paró de recorrer el escenario con su Flying V y provocar a audiencia y fotógrafos constantemente.

Make It Real, con la bandera española en todas las pantallas de video, y una enérgica Bad Boys Running Wild pasan en un suspiro mientras intentamos sacar las mejores instantáneas a los protagonistas y me pierdo el clásico The Zoo por desgracia al tener que ir a dejar el equipo gráfico a buen recaudo. Una vez hecho retorno al escenario y nos dejan asistir al concierto desde la zona premium, que no se ha llenado en su totalidad y permite ver el show con comodidad aunque ocasiona una cierta lejanía de la banda con respecto al resto de la gente que ha pagado la entrada general. Lo siento pero no me acabo de acostumbrar a esta situación y aunque sé que la búsqueda de nuevos ingresos ha creado que en este tipo de conciertos y festivales haya varias zonas repartidos según el poder adquisitivo del asistente sigo añorando el "orden clásico" por el que el que primero llega pilla mejor sitio. Seguro que este sistema es más democrático ya que permite a los mayores fans estar más cerca de sus ídolos independientemente de su poder adquisitivo.

A lo que vamos. Por fin me puedo deleitar con el sonido, que tras los dos temas iniciales de ajuste se puede clasificar de casi perfecto, y de un montaje de luces y video espectacular y enriquecedor. Estamos ante un show de primer nivel internacional y eso se nota de sobras. 

La instrumental Coast to Coast deja a todos los músicos, salvo el batería, ocupando la parte delantera de la pasarela e incluso Meine se hace con una guitarra. Este fue el momento de lucimiento de Matthias Jabs, el eterno nuevo guitarra de los SCORPIONS con cerca de 40 años de servicio a la banda, siempre certero y sobrio, que demostró que sigue siendo un guitarrista algo infravalorado (nunca se le menciona entre los grandes del género), para aquellos que no lo tengan claro que se den un repaso a exhibición en Delicate Dance, donde como nota curiosa apareció un "guitarrista invitado" que desconozco (probablemente su técnico), y que recapaciten.

Con semejante trayectoria elaborar un set list en una gira conmemorativa como esta y con un disco nuevo no tan lejano en el tiempo no fue sencillo, pero además de la citada Going Out With a Bang, repasaron su Return To Forever con We Built This House (con las pantallas de video en modo "karaoke") y Rock´n´Roll Band, que aunque supusieron un pequeño frenazo en la respuesta del respetable no acabaron de desentonar en el set list y su único pecado es “ocupar” un tiempo que muchos querrían para otros clásicos de su trayectoria (como por ejemplo Rhythm Of Love o Dynamite), así que rescatar varias de sus obras de los 70, aunque fuera en forma de medley (mejor eso que nada) fue un puntazo y escuchar de tirón extractos de Top of the Bill, Steamrock Fever, Speedy’s Coming y Catch Your Train, con un bonito fondo de amplis Marshall "virtuales" proyectados en las pantallas de video que ocupan todo el fondo del escenario, a algunos nos retrotrajo a la época del radio cassete portatil y las tdk girando sin descanso.

Sin embargo, y esto ya es personal, no me convenció el segundo medley de la noche, ejecutado desde la parte delantera de la pasarela y donde incluso a Mikkey Dee le montaron una pequeña batería, y que lo dedicaron a su faceta más acústica, y es que “mutilar” piezas como Always Somewhere, Eye Of The Storm y Send Me An Angel me supo a poco, entiendo que una sección tan amplia en formato desenchufado puede ser un hándicap para el ritmo del concierto pero me dejó con la miel en los labios de escuchar los temas íntegramente.

En Always Somewhere solo estuvieron Rudolph (con un precioso modelo de su clásica Flying V pero en acústica)  Matthias y Klaus y es en Eye Of The Storm donde se incorporan tanto el batería como un siempre discreto Pawel Maciwoda al bajo. Tras el medley el primer gran momento mágico de la noche, el silbido de Wind Of Change hace que cerca de 8000 móviles iluminen gradas y césped (cubierto para su protección con un plástico azul) en una perfecta comunión de banda y público y todo el mundo grabe y cante el clásico pacifista.

Uno de los momentos álgidos de la noche en la que Meine deja cantar muchas partes al respetable. Rock´n´Roll band y Can´t Get Enough permiten recuperar el resuello antes de una de las novedades de la velada, la interpretación del clásico de los Motor Overkill, tocado a ritmo alto y donde por fin a Mikkey, algo bajo toda la noche en la mezcla final, se le aprecia en todo el poderío de su pegada. El final de la canción coincide con la aparición de la imagen de Lemmy en las pantallas y una ovación cerrada sobre la que el batería inicia un potente solo mientras su plataforma, ya de por si elevada, sube y sube hasta la parte alta del escenario, mientras en el video se muestras las portadas de los discos de los SCORPIONS.

La gente está disfrutando aunque la banda, inmaculada toda la noche, deja una pequeña impresión de esta controlando un poco los esfuerzos.  Eso sí, si tengo que elegir un momento me quedo con la versión de Blackout, es increíble como hay canciones que no pierden con el paso del tiempo ni acaban manidas o sobadas, es escuchar el riff y ver la reacción de miles de personas mientras Schenker incendia su guitarra disparando notas desde el escenario. Impresionante y la introducción perfecta para que una coreada Big City Nights de por terminada la primera parte del set y la banda se retire hacia camerinos mientras los clásicos oeoeoe reclaman su vuelta a las tablas.

El video representa un amanecer y comienzan a sonar los primeros acordes de Coming Home mientras en las pantallas aparecen imágenes de la banda por todo el mundo y el rush final, no por esperado, deja a todo el mundo exhausto con Still Loving You, de nuevo con todos los móviles iluminados en alto, y Rock You Like A Hurricane con intercambio de solos en la parte frontal de la pasarela, representando el momento de excitación máxima y un retorno al espíritu del heavy de los 80s.

SCORPIONS no fallan y sus conciertos son un ejemplo de diversión, si su estado de forma va a ser así que continúen y no se retiren. Fue una gran noche de heavy clásico, de esas que necesitamos de cuando en cuando para no perder la fe.

  1. Going Out With a Bang
  2. Make It Real
  3. Bad Boys Running Wild
  4. The Zoo
  5. Coast to Coast
  6. Top Of The Bill / Streamrock Fever / Speedy´s Comming / Catch Your Train (70´s Medley)
  7. We Bult This House
  8. Delicate Dance
  9. Always Somewhere / Eye Of The Storm / Send Me An Angel (medley acústico)
  10. Wind Of Change
  11. Rock´n´Roll Band
  12. Can´t Get Enough
  13. Overkill (Motorhead)
  14. Solo de batería
  15. Blackout
  16. Big City Nights
      Bises
  17. Coming Home
  18. Still Loving You
  19. Rock You Like A Hurricane

 

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Que buen concierto de Scorpions! Uno de los grupos legendarios que aún mantienen el tipo y siempre es un placer verles de nuevo.
    A mi el set acústico me gusto aunque hubiera hecho un tema menos quizas. El medley de los 70 estuvo muy bien, otras veces olvidaban esa etapa de la banda.
    La experiencia ya la han repetido… hace unos 11 años Scorpions tocaron en Torrelavega y por lo que recuerdo estuvieron tan bien como esta vez, no pasa el tiempo por ellos!
    La zona vip es un deproposito (al igual q en otros eventos o parques de atracciones) para mi es pagar la entrada dos veces. Estaria bueno que no lo pagara nadie y quedara vacia. De todas formas con la entrada más barata de pista al ser un recinto grande y con parte del publico en grada, se estaba bien y a poca distancia de la barrera divisoria veias el concierto de bastante cerca sin problema.
    Me falto No one like you por lo demás mientras aguanten así que no se retiren nunca!