Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y fotos del KNIGHTS OF METAL 2017 en Barcelona: KORPIKLAANI, DARK...

Crónica y fotos del KNIGHTS OF METAL 2017 en Barcelona: KORPIKLAANI, DARK FUNERAL, BELPHEGOR, etc

1
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

 

BDBEBEBRBRBA

+ ALAZKA + ADEPT + I DECLARE WAR + SUICIDAL ANGELS + BELPHEGOR + FIT FOR A KING

MORPHIUM + BEYOND CREATION + DEAD BY APRIL + OBSCURA + KORPIKLAANI + DARK FUNERAL

Viernes 26 y Sábado 27 de Mayo de 2017 – Sala Razzmatazz 2 y 1 – Barcelona

Los inicios siempre resultan duros. Muy arriesgada era la concepción inicial del KNIGHTS OF METAL, congregando en el recinto del Poble Espanyol a un variado elenco de bandas de diferentes estilos. A medida que se acercaba la fecha los organizadores optaron por trasladar el festival al Razzmatazz, donde en dos jornadas,- la del viernes en la sala mediana y la del sábado en la grande-, tendríamos ocasión de disfrutar de bandas metaleras como SUICIDAL ANGELS, BELPHEGOR, OBSCURA, DARK FUNERAL…, pero también de la savia nueva que aportan bandas de la escena core como ADEPT, DEAD BY APRIL, FIT FOR A KING

Los encargados de poner la nota festiva serían los finlandeses KORPIKLAANI quienes una vez más volverían a hacer bailar al personal con sus delirantes melodías. Mientras que como representantes de la escena nacional contaríamos con el concurso de los gerundenses MORPHIUM.

La nota negativa del festival vendría dada por las cancelaciones de Memphis May Fire y The Faceless, que se conocían a escasas horas del inicio de la cita, lo que provocó la indignación de la gente y que más de uno se dirigiera a la taquilla para solicitar la hoja de reclamaciones. En cuanto a lo positivo, me quedó con el buen ambiente, que no hubo retrasos destacables y, como no, con las excelentes descargas que nos ofrecieron: I DECLARE WAR, BELPHEGOR, MORPHIUM, BEYOND CREATION o DARK FUNERAL. Aunque, evidentemente, cada uno tendrá su lista de favoritos.

Viernes 26 de mayo

ALAZKA, ADEPT, I DECLARE WAR, SUICIDAL ANGELS, BELPHEGOR, FIT FOR A KING,

ALAZKA

Siempre resulta un desafío dar el pistoletazo de salida a un festival. A primera hora de las tarde, las 15,30, aparecían sobre las tablas de un Razzmatazz 2 todavía poco concurrido los alemanes ALAZKA. Esta joven formación de Recklinghausen, anteriormente denominada Burning Down Alaska, nos sorprendían recientemente con su cambio de nombre y la presentación de su nuevo sencillo “Empty Throne”.

Muy motivados y con ganas de calentar al personal los alemanes irrumpieron en escena para presentarnos una propuesta potente y compacta, que combinó su moderno hard core con algunos pasajes más melódicos y envolventes. Sin duda su principal seña de identidad vendría dada por el contraste vocal que nos ofrecieron Tobias Rische y Kassim Avale en temas como “Brighter Day” y “Monuments”, ambos extraídos de su trabajo  “Values & Virtues”.

Pese a la efectividad de sus estribillos y la accesibilidad de sus melodías, ALAZKA también tendrían ocasión de mostrarnos su vertiente más afilada en “Thropies”, que se convertía en la antesala perfecta para el último tema de su presentación “Blossom”, que nos dejaba a ambos vocalista encaramados sobre la valla de seguridad.

ADEPT

Los siguientes en comparecer ante una sala que poco a poco empezaba a tomar colorido fueron los suecos ADEPT. La formación capitaneada por el vocalista Robert Ljung hacia ya bastante tiempo que no pisaba los escenarios de la capital catalana, así que este show exclusivo en nuestro país representaba una excelente ocasión para recuperar el tiempo perdido y dejarnos arrastrar por la rabia que destilaron en piezas como la inicial “Black Veins” o la corrosiva “No Guts, No Glory”, que convertían la pista en una sucesión de pogos y circle-pits.

Tirando de galones y azotándonos sin compasión ADEPT nos propusieron la rotundidad de su base rítmica y sus acelerados riffs en “Secrets”, que nos retrotraía a las composiciones de su tercer largo “Silence The World”. De entre las composiciones de su última entrega una de las que mejor funcionaron fue la camaleónica “Dark Clouds”, que ponía de manifiesto la excelente acogida que ha tenido “Sleeples”.

Pero sin duda los momentos más enérgicos y vibrantes de su presentación estarían reservados para los contagiosos coros de esa bomba de relojería que es “Shark! Shark! Shark” y “Dead Planet”, que se convertía en la excusa perfecta para que todos nos pusiéramos o botar. Para poner la guinda a una presentación que estuvo marcada por la garra y la actitud de una banda que no paró de animar al personal, los suecos se decantarían por el tándem que conformaron “Carry The Weight” y “The Lost Boy”.

I DECLARE WAR

Los festivales resultan una excelente oportunidad para descubrir nuevas propuestas y nuevas bandas. Así que, personalmente, diría que uno de los descubrimientos de esta primera jornada del KNIGHTS OF METAL fueron I DECLARE WAR. Así que tras la doble descarga core que nos ofrecieron ALAZKA y ADEPT tocaba cambiar radicalmente de registro y adentrarnos en las sonoridades más oscuras y tortuosas que nos proponía el cuarteto de Seattle.

Lo primero que llamó la atención de la alineación que presentaron los americanos fue la ausencia de bajista, pero viendo la rotundidad de sus abrasivos riffs y la descomunal pegada de su batería no creo que nadie lo echara en falta. Otro aspecto muy a destacar fue la pose escénica de su vocalista Jamie Hanks, quien desgarró sus cuerdas vocales en temas como “Quiet” o “Noose” mientras desfiguraba su rostro con sus extrañas muecas.

Si durante los primeros compases del show I DECLARE WAR se centraron en repasar las composiciones de sus últimas entregas, haciendo especial hincapié en el descriptivo “We Are Violent People By Nature”, para la segunda mitad de su presentación nos propondrían un jugoso ejercicio de nostalgia, ofreciéndonos una buena muestra del disco que marcó la entrada de Jamie en la banda, haciendo subir el nivel de intensidad y agresividad con “Misery Cloud”, que nos dejaba al vocalista simulando su propia muerte, “March On” y “The Dot”.

El único recuerdo que se permitieron a su anterior etapa junto al vocalista Jonathan Huber llegaría en el tramo final del show con la pieza que daba título a su tercer redondo “Malevolence”.

SUICIDAL ANGELS

Los griegos llegaban a esta primera edición del KNIGHTS OF METAL como representantes del clasicismo thrashero. Aunque su propuesta poco tenía que ver con lo que habíamos visto hasta ahora, lo cierto es que SUICIDAL ANGELS   supieron ganarse el favor del público y acabaron firmando una de las mejores actuaciones de la jornada.

Con ellos llegaban los riffs vertiginosos, las melenas, el headbanging y esa actitud salvaje y combativa que rápidamente se contagió a las primeras filas para convertir la pista en un campo de batalla desde que abrieran fuego con las humeantes acometidas que marcaron “Capital Of War” y la apocalíptica “Division Of Blood”.

Durante los últimos años la formación liderada por el vocalista y guitarrista Nick Melissourgos se ha convertido en una asidua de nuestros escenarios, y eso se notó en la abrumadora respuesta que obtuvieron temas como el crujiente “Bloodbath”, que nos dejaba a las primeras filas levantando los puños al aire. Tampoco se dejarían el tintero esos riffs de esencia speed metalera que nos hicieron agitar frenéticamente la cabeza siguiendo las virulentas embestidas de “Bleeding Holocaust”.

Sin apenas detenerse en las presentaciones los griegos nos ofrecieron un show vibrante y vertiginoso. Una de las pocas concesiones que se permitieron llegaría con los desarrollos más melódicos de la demoniaca “Seed Of Evil”, que nos abocaba sobre los mosheantes riffs de “Front Gate”. Como no podía ser de otra forma el fin de fiesta para los atenienses estaría reservado para esa declaración de intenciones que es “Moshing Crew”, que fue la elegida para poner el recinto patas arriba con un tumultuoso wall of death, y la imprescindible “Apokathilosis”.

BELPHEGOR

Para cualquiera que haya seguido la trayectoria de BELPHEGOR resulta incuestionable que la banda comandada por Helmuth se ha mantenido siempre fiel al estilo y a la filosofía que les vio nacer a principios de la década de los noventa, convirtiéndoles en un referente obligado para cualquier seguidor de la escena extrema. Sin duda su descarga constituía uno de los platos fuertes de esta primera jornada del KNIGHTS OF METAL, y más aún para los seguidores de las sonoridades más metaleras y apocalípticas.

Como viene siendo habitual en los conciertos de la formación austriaca no faltaría esa ambientación tensa e inquietante durante los momentos previos al arranque del show, los huesos de animales esparcidos por el escenario, ni tampoco las tachas, el maquillaje y los chalecos de cuero que forman parte de la indumentaria escénica de los de Salzburgo.

En un ambiente un tanto peculiar, en el que se mezclaron los fieles de la banda y algunos curiosos que querían ver en que consistiría el blasfemo ceremonial que impartieron Helmuth y sus secuaces, el ritual arrancaba con una vieja favorita como es “Bleeding Salvation”, que nos impregnaba de su visceral halo de maldad. Con esa actitud altiva y desafiante que les caracteriza, los austriacos no parecían dispuestos a conceder ninguna clase de redención a una audiencia que disfrutó con absoluta devoción de la épica que desplegaron en temas como “Belphegor- Hell´s Ambassador” y “Lucifer Incestus”.

Tampoco se olvidarían de los tenebrosos desarrollos melódicos que marcarían la inquietante “Stigma Diabolicum”, que nos dejaba la estampa de Helmuth mirando desafiante la eufórica reacción de sus discípulos. De su última entrega, que se publicó a mediados de 2014, no faltarían los desquiciantes susurros invocatorios de la pieza que le daba título “Conjuring The Dead”, ni los pasajes más ambientales de “Pactum In Aeternum”.

Una nueva mirada al pasado se convertiría en la excusa perfecta para que nos volvieran a castigar las cervicales   con otra de sus clásicas embestidas “Bondage Goat Zombie”, que arrancaba con los músicos de espaldas alzando sus cuernos al aire para posteriormente realizar su enésima invocación al maligno. La elegida para noquear definitivamente a la audiencia sería “Totenkult- Exegesis Of Deterioration”, que ponía de manifiesto el incontestable triunfo de Helmuth y sus secuaces.

FIT FOR A KING

Cuanto menos curioso resultó que tras el demoniaco ceremonial que impartieron BELPHEGOR los encargados de recoger el testigo fueran FIT FOR A KING, ya que si algo caracteriza a los americanos es la ideología cristiana de muchas de sus composiciones. Pese a llevar más de una década en activo su último redondo “Deathgrip” ha marcado un punto de inflexión en su carrera, convirtiéndoles en uno de los valores emergentes dentro de la escena del metalcore melódico.

Dispuestos a no dejar que la gente abandonara todavía el local las huestes comandadas por el vocalista Ryan Kirby nos pondrían rápidamente a botar siguiendo los entrecortados riffs de “The End´s Beginning” y “Pissed Off”. Tampoco faltarían los rotundos contrastes de “Hollows King (Sound Of The End)”, que combinaba los habituales rugidos de Ryan y los registros limpios del bajista Ryan “Tuck” O´Leary.

Pese a que la actuación de los texanos estuvo marcada por la voracidad de las guitarras, también tendríamos ocasión de disfrutar de los samplers y los elementos electrónicos que ayudaron a ambientar piezas como “Stacking Bodies”, “Shadows And Echoes”, o su single “Dead Memory”, que con sus rotundas aceleraciones nos invitaba a danzar en círculo.

 

Sábado 27 de Mayo de 2017 Razzmatazz

MORPHIUM, BEYOND CREATION, DEAD BY APRIL, OBSCURA, KORPIKLAANI, DARK FUNERAL,

 

MORPHIUM

Esta segunda jornada del festival, en la que la acción se trasladaba a la sala grande del Razzmatazz, se inauguraba con la participación de la única banda nacional que formaba parte del cartel de esta primera edición del KNIGHTS OF METAL: MORPHIUM. Pese al vespertino horario del arranque de las actuaciones un buen numero de seguidores no quisieron dejar pasar la ocasión de apoyar a la formación que capitanea el vocalista Alex Bace, que nos ofreció un detallado repaso de su última entrega discográfica “The Blackout”.

Mucho ha cambiado la alineación y la orientación de la banda en los últimos tiempos, ya que ahora es el propio Alex quien se encarga de todas las voces, concentrándose en su faceta más netamente metalera para dejar aparcadas las aproximaciones a derroteros góticos. Con el torso desnudo y tiznado de negro el vocalista se erigiría como el autentico motor de la banda desde que abrieran fuego con el tortuoso “Away From Myself” y “Victim Of Your Shame”.

Durante todo el show Alex se mostró cercano y muy agradecido con nuestra presencia, así que no dejó de buscar nuestro apoyo e intentó que nos sumáramos al headbanging durante el rotundo “Point Of No Return”. Más orientada hacia sonoridades nu metaleras sonó “Mud Of My Thrist”, que nos sorprendía con sus ambientaciones angustiosas y opresivas. El cambio de registro hacia tesituras más melódicas y atmosféricas llegaría con “Made Of Scars”, que ponía de manifiesto la versatilidad de una banda que no deja de experimentar y explorar nuevos horizontes.

Precisamente, ese equilibrio entre contundencia y melodía sería el que marcaría su single “What Lies Behind Words”, que con su contagiosa melodía nos invitaba a cantar antes de abocarnos sobre la final “You´d  Rather Be Blind”, que se zanjaba  con Alex lanzándose sobre las primeras filas.

BEYOND CREATION

Todos los seguidores del death metal técnico y progresivo tenían una cita obligada con los canadiense BEYOND CREATION. Y es que la presencia de la formación de Montreal era una de las que más expectación había levantado en esta segunda jornada festivalera, ya que la de esta tarde era su primera incursión en nuestro país.

Pese a las enormes expectativas que había en torno a ellos, no creo que nadie se sintiera defraudado con la lección magistral de contundencia y virtuosismo que nos ofrecieron Simon Girard y sus muchachos. Aunque, lo cierto, es que en algunos momentos se echó en falta un sonido más nítido y matizado, especialmente en unas guitarras que sonaron algo opacas.

Intensos, precisos y mostrando una potencia y una coordinación verdaderamente admirables el cuarteto se presentaba confiando para el arranque en la descomunal pegada de “Omnipresent Perception”, que sorprendía a mas de uno con el peculiar sonido del bajista Hugo Doyon-Karout.

Desde los compases iniciales del show pudimos apreciar que entre el público había muchas ganas de seguir con atención las desquiciantes carreras por el mástil que marcarían piezas como “Sous La Lueur De L´Empereur”. Tras someternos durante el arranque a la velocidad de sus composiciones los canadienses se concentrarían en mostrarnos su vertiente más técnica y melódica a lo largo del excelso ejercicio de virtuosismo que supuso “Earthborn Evolution”.

No tardarían mucho en volver a abocarnos sobre las ambientaciones más oscuras y puramente death metaleras proponiéndonos los épicos increscendos de “The Great Revelatation”, con Simon Girard y Kévin Chartré fundiendo sus melodías en un ejercicio de clasicismo metalero. Viendo la respuesta de las primeras filas resultaba evidente que BEYOND CREATION estaban convenciendo al respetable en su debut en nuestro país, pero por si alguien no estaba todavía convencido el golpe de gracia definitivo llegaría con otro incontestable trallazo de su último trabajo “Theatrical Delirium”.

El momento para que volvieran a desatarse las hostilidades entre unas primeras filas que estaban disfrutando al máximo del show fue la seminal “Coexistance”, una de las piezas más agresivas de su debut “The Aura”. El colofón definitivo para una descarga que convenció a gran parte del respetable, y que acabó resultando una de las más brillantes de esta segunda jornada, estaría reservado para “Fundamental Process”, que nos dejaba a los canadienses atacando sus instrumentos con precisión quirúrgica.

DEAD BY APRIL

Seguramente la actuación del cuarteto sueco hubiera lucido mucho más en la primera jornada del festival, ya que su propuesta de tintes vanguardistas no acabó de cuajar entre una audiencia mayoritariamente metalera. Pese a ello, DEAD BY APRIL salieron a escena dispuestos a poner toda la carne en el asador con los contundentes rugidos de su vocalista, Christoffer “Stoffe” Andersson, durante la inicial “Stronger”. 

Lamentablemente no conseguirían mantener semejante nivel de intensidad y entrega, ya que al atacar cortes de su nuevo trabajo como “This Is My Life” o “I Can´t Breathe”, pudimos comprobar que cada vez son más recurrentes en sus composiciones el uso de samplers y melodías accesibles.

Y es que si algo caracterizó la descarga del combo de Göteborg fueron los contrastes, ya que a lo largo de sus cuarenta minutos alternaron momentos vibrantes y eléctricos como “Two Faced”, con temas lentos y excesivamente edulcorados como “Dreaming”, que era la elegida para que Pontus Hjelm nos hiciera   cantar mientras nos invitaba tímidamente a mover los brazos de izquierda a derecha.

De entre los mejores temas de su presentación me quedaría con el ardiente dinamismo de “Playing With Fire”, que dejó unas buenas sensaciones con sus guiños vanguardista. Mucho más relajadas e intimistas resultaron “What Can I Say” y “Breaking Point”, que entre delicadas melodías y estribillos pegadizos nos conducirán hacia una recta final que estaría protagonizada por “Losing You”.

OBSCURA

Al igual que había pasado con BEYOND CREATION, y por similitud estilística, había gran expectación entre los presentes por ver la actuación de OBSCURA. La virtuosa banda capitaneada por Steffen Kummerer se presentaba en Barcelona, tras visitar hace un mes Madrid y San Sebastián, con sus dos nuevos fichajes: Rafael Trujillo a la guitarra solista y Sebastian Lanser a la batería.

Los punteos de “Ten Sepiroth” fueron el pistoletazo de salida a un setlist muy centrado para la ocasión en su último trabajo “Akroasis”. Al igual que a BEYOND CREATION, el buen sonido no les acompañó al principio de la actuación todo y que fue mejorando a raíz que esta iba progresando. Con “The Monist” y “Ocean Gateways” bajaron el pistón demostrado que no sólo en los ritmos más rápidos impera la calidad y la contundencia. En una formación donde siempre ha predominado el talento, destacó con nota sobresaliente el buen hacer del jovencísimo Rafael Trujillo donde en canciones como la misma “Akroasis” demostró ser una promesa dentro de la escena del death metal técnico.

La aclamada “The Antiscosmic Overload” fue el primer inciso al disco que les consagró mundialmente, “Cosmogenesis”.  Pese a ser una banda muy estática en el escenario, la permanente sonrisa de Steffen y sus continuos agradecimientos a la audiencia demostraron que había muchas ganas de verlos de nuevo en la ciudad, después de seis años de espera. Con “Sermon of the Seven Suns” y “Ode to the Sun” nos acercaron a propuestas más novedosas y experimentales y rubricaron su actuación con “Centric Flow” ante los vítores de un público que coreó especialmente su épico final.

Texto: Carlos Oliver

KORPIKLAANI

Una vez más el incombustible Jonne Järvelä y sus muchachos regresaban a la Ciudad Condal para montar una buena fiesta a su paso gracias esa personal propuesta que mezcla: el folk finlandés y el metal. Durante su longeva trayectoria KORPIKLAANI han demostrado que no son una banda al uso, ya que su espíritu festivo, su colorista puesta en escena y, sobre todo, la inclusión de instrumentos tradicionales como el violín y el acordeón logran que sus directos sean sinónimo de fiesta y diversión.

De cara a esta nueva visita los de Lahti no traían nuevo material que ofrecer, ya que su última entrega "Noita" ya había sido presentada en nuestro país en un par de ocasiones. Luciendo telón de fondo y con sendas tarimas situadas a ambos lados de la batería la pintoresca formación finlandesa nos ponía a danzar siguiendo las disparatadas melodías de "Viinamäen Mies" y "Pilli On Pajusta Tehty". 

No tardaría mucho en convertirse el recinto en una fiesta, con la gente coreando los temas, -cada uno en su peculiar idioma-, mientras los músicos no dejaban de intercambiar sus posiciones para dar a "Lempo" un aire de lo más majestuoso. Pero además de mostrarnos su faceta más juerguista y desenfadada KORPIKLAANI también demostraron que saben pisar el acelerador a fondo para desatar los pogos en la pista durante "Petoeläimen Kuola". Pese al protagonismo del que gozaron el acordeón y el violín, las sonoridades más densas y oscuras también quedarían representadas durante la tenebrosa "Sumussa Hämäran Aamun".

Pero esto sería tan solo un espejismo, ya que rápidamente regresarían sobre esas ambientaciones medievales y taberneras. Así que cuando las primeras filas reconocieron "Metsämies", la locura se apoderó del recinto. Con la gente completamente extasiada llegaba el momento de aunar nuestras gargantas para corear el repetitivo estribillo de "Rauta". Mientras que el contrapunto lo pondrían las guitarras más pesadas y metaleras de " Kultainen”.

Como si de un contador de viejas fábulas se tratara Järvelä se adueñaría del centro del escenario para, sin dejar de agitar sus larguísimos tirabuzones, adentrarnos en "Ämmänhauta". La actuación de los finlandeses estaba tocando a su fin pero antes de perderse entre bambalinas todavía tendrían tiempo de hacernos saltar con "Kylästä Keväinen Kehto", y de cantar con la imprescindible "Wooden Pints".

Acompañados de los cánticos del respetable no tardarían en regresar sobre las tablas. En esta ocasión nos tocaba a nosotros elegir cual sería el fin de fiesta. Las opciones eran el clásico de Motörhead "Iron Fist" o "Vodka", y como era previsible el personal se decantó mayoritariamente por la bebida. Evidentemente, el resto os lo podéis imaginar:  un desmadre absoluto con la gente bailando enloquecida mientras los músicos hacían lo propio para escenificar un bizarro final. 

DARK FUNERAL

Sobreponiéndose a los cambios de formación, los problemas legales y el inexorable paso del tiempo Lord Ahriman sigue comandando con mano férrea el siniestro destino de una banda mítica dentro de la escena black metalera: DARK FUNERAL. Tras dejarnos una sensación agridulce en su última visita a tierras catalanas, en una descarga que estuvo marcada por el mal sonido y los problemas técnicos, los suecos arribaban a la cita dispuestos a resarcirse y dejar a sus seguidores con un buen sabor de boca.

Con el escenario cubierto de humo y de forma parsimoniosa los músicos irían tomando posiciones para rápidamente hacer estallar su vendaval de infernales riffs y crujientes blast beats durante la inicial “Unchain My Soul”. Aunque durante los primeros compases del show la banda se mostró un tanto fría, esto no pareció importar a unos seguidores que se dejaron arrastrar por la abrasiva visceralidad de “The Secrets Of The Black”, que nos dejaba a Heljarmadr apoyándose sobre uno de los monitores mientras nos espetaba cada una de sus estrofas.

El angustioso sonido de las cadenas que sonaba de fondo entre tema y tema se acabaría convirtiendo en el hilo conductor del ceremonial de los suecos. Así que el show proseguiría con la pieza que prestaba título a su trabajo de 2005 “Attera Totus Sanctus”, que nos sometía con sus vibrantes acometidas mientras el escenario se teñía de rojo. No habría espacio durante la descarga de los suecos para largas charlas ni extensas presentaciones. Pese a ello, no faltarían las lúgubres invocaciones con las que Heljarmadr nos anunció “The Arrival Of Satan´s Empire”, que dejaba paso a la irreverente  “Stigmata”.

No abandonarían las atmosferas densas, brumosas y decadentes, ya que la siguiente en hacer acto de presencia, precedida del intenso repicar de las campanas, fue “As I Descent”, que nos sumergía en unos tempos más cadenciosos y envolventes. Una de las pocas concesiones que se permitieron al material facturado durante la década de los noventa fue “Ravenna Strigoi Mortii”, lo que provocó el delirio de sus fans más veteranos.

El contraste entre el pasado y esta nueva etapa con Heljarmadr al frente quedaría plasmado en los explosivos cambios de la épica “As One We Shall Conquer”, que gozó de una fantástica acogida, para posteriormente dejar paso a la descomunal “My Funeral” que ponía el punto y seguido a la velada.

Pero no, el oscuro ritual de los suecos todavía no había concluido. Así que la elegida para volver a hacernos descender a las profundidades del averno fue “Nail Them To The Cross”. Mientras que el golpe de gracia definitivo llegaría con los tumultuosos pogos que acompañaron a “Where Shadows Forever Reign”. Una apuesta arriesgada para poner el colofón definitivo al show, pero que pone de manifiesto la plena confianza de Lord Ahriman y sus acólitos en su última referencia discográfica.

Como en cualquier festival, resulta evidente que la organización del KNIGHTS OF METAL tiene todavía muchos detalles que pulir y mejorar. Pero, dejando a un lado el cambio de emplazamiento y las cancelaciones de última hora, lo cierto es que la cita a nivel musical estuvo a un excelente nivel con conciertos notables de muchas de las bandas participantes.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

1 COMENTARIO

  1. La gente piensa que un negocio como es el caso es llegar y pegar y si fuese tan fácil ya lo hubiera hecho otro antes que tú. A mí nunca me llamo la atención este festival primero porque me inspiraba poca confianza, el nombre el logo la presentación era muy pobre y una cosa así tiene que ser muy buena para que llame la atención de entrada que se vea que quienes están detrás son profesionales, eso de entrada y ahora ya si han cancelado a última hora que se vayan olvidando de hacer otra edición porque con eso muchos han firmado su sentencia de muerte sino que de lo pregunten al promotor de Atarfe con el barbarían de Jerez y el atarfe festival.
    A finales de los 90s todo el mundo tenía un sello y ahora todo el mundo monta un festival. Qué posibilidades tenía de que funcionase este festival o como aquel que hicieron con within temptation en el sitio este, una entre 100?