Inicio Conciertos Crónica y fotos de KillThrax Tour: ANTHRAX + KILLSWITCH ENGAGE + THE...

Crónica y fotos de KillThrax Tour: ANTHRAX + KILLSWITCH ENGAGE + THE DEVIL WEARS PRADA en Portland – OR – USA

0
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD

 

ANTHRAX

KillThrax Tour:

+ KILLSWITCH ENGAGE + THE DEVIL WEARS PRADA + CODE ORANGE

Miercoles 26 de Abril de 2017 – Roseland Theater, Portland – OR – USA

Desde que empecé mi andanza por tierras americanas ya hace un par de años no había tenido la oportunidad de experimentar una de esas giras que solo pasan por los States y no pisan Europa. Una de esas que piensas “malditos, que bien se lo montan”. En cierto aspecto, he podido gozar de las mismas bandas que están girando por Europa con sus nuevos lanzamientos, en mayor o menor medida. Pero sí hay que reconocer lo evidente, bandas americanas es más fácil verlas por América y bandas europeas es más fácil verlas por Europa.

Como decía, ésta era la primera gira puramente made in USA que iba a disfrutar: KILLTHRAX TOUR. Juntar a ANTHRAX con KILLSWITCH ENGAGE no parece algo muy viable por Europa, reconozcámoslo.

Esta gira está patrocinada por Sirius XM. Otro pequeño detalle significativo que me gustaría explicar. En Estados Unidos hay tres formas de emisión de ondas en la radio: AM, FM y XM. XM es la TDT de la radio, lo que le convierte en un canal completamente temático: country XM, metal XM, jazz XM… bajo diferentes nombres de emisoras. Por supuesto, poca publicidad, muchas canciones, mucha cobertura y pocos locutores (al fin y al cabo se paga 60$ por 14 meses). En este caso OCTANE XIRIUS XM es una emisora de metal y hard rock que ha promocionado, apoyado, patrocinado y difundido esta gira. ¿Os imagináis a KISS FM, los 40, CADENA DIAL… patrocinando a SOBER, ANGELUS APATRIDA, VITA IMANA…? Las comparativas son odiosas pero son inevitables.

Como era de esperar se colgó el “entradas agotadas” a las pocas semanas de salir a la venta. El año pasado KsE en esa misma sala no logró agotar y ANTHRAX en su última visita a Portland tampoco logró vender todo el aforo. Así que, era evidente que una unión de fuerzas podría ser muy positiva. Sin olvidar que juntar esas bandas de diferentes generaciones y estilos podría nutrir de nuevos seguidores tantos a los unos como a los otros. KsE y sus berridos metaleros podrían causar fervor entre las voces más clásicas y riffs más pétreos de ANTHRAX, y viceversa. Todas las variables para una noche especial estaban en la ecuación. Y el resultado fue el esperado.

El pistoletazo de salida lo marcaba CODE ORANGE. Banda a la que no pude ver porque la respuesta del público fue tan masiva que no dieron abasto para pasar a todos, uno por uno, por el arco detector de metales. Sí, señores, arco detector de metales. En la tierra de las barras y estrellas ya sabéis que de vez en cuando aparece algún loco que decide llevar una pistola, sino un subfusil; a un show (comprado legalmente en el supermecado “Eroski” versión americana al lado de las cañas de pescar y tiendas de campaña) y se lía a tiros con  un Dimebag Darrel, por ejemplo.

La cosa se caldeó un con THE DEVIL WEARS PRADA. Es curioso el efecto que tienen este tipo de bandas en directo. Habré escuchados tres de los seis álbumes de los americanos y ninguno dejó mella en mi; sin embargo, en directo la combinación y propuesta me pareció más atractiva. Es cierto, que el metalcore tuvo un apogeo enorme la primera década del 2000 y EEUU fue exportador mundial de estrofas brutas y estribillos melódicos.

Como toda moda, algunos pasaron sin pena ni gloria, otros se remodelaron, otros dejaron el firmamento estelar rápidamente y otros siguen fieles a sus ideas. Uno de tanto fue THE DEVIL WEARS PRADA y aunque vivieron años mejores aún tienen empuje suficiente para animar el cotarro y congregar a una fiel parroquia respetable y otros tantos con ganas de concierto.

Simplemente, recordar el detalle anterior: EEUU fue el mayor exportador de metalcore, así que; creedme que aquí el metalcore y lo tocante tienen mucho éxito, empuje y seguidores. Así que, por ahí andaban un buen puñado de incansables haciendo pogos, circle pit y agitando el respetable con cada tema de THE DEVIL WEARS PRADA.

Como decía, la agresividad de las estrofas fue muy bien llevada a escena por un gritón Mike Hranica y la melodía vocal la aportó en los estribillos un excelente Jeremy DePoyster. Con unos 45 minutos de set supieron calentar el ambiente de excelente manera. Personalmente, no logré apreciar los sonidos que producía el teclista, aunque supongo que mucho serían samples. Pero si me pareció una propuesta curiosa que no pudimos disfrutar.

THE DEVIL WEARS PRADA Set List:

  • Daughter
  • Sailor’s Prayer
  • Planet A
  • Outnumbered
  • Worldwide
  • Assistant to the Regional Manager
  • Dead Throne
  • To the Key of Evergreen
  • Mammoth

Con algo de retraso subía al escenario KILLSWITCH ENGAGE. Mentiría si no digo que es una de mis bandas favoritas del género, y desde que volvieron a acoger a Jesse Leach como vocalista he notado una escalada de furia directamente proporcional a la calidad de sus discos. Si bien es cierto, que si lo que dijo Howard Jones en su momento es cierto; todo aquel movimiento pudo ser un poco sucio. Pero bueno, ya sabemos que en el rock hay mucha Salsa Rosa también.

El caso es que Leach mostró en el escenario lo que ha inyectado a la banda. Todos sabemos lo que es capaz de hacer y lo que hace Adam Dutkiewicz sobre unas tablas; pero a mi modo de ver el verdadero ganador fue Leach. Cuando les vi el año pasado Leach parecía más cansado, enérgico pero sin conexiones, simplemente cumpliendo. Pero aquella noche… Leach era la viva muestra de la pasión en su trabajo. Agitó a las masas, se movió de un lado para otro, posó, desafió y agradeció. Estuvo titánico en los registros limpios, con mucho carisma y cuerpo; y simplemente desgarrador en los gritos. Pero sobretodo, se le veía muy feliz. En dos momentos lo pudimos constatar cuando se dirigió al público. “Nunca había visto esta sala así, siempre nos ha gustado Portland porque estáis muy locos, pero lo de esta noche es increíble. Gracias.” La otra vez fue “en esta gira no hemos tenido un foso tan seguro como este con tanta distancia y agentes de seguridad, así que, voy a bajar ahí abajo porque quiero disfrutar con vosotros. Por favor, tened cuidado” Luego llego el cachondo de Adam y bromeó en su línea con su “que se joda la seguridad, que todo el mundo folle hoy sin condón. Que nazcan muchos bebes gracias a nosotros”. Puro KsE

La reacción y entrega del público vino desde el segundo 1 con “Fight For Your RIght” de los BEASTIE BOYS sonando por los altavoces mientras la banda aparecía uno por uno. Gente volando sobre las cabezas, un inmenso circle pit que apenas dejaba 4 – 6 filas hasta el fondo de la sala, cuernos al aire y gente en pie en la zona de butacas (nunca entenderé quien puede ver un concierto sentado).

Da igual que fueran himnos imperecederos de KsE como “Vida Infra”, “Life To Lifeless” o “Rose Of Sharyn” que temas de la época más melódica como “My Last Serenade”, “My Curse”, “This Is Absolution” o de sus nuevos niveles de brutalidad como “Hate By Design”, “Beyond The Flames” o “Strenght Of The Mind” la conexión fue indestructible. La entrega insuperable. La pasión indescriptible. Recuerdo perfectamente las veces que he visto a KILLSWITCH y ninguna superará lo que pasó aquella noche. Tratar de señalar momentos o canciones que sonaron increíbles, sería inútil porque todo el conjunto fue simplemente arrollador. 17 temas que parecieron 30 minutos. Momentos de respiro que te parecían irrelevantes pero necesarios. Realmente lamento muchísimo que sea una banda que se prodiga tan poco por Europa.

Si me gustaría señalar la despedida de la banda: Joey Belladonna sobre las tablas y KsE arriesgando con aquella versión de “Holy Diver” de DIO. Todos sabemos lo que hizo aquel caballero por el rock y la cantidad de comentarios que tuvo KsE por aquel arriesgado movimiento. Pero que cierres tu espectáculo, con una voz como la de Belladonna, ante un público que está esperando a ANTHRAX, tocando un tema clásico por unos rockeros no tan clásicos. Me parece que no solo es digno y valiente; sino que además, fue épico.

KILLSWITCH ENGAGE Set List:

  • Hate by Design
  • Vide Infra
  • My Last Serenade
  • A Bid Farewell
  • Just Barely Breathing
  • The New Awakening
  • Alone I Stand
  • The End of Heartache
  • Embrace the Journey…Upraised
  • Life to Lifeless
  • Rose of Sharyn
  • This Is Absolution
  • Beyond the Flames
  • My Curse
  • Strength of the Mind
  • In Due Time
  • Holy Diver (Dio cover) (with Joey Belladonna)

Todos conocemos de una manera u otra la historia de ANTHRAX. Pero me parece importante hacer algo de memoria para situar el evento. ANTHRAX aquellos valedores de la escena thrash metal allá por los 80, justamente reconocidos con aquel Big Four del 2010. ANTHRAX aquellos que tuvieron un profundo bajón / parón sin Belladonna en las voces. ANTHRAX que regresaron de sus cenizas a partir de ese 2010 que reactivo su vida. ANTHRAX cuyos últimos discos siguen creando la controversia de lo que fue y nunca volverá a ser o de lo que fueron y lo nuevo que quieren ser. Lo único que importa es que Portland estaba sediento, ansioso, ávido y deseoso de ANTHRAX porque lo que sucedió aquella noche en el Roseland Theater con los de New York fue absolutamente legendario.

Si con KsE volaron las personas y el circle pit cubrió la sala; con ANTHRAX había que dar gracias que alguno no estuviese en volandas por el aire y que la sala no se moviese como una marea al unísono al ritmo de riff. Belladonna como maestro de ceremonias con sus años de experiencia a sus espaldas (y también sobre sus huesos) motivó a un público que cayó rendido a sus desafíos, sonrisas y middle fingers.

Scott Ian es la viva imagen del metal por las venas: postura, genio y calidad. Y no olvidemos a Frank Bello – co-fundador con Scott – cuyas caras y expresiones deberían equipararse a Steve Harris (IRON MAIDEN). Nunca había visto a ANTHRAX en directo pero aquella noche, ganaron un firme seguidor de sus shows.

Otro detalle más a tener en cuenta de la relación música – negocio de este país. ANTHRAX está patrocinado por Monster (la bebida energética del zarpazo) y eso se nota. Repito, patrocina a la banda; no al tour. ¿Consecuencias evidentes? Uno, el zarpazo verde anda por todas partes; pero el juego de luces, el artwork por doquier, la cantidad de monitores de sonido, amplis… hacen que una banda tenga más impacto aún.  ¿Os imagináis a Mahou, Don Simon, Osborne, DYC … patrocinando a SOBER, ANGELUS APATRIDA, VITA IMANA…? De nuevo, las comparativas son odiosas pero son inevitables. – No me vino a la mente ninguna bebida energética ibérica –

Si bien es cierto que no me gustó su alargada intro: la voz del locutor de OCTANE SIRIUS XM dando un speech, “Number of the Beast” de IRON MAIDEN enterita, “I Can’t Turn You Loose” de Otis Redding y ya por fin la apertura de “Among The Living” y entonces sí que salieron los cinco jinetes del apocalipsis. ¿Más negocio detrás? ¿Simplemente les gustaba así? Habría que preguntarles a ellos, supongo.

Como ya dije, la gente tenía muchas ganas de ver a los newyorkinos y se dejaron notar desde los primeros compases con mucha entrega y frenesí. “Caught in a Mosh” cayó de golpe junto con “Madhouse”. Y ellos seguían sin dirigir ni una palabra al respetable para darnos un respiro. Solo antes de “I am the Law” agradecieron a las bandas predecesoras su esfuerzo y empezaron a pedir a gritos ese estribillo tan ancestral.

Sí fue curioso presenciar dos covers en un repertorio: “March of the S.O.D” de STROMTROOPERS OF DEATH y “Antisocial” de TRUST que fueron bastante bien recogidos, especialmente “Antisocial”.  Y es que como dije, casi dos generaciones se unieron aquella noche, y los añitos que ya tiene “Antisocial” no pesaron sobre un público fiel a ANTHRAX desde hace tanto tiempo.

Sin embargo, lo que si pesó en su repertorio es la cantidad. Igual de extenso que KsE, puesto que ambos compartían cabeza de cartel, pero con más respiros  que los de Massachusets; ANTHRAX desgranó menos temas. Los años pesan a todos.

Noche legendaria donde fue tremendamente hermoso ver a diferentes generaciones igualmente entregadas a los “que no iban a ver”. Porque eso es una de las cosas bonitas de la música: ver como une. Pero especialmente en una ciudad como Portland, esa hermandad se nota más. Me explico. Portland hace gala de su eslogan de ciudad “Keep Portland wierd” – mantén Portland rara – (si seguís la serie “Portlandia” lo entenderéis) y el concepto de raro aquí es realmente raro.

Ver diferentes tribus urbanas completamente entregadas a las grandes bandas de aquella noche, KsE y ANTHRAX, es algo que pocas veces había presenciado, incluyendo los saltos generacionales. Veinteañeros y cuarentañeros; pelos de colores, melenas largas o crestas, chupas de cuero, chalecos vaqueros o con camisas de tirantes, tatuajes, piercings, dilataciones, canas, botas altas o VANS… todo estaba en ese caldero y todos respondieron a la llamada del metal.

ANTHRAX Set List:

  • Among the Living
  • Caught in a Mosh
  • Madhouse
  • Fight ‘Em ‘Til You Can’t
  • I Am the Law
  • Breathing Lightning
  • Efilnikufesin (N.F.L.)
  • Evil Twin
  • March of the S.O.D. (Stormtroopers of Death cover)
  • Blood Eagle Wings
  • Antisocial (Trust cover)
  • Indians

Texto y fotos: Jorge Carcamo

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.