Inicio Conciertos FRONTIERS ROCK FESTIVAL: Crónica y Fotos de la IV edición – Sábado...

FRONTIERS ROCK FESTIVAL: Crónica y Fotos de la IV edición – Sábado 29 de abril

0

 

FRONTIERS ROCK FESTIVAL

+ PALACE + ONE DESIRE + CRAZY LIXX + ECLIPSE
+ REVOLUTION SAINTS + TYKETTO + STEELHEART

Sábado 29 y Domingo 30 de Abril de 2017 – Live Club – Trezzo – Milan – Italia

Crónica de la IV edición del FRONTIERS ROCK FESTIVAL

La localidad de Trezzo Sull´ Adda albergó durante el pasado puente de Mayo la cuarta edición del festival bandera de la escudería italiana, y como en años anteriores aprovechamos la oportunidad para disfrutar de un evento firmemente establecido en el calendario rockero europeo. En esta edición consiguió una de sus mejores entradas, destacando sobre todo la primera de las jornadas en la que desde las 3 de la tarde en la que empezaban los conciertos la sala tenía una entrada por encima de los tres cuartos, con gran número de españoles, franceses, alemanes y suizos y curiosamente muchos menos italianos entre los presentes.

Varios elementos eran comunes a las ediciones precedentes. La ubicación en la fantástica Live Club, un recinto para algo más de 2000 personas con un fantástico sonido (el tema de luces varió mucho según la banda), parking amplio, opciones de gastronomía, zona al aire libre (donde este año habían instalado unas fantásticas hamacas que estuvieron muy solicitadas) y bebidas a un precio razonable. Mejoraron un poco la recogida de pulseras, que en otros años había sido larga y tediosa pero sin embargo un grave lunar en la organización de este año fue el trato recibido por los fotógrafos acreditados, que triplicamos en número los de años precedentes y fuimos encerrados en el foso sin posibilidad ni de movernos ni de trabajar con unas condiciones mínimas, algo penoso que de proseguir en sucesivos años a más de uno le hará plantearnos volver a acudir.

Lo bueno fue que el Frontiers continuó con su filosofía de ser un festival "diferente" y buscar, antes que los grandes nombres que se repiten de manera incesante en múltiples carteles, una selección de bandas de su roster en la que priman nuevas formaciones y grupos que o bien no han actuado nunca en directo o no suelen prodigarse. Personalmente creo que la confección del cartel de este año rozaba el sobresaliente, desde luego mucho mejor que en la edición 2016, y sin embargo el resultado final, a mi juicio, fue terriblemente decepcionante por el estado de forma de muchos de los grupos presentes, aunque de esto no son culpables los programadores italianos.

 


 

DIA 1 – Sábado 29

PALACE

La formación encargada de inaugurar fue la banda de Michael Palace, guitarrista de Find Me o First Signal (junto a Harry Hess) y que ha grabado con gente de renombre como Goran Edman, o Toby Hitchcock, y que presentaban su primer trabajo Master Of The Universe, un disco notable de AOR con ambientes ochenteros y algún toque más moderno. La verdad es que el cd suena muy bien y tenía ganas de ver como se defendían en directo los suecos, y el resultado final fue simplemente horripilante. No sé si tenía algún tipo de problema para escuchar su voz o simplemente que una vez desprendido del colchón del auto tune no da más de sí, pero puede haber sido uno de los conciertos más bochornosos que he presenciado, con un cantante que en ningún momento acertó con una sola nota, bases pregrabadas que entraban a destiempo y una cara de "tierra trágame" en todos los músicos, completamente inmóviles e inexpresivos sobre el escenario, que eran un poema.

Perpetraron 35 minutos de show con canciones exclusivamente de su trabajo de debut y con el protagonista desprendido de su guitarra para centrarse en el micro. Desde la inicial Man Behind The Gun la cosa se veía que no funcionaba y hubo momentos como en She Said It´s Over o Master Of The Universe, con la que cerraron su concierto, en las que hubo que agarrarse fuerte a algo para no abandonar corriendo el recinto. Espero que fuera una mala tarde pero si visionáis alguno de los videos que hay en la red podréis contemplar horrorizados lo que allí ocurrió.

  • Man Behind The Gun
  • Cool Running
  • Path To Light
  • Matter In Hand
  • She Said It´s Over
  • Young Wild Free
  • Part Of Me
  • Master Of The Universe

 


 

ONE DESIRE

Otros debutantes en el sello, los finlandeses ONE DESIRE, fueron los siguientes en ocupar el escenario con 40 minutos por delante para presentar su primer trabajo. Su propuesta es más dura y encaja dentro del rock melódico más contemporáneo con muchos ecos de formaciones como HEAT o BROTHER FIRETRIBE. El aspecto de su guitarra y cantante Andre Linman corresponde a una banda más heavy, y sin embargo su voz además de potente tiene melodía y raya a buena altura. Fantásticos en la conjunción de los dos guitarras, estupendo el trabajo más en la sombra de Jimmy Westerlund en melodías y algún otro solo de ejecución más fina, y tuvieron una de sus mejores bazas en las bases de teclado que estuvieron más presentes que en la versión enlatada y enriquecieron las canciones.

Tras una intro, excesivamente larga si solo cuentas con poco más de media hora para actuar, arrancaron con su single Hurt, melódica y con muy buenos coros, y la seguridad en el escenario que les da tener un buen bagage musical anterior con su antigua formación Sturm Und Drang. Andre se mueve sin cesar por el escenario y tanto él como su bajista Jonas Kuhlberg arremolinan a los fotógrafos por su impacto visual y su aspecto. Turn Back Time, con su medio tiempo y un gran estribillo fue uno de sus mejores momentos junto a This Is Where The Heartbreak Begins, otra power ballad de la "vieja escuela" con dobles melodías de guitarra que ejecutaron con maestría y por momentos me recordó a TOTO, y su segundo single Apologize, otro medio tiempo poderoso donde la banda se encuentra realmente cómoda. Se despidieron con el up tempo de Buried Alive y dejaron una muy buena sensación de banda con recorrido, habrá que esperar su evolución pero aprovecharon de sobras la oportunidad.

  • Hurt
  • Turn Back Time
  • Apologize
  • Love Injection
  • This Is Where The Heartbreak Begins
  • Whenever I´m Dreaming
  • Buried Alive

 


 

CRAZY LIXX

A los suecos CRAZY LIXX les tenemos ya muy vistos por estas tierras, y más aún cuando actúen de nuevo en España en el Kalos Festival (además habían actuado en el Frontiers hace tres años dejándome bastante frío). Sin embargo en este 2017 la banda estuvo mucho mejor y sonó más poderosa y cañera. Su reciente trabajo Ruff Justice suena hard rockero y potente gracias a la inclusión de dos nuevos guitarristas, Chrisse Olsson y Jens Lundgren, que aportan un toque más fresco y visual, mostrando más seguridad en el escenario que sus predecesores y sobre todo más carisma. Arrancaron con su nuevo single, Wild Child, 100% onda sleazy con potentes coros y muy buen trabajo de Danny Rexon, junto con el batería únicos miembros originales en los quince años de vida de la banda. Repasaron sus cinco albums e incluyeron solamente tres de las nuevas composiciones, una de ellas XIII, probablemente la mejor de ellas y que les está reportando cierta notoriedad al ser incluida en la banda sonora del video juego de terror "Friday The 13th", una canción con un toque más melódico, un estribillo glorioso y un trabajo de coros "marca de la casa".

De su para mi mejor disco, New Religion, repasaron otros temas, destacando Rock And A Hard Place, debidamente endurecida y con un toque más punk que les acercaba por momentos a Hardcore Superstar y sobre todo la final 21 Till I Die, otro trallazo con corte sleazy que suena fantástico para terminar su set, aunque yo siempre he preferido Hell Raising Women como tema "emblema" de los de Malmo con sus coros, punteos dobles y Rexon comiéndose el escenario. CRAZY LIXX forman parte de esa "clase media" del hard rock que factura buenas y pegadizas canciones y que ahora, por fin, muestran un nivel de entrega sobre las tablas que garantizan un muy buen rato. Diversión asegurada y muy buena evolución en los últimos años. A tener en cuenta.

  • Wild Child
  • Blame It On Love
  • XIII
  • Whiskey Tango Foxtrot
  • Girls Of The 80´s
  • Walk The Wire
  • Heroes Are Forever
  • Rock And A Hard Place
  • Hell Raising Women
  • 21 Till I Die

 


 

ECLIPSE

A pesar de figurar en la parte central del cartel ECLIPSE parecieron por momentos las estrellas de la jornada. Fue la banda que más gente agolpó en las primeras filas y me atrevo a decir que con la que más entrega hubo en toda la edición. El crecimiento de los de Erik Martensson, el nuevo gran gurú del género y el hombre detrás del sonido y la composición de la mayoría de las creaciones del sello (la otra mitad le corresponde a Alessandro Del Vecchio) es espectacular, y aunque personalmente piense que su nuevo trabajo Monumentum no está a la altura de sus predecesores, han sido capaces de crear ya una colección de singles por los que muchas bandas matarían.

Les he visto numerosas veces y esta no fue la mejor. Probablemente porque decidieron centrar su set en su reciente obra, siete de las trece que interpretaron, y además porque no acabaron de manejar los tempos y ritmos del show de manera adecuada.

Vertigo fue la primera y ahí ya tuvimos al huracán Martensson sin parar de moverse por todo el escenario y la muy buena noticia de que la baja de Robban Back a la batería ha sido fantásticamente sustituida por Magnus Ulfstedt, que además de tener una pegada descomunal por momentos pareció sobrado en su cometido. Never Look Back me pareció de las nuevas la que mejor encajaba con sus clásicos y fue una muy buena inyección de adrenalina antes de que interpretaran The Storm y sobre todo Wake Me Up (sin duda mi favorita) y se llevaran a toda la sala a su terreno cantando ambas letras. Hasta aquí la cosa iba muy bien pero el set que hicieron a continuación, con el cantante guitarra en ristre bajó el nivel. Killing Me es un tema menor en su discografía y de Jaded me quedo con la colaboración de Michele Luppi, soberbio cantante que se supo adaptar al sonido Eclipse.

Hurt gustó y mucho, mientras el vocalista loaba su nuevo disco por encima de sus predecesores y Magnus Henriksson, un guitarrista excepcional, se marcaba el enésimo gran punteo sobre bases de teclado pregrabadas. La intro acústica de Battlegrounds se me hace larga y pesada por repetitiva y Downfall Of Eden (se pasaron con los pregrabados) y Black Rain seguidas no funcionaron. Eso sí, acabaron por todo lo alto con Stand Of  Your Feet, la eurovisiva Runaways ("lo hicimos para que por fin hubiera 3 minutos de hard rock en prime time televisivo" declaró) y la final I Don´t Wanna Say I´m Sorry les hicieron ganadores del  "premio del público" de la jornada. Insisto en que creo que han tenido mejores tardes y que deberían incluir a un teclista real en sus conciertos. Soy fan declarado de la banda y van a llegar a ser unos clásicos del género, si no lo son ya.

  • Vertigo
  • Never Look Back
  • The Storm
  • Wake Me Up
  • Killing Me
  • Jaded
  • Hurt
  • Battlegrounds
  • Downfall Of Eden
  • Black Rain
  • Stand On Your Feet
  • Runaways
  • I Don´t Wanna Say I´m Sorry

 


 

REVOLUTION SAINTS

Primera actuación en la historia de la súper banda REVOLUTION SAINTS, otro de los experimentos de laboratorio de Frontiers, y ocasión de ver a tres estrellas del género juntas. Doug Aldrich (ex-Whitesnake, Dio y en los últimos años en mil proyectos) a la guitarra, el carismático Jack Blades (Night Ranger y ex Damn Yankees) al bajo y el ex Journey Dean Castronovo, batería ocasional y cantante principal,  junto a Alessandro Del Vecchio como teclista y coros. Solo tienen un trabajo editado, en 2015, y grabaron su show en el Frontiers para incluir como extra en el próximo que grabarán (la banda demuestra así tener recorrido más allá de su debut) y esa sensación de "totum revolutum"  que conforma el disco con tantos cantantes y colaboradores no se traslada  afortunadamente al escenario, donde si son una banda "real" a pesar de no haber tocado previamente juntos en directo.

Tuvieron una hora de tiempo y lo emplearon en repasar siete de la canciones de su único trabajo, no hubo nada nuevo que llevarnos a la boca, y repartir democráticamente tres versiones de sus anteriores proyectos. Las tres primeras piezas en sonar, Back On My Trail, sin duda un gran single, Turn Back Time mi tema favorito del disco y donde los coros de Jack Blades casi se comen al cantante, y el up tempo Here Forever, las tres contaron con Dean Castronovo sentado en la batería, pero este cedió su puesto a un sustituto a partir de  Locked Out Of Paradise, mostrándose activo y provocando al público con muy buenas maneras como frontman. La banda, como no podía ser de otra forma con semejante bagaje, sonó perfecta, dinámica y con un muy buen rollo entre todos, disfrutando de cada momento y  aprovechando unas canciones que están diseñadas para funcionar en directo. La labor de Castronovo  funciona bien, no es un gran cantante y está muy lejos de tener una gran voz, pero su tono ronco y cálido es muy agradable y los coros ayudan muy bien. Por momentos es difícil saber dónde mirar, Dean está en el centro pero Blades tiene un gran carisma y Doug Aldrich sigue siendo uno de los guitarristas de grupo más fiables que puedes ver sobre un escenario.

Dream On fue el tema que mejor funcionó y corearon al unísono todos los presentes pero la balada, In The Name Of The Father, dedicada al capo del sello Serafino Perugino, no acaba de dar la talla en lo vocal y provocó un pequeño bajón. ¿Cómo recuperar el nivel y acabar en lo más alto? sencillo, con tres grandes versiones que se distribuían los protagonistas. Love Will Set You Free, de la última etapa de Whitesnake que supone una cruel comparación entre las voces de Coverdale y Castronovo, una sorprendente y maravillosa Coming Of Age, de los añorados Damn Yankees y que es uno de os momentos más especiales de la noche y para acabar el set Higher Place de Journey que pone el listón alto para un buen show al que quizás le faltó algo más de ritmo y rodaje por parte de la banda para convertirse en sobresaliente.

  • Back On My Trail
  • Turn Back Time
  • Here Forever
  • Locked Out Of Paradise
  • Way To The Sun
  • Dream On
  • In The Name Of The Father
  • Love Will Set You Free
  • Coming Of Age
  • Higher Place

 


 

TYKETTO

TYKETTO dieron el mejor bolo de todo el festival, así de de sencillo. Celebran la gira del 25 aniversario de Don´t Come Easy, su álbum fetiche y la banda de Danny Vaughn, en la que ya solo le acompaña el batería Michael Clayton de la formación original, lo interpreto de manera íntegra y exclusiva en el orden inverso a como fue registrado.

Desde los primeros compases de introducción de Sail Away, maravillosamente soportados por el teclista de Ten, Ged Rylands, quedó claro que sonarían mejor que cualquiera de las formaciones precedentes. Su guitarra actual Chris Green es virtuoso pero emocional y su look metalero redondea la ecuación de una banda en la que el sobrio Chris Childs (bajista de THUNDER) tiene un protagonismo notable.

Pero la guinda de todo este pastel es la increíble voz de Danny Vaughn, en un estado excepcional, potente, clara y llena de matices que no paró de moverse un instante ni de interactuar con la audiencia desde el primer tema, solo hubo que ver el despliegue vocal de tonos con que nos obsequió en la citada Sail Away. Momentos especiales hubo y muchos, quizás el primer sobresaliente fue con Seasons,  introducida por Danny a la guitarra acústica, que le acompañó durante muchos de los momentos del show, y que dejó otra muestra del estado vocal del protagonista y de la claridad del sonido. Todo funcionaba a la perfección y el público se rindió a la banda, máxime cuando comenzaron a sonar los primeros compases de Lay Your Body Down y todo el mundo empezó a corear el estribillo, aquí la banda tuvo tiempo de lucirse de manera individual, primero Chris Green con un solo rápido y a continuación Chris con su bajo. De aquí al final una segunda parte de show de infarto gracias a la acústica de Danny Vaugh, primero con Standing Alone y el colchón musical del teclado de Ged Rylands que supuso la balada definitiva de la noche, y más tarde en Seasons donde todo el grupo acompañó enérgico y rítmico. Burning Down Inside puso a todo el mundo a dar palmas y las finales Wings, con el público respondiendo a los coros de la banda, y Forever Young, convertida en himno, con Danny en el borde del escenario provocando a la audiencia fueron el broche perfecto para acabar de interpretar un disco casi perfecto. Nadie se quería marchar y solicitamos nuestra "propina" musical y esta llegó en forma de bises con Rescue Me, del seminal Strength In Numbers, Dig In Deep, y como colofón una de sus últimas composiciones, Reach, de su disco para Frontiers. En total 80 minutos para el mejor concierto del Frontiers IV y una de las mejores actuaciones vistas en la historia del festival. Vendrán a España este año, es pecado perdérselo.

  • Sail Away
  • Strip Me Down
  • Nothing But Love
  • Walk On Fire
  • Lay Your Body Down
  • Standing Alone
  • Seasons
  • Burning Down Inside
  • Wings
  • Forever Young
  • Rescue Me
  • Dig In Seep
  • Reach

 


 

STEELHEART

Si la jornada comenzó con un concierto desastroso acabó con otro igual de penoso. STEELHEART dieron un show horroroso, fuera de forma y completamente desubicado, pero en el caso de los norteamericanos con el agravante de ser de manera completamente inmerecida cabezas de cartel.

Prometieron un set lists lleno de clásicos y el comienzo fueron dos temas de la banda sonora de Rockstar. Blood Pollution y Livin The Life, con Mijenko Matijevic abusando de sus tonos altos imposibles sin ningún sentido y moviéndose por el escenario sin parar mientras masticaba chicle de manera compulsiva. La imagen de la banda no ayudaba en nada. Rev Jones, con un sonido de bajo híper saturado, abusaba de poses imposibles más propias de una banda de "chándal metal" que de una formación clásica, y el batería tuvo a bien martirizarnos con un solo de batería pobre y pesado. ¿Fue todo malo? Obviamente no, STEELHEART tienen grandes canciones y experiencia suficiente para salvar los muebles. Eso lo demostraron I´ll Never Let You Go, con Mijenko solo en el escenario con su guitarra acústica y cuidándose de mostrarse más contenido en lo vocal o en la también tranquila She´s Gone, teatralizada en exceso pero con muy buen feeling, y sobre todo en Everybody Loves Eileen, con el cantante repartiendo besos desde el foso a las primeras filas y acabando sobre la barra del bar de la sala, y que sin embargo fue de largo el mejor momento de la noche, pero que no pudo evitar que una gran parte de los presentes hubieran abandonado ya la sala.

El final del set fue con Rock And Roll, ya con Matijevic descamisado y los bises, pedidos de manera muy discreta los conformaron Angel Eyes y We All Die Young, de nuevo de la banda sonora de Rock Star. Lo siento pero las ganas que tenía de ve a STEELHEART se difuminaron completamente, que Matijevic tiene una voz capaz de alcanzar tonos altísimos es algo que ya sabemos todos, igual que sabemos que tienen en su haber algunas buenas canciones y discos, pero hay que saber llevar todo eso al escenario con criterio y con un cierto componente de "humildad" con el que hacer partícipe a la audiencia. Si cada uno hace la guerra por su cuenta al final el resultado es tan triste como la cola de seguidores marchando fuera del Live Club cuando aún quedaba la mitad del set. Una pena

  • Blood Pollution
  • Livin The Life
  • Gimme Gimme
  • Like Never Before
  • Live 2 Die
  • Dirty Girl
  • She´s Gone
  • Cabernet
  • Everybody Loves Eileen
  • Rock´n´Roll
  • Angel Eyes
  • We All Die Young

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

ROCK GUITAR EXPERIENCE – Reading para guitarristas
Tienda de Ropa - TELON DE ACERO
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
ROCK GUITAR EXPERIENCE