Inicio Conciertos FRONTIERS ROCK FESTIVAL: Crónica y fotos de la IV edición – Domingo...

FRONTIERS ROCK FESTIVAL: Crónica y fotos de la IV edición – Domingo 30 de Abril

0
Century Media - KANSAS
Century Media - KANSAS

 

FRONTIERS ROCK FESTIVAL

+ CRUZH + LIONVILLE + ADRENALINE RUSH
+ KEE MARCELLO + UNRULY CHILD + L.A. GUNS + T.N.T.

Sábado 29 y Domingo 30 de Abril de 2017 – Live Club – Trezzo – Milan – Italia

 

DIA 2  – Domingo 30

La segunda de las jornadas del festival comenzaba en un día soleado en el que los corrillos de fans comentábamos que salvo el show de TYKETTO y algunos momentos de los conciertos de REVOLUTION SAINTS y ECLIPSE la cosa había estado realmente floja. El cartel del domingo era atractivo y prometía emociones aunque a primera hora la afluencia era bastante inferior al día precedente. Eso sí, la visión nuevamente de un foso de fotógrafos masificado y donde había que entrar quince minutos antes de cada show para intentar coger sitio (el único sitio ya que luego era imposible moverse) era un elemento bastante desmotivador

 


 

CRUZH

Los suecos eran los encargados de abrir la jornada presentando su único trabajo, editado el año anterior, y mostrando su sonido hard rockero onda Bon Jovi (de la primera época) pero tamizado. No tienen malas canciones, sobre todo cuando suavizan los tempos, y la propuesta no es mala pero han cambiado a su cantante, Tony Andersson que con un look muy diferente se ocupa exclusivamente del teclado, y su sustituto Philp Lindstrand es muy flojo, ni tiene voz suficiente para dar calidad y calidez a las canciones ni aspecto físico para atraer las miradas del público, aparte de moverse nervioso y compulsivamente por el escenario.

Además en directo tampoco consiguen llevar adelante el sonido del disco y todo suena excesivamente descafeinado y fuera de lugar. Ninguno de sus singles First Cruzh y Aim For The Head (con la que dieron por acabada la media hora de show) se parecen en directo a las versiones grabadas, y eso deja la sensación de proyecto de estudio con muy poca credibilidad. ¿Dónde estaba la melodía de la voz o los trabajados coros?, solamente el sonido del teclado acompañaba de manera fiel a las versiones originales, y ni siquiera la guitarra del voluntarioso Anton Joensson era capaz de encender la chispa, si tuviera que salvar un momento del show ese sería In N´ Out Love, un tema bien compuesto al que nuevamente Lindstrand no supo sacar el partido suficiente. Al final dejaron un show muy flojo con cierto aire de refritos en las canciones y muy poca sustancia. Pasaron sin pena ni gloria y por el camino que van su carrera hará lo mismo.

  • Hard To Get
  • Before I Walk Alone
  • Survive
  • In´N´Out Love
  • First Cruzh
  • Set Me Free
  • Aim For The Head

 


 

LIONVILLE

No puedo negar que el desánimo estaba empezando a hacer mella en muchos de los asistentes, las bandas emergentes no convencían y los clásicos no eran capaces de mantener el tipo. Necesitábamos una inyección de moral, algo que nos enganchara al festival y esto llegó con LIONVILLE. Joder, por fin un gran concierto de AOR y nos tuvo que llegar de una banda italiana, aunque con el sueco Lars Sasfund (Work Of Art) al frente. Impresionante show que navegó en los sonidos melódicos e incluso llegó a coquetear con el westcoast en una muestra palpable de que las cosas, cuando se tiene gusto, se pueden hacer bien.

Es cierto que su tercer y más reciente trabajo, A World Of Fools, ya nos anticipaba que el nivel de las canciones era alto, en mi opinión está por encima de sus dos anteriores obras, pero en directo la banda de Stefano Lionetti rozó la gloria. Su giro al AOR más puro (Toto, Bad English, Richard Marx, Giant…) es un acierto, y aunque la producción de su nueva obra haya pasado por ese "filtro Frontiers" que tienen todos sus lanzamientos en lo referente al sonido, nada puede ocultar que es un gran trabajo. Pero lo mejor es que en directo las virtudes de canciones como la deliciosa Show Me The Love o una gloriosa Bring Me Back Our Love, resplandecen aún más. Teclados inmensos acolchando melodías fuertes y ricas, guitarras con el toque justo de distorsión, riffs cristalinos, bases rítmicas firmes y grandes arreglos para componer canciones que hacen soñar.

La banda estuvo majestuosa, Michele Cusato a la guitarra se encargó de la mayor parte de los solos (que los hubo y muy buenos) y Fabrizio Caria al teclado se hizo el dueño del tempo del concierto, pero lo de Lars Safsund, su pureza a la voz, rozó la gloria. Aunque se centraron en su último trabajo también repasaron su debut de manera profusa, destacando la enérgica Power Of  My Dreams, a dos voces y con todo el público totalmente entregado, o la final With You en pleno éxtasis. Ellos me recordaron la razón por la que acudo cada año al Frontiers, a ver bandas de esta calidad y a rememorar este sonido que tanto me gusta. En el top 3 de esta edición.

  • I Will Wait
  • Here By My Side
  • A World Of Fools
  • All We Need
  • Show Me The Love
  • No Turnin Back
  • Power Of My Dreams
  • Bring Me Back Our Love
  • With You

 


 

ADRENALINE RUSH

La banda de la guapísima Tave Wanning ya había actuado en la edición de 2014 presentando su disco de debut y creo que recordar haber escrito algo así como que mucha pose y muy pocas sustancia.

Y aunque aún sigo pensando que esta es una especie de versión Disney (para todos los públicos) del hard rock actual, simple, efectivo, visual y resultón, es justo reconocer que la inclusión de dos nuevos guitarras, Alexander Hagman y Soufian MaÁoui, han "metalizado" en cierta forma el sonido general del combo y ofrecen un sustento musical de garantías al espectáculo de poses, contoneos y sacudidas de melena, caderas y pectorales de la protagonista.

¿Tendría esta banda la misma repercusión de no contar con Tave al frente? Pues probablemente no, pero eso no es culpa de la protagonista, que juega sus bazas para defender canciones de fácil funcionamiento como Generation Left Behind, Change (probablemente una de sus mejores composiciones) o Girls Gone Wild, con una voz que sin ser mala resulta excesivamente monótona.

Justo reconocer también que ADRENALINE RUSH si lleva al directo lo que escuchamos en la versión enlatada, en este caso no hay truco, y que el show es entretenido en su justa medida. La citada Change muestra buenos solos de guitarra y Love Like Poison o la más oscura Shock muestran claramente ese "giro al metal" donde creo tienen muchas más posibilidades de destacar. Me entretuvieron y me divirtieron, no les pedía más así que satisfecho con el resultado final.

  • Adrenaline
  • Love Like Pison
  • Shock Me
  • Change
  • Generation Left Behind
  • Break The Silence
  • My Life
  • Sinner
  • Girls Gone Wild

 


 

KEE MARCELLO

Vaya por delante que no esperaba gran cosa del concierto de KEE MARCELLO. Los discos no me acaban de enganchar y aunque reconozco su capacidad como guitarrista no como compositor y mucho menos como cantante. Sin embargo admito que en directo las sensaciones recibidas fueron mejores que las esperadas. Marcello tocó fantásticamente y, salvo instantes puntuales, huyó del papel de guitar hero pesado y repetitivo para intentar facturar un show redondo y coherente. Se apoyó en su banda de manera efectiva y disimuló su voz justita con composiciones propias que no le exigen tanto.

Quizás por ese motivo que se apoyara hasta en cinco ocasiones en las canciones de la banda de Tempest no le favoreció en nada porque si "las comparaciones son odiosas", en este caso además rozaron lo sangrante. Con More Than Meets The Eye disimuló pero en Girl From Lebanon la diferencia fue palpable. Interpretó con rabia Scaling Up, de su nuevo trabajo, donde el bajo del "Alien" Ken Sandin dio empaque a la canción e incluso dejó un hueco para que el jovencísimo Jonny Scaramanga (segundo guitarra) hiciera parte del solo. Obvió su primer trabajo, Shine On e incluso el Melon Demon Divine y se estrelló acompañando Superstition con un ritmo reggee y con la final The Final Countdown (sin el tiroriro inicial aunque luego si aparecieron los teclados pregrabados) y su voz volvió a quedarse corta. Menos mal que se saltó Rock The Night en el repertorio, hubiera sido de traca.

  • Soldier Down
  • More Than Meets
  • Girl From Lebanon
  • Scaling Up
  • Get On Top
  • Don´t Miss You Much
  • Tower´s  Calling
  • Black Hole Star
  • Blow By Blow
  • We Go Rocking
  • Superstitious
  • The Final Countdown

 


 

UNRULY CHILD

Muchos considerábamos el concierto de UNRULY CHILD como uno de los platos fuertes de esta edición del Frontiers y la razón fundamental por la que muchos viajaron hasta Milan. UNRULY CHILD es uno de los ejemplos por los que este festival es tan especial, la cúpula del sello es capaz de juntar bandas que de otra manera sería casi imposible ver sobre un escenario.

Con la formación original y el morbo de ver el estado y forma vocal de Marcie Free tras su cambio de sexo, UNRULY CHILD se presentaban en Italia tras editar su nuevo trabajo Can´t Go Home, un disco que ha recibido buena críticas y representa la vuelta a la actividad de una banda con una trayectoria lenta, y por momentos irregular en sus 25 años de historia. Pero tras presenciar la hora y cuarto que duró su show en el Frontiers tengo claro que UNRULY CHILD, si se lo proponen, pueden ser una banda importante en el circuito.

Primero porque disponen de unos músicos sobresalientes por cuyos curriculums figuran nombres como FOREIGNER, HURRICANE, AIR SUPPLY, MODDY BLUES, YES, STYX o BAD ENGLISH y eso se demuestra en la finura y clase de sus interpretaciones. Tan sólo fueron necesarios unos segundos de la inicial Wind Me Up, con su base rockera y su sonido melódico para comprobarlo.

Hicieron un show basado casi íntegramente en su disco de debut de 1992, de los 12 cortes del disco solamente Criminal se quedó fuera, e hicieron dos concesiones al resto de su carrera, Forever, del Waiting For The Sun (1998), y This Is Who I Am, del Down The Rabbit Hole (2014), por lo que obviaron su nuevo trabajo.

Marcie Free cantó muy bien, su voz ha mutado más de lo que muestra su último trabajo y su tono es más femenino de lo registrado en el disco, pero no ha perdido fuerza y un cierto tono ronco que evoca claramente su etapa como Mark Free. Sobre el escenario un ordenador sobre un taburete que la vocalista utilizará para apoyarse con las letras, un detalle a todas luces desalentador y que además dificulta la visión. A él acudiría en múltiples ocasiones, no sé si por los nervios del concierto, de hecho leyó la primera parte de la inicial Wind Me Up, o directamente por olvido de alguno de los textos. El tema sonó un poco forzado pero para la impresionante Let´s Talk About Love todo estaba en su sitio y ya desde fuera del foso pude apreciar lo cambiada que esta la voz con respecto a la grabación de hace más de dos décadas. Marcie se va sintiendo cada vez más cómoda y se mueve con soltura por el escenario e interactúa con los músicos. Es difícil destacar la labor individual de cualquiera de ellos, pero son Guy Allison al teclado y Bruce Gowdy con la Fender los que tienen más protagonismo. Un ejemplo de esto fue Is It Over, donde el tempo lento deja espacio para escuchar los arpegios de la guitarra mientras Marcie, una vez más ayudándose de las letras del ordenador, hace una interpretación vocal sobresaliente.

La dureza regresa con On The Rise, quizás el tema más rockero y oscuro de la noche y de los mejor recibidos. El show baja de intensidad con la protagonista sentada en el escenario para interpretar To Be Your Everything sobre una preciosa base de teclados y con el público coreando el estribillo, de nuevo con una buena interpretación vocal, pero lo siento, verla sentada cantado delante del ordenador mientras maneja la pantalla es todo lo contrario a lo que uno espera ver en un concierto, y sólo por ese detalle repetido tantas veces el show pierde su valor. No podemos obviar que FOREVER, ya sin ocupar utilizar el taburete, fue su mejor interpretación vocal, con unos coros a gran altura, y la dupla final con When Love Is Gone y la estupenda Who Cries Now hizo olvidar una interpretación de This Is Who I Am bastante floja y con un ritmo de guitarra cambiado que no le favoreció en nada. Me pareció un concierto simplemente correcto, que para nada respondió a las expectativas creadas y donde la banda mostró claramente que necesita más shows para que haya una correspondencia real entre la calidad individual de todos ellos con el ritmo y la soltura que precisa un concierto, además del problema mencionado con el ordenador de marras.

  • Wind Me Up
  • Lay Down Your Arms
  • Take Me Down Nasty
  • Let´s Talk About Love
  • Is It Over
  • On The Rise
  • Tunnel Of Love
  • To Be Your Everything
  • Long Hair Woman
  • Forever
  • This Is Who I Am
  • When Love Is Gone
  • Who Cries Now

 


 

L.A. GUNS

Te acabas de reunir con la otra mitad de la banda con la que te llevas tirando los trastos durante años. La reunión la haces en el festival que organiza tu nuevo sello discográfico con quien acabas de firmar contrato, el resto del cartel son bandas de AOR y Hard Rock de corte melódico y encima te ponen en un puesto destacado del cartel ¿qué puedes hacer?. Pues está claro. Prender fuego al festival con un concierto incendiario, explosivo, mucho más punk que rockero y con un despliegue de sonido y actitud a años luz del resto del cartel. L.A. GUNS se salieron en el Frontiers y dieron, con el permiso de TYKETTO, el concierto del festival. Phill Lewis está en un gran estado de forma, cantó de lujo y demostró su estilo con un traje de piel de serpiente. A Tracii Guns apenas le reconocí cuando saltó al escenario. Con barba y aspecto de homeless su imagen dista mucho de su último paso por España, pero en el momento en que empezó a tocar su Les Paul se hizo inconfundible, nadie toca con él, no ha perdido ni una pizca de su pericia y además su estilo sigue siendo único. Dieron una auténtica exhibición de slezy rock y, o son unos actores dignos de premio Oscar o realmente la relación entre ambos es ahora como en los viejos tiempos. No dejaron de buscarse en el escenario constantemente, Phill ponía su micro al alcance del guitarra para hacer los coros, posaban sin cesar y además en la parte final del show se fundieron en un fuerte abrazo sobre el escenario.

El repertorio fue de infarto. Mezclando temas de sus dos primeros trabajos recordaron que ellos estuvieron allí codeándose con los GUNS y los CRUE, siendo igual de grandes y facturando discos atemporales que, si hubieran tenido una producción mejor, les tendrían a día de hoy llenando grandes recintos. Electric Gypsy fue un chute de adrenalina y velocidad con Phill moviéndose por el escenario como un gato encerrado. Su guitarrista, Michael Grant además de apoyar perfectamente a las estrellas de la noche lució esplendoroso con su chaqueta de cuero y su gorra de plato militar, high style. Killing Machine fue interpretada a una velocidad endiablada mientras Phill se dejaba la garganta intentando reinar entre la descarga de vatios punk que estaba sonando. Over The Edge atrapaba con su ritmo pesado y oscuro y para el comienzo de Bitch Is Back Tracy sacó un arco de violonchelo para toca su guitarra, punteo inicial de Grant y otro clásico que corear puño en alto, eso no era la capital de Lombardía, habían conseguido montar un club de Sunset Strip y además convencer a dos mil seguidores de los sonidos refinados y pulidos de que hace falta más macarrismo y más suciedad en el sonido. "Talk About Love, Talk About Love", ya sabíamos que estábamos cantando Sex Action y además vino con la sorpresa de los acordes de Paint It Black de sus satánicas majestades intercalados. Estrenaron un nuevo tema, Speed, que sonó a gloria y nos adelanta que algo grande y bueno está por llegar.

Pero me quedo con el póquer final, cinco canciones con las que sabes que vas a salir victorioso porque son historia del rock angelino. Phill se quitó su cazadora para atacar Malaria, en la que Tracy jugó con un theremin con el que se marcó un solo. La imprescindible Never Enough, de siempre mi tema favorito de los angelinos con todo el mundo dando botes y Phill luciendo fusta y sombrero de copa. Y de remate la imprescindible Ballad Of Jayne y la apoteosis de Rip And Tear ya con toda la sala a sus pies. L.A. GUNS demostraron ser la banda de sleazy a seguir en este 2017, una apisonadora con la mala hostia de hace 30 años pero con la sabiduría adquirida en este tiempo. Ya tengo su web en mi carpeta de favoritos para chequear sus fechas europeas, esta oportunidad no se puede dejar pasar.

  • Electric Gypsy
  • Killing Machine
  • Over The Edge
  • Bitch Is Back
  • Sex Action
  • Speed
  • One More Reason
  • Kiss My Love Goodbye
  • Don´t Look At Me That Way
  • Malaria
  • Never Enough
  • Jelly Jam
  • Ballad Of Jayne
  • Rip And Tear

 


 

T.N.T.

Y llegó el final de la edición 2017 del Frontiers con la aparición de los cabezas de cartel, los noruegos T.N.T. que, después de la exhibición de L.A. GUNS tenían a la audiencia eufórica y el nivel a superar por las nubes. Afortunadamente desecharon la idea de interpretar en exclusiva su disco Tell No Tales, un álbum imprescindible pero con algún momento más flojo, y mezclaron siete temas del citado vinilo con algunos de los singles de su carrera, fundamentalmente del Intuition.

T.N.T. hicieron un buen show, Tony Harnell sigue conservando esa voz para la que los tonos altos e imposibles son accesibles y Ronni Le Tekro, vestido a los Uli Jon Roth (solo le faltaba la guitarra con forma de lágrima), estuvo estupendo a las seis cuerdas. Sin embargo el concierto, que tuvo momentos de alto nivel no me llegó a enganchar en su totalidad. Es probable que la frialdad de los músicos entre ellos y con la audiencia tuviera que ver, o que les faltara algo de rodaje, cosa que quedó patente cuando tuvieron que interrumpir el comienzo de As Far As The Eye Can See para comenzarla de nuevo porque el ritmo de batería no era el adecuado. Pero sobre todo la sensación de que fue la calidad de las canciones y no la banda la que sujetó el show.

Una larga intro dio comienzo al show bajo una iluminación horrible y tenue que les acompañaría todo el concierto. Give Me A Sign sonó con ritmo pausado y voz comedida, una especie de versión 2.0 de la canción que funcionó realmente bien, y en cuya parte final Harnell nos regaló los primeros agudos imposibles. La banda permanece en un discreto segundo plano para no restar protagonismo a un vocalista que no para de moverse sobre el escenario, y She Needs Me, de  nuevo del My Religion, despeja las dudas sobre la no exclusividad del repertorio respecto al Tell No Tales, me gusta mucho su interpretación y me hace recordar porque escuché tanto este disco cuando salió hace algo más de una década. Estupendo el solo de Harnell y primera pausa de la noche para que el cantante salude al respetable y se tome un pequeño respiro mientras Ronnie desgarra el riff de Desperate Night, donde comenzará una serie de voces agudas forzadas que en ocasiones no acababan de ser justificadas, aunque eso no parece importar al respetable que vitorea cada nueva exhibición.  El primer gran momento de la noche llegó con la balada Child´s Play, estupendamente acompañada por los teclados y que Harnell utiliza para lucirse y, aunque ayudado del efecto de mesa, mostrar su estupendo estado vocal. Forever Shine On era coreada por toda la sala que daba la bienvenida de nuevo a los ritmos más cañeros, aunque el volumen al que estaba en la mezcla final la voz de Harnell hacía por momentos que los tímpanos se resintieran.

El cantante arengó a la masa antes de Northern Lights, donde un efecto de voz con eco y el trabajo de guitarra de Le Tekro consiguieron una muy buena interpretación. Sin embargo fue en la segunda parte de show cuando la audiencia se desmelenó. Lo bordaron con Tonight I´m Falling, unos de los mejores momentos del show con una gran interpretación que toda la sala cantó y donde la banda jugó con los coros del respetable. Sin embargo en Intuition, que fue de las más aplaudidas y coreadas tuvieron un desajuste en la batería en la parte final que no pasó desapercibida. Aún así tenían a todo el mundo de su parte y el viaje en el tiempo al Knights Of The New Thunder con Seven Seas consiguió que la gente echara el resto tras tantas horas de conciertos. Para el final dejaron Listen To Your Heart (con otro gran solo de Le Tekro)  y 10.000 Lovers. Quizás que los presentes no pidieran con demasiada insistencia los bises influyó para que desapareciera uno de los que figuraban en el set list (We Are Lovers) y nos tuviéramos que conformar con Everyone´s a Star, con bastante gente ya desfilando hacia la salida después de haber visto un bolo que no acabó de cumplir con las expectativas y que puso final a una  cuarta edición en la que se salvaron, por orden, TYKETTO, L.A. GUNS y LIONVILLE con tres grandes conciertos y algunos momentos puntuales de ECLIPSE y REVOLUTION SAINTS. Mientras grandes nombres como KEE MARCELLO, Unruly Chuild o TNT no acabaron de convencer y otros como Palace, STEELHEART o CRUZH directamente hicieron shows indignos. Habrá que esperar al cartel de la quinta edición para decidir si emprender camino hacia Milan.

  • Give Me A Sign
  • As Far As The Eye Can See
  • She Needs Me
  • Desperate Night
  • Invisible Noise
  • Child’s Play
  • Forever Shine On
  • Northern Lights
  • Tonight I’m Falling
  • Intuition
  • Downhill Racer
  • Seven Seas
  • Listen to Your Heart
  • 10,000 Lovers (In One)
  • Everyone’s a Star

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

 

CRUZH, LIONVILLE, ADRENALINE RUSH, KEE MARCELLO, UNRULY CHILD, L.A. GUNS, T.N.T.,

 

Crónica de la IV edición del FRONTIERS ROCK FESTIVAL Día 2

 

FRONTIERS ROCK FESTIVAL, CRUZH, LIONVILLE, ADRENALINE RUSH, KEE MARCELLO, UNRULY CHILD, L.A. GUNS, T.N.T.,

FRONTIERS ROCK FESTIVAL - T.N.T.

 

FRONTIERS ROCK FESTIVAL

+ CRUZH + LIONVILLE + ADRENALINE RUSH
+ KEE MARCELLO + UNRULY CHILD + L.A. GUNS + T.N.T.

Sábado 29 y Domingo 30 de Abril de 2017 – Live Club – Trezzo – Milan – Italia

 

DIA 2  – Domingo 30

La segunda de las jornadas del festival comenzaba en un día soleado en el que los corrillos de fans comentábamos que salvo el show de TYKETTO y algunos momentos de los conciertos de REVOLUTION SAINTS y ECLIPSE la cosa había estado realmente floja. El cartel del domingo era atractivo y prometía emociones aunque a primera hora la afluencia era bastante inferior al día precedente. Eso sí, la visión nuevamente de un foso de fotógrafos masificado y donde había que entrar quince minutos antes de cada show para intentar coger sitio (el único sitio ya que luego era imposible moverse) era un elemento bastante desmotivador

 


 

CRUZH

Los suecos eran los encargados de abrir la jornada presentando su único trabajo, editado el año anterior, y mostrando su sonido hard rockero onda Bon Jovi (de la primera época) pero tamizado. No tienen malas canciones, sobre todo cuando suavizan los tempos, y la propuesta no es mala pero han cambiado a su cantante, Tony Andersson que con un look muy diferente se ocupa exclusivamente del teclado, y su sustituto Philp Lindstrand es muy flojo, ni tiene voz suficiente para dar calidad y calidez a las canciones ni aspecto físico para atraer las miradas del público, aparte de moverse nervioso y compulsivamente por el escenario.

Además en directo tampoco consiguen llevar adelante el sonido del disco y todo suena excesivamente descafeinado y fuera de lugar. Ninguno de sus singles First Cruzh y Aim For The Head (con la que dieron por acabada la media hora de show) se parecen en directo a las versiones grabadas, y eso deja la sensación de proyecto de estudio con muy poca credibilidad. ¿Dónde estaba la melodía de la voz o los trabajados coros?, solamente el sonido del teclado acompañaba de manera fiel a las versiones originales, y ni siquiera la guitarra del voluntarioso Anton Joensson era capaz de encender la chispa, si tuviera que salvar un momento del show ese sería In N´ Out Love, un tema bien compuesto al que nuevamente Lindstrand no supo sacar el partido suficiente. Al final dejaron un show muy flojo con cierto aire de refritos en las canciones y muy poca sustancia. Pasaron sin pena ni gloria y por el camino que van su carrera hará lo mismo.

  • Hard To Get
  • Before I Walk Alone
  • Survive
  • In´N´Out Love
  • First Cruzh
  • Set Me Free
  • Aim For The Head

 


 

LIONVILLE

No puedo negar que el desánimo estaba empezando a hacer mella en muchos de los asistentes, las bandas emergentes no convencían y los clásicos no eran capaces de mantener el tipo. Necesitábamos una inyección de moral, algo que nos enganchara al festival y esto llegó con LIONVILLE. Joder, por fin un gran concierto de AOR y nos tuvo que llegar de una banda italiana, aunque con el sueco Lars Sasfund (Work Of Art) al frente. Impresionante show que navegó en los sonidos melódicos e incluso llegó a coquetear con el westcoast en una muestra palpable de que las cosas, cuando se tiene gusto, se pueden hacer bien.

Es cierto que su tercer y más reciente trabajo, A World Of Fools, ya nos anticipaba que el nivel de las canciones era alto, en mi opinión está por encima de sus dos anteriores obras, pero en directo la banda de Stefano Lionetti rozó la gloria. Su giro al AOR más puro (Toto, Bad English, Richard Marx, Giant…) es un acierto, y aunque la producción de su nueva obra haya pasado por ese "filtro Frontiers" que tienen todos sus lanzamientos en lo referente al sonido, nada puede ocultar que es un gran trabajo. Pero lo mejor es que en directo las virtudes de canciones como la deliciosa Show Me The Love o una gloriosa Bring Me Back Our Love, resplandecen aún más. Teclados inmensos acolchando melodías fuertes y ricas, guitarras con el toque justo de distorsión, riffs cristalinos, bases rítmicas firmes y grandes arreglos para componer canciones que hacen soñar.

La banda estuvo majestuosa, Michele Cusato a la guitarra se encargó de la mayor parte de los solos (que los hubo y muy buenos) y Fabrizio Caria al teclado se hizo el dueño del tempo del concierto, pero lo de Lars Safsund, su pureza a la voz, rozó la gloria. Aunque se centraron en su último trabajo también repasaron su debut de manera profusa, destacando la enérgica Power Of  My Dreams, a dos voces y con todo el público totalmente entregado, o la final With You en pleno éxtasis. Ellos me recordaron la razón por la que acudo cada año al Frontiers, a ver bandas de esta calidad y a rememorar este sonido que tanto me gusta. En el top 3 de esta edición.

  • I Will Wait
  • Here By My Side
  • A World Of Fools
  • All We Need
  • Show Me The Love
  • No Turnin Back
  • Power Of My Dreams
  • Bring Me Back Our Love
  • With You

 


 

ADRENALINE RUSH

La banda de la guapísima Tave Wanning ya había actuado en la edición de 2014 presentando su disco de debut y creo que recordar haber escrito algo así como que mucha pose y muy pocas sustancia.

Y aunque aún sigo pensando que esta es una especie de versión Disney (para todos los públicos) del hard rock actual, simple, efectivo, visual y resultón, es justo reconocer que la inclusión de dos nuevos guitarras, Alexander Hagman y Soufian MaÁoui, han "metalizado" en cierta forma el sonido general del combo y ofrecen un sustento musical de garantías al espectáculo de poses, contoneos y sacudidas de melena, caderas y pectorales de la protagonista.

¿Tendría esta banda la misma repercusión de no contar con Tave al frente? Pues probablemente no, pero eso no es culpa de la protagonista, que juega sus bazas para defender canciones de fácil funcionamiento como Generation Left Behind, Change (probablemente una de sus mejores composiciones) o Girls Gone Wild, con una voz que sin ser mala resulta excesivamente monótona.

Justo reconocer también que ADRENALINE RUSH si lleva al directo lo que escuchamos en la versión enlatada, en este caso no hay truco, y que el show es entretenido en su justa medida. La citada Change muestra buenos solos de guitarra y Love Like Poison o la más oscura Shock muestran claramente ese "giro al metal" donde creo tienen muchas más posibilidades de destacar. Me entretuvieron y me divirtieron, no les pedía más así que satisfecho con el resultado final.

  • Adrenaline
  • Love Like Pison
  • Shock Me
  • Change
  • Generation Left Behind
  • Break The Silence
  • My Life
  • Sinner
  • Girls Gone Wild

 


 

KEE MARCELLO

Vaya por delante que no esperaba gran cosa del concierto de KEE MARCELLO. Los discos no me acaban de enganchar y aunque reconozco su capacidad como guitarrista no como compositor y mucho menos como cantante. Sin embargo admito que en directo las sensaciones recibidas fueron mejores que las esperadas. Marcello tocó fantásticamente y, salvo instantes puntuales, huyó del papel de guitar hero pesado y repetitivo para intentar facturar un show redondo y coherente. Se apoyó en su banda de manera efectiva y disimuló su voz justita con composiciones propias que no le exigen tanto.

Quizás por ese motivo que se apoyara hasta en cinco ocasiones en las canciones de la banda de Tempest no le favoreció en nada porque si "las comparaciones son odiosas", en este caso además rozaron lo sangrante. Con More Than Meets The Eye disimuló pero en Girl From Lebanon la diferencia fue palpable. Interpretó con rabia Scaling Up, de su nuevo trabajo, donde el bajo del "Alien" Ken Sandin dio empaque a la canción e incluso dejó un hueco para que el jovencísimo Jonny Scaramanga (segundo guitarra) hiciera parte del solo. Obvió su primer trabajo, Shine On e incluso el Melon Demon Divine y se estrelló acompañando Superstition con un ritmo reggee y con la final The Final Countdown (sin el tiroriro inicial aunque luego si aparecieron los teclados pregrabados) y su voz volvió a quedarse corta. Menos mal que se saltó Rock The Night en el repertorio, hubiera sido de traca.

  • Soldier Down
  • More Than Meets
  • Girl From Lebanon
  • Scaling Up
  • Get On Top
  • Don´t Miss You Much
  • Tower´s  Calling
  • Black Hole Star
  • Blow By Blow
  • We Go Rocking
  • Superstitious
  • The Final Countdown

 


 

UNRULY CHILD

Muchos considerábamos el concierto de UNRULY CHILD como uno de los platos fuertes de esta edición del Frontiers y la razón fundamental por la que muchos viajaron hasta Milan. UNRULY CHILD es uno de los ejemplos por los que este festival es tan especial, la cúpula del sello es capaz de juntar bandas que de otra manera sería casi imposible ver sobre un escenario.

Con la formación original y el morbo de ver el estado y forma vocal de Marcie Free tras su cambio de sexo, UNRULY CHILD se presentaban en Italia tras editar su nuevo trabajo Can´t Go Home, un disco que ha recibido buena críticas y representa la vuelta a la actividad de una banda con una trayectoria lenta, y por momentos irregular en sus 25 años de historia. Pero tras presenciar la hora y cuarto que duró su show en el Frontiers tengo claro que UNRULY CHILD, si se lo proponen, pueden ser una banda importante en el circuito.

Primero porque disponen de unos músicos sobresalientes por cuyos curriculums figuran nombres como FOREIGNER, HURRICANE, AIR SUPPLY, MODDY BLUES, YES, STYX o BAD ENGLISH y eso se demuestra en la finura y clase de sus interpretaciones. Tan sólo fueron necesarios unos segundos de la inicial Wind Me Up, con su base rockera y su sonido melódico para comprobarlo.

Hicieron un show basado casi íntegramente en su disco de debut de 1992, de los 12 cortes del disco solamente Criminal se quedó fuera, e hicieron dos concesiones al resto de su carrera, Forever, del Waiting For The Sun (1998), y This Is Who I Am, del Down The Rabbit Hole (2014), por lo que obviaron su nuevo trabajo.

Marcie Free cantó muy bien, su voz ha mutado más de lo que muestra su último trabajo y su tono es más femenino de lo registrado en el disco, pero no ha perdido fuerza y un cierto tono ronco que evoca claramente su etapa como Mark Free. Sobre el escenario un ordenador sobre un taburete que la vocalista utilizará para apoyarse con las letras, un detalle a todas luces desalentador y que además dificulta la visión. A él acudiría en múltiples ocasiones, no sé si por los nervios del concierto, de hecho leyó la primera parte de la inicial Wind Me Up, o directamente por olvido de alguno de los textos. El tema sonó un poco forzado pero para la impresionante Let´s Talk About Love todo estaba en su sitio y ya desde fuera del foso pude apreciar lo cambiada que esta la voz con respecto a la grabación de hace más de dos décadas. Marcie se va sintiendo cada vez más cómoda y se mueve con soltura por el escenario e interactúa con los músicos. Es difícil destacar la labor individual de cualquiera de ellos, pero son Guy Allison al teclado y Bruce Gowdy con la Fender los que tienen más protagonismo. Un ejemplo de esto fue Is It Over, donde el tempo lento deja espacio para escuchar los arpegios de la guitarra mientras Marcie, una vez más ayudándose de las letras del ordenador, hace una interpretación vocal sobresaliente.

La dureza regresa con On The Rise, quizás el tema más rockero y oscuro de la noche y de los mejor recibidos. El show baja de intensidad con la protagonista sentada en el escenario para interpretar To Be Your Everything sobre una preciosa base de teclados y con el público coreando el estribillo, de nuevo con una buena interpretación vocal, pero lo siento, verla sentada cantado delante del ordenador mientras maneja la pantalla es todo lo contrario a lo que uno espera ver en un concierto, y sólo por ese detalle repetido tantas veces el show pierde su valor. No podemos obviar que FOREVER, ya sin ocupar utilizar el taburete, fue su mejor interpretación vocal, con unos coros a gran altura, y la dupla final con When Love Is Gone y la estupenda Who Cries Now hizo olvidar una interpretación de This Is Who I Am bastante floja y con un ritmo de guitarra cambiado que no le favoreció en nada. Me pareció un concierto simplemente correcto, que para nada respondió a las expectativas creadas y donde la banda mostró claramente que necesita más shows para que haya una correspondencia real entre la calidad individual de todos ellos con el ritmo y la soltura que precisa un concierto, además del problema mencionado con el ordenador de marras.

  • Wind Me Up
  • Lay Down Your Arms
  • Take Me Down Nasty
  • Let´s Talk About Love
  • Is It Over
  • On The Rise
  • Tunnel Of Love
  • To Be Your Everything
  • Long Hair Woman
  • Forever
  • This Is Who I Am
  • When Love Is Gone
  • Who Cries Now

 


 

L.A. GUNS

Te acabas de reunir con la otra mitad de la banda con la que te llevas tirando los trastos durante años. La reunión la haces en el festival que organiza tu nuevo sello discográfico con quien acabas de firmar contrato, el resto del cartel son bandas de AOR y Hard Rock de corte melódico y encima te ponen en un puesto destacado del cartel ¿qué puedes hacer?. Pues está claro. Prender fuego al festival con un concierto incendiario, explosivo, mucho más punk que rockero y con un despliegue de sonido y actitud a años luz del resto del cartel. L.A. GUNS se salieron en el Frontiers y dieron, con el permiso de TYKETTO, el concierto del festival. Phill Lewis está en un gran estado de forma, cantó de lujo y demostró su estilo con un traje de piel de serpiente. A Tracii Guns apenas le reconocí cuando saltó al escenario. Con barba y aspecto de homeless su imagen dista mucho de su último paso por España, pero en el momento en que empezó a tocar su Les Paul se hizo inconfundible, nadie toca con él, no ha perdido ni una pizca de su pericia y además su estilo sigue siendo único. Dieron una auténtica exhibición de slezy rock y, o son unos actores dignos de premio Oscar o realmente la relación entre ambos es ahora como en los viejos tiempos. No dejaron de buscarse en el escenario constantemente, Phill ponía su micro al alcance del guitarra para hacer los coros, posaban sin cesar y además en la parte final del show se fundieron en un fuerte abrazo sobre el escenario.

El repertorio fue de infarto. Mezclando temas de sus dos primeros trabajos recordaron que ellos estuvieron allí codeándose con los GUNS y los CRUE, siendo igual de grandes y facturando discos atemporales que, si hubieran tenido una producción mejor, les tendrían a día de hoy llenando grandes recintos. Electric Gypsy fue un chute de adrenalina y velocidad con Phill moviéndose por el escenario como un gato encerrado. Su guitarrista, Michael Grant además de apoyar perfectamente a las estrellas de la noche lució esplendoroso con su chaqueta de cuero y su gorra de plato militar, high style. Killing Machine fue interpretada a una velocidad endiablada mientras Phill se dejaba la garganta intentando reinar entre la descarga de vatios punk que estaba sonando. Over The Edge atrapaba con su ritmo pesado y oscuro y para el comienzo de Bitch Is Back Tracy sacó un arco de violonchelo para toca su guitarra, punteo inicial de Grant y otro clásico que corear puño en alto, eso no era la capital de Lombardía, habían conseguido montar un club de Sunset Strip y además convencer a dos mil seguidores de los sonidos refinados y pulidos de que hace falta más macarrismo y más suciedad en el sonido. "Talk About Love, Talk About Love", ya sabíamos que estábamos cantando Sex Action y además vino con la sorpresa de los acordes de Paint It Black de sus satánicas majestades intercalados. Estrenaron un nuevo tema, Speed, que sonó a gloria y nos adelanta que algo grande y bueno está por llegar.

Pero me quedo con el póquer final, cinco canciones con las que sabes que vas a salir victorioso porque son historia del rock angelino. Phill se quitó su cazadora para atacar Malaria, en la que Tracy jugó con un theremin con el que se marcó un solo. La imprescindible Never Enough, de siempre mi tema favorito de los angelinos con todo el mundo dando botes y Phill luciendo fusta y sombrero de copa. Y de remate la imprescindible Ballad Of Jayne y la apoteosis de Rip And Tear ya con toda la sala a sus pies. L.A. GUNS demostraron ser la banda de sleazy a seguir en este 2017, una apisonadora con la mala hostia de hace 30 años pero con la sabiduría adquirida en este tiempo. Ya tengo su web en mi carpeta de favoritos para chequear sus fechas europeas, esta oportunidad no se puede dejar pasar.

  • Electric Gypsy
  • Killing Machine
  • Over The Edge
  • Bitch Is Back
  • Sex Action
  • Speed
  • One More Reason
  • Kiss My Love Goodbye
  • Don´t Look At Me That Way
  • Malaria
  • Never Enough
  • Jelly Jam
  • Ballad Of Jayne
  • Rip And Tear

 


 

T.N.T.

Y llegó el final de la edición 2017 del Frontiers con la aparición de los cabezas de cartel, los noruegos T.N.T. que, después de la exhibición de L.A. GUNS tenían a la audiencia eufórica y el nivel a superar por las nubes. Afortunadamente desecharon la idea de interpretar en exclusiva su disco Tell No Tales, un álbum imprescindible pero con algún momento más flojo, y mezclaron siete temas del citado vinilo con algunos de los singles de su carrera, fundamentalmente del Intuition.

T.N.T. hicieron un buen show, Tony Harnell sigue conservando esa voz para la que los tonos altos e imposibles son accesibles y Ronni Le Tekro, vestido a los Uli Jon Roth (solo le faltaba la guitarra con forma de lágrima), estuvo estupendo a las seis cuerdas. Sin embargo el concierto, que tuvo momentos de alto nivel no me llegó a enganchar en su totalidad. Es probable que la frialdad de los músicos entre ellos y con la audiencia tuviera que ver, o que les faltara algo de rodaje, cosa que quedó patente cuando tuvieron que interrumpir el comienzo de As Far As The Eye Can See para comenzarla de nuevo porque el ritmo de batería no era el adecuado. Pero sobre todo la sensación de que fue la calidad de las canciones y no la banda la que sujetó el show.

Una larga intro dio comienzo al show bajo una iluminación horrible y tenue que les acompañaría todo el concierto. Give Me A Sign sonó con ritmo pausado y voz comedida, una especie de versión 2.0 de la canción que funcionó realmente bien, y en cuya parte final Harnell nos regaló los primeros agudos imposibles. La banda permanece en un discreto segundo plano para no restar protagonismo a un vocalista que no para de moverse sobre el escenario, y She Needs Me, de  nuevo del My Religion, despeja las dudas sobre la no exclusividad del repertorio respecto al Tell No Tales, me gusta mucho su interpretación y me hace recordar porque escuché tanto este disco cuando salió hace algo más de una década. Estupendo el solo de Harnell y primera pausa de la noche para que el cantante salude al respetable y se tome un pequeño respiro mientras Ronnie desgarra el riff de Desperate Night, donde comenzará una serie de voces agudas forzadas que en ocasiones no acababan de ser justificadas, aunque eso no parece importar al respetable que vitorea cada nueva exhibición.  El primer gran momento de la noche llegó con la balada Child´s Play, estupendamente acompañada por los teclados y que Harnell utiliza para lucirse y, aunque ayudado del efecto de mesa, mostrar su estupendo estado vocal. Forever Shine On era coreada por toda la sala que daba la bienvenida de nuevo a los ritmos más cañeros, aunque el volumen al que estaba en la mezcla final la voz de Harnell hacía por momentos que los tímpanos se resintieran.

El cantante arengó a la masa antes de Northern Lights, donde un efecto de voz con eco y el trabajo de guitarra de Le Tekro consiguieron una muy buena interpretación. Sin embargo fue en la segunda parte de show cuando la audiencia se desmelenó. Lo bordaron con Tonight I´m Falling, unos de los mejores momentos del show con una gran interpretación que toda la sala cantó y donde la banda jugó con los coros del respetable. Sin embargo en Intuition, que fue de las más aplaudidas y coreadas tuvieron un desajuste en la batería en la parte final que no pasó desapercibida. Aún así tenían a todo el mundo de su parte y el viaje en el tiempo al Knights Of The New Thunder con Seven Seas consiguió que la gente echara el resto tras tantas horas de conciertos. Para el final dejaron Listen To Your Heart (con otro gran solo de Le Tekro)  y 10.000 Lovers. Quizás que los presentes no pidieran con demasiada insistencia los bises influyó para que desapareciera uno de los que figuraban en el set list (We Are Lovers) y nos tuviéramos que conformar con Everyone´s a Star, con bastante gente ya desfilando hacia la salida después de haber visto un bolo que no acabó de cumplir con las expectativas y que puso final a una  cuarta edición en la que se salvaron, por orden, TYKETTO, L.A. GUNS y LIONVILLE con tres grandes conciertos y algunos momentos puntuales de ECLIPSE y REVOLUTION SAINTS. Mientras grandes nombres como KEE MARCELLO, Unruly Chuild o TNT no acabaron de convencer y otros como Palace, STEELHEART o CRUZH directamente hicieron shows indignos. Habrá que esperar al cartel de la quinta edición para decidir si emprender camino hacia Milan.

  • Give Me A Sign
  • As Far As The Eye Can See
  • She Needs Me
  • Desperate Night
  • Invisible Noise
  • Child’s Play
  • Forever Shine On
  • Northern Lights
  • Tonight I’m Falling
  • Intuition
  • Downhill Racer
  • Seven Seas
  • Listen to Your Heart
  • 10,000 Lovers (In One)
  • Everyone’s a Star

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.