Inicio Conciertos Crónica y fotos de MÄGO DE OZ + DÉBLER en Barcelona

Crónica y fotos de MÄGO DE OZ + DÉBLER en Barcelona

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

 

MÄGO DE OZ

+ DÉBLER

Viernes 12 de Mayo de 2017- Foro de las Culturas Populares y Tradicionales – L´Hospitalet De Llobregat

Menos de una semana después de haber presentado en el Arena Ciudad De México su ambicioso proyecto “Diábulus In Ópera” junto a la orquesta dirigida por José Luis López Antón, MÄGO DE OZ regresaban a nuestro país para retomar su gira con una sorpresiva aparición dentro del Foro De Las Culturas Populares Y Tradicionales de L´Hospitalet de Llobregat. Al aire libre y rodeados de atracciones de feria, los madrileños serían el gancho   perfecto para atraer la atención de un montón de familias que paseaban por el recinto, amen de un buen numero de incondicionales que no quisieron perderse la cita.

Por si su presencia no fuera suficiente reclamo para movilizar al personal, también contaríamos con el concurso de una joven promesa dentro del metal nacional: DÉBLER, quienes arrancaban la gira de presentación de su nuevo trabajo “Somnia”, que ha sido producido por Txus de Fellatio.

Pero antes de que las guitarras, los violines y el heavy metal se convirtieran en protagonistas indiscutibles de la velada tendríamos ocasión de presenciar el ingenioso monologo de Raúl Alcaraz y las escuetas actuaciones de dos artistas que poco tenían que ver con nuestro rollo.

Se podía palpar en el ambiente. La actuación de DÉBLER había levantado mucha expectación entre los más jóvenes, ya que su propuesta, muy afín a la de los propios MÄGO, era una garantía de éxito asegurado. Precisamente, fue el carismático batería quien apareció en escena para ejercer como maestro de ceremonias y presentarnos a sus “nuevos pupilos”. Acompañados de una estruendosa ovación y de la introducción “186 Fleet Street”, el quinteto desplegó todo su potencial durante la inicial “Nada Nos Podrá Parar”. Ataviados con esas barrocas vestimentas que lucen en sus fotos promocionales, los cosladeños sorprendieron a más de uno con su pegada, su trabajada puesta en escena, y, sobre todo, con la potente voz de su vocalista Rubén Kelsen, que nos deleitó con una fantástica sucesión de agudos mientras liderada a sus compañeros.

Y es que la conexión entre DÉBLER y el público fue instantánea, así que la gente no dudaría en ponerse a dar palmas durante el arranque de “Mar De Lágrimas”, que ralentizaba mínimamente el nivel de intensidad para dejar que el violín de Daniel Fuentes nos guiara a través de sus melodías de esencia folk. Pese a su juventud DÉBLER se mostraron sólidos y muy confiados sobre las tablas, moviéndose incansablemente para conseguir que la gente se involucrara al máximo en su show. Así que la encargada de se proseguir con nuestro recorrido a través de “Somnia”, fue la grandilocuente “Se Apagó El Sol”, que fundía a la perfección los arreglos orquestales y esos cánticos en plan hímnico que se convirtieron en la excusa perfecta para que Rubén nos hiciera agitar los brazos de izquierda a derecha.

Indudablemente “Somnia” tiene visos de convertirse en el álbum que de el espaldarazo definitivo a la carrera de DÉBLER, pero el quinteto no se dejaría en el tintero alguna de las composiciones que formaron parte de su debut “Noctem Diaboli”, de hace un par de años. Así que no faltaría la velocidad y los pegadizos estribillos del imponente “Renacer Del Alma”, que se convertió en uno de los más celebrados de la noche; y, como no, “Duelo Hasta Morir”, que según nos comentó el propio Rubén tenían muchas ganas de tocar aquí, ya que su videoclip se grabó en la Ciudad Condal.

Como buenos invitados tampoco se olvidarían de agradecer tanto a la organización como a los propios MÄGO DE OZ la oportunidad brindada antes de atacar la sobrecogedora “Sentencia Final”, que les servía para volver al material de su último redondo y sacar a relucir sus influencias más power. La elegida para rubricar una muy buena descarga del combo madrileño fue una de sus composiciones más festivas y desenfadadas “La Procesión de Los Borrachos”, que con sus alegres melodías y la aportación del flautista Diego Palacios acabaría contagiando al personal para ponernos a todos a bailar.

La velada no había podido comenzar mejor con el show de unos DÉBLER que demostraron, en poco más de cuarenta minutos, que han pasado de ser una promesa a una firme realidad dentro del panorama nacional. Pero la noche era todavía joven y quedaba el acto principal: la actuación de MÄGO DE OZ. Debo admitir que me sorprendió la austeridad del montaje escénico que presentaron los madrileños en esta ocasión, con un sencillo telón de fondo, -que no pudimos llegar a ver entero debido a las limitaciones del escenario-, y la cabeza del payaso de “Ilussia” presidiendo el centro del escenario. En definitiva, -si la memoria no me falla-, el mismo montaje que presentaron en su aparición en la última edición del Rock Fest.

Una introducción con guiños a la “Marcha Imperial” de “Star Wars” serviría para que los músicos se fueran posicionando en escena para dar el pistoletazo de salida con la pieza que inauguraba su obra de 2014: “Pensatorium”, que fue acompañada por una intensa lluvia de confeti para convertir el recinto en una fiesta mientras Patricia y Zeta, -que apareció en escena vestido de riguroso negro y luciendo gafas de sol-, acaparaban todas las miradas en un vibrante duelo vocal. Aunque el sonido no acabó de acompañar durante los primeros compases del show, lo cierto es que las guitarras sonaron rotundas y certeras, gracias en gran medida a la versatilidad de Javier Diez, que se mostró como una pieza clave dentro del sonido de la banda, intercalando la elegancia de los teclados con la rotundidad de esa tercera guitarra que reforzó el tándem que formaron Frank y Carlitos.

La fiesta había empezado y sin apenas darnos ni un segundo de tregua el violín de Moha sería el encargado de invitarnos a mover las caderas durante el arranque de “Abracadabra”. Curiosamente, tras este tema Patricia abandonaría la primera línea de fuego para situarse sobre una tarima en la parte trasera del escenario. La primera sorpresa de la noche llegó cuando Zeta invitó a Rubén Kelsen a subirse al escenario para entre ambos atacar la majestuosa “Satania”, que ahondaba en la faceta más power metalera de la banda para desatar la euforia entre unas primeras filas que se mostraron completamente entregadas mientras el fuego hacia su primera aparición precediendo a cada una de sus trepidantes cabalgadas.

No abandonarían el material de “Finisterra Opera Rock”, ya que nuevamente el violín del simpático Moha nos propondría los aromas festivos de “La Danza Del Fuego”, que volvía a contar con la aparición del fuego mientras la gente se abandonaba al baile y la diversión. Y es que el sonriente violinista de Mägo fue quien ejerció como showman en muchos momentos del show, llevando las riendas con su instrumento mientras no dejaba de danzar en piezas como el emotivo “Hoy Toca Ser Feliz”, que se convertía en el primer recuerdo a su “Gaia III”.

Entre los presentes era palpable que había muchas de ganas de fiesta, de bailar y, como no, de cantar. Así que los primeros compases de “Hasta Que El Cuerpo Aguante”, con Frank empuñando la acústica, se convertirían en la excusa perfecta para que todos aunáramos nuestras gargantas para corear su pegadizo estribillo. Tras haber jugado en repetidas ocasiones con el respetable, Zeta se encargó de presentarnos al resto de sus compañeros antes de perderse entre bambalinas para dejar que la voz macarra y trasnochada de Txus nos hiciera esbozar una sonrisa durante “La Viuda de O´Brian”

A su retorno sobre el escenario Zeta volvió a invitar a participar a Rubén para entre ambos regalarnos una fantástica interpretación de “Desde Mi Cielo”. Tras recibir una fastuosa ovación no tardarían mucho las guitarras en recuperar todo su protagonismo, desplegando Frank y Carlitos toda la garra roquera que encierra “Cadaveria”, que era la escogida para volver a poner a todo el mundo a saltar. “Vuela Alto”, proseguiría con el show, dejándonos a un Moha pletórico en el arranque para acabar dejando paso al rotundo mano a mano que protagonizaron ambos guitarristas.

Durante la noche fueron muchos los momentos en que se pudo palpar la perfecta sintonía y la conexión entre los músicos y sus seguidores. Pero, curiosamente, uno de los momentos más vibrantes y mágicos de la velada llegó durante la instrumental “Sueños Diabólicos”, con una banda absolutamente desenfrenada, acelerando cada vez más sus melodías mientras la gente no paraba de bailar como si estuviera poseída. Aunque, como comentaba anteriormente, Patricia estuvo algo escondida durante gran parte del show, lo cierto es que la vocalista volvería a reivindicarse como una de las mejores voces del país con su fantástica versión del clásico de Janis Joplin “Mercedes Benz”, que cantó casi a capela para acabar recabando una abrumadora ovación.

Para encarar la recta final del show Zeta volvió a dirigirse al personal para invitarnos a alzar nuestras bebidas y brindar durante los prolegómenos de “La Posada De Los Muertos”, qué, una vez más, desataba la locura entre el personal para abocarnos sobre un final apoteósico que estaría marcado por ese cántico a la libertad y el amor libre que es “El Que Quiera Entender Que Entienda”.

Pese a que era ya muy tarde nadie se movió de su sitio. Todos coreaban expectantes el nombre de la banda esperando que los músicos  regresaran para ofrecernos una última entrega que estuvo compuesta por “La Costa Del Silencio”, “Molinos de Viento”; -que fue la única licencia que se permitieron a “La Leyenda De la Mancha”-; y , como no, el que para muchos era el tema más esperado de la noche “Fiesta Pagana”, que convertía el recinto en un desmadre, con otra abundante lluvia de confeti y  la aparición en escena de nuestro “superhéroe fálico favorito” en un desternillante final.

Resulta evidente que la experiencia en un grado. Así que, personalmente, creo que   el triunfo de MÄGO DE OZ en L´Hospitalet estuvo sustentado en la elección de un repertorio sólido y equilibrado, en el que confluyeron: el heavy metal, algunas de las mejores composiciones de “Ilussia” y, sobre todo, esa vertiente folk, desenfadada y festiva que tanto gusta al público más mayoritario, y que tan bien encarna la figura del incombustible Moha.       

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Fran Labrada

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.