Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de AYREON – The Source

Crítica del CD de AYREON – The Source

9
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

AYREON – The Source
Discográfica: Mascot Records

ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

Puntuación Popular

(1 votos) 10/10

 Cientos de años atrás, los habitantes del plante Alpha, ubicado en la galaxia de Andromeda, sufrieron problemas de carácter político (por el poco entendimiento entre las distintas facciones) y sobre todo, ecológico. Una vez preguntado al ordenador principal -denominado “The Frame”- por las posibles decisiones a tomar de cara a su resolución, éste dictaminó que el principal problema eran los propios humanos habitantes de Alpha, por lo que apagó todos los dispositivos vitales en aras de la extinción de dicha raza. Desde ese momento, la carrera de los alpha por huir del que hasta ese momento había sido su planeta, era a contra reloj.

Esta compleja premisa es la propuesta de Arjen Anthony Lucassen para el nuevo álbum de AYREON su más ambicioso y exitoso proyecto. Hora y media de maravillosa música donde todos y cada uno de los pasajes son una maravilla, una pequeña obra maestra que conforman un todo esplendoroso.

La obra está dividida en cuatro partes o crónicas que paso a detallar a continuación: “The Frame” (el marco o la estructura), donde se relatan los detalles del prólogo con el que he iniciado la crítica de este disco; “The Aligning of the Ten” (la alianza de los diez) se escoge a diez selectos alpha para que sean ellos los encargados de abandonar el planeta junto al robot TH-1 y pongan rumbo al planeta Sirrah para repoblar allí su raza; “The Transmigration” (la transmigración) donde se cuenta cómo se les inyecta una droga a los diez elegidos, la cual les permitirá vivir bajo el agua (Sirrah es un planeta acuático) y se les pone en animación suspendida donde sueñan con cómo será su nueva vida; y en cuarto lugar, “The Rebirth” (el renacimiento) contando la vida en el nuevo planeta, viviendo bajo el agua, comunicados ahora telepáticamente y con TH-1 prediciendo que, cientos de años en el futuro, él será el nuevo “The Frame” encargado de erradicar y expulsar la vida humana de esa planeta, una vez los que fueron alpha generen los problemas que en el pasado les llevaron a conflicto.

Como se puede apreciar, la complejidad en las historias escritas por Lucassen ha ido creciendo, lo cual le ha permitido que la interacción entre los vocalistas que conforman el elenco del presente álbum, sea mayor. Llegando incluso al nivel de que caso todos pueden llegar a participar dentro de la misma canción, caso que se da en la pieza que lo abre. ¡Y estamos hablando nada menos que de once personajes para un mismo corte!

Hablando a nivel musical, estamos ante el que probablemente sea el disco con más presencia de guitarra en toda la carrera del genio holandés. Sin dejar de lado su particular estilo, que va desde lo sinfónico a lo progresivo, pasando por el hard rock y el heavy metal clásico, las guitarras de seis y siete cuerdas, así como los bajos, son parte esencial en “The Source”.

Pese a ello, la variedad de los diecisiete cortes, superando la hora y media de duración repartida en dos cedés, es, como viene siendo habitual en todo lo que lleva la marca AYREON, santo y seña de identidad. Toda una obra maestra apta para quienes adoramos este tipo de música. Maravilla ya desde las primeras escuchas pero te va atrapando con las sucesivas a la vez que descubres nuevos matices.

Todos y cada uno de los colaboradores, cantantes e instrumentistas, están increíbles. Se aprecia que Arjen elige cuidadosamente cada una de las partes para el músico adecuado, escribiendo algunas de ellas a propósito para determinada persona, sobre todo en el caso de los cantantes. Es el lujo que uno se puede permitir cuando se cuenta entre los compositores de óperas rock más aclamado del planeta.

Desde James Labrie, Tommy Karevik, Simone Simons, Tommy Rogers, Nils K. Rue, Mike Nills o Hansi Kürsh, pasando por su supuesto rival de AVANTASIA Tobias Sammet, Russell Allen, Michael Eriksen, Floor Jansen o esa revolución de vocalista dentro de una de mis bandas actuales favoritas -MIRATH- Zaher Zorgati. ¡Absolutamente maravillosos, interpretando a sus personajes y sacando lo mejor de sí mismos para el maestro Lucassen!

En cuanto a instrumentistas, ahí tenemos algunos nombres: Jeroen Goossens a los vientos, Ed Warby a las baterías, Mark Kelly a los sintetizadores, Joost van den Broek al piano o los guitarristas Marcel Coenen, Guthrie Govan y Paul Gilbert. ¡Casi nada!

Y respondiendo a la gran pregunta, ¿a qué suena “The Source”? Pues creo que la mejor forma de responder a ello es pedirle a cualquiera que coja la primera canción del cedé uno, pulse al play y se pierda en sus doce minutos y medio, ya que la gran diversidad que encontrará en ellos resulta el mejor ejemplo para todo lo que está por llegar después: calidez, delicadeza y melodía en su inicio para dejarte llevar por las flautas y la aparición de las guitarras, todo con el mismo hilo conductor, que no es otro que la elegancia. “The Day That The World Breaks Down” es AYREON elevado a la enésima potencia, la mejor muestra de lo que Lucassen puede sacarse de su chistera de mago en 2017. ¡Maravilloso! ¡Y cómo están cada uno de los cantantes, dándose las réplicas entre ellos!

Propuestas delicadas como “Sea of Machines”, donde sencillas estrofas se conjugan con poderosos estribillos donde los violines son protagonistas (¡me recuerda tanto a “Embrace the Storm” de STREAM OF PASSION!) o las reminiscencias a los dioses QUEEN de “Everybody Dies” en la armonización de las voces, las melodías y pasajes, mientras le “pides prestado” a RAMMSTEIN el riff de “Keine Lust”. ¿Queréis escuchar a dos ángeles cantando? Pues ahí tenéis “All that Was” con Floor Jansen y Simone Simons compartiendo voces mientras violines y flautas marcan las preciosas melodías celtas. El marcado hard&heavy con, una vez más, un alucinante interludio de voces armonizadas como antaño hicieran Mercury, May, Deacon y Taylor, de “Run! Apocalypse! Run!” o, no siendo menos que ésta, “Aquatic Race” que es un medio tiempo pesado, con grandes fraseos de guitarra donde Arjen una vez más hace que los afortunados de poder poner su voz al servicio del genio nos hagan maravillarnos.

También hay tiempo para las baladas grandilocuentes y los pasajes instrumentales cándidos como la portentosa “The Dream Disolves” o la preciosa “Deathcry of a Race” donde las influencias a JETHRO TULL están más que patentes. E incluso para “parecerse demasiado” al “Man on the Silver Mountain” con “Into the Ocean”, todo un homenaje al gran Ronnie James Dio -D.E.P.-. Y si de contrastes va la cosa, escuchad “Planet Y is Alive!” donde se pasa de los dobles bombos más desenfrenados a las acústicas más lindas en cuestión de segundos sin esfuerzo compositivo alguno. 

La parte final, más atmosférica y melódica, se deja para cerrar la historia e hilarla con la saga de AYREON dedicada a los alpha de la que su parte final, hasta la fecha era “1011001”, que de hecho es el código binario que representa al planeta Y, cuyos orígenes se relatan aquí. No es casual tampoco que la frase final del último tema, “March of the Machines” sea “the age of shadows will begin” (la era de las sombras comenzará), hilada con la frase “the age of shadows has begun” (la era de las sombras ha comenzado) que se contaba en el estribillo de la primera canción en “1011001”.

Como podemos ver, el círculo se cierra, aunque ¡quién sabe! La mente de los genios es inquieta y nunca sabremos con qué nos encontraremos de cara al próximo álbum de AYREON, ya que de hecho dábamos la historia principal por cerrada desde hace varios años. Mientras tanto, nos cabe esperar deleitándonos con esta magna obra a la que jugo en cantidad se le puede sacar durante bastante tiempo, así como envidiar a todos aquellos que asistirán a sus tres únicos conciertos dentro de unos meses.

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Lista de Temas:

CD1:

Chronicle 1: The ‘Frame


  1. The Day That The World Breaks Down

  2. Sea Of Machines

  3. Everybody Dies

Chronicle 2: The Aligning Of The Ten


  1. Star Of Sirrah

  2. All That Was

  3. Run! Apocalypse! Run!

  4. Condemned To Live

CD2:

Chronicle 3: The Transmigration


  1. Aquatic Race

  2. The Dream Dissolves

  3. Deathcry Of A Race

  4. Into The Ocean

Chronicle 4: The Rebirth


  1. Bay Of Dreams

  2. Planet Y Is Alive!

  3. The Source Will Flow

  4. Journey To Forever

  5. The Human Compulsion

  6. March Of The Machines

DVD:


  • Videoclips: Everybody Dies, Star Of Sirrah, Run! Apocalypse! Run! and The Day That The World Breaks Down

  • Interviews

  • Behind The Scenes

  • 5.1 Audio Mix

9 COMENTARIOS

  1. Sin duda maravilloso, aunque no llega al nivel del 1011001, que gracias a este disco he vuelto a desenpolbar y recordar un discazo que pese a su duración no cuesta escucharlo del tirón.

    No en todos sus trabajos para mi gusto, pero en este album si que me ha vuelto a demostrar que es un verdadero génio. Muy recomendable

  2. Pues a mí me gusta más que 1011001. Creo que musicalmente está mejor trabajado y, sobre todo, que cada cantante brilla con luz propia. En 1011001 había tal vez demasiados cantantes y de un nivel dispar.

    Hablando de cantantes, increíble el trabajo del bueno de Mike Mills, no Nils xD (lo descubrí con Theater Equation y desde entonces soy fanboy total). También destacaría a Hansi, que, en contra de lo ocurrido en la secuela, aquí se sale por todas partes y a Simone Simons, de la que nunca he sido gran fan, pero que hace un trabajo de diez. En el debe, quizás LaBrie, que aunque lo hace bien queda un poco encajonado en sus voces limpias; Allen, que en los tonos más altos se le nota demasiado forzado (quién me iba a decir a mí que me quejaría de Allen); y Kaverik, que a veces canta demasiado las cosas y abusa de “queje”.

    En cualquier caso, un discazo.

  3. Es verdad que es un discazo, y me daba miedo que me decepcionara con las ganas que le tenía. Joder, es raro que puedas escucharlo una y otra vez sin aburrirte con todo lo que dura, y sin pasar canciones, porque las más flojas también molan (eso es que quizá no haya canciones “flojas” después de todo)…

    Eso sí, yo el orgasmo con Ayreon lo alcancé con el anterior, The Theory of Everything, el cual sigue siendo mi preferido.

    Saludos!