Inicio Conciertos Crónica de ASKING ALEXANDRIA, THE WORD ALIVE y SILENT SCREAMS en Madrid....

Crónica de ASKING ALEXANDRIA, THE WORD ALIVE y SILENT SCREAMS en Madrid. Fotos de Bilbao

0
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD

 

 

ASKING ALEXANDRIA

+ THE WORD ALIVE + SILENT SCREAMS

Lunes 6 de Marzo de 2017 – Sala But – Madrid

Dentro de la programación de ROUTE TO RESURRECTION, que nos va haciendo la espera un poquito más amena hasta que llegue la gran cita de Viveiro en Julio, la semana comenzaba diferente con una gira muy afín al festival gallego que ya era un éxito cantado de asistencia desde semanas antes, muy a pesar de la fecha, un tanto atípica. ASKING ALEXANDRIA son un referente indiscutible dentro del metalcore/ screamo, y su base de seguidores lleva creciendo exponencialmente año tras año desde hace unos 6 años, mayoritariamente desde la edición de “Reckless And Relentless” en 2011, donde alcanzaron el éxito comercial que tanto ansiaban.

Me llamó bastante la atención que la sala elegida fuese la But, una sala muy bien situada, que siempre suena genial, pero quizás algo pequeña para un concierto de estas características, decisión en la que imagino que algo tendría que ver también el día de la semana. El lleno como digo fue absoluto, y la noche un carrusel de subidas y bajadas que, ante todo, estuvo realmente entretenida.

Entre el público, se adivinaba un número de menores de edad acompañados por sus padres nada desdeñable. Es normal, ASKING es una banda que tiene mucho poso entre chavales de 15, 16, 17 años, y todos pudieron asistir al concierto acompañados por un padre o tutor gracias a la nueva normativa, desde luego un avance enorme en lo que al acceso a la cultura se refiere. Además de menores, el ambiente que se respiraba era en general muy juvenil, algo que también era fácil de adivinar, aunque había de todo, claro.

La tarde empezaba prontito, ya con la sala casi llena desde primera hora, para recibir desde Coventry, UK, a SILENT SCREAMS, quienes estos días celebran su décimo aniversario y comenzaban partiéndolo fuerte con “Everythig Overcome”, con un público ya muy participativo al que se notaba con ganas de fiesta, espoleados por un Joel Heywood incontestable, gigante en todo el concierto.

La banda de ‘metalcore’ tuvo para mí el mejor sonido de la noche, y ofrecieron la descarga más intensa y visceral de la velada aun en su condición de primer telonero, con unas ganas de liarla enormes desde el principio, lo que siempre es de agradecer, hasta el punto en que se me hicieron bastante cortos.

Poco después del recital de los SILENT SCREAMS llegaba el turno de THE WORD ALIVE, otra banda que lleva ya tiempo ganando muchísimos adeptos entre la gente del metalcore, y que creo que ya habían estado en nuestro país en otra ocasión (perdonadme si me falla la memoria), algo que no fue acicate para que la gente se volviese loca con ellos.

Había muchísimas ganas de ver a la formación estadounidense, y a ritmo de “Dragon Spell” comenzaba su show, nuevamente, con una iluminación de auténtico lujo y una banda que se dejaba la vida en cada salto, en cada giro loco guitarra a cuestas, levantando a la gente y entregando un sonido quizás algo menos lucido en los primeros dos o 3 temas, pero contundente y más que decente durante los 40 minutos más o menos de que dispusieron.

Destacar que Zack Hansen se había lesionado su mano derecha la noche anterior en Lisboa, y tuvo que tocar con un fuerte vendaje que no le impidió salirse por todos los lados, incluso llegando a hacer varios solos sin que se notase para nada su limitación. Con un par.

THE WORD ALIVE dieron un bolo bastante vistoso, donde repartieron bastante su set entre los 4 discos que tienen editados. El final fue brutal primero con “Overdose” y finalmente con “Trapped”, con la gente coreando el nombre de Tyler para despedirles.

La But se convirtió en una discoteca nada mas terminar la actuación de TWA, imagino que a petición de los propios ASKING. Así, la espera estuvo de lo más entretenida mientras veíamos como la “chavalada” se lo gozaba con temas de Taylor Swift, Lady Gaga o Katy Perry, que tuvieron una aceptación enorme, vaya, un acierto, por lo que se ve. Llegaba el momeno, y las luces se apagaban de sopetón entre el griterío para volver a encenderse, dando comienzo el plato fuerte de la noche en medio de un ambiente festivo con un “Dear Insanity” que fue como una explosión en la cara después de la intro. ASKING salieron como cohetes también, pero el gas se les fue demasiado pronto, lo que tardó en terminarse el tema.

Inmediatamente después ya llegó el primer parón, cortando toda la explosión del inicio. La banda retomaba con “To The Stage” increíblemente bien recibida, y de nuevo otro parón, esta vez más largo todavía que el primero, donde la banda incluso metió un tema grabado no entiendo muy bien para qué, mientras Danny no paraba de soltar su intrascendente cháchara, más de cachondeo que nada, mientras abajo la gente esperaba ansiosa más, como haciéndose de rogar mucho más de lo necesario, y nuevamente volvía a rodar con “Someone, Somewhere”, y nuevamente delirio general ante una banda que daba la sensación de que cuando quería, ponía patas arriba la sala, pero solo cuando quería, y este lunes parece que no quisieron mucho.

El sonido fue muy bueno, aunque hay que señalar que como es habitual llevaban muchísimo sampleado, en ocasiones como la mencionada puede que más de lo necesario. Las luces por su parte, una auténtica pasada, dándole un plus a la banda sobre el escenario, dejándonos por momentos catatónicos con semejante despliegue de recursos. Lo digo mucho y así lo siento, un concierto con una iluminación trabajada, y uno con un puente en automático para salir del paso son dos conciertos diametralmente distintos.

“Run Free” fue muy bien recibida, pero nada que ver con “The Death Of Me”, que fue desde luego uno de los momentos más álgidos de la noche, tras el cual, otra vez parón que interrumipió su concierto muchísimo más de lo aconsejable, ante la incredulidad de muchos, lógicamente. En lo vocal, hay que decir que Danny tampoco tuvo su mejor noche, ya que además de vérsele bastante disperso entre temas y aparentemente desganado, en limpio desafino bastante, y se le vió sufrir para llegar a los tonos más altos de “Moving On”, por ejemplo, donde hasta parecía algo afónico inclusive. Momento emotivo sin duda.

Hacia el final, la banda nos dejó perlas como “The Road” o “Not the American Average” así como un cameo a Justin Bieber que divirtió bastante al personal, siempre en tono cómico, para regresar Danny primero para los bises cerveza en mano. Caía primero “The Final Episode”, y finalmente “A Single Moment”, tras la cual rápido se encendían las luces y sonaba la música una hora y diez minutos escasos después del inicio.

La sensación general, tras 12 temas, era de insatisfacción a poco que no se fuese un fan acérrimo de la banda. ASKING ALEXANDRIA lo tenían absolutamente todo de lado para dar un concierto memorable en Madrid, pero un set muy relajado y una actitud principalmente de su vocalista quizás bastante indolente hicieron del suyo un concierto correcto por los pelos, que en ocasiones me llegó a resultar hasta irrespetuoso con un público que se moría por verles.

Setlist ASKING ALEXANDRIA:

  • Welcome
  • Dear Insanity
  • To the Stage
  • Someone, Somewhere
  • Run Free
  • The Death of Me
  • Moving On
  • The Road
  • A Prophecy
  • Not the American Average
  • The Final Episode (Let’s Change the Channel) (bis)
  • A Single Moment of Sincerity (bis)

Texto: Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com) (Correspondientes al concierto del Viernes 3 de Marzo de 2017 – Sala Santana 27 – Bilbao)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.